“Te Te’j”, poema tzeltal anónimo

Te Te’j*

Te ja ate te ya xc’axat y yax jach ja wutsinbelon socte ja c’ab, c’alal ca
wuts’inon k’eluyawon ta lec.
Jo’on te ya k’ixnaybat te yutil h’anaj, c’alal ta yorail te siquil quinal.
Jo’on te yaxibon awu’un, te yax scoltayat soc te sc’a’c’alel agosto.
Te site yas snotesat c’ala hay awinal y c’alal hay ha tanquinti’il.
Jo’on te ste’elon kuchujibal te smukil te ha naj, tes ste’elul te ha we’ibal
y soc te ha awayib te banti yac a cux a’wotan.
Jo’on te yocon te atejibal’liletic, tes smakil te ha naj.
C’alal yax ayinat hay c’u’un tes ste’elul te banti yax wayat; c’alal yax
chamat yax a yinat ta cutil teyta ja’cajonil jich ya joyinatba’el tey ta
yutil lum.
Jo’on te awe’elon soc tes nichimal de tes st’ubilal, te me ja’at yac ac’anon
te biti’il yac’ane, coltaya’wonme, soc te mach’a tic ya yutzinone.

 

El Árbol*

Tú que pasas y levantas contra mí tu brazo, antes de hacerme mal, mírame bien.
Yo soy el calor de tu hogar en las noches frías de invierno.
Yo soy la sombra amiga que te protege contra el sol de agosto.
Mis frutos sacian tu hambre y calman tú sed.
Yo soy la viga que soporta el techo de tu casa, las tablas de tu mesa, la
cama en que descansas.
Soy el mango de tus herramientas, la puerta de tu casa.
Cuando naces, tengo madera para tu cuna; cuando mueres en forma de ataúd,
aun te acompaño al seno de la tierra.
Soy pan de bondad y flor de belleza, si me amas como merezco, defiéndeme
contra los insensatos.

* Poema tzeltal anónimo.

About these ads

Acerca de Juan Zapato

Desde temprana edad mi incursión por las palabras escritas fue delineando mi perfil intelectual hacia la literatura. Ángela, mi abuela, con su cálida voz y esa facilidad para transmitir oralmente las historias que solían acompañarme por las noches –preparación para el sueño– despertó en mí la pasión por los libros. Luego vino el amor, junto con las primeras palabras que dibujaran versos adolescentes, impulsos quebrados en forzosas rimas, la intención que conlleva la pureza de plasmar sobre una hoja un universo de fantasías reales y de realidades fantásticas, trampas que el inconsciente juega a nuestros sentidos. Trasnochadas de cafés compartidas con poetas, salvadores del mundo, sabihondos y suicidas. Horas sumergidas en librerías buscando los tesoros de la literatura olvidados en algún estante. Cartas que nunca partieron hacia ningún lugar. Conversaciones perdidas con la gente que ya no está”. Ver todas las entradas de Juan Zapato

13 responses to ““Te Te’j”, poema tzeltal anónimo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: