“City Bell” un poema de Gustavo Caso Rosendi

El verano se vestía con los olores de los yuyos.
De los cardos colgaba el atardecer como una guirnalda triste, mientras la rana del zanjón contaba sus renacuajos (era demasiado tarde, porque ya uno de sus ojos negros con cola se movía en el agua sucia de aquel frasco). Y le poníamos pastito y le poníamos arena y le poníamos una araña que habíamos encontrado en una margarita. Y la araña tejía su antiguo ardid en el agua como un viejo en el mar queriendo pescar un sueño inmenso. Tejía y remaba y volvía a tejer hasta que se ahogaba, mientras el renacuajo andaba por ahí, sin entender demasiado.
La noche comenzaba a caer sobre nuestros hombros. Y en el campito las luciérnagas imitaban lo que había en el cielo. Se prendían y apagaban infinitas, entre la ruda, entre la brisa y el grillo, sacudiéndonos el pecho. Y sacábamos otro frasquito de la casa, para cazar las estrellas que teníamos a mano, para contemplar cómo caminaban por el vidrio, cómo se prendían y apagaban, tan lejanas y encerradas.

Las camisetas blancas habían enverdecido de revuelco y la pelota descansaba hacía ya mucho en algún lugar del alambrado. Y no sé por qué tengo de nuevo aquel frasco entre mis manos, con un poco de agua sucia y algo de arena y un pastito, ahora que es de noche y te espero, como queriendo atrapar una carcajada pequeña. Como queriéndote ver, Alegría, al fin otra vez por este barrio.

About these ads

Acerca de Juan Zapato

Desde temprana edad mi incursión por las palabras escritas fue delineando mi perfil intelectual hacia la literatura. Ángela, mi abuela, con su cálida voz y esa facilidad para transmitir oralmente las historias que solían acompañarme por las noches –preparación para el sueño– despertó en mí la pasión por los libros. Luego vino el amor, junto con las primeras palabras que dibujaran versos adolescentes, impulsos quebrados en forzosas rimas, la intención que conlleva la pureza de plasmar sobre una hoja un universo de fantasías reales y de realidades fantásticas, trampas que el inconsciente juega a nuestros sentidos. Trasnochadas de cafés compartidas con poetas, salvadores del mundo, sabihondos y suicidas. Horas sumergidas en librerías buscando los tesoros de la literatura olvidados en algún estante. Cartas que nunca partieron hacia ningún lugar. Conversaciones perdidas con la gente que ya no está”. Ver todas las entradas de Juan Zapato

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 339 seguidores

%d personas les gusta esto: