“De dónde viene el Padrenuestro…”, por Yehuda Ribco

Buscaba yo variaciones -que las hay- de la más importante plegaria del cristianismo -el Padrenuestro-… y encontré lo que podrían ser los originales en el judaísmo -o sea la fuente judaica. En negrita el texto de Mateo-capítulo 6 y en cursiva el texto original en el judaísmo:

Padre Nuestro,

“Como el padre se compadece de los hijos, así se compadece el Eterno de los que le temen.”
(Tehilim / Salmos 103:13)

que estás en el cielo,

“El Eterno estableció en los cielos Su trono”
(Tehilim / Salmos 103:19)

santificado sea tu Nombre;

“Bendiga todo mi ser Su santo Nombre.”
(Tehilim / Salmos 103:1)

venga a nosotros tu reino;

“Su reino domina sobre todo.”
(Tehilim / Salmos 103:19)

hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

“El Eterno estableció en los cielos Su trono, y Su reino domina sobre todo.”
(Tehilim / Salmos 103:19)
Danos hoy nuestro pan de cada día;

“Él sacia con bien tus anhelos”
(Tehilim / Salmos 103:5)

perdona nuestras ofensas

“Él perdona todas tus iniquidades”
(Tehilim / Salmos 103:3)

como nosotros perdonamos a los que nos ofenden;

“No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados.”
(Tehilim / Salmos 103:10)

no nos dejes caer en la tentación,

“Él rescata del hoyo tu vida”
(Tehilim / Salmos 103:4)

y líbranos del mal.

“¡Libra, oh Eterno, mi vida!”
(Tehilim / Salmos 116:4)

Lic. Prof. Yehuda Ribco©

Fuentes: http://acuarela.wordpress.com/2006/12/17/de-donde-viene-el-padrenuestro/

               http://serjudio.com/rap2901a2950/rap2920.htm

About these ads

Acerca de Juan Zapato

Desde temprana edad mi incursión por las palabras escritas fue delineando mi perfil intelectual hacia la literatura. Ángela, mi abuela, con su cálida voz y esa facilidad para transmitir oralmente las historias que solían acompañarme por las noches –preparación para el sueño– despertó en mí la pasión por los libros. Luego vino el amor, junto con las primeras palabras que dibujaran versos adolescentes, impulsos quebrados en forzosas rimas, la intención que conlleva la pureza de plasmar sobre una hoja un universo de fantasías reales y de realidades fantásticas, trampas que el inconsciente juega a nuestros sentidos. Trasnochadas de cafés compartidas con poetas, salvadores del mundo, sabihondos y suicidas. Horas sumergidas en librerías buscando los tesoros de la literatura olvidados en algún estante. Cartas que nunca partieron hacia ningún lugar. Conversaciones perdidas con la gente que ya no está”. Ver todas las entradas de Juan Zapato

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 351 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: