“Padre…” por LuiS L3mos

                                   ausencia

                                   Padre…
                                   la casa
                                   tanto
                                   te extraña
                                   hace tiempo  
                                        que has partido               
                                   y el silencio  
                                   de tu ausencia  
                                   se fue en el aire  
                                         contigo.  
                                    Padre…  
                                    cuanto te extraña  
                                    el sillón  
                                         que está vacío  
                                    tu cama   
                                    tus fotos  
                                    tus libros  
                                          el cafecito   
                                     cargado  
                                     y el cigarrillo   
                                          encendido  
                                     Te extrañan  
                                      las flores  
                                           y el vino   
                                      la soledad          
                                      de la estancia  
                                      donde quedabas  
                                           dormido  
                                      Ya están secos  
                                      los vasitos  
                                      sin aquel whisky   
                                            escogido  
                                      que mirándonos   
                                      callados  
                                      tantas veces   
                                            lo bebimos  
                                      Padre…  
                                      ¡Como es la vida!  
                                      que pronto  
                                      te convertiste  
                                      de hombre fuerte   
                                             en un niño  
                                      y te fuiste   
                                      sin pensarlo  
                                      caminando  
                                             hacia el vacío  
                                      Padre mío…  
                                      ¡Que tarde!  
                                      que tarde   
                                      nos  
                                      comprendimos  
                                      más que un hijo   
                                      hubiera sido  
                                      eternamente  
                                             tu amigo  
                                      Padre…  
                                      no sabes  
                                      cuanto  
                                      te extrañan  
                                      los pajaritos   
                                             del nido  
                                      y un hombre   
                                      llora en silencio  
                                      entre mi pecho   
                                             escondido

About these ads

Acerca de Juan Zapato

Desde temprana edad mi incursión por las palabras escritas fue delineando mi perfil intelectual hacia la literatura. Ángela, mi abuela, con su cálida voz y esa facilidad para transmitir oralmente las historias que solían acompañarme por las noches –preparación para el sueño– despertó en mí la pasión por los libros. Luego vino el amor, junto con las primeras palabras que dibujaran versos adolescentes, impulsos quebrados en forzosas rimas, la intención que conlleva la pureza de plasmar sobre una hoja un universo de fantasías reales y de realidades fantásticas, trampas que el inconsciente juega a nuestros sentidos. Trasnochadas de cafés compartidas con poetas, salvadores del mundo, sabihondos y suicidas. Horas sumergidas en librerías buscando los tesoros de la literatura olvidados en algún estante. Cartas que nunca partieron hacia ningún lugar. Conversaciones perdidas con la gente que ya no está”. Ver todas las entradas de Juan Zapato

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 350 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: