“La primavera”

 

“LAS CUATRO ESTACIONES”.- Evocar la naturaleza a través de la música ha sido uno de los deseos primordiales de muchos compositores en todas las épocas. Los medios utilizados para ello han sido muy diversos, sin embargo destaca aquel basado en la utilización de los instrumentos para imitar los sonidos de la naturaleza: el canto de los pájaros, el sonido del viento y otros fenómenos atmosféricos, etc. Vivaldi escribió estos cuatro conciertos para violín y orquesta de cuerda, asignando a cada concierto una de las estaciones del año y obteniendo una de sus obras más representativas y populares. El ambiente natural de cada estación es descrito por el compositor veneciano con los medios que tenía a su alcance, el resultado nos toca a nosotros disfrutarlo.

EL DESPERTAR DE LA PRIMAVERA:

· 00:00 Comienza con una alegre melodía interpretada por los violines que muestra perfectamente la atmósfera de júbilo por el nacimiento de la primavera.

· 00:08 La misma frase se repite con menos intensidad y piano (suave).

· 00:16 Un segundo fragmento melódico aparece con la intensidad del principio. Es como un estribillo con el que se pretende sugerir la bucólica alegría de la primavera

· 00:24 Este mismo fragmento se repite pero en piano.

EL CANTO DE LOS PÁJAROS:

· 00:32 Comienza el violín principal, después el solista de los segundos violines y el solista de los primeros violines, cada uno imitando con su sonido el canto de tres pájaros distintos

· 01:04 La orquesta vuelve a presentar el tema principal a modo de estribillo

EL MURMULLO DE LAS FUENTES:

· 01:12 Los violines realizan ahora diseños melódicos basados en intervalos pequeños, recreando así el suave murmullo del agua.

· 01:27 Un puente modulante nos conduce hacia una reposición del estribillo, aunque con otra tonalidad*.

LA TORMENTA:

· 01:43 Toda la orquesta al unísono tocan grupos de rápidas notas, los violines realizan dos escalas ascendentes y vuelve la orquesta con un paso modulante que introduce al violín solista. El viento, la llegada de la tormenta, todo descrito con maestría por Vivaldi, recreando en todo momento la atmósfera violenta de la primavera.

· 01:50 El solista alterna con la orquesta realizando arpegios* a gran velocidad, mientras ésta repita el motivo a base de rápidas notas.

· 02:12 Aparece de nuevo en la orquesta el estribillo que sirve como puente para dar entrada a una nueva intervención del solista.

CANTO DE LOS PÁJAROS:

· 02:20 El solista imita de nuevo el canto de los pájaros, ayudado por los solistas de los primeros y segundos violines, llenando el ambiente de multitud de timbres y efectos sonoros.

· 02:37 Una frase extraída de la melodía* que abrió el concierto, es presentada por la orquesta a modo de estribillo.

· 02:49 El solista realiza una secuencia a modo de canto final antes de concluir el movimiento

· 03:02 La orquesta al pleno repite el estribillo dos veces para terminar piano.

Concluye la explosión de júbilo por la llegada de la estación de las flores.

NOTAS:

Tonalidad: Prevalencia de un sonido fundamental sobre los que integran la escala con los que está relacionado.

Arpegio: Ejecución sucesiva de las notas de un acorde.

Melodía: Sucesión temporal de sonidos de distinta altura dotados de sentido musical.

Rafael Vera Cívico©

Fuente: http://elcirculodeartesanos.blogspot.com/

About these ads

Acerca de Juan Zapato

Desde temprana edad mi incursión por las palabras escritas fue delineando mi perfil intelectual hacia la literatura. Ángela, mi abuela, con su cálida voz y esa facilidad para transmitir oralmente las historias que solían acompañarme por las noches –preparación para el sueño– despertó en mí la pasión por los libros. Luego vino el amor, junto con las primeras palabras que dibujaran versos adolescentes, impulsos quebrados en forzosas rimas, la intención que conlleva la pureza de plasmar sobre una hoja un universo de fantasías reales y de realidades fantásticas, trampas que el inconsciente juega a nuestros sentidos. Trasnochadas de cafés compartidas con poetas, salvadores del mundo, sabihondos y suicidas. Horas sumergidas en librerías buscando los tesoros de la literatura olvidados en algún estante. Cartas que nunca partieron hacia ningún lugar. Conversaciones perdidas con la gente que ya no está”. Ver todas las entradas de Juan Zapato

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 320 seguidores

%d personas les gusta esto: