“Libros iluminados”

BLOG Puede que una noche, en cualquier calle, descubras que los libros han abandonado la oscuridad de las baldas de nuestras casas para tomar la calle y lanzar un grito. Un grito de luz. Algo así debió ocurrirles a los vecinos de la calle Water, en el neoyorquino barrio de Dumbo, el pasado 17 de febrero de 2010. Lo que de día es un ir y venir de coches se había convertido al abrigo de la noche en un mar de libros iluminados. No se trata de magia, sino de otra acción del colectivo “Luzinterruptus”, que desde hace poco más de un año está realizando algunas de las intervenciones artísticas urbanas más bellas que se pueden encontrar.

Con materiales baratos y al alcance de cualquiera salen ciertas noches a sorprender a los viandantes, en acciones que combinan la poesía pura con la crítica social y política.

“Queremos que la literatura se apodere de las calles y se convierta en conquistadora del espacio público, ofreciendo gratuitamente a los que pasean, un espacio libre de tráfico, que por unas pocas horas nocturnas, sucumbirá al modesto poder de la palabra escrita.

Así, un espacio urbano reservado convencionalmente a la velocidad, la contaminación y el ruido, por unas horas, se convertirá en un lugar para la tranquilidad, el relax y la convivencia. Iluminado por una suave luz difusa que nos hará sentir cómodos, en un ambiente acogedor, a pesar del caos que nos rodea.

Los libros, quedarán durante toda la intervención a disposición del que se los quiera llevar, con lo que la instalación se autoreciclará y tendrá la duración que los usuarios quieran que tarde en desaparecer.

Al final, los coches volverán a ocupar su sitio pero para muchos, el recuerdo de que una vez los libros ocuparon este mismo espacio, hará que su relación con este entorno cambie y, seguro que muchas veces, contarán a los que les acompañen, que ellos lo vieron con sus propios ojos…”

About these ads

Acerca de Juan Zapato

Desde temprana edad mi incursión por las palabras escritas fue delineando mi perfil intelectual hacia la literatura. Ángela, mi abuela, con su cálida voz y esa facilidad para transmitir oralmente las historias que solían acompañarme por las noches –preparación para el sueño– despertó en mí la pasión por los libros. Luego vino el amor, junto con las primeras palabras que dibujaran versos adolescentes, impulsos quebrados en forzosas rimas, la intención que conlleva la pureza de plasmar sobre una hoja un universo de fantasías reales y de realidades fantásticas, trampas que el inconsciente juega a nuestros sentidos. Trasnochadas de cafés compartidas con poetas, salvadores del mundo, sabihondos y suicidas. Horas sumergidas en librerías buscando los tesoros de la literatura olvidados en algún estante. Cartas que nunca partieron hacia ningún lugar. Conversaciones perdidas con la gente que ya no está”. Ver todas las entradas de Juan Zapato

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 331 seguidores

%d personas les gusta esto: