“Condena” recitada por su autor, Antonio Gala

 

                                                                        A trabajos forzados me condena 
                                                                        mi corazón, del que te di la llave. 
                                                                        No quiero yo tormento que se acabe, 
                                                                        y de acero reclamo mi cadena.

                                                                        Ni concibe mi mente mayor pena 
                                                                        que libertad sin beso que la trabe, 
                                                                        ni castigo concibe menos grave  
                                                                        que una celda de amor contigo llena.

                                                                        No creo en más infierno que tu ausencia. 
                                                                        Paraíso sin ti, yo lo rechazo.  
                                                                        Que ningún juez declare mi inocencia,

                                                                        porque, en este proceso a largo plazo 
                                                                        buscaré solamente la sentencia 
                                                                        a cadena perpetua de tu abrazo.

Anuncios

Acerca de Juan Zapato

Desde temprana edad mi incursión por las palabras escritas fue delineando mi perfil intelectual hacia la literatura. Ángela, mi abuela, con su cálida voz y esa facilidad para transmitir oralmente las historias que solían acompañarme por las noches –preparación para el sueño– despertó en mí la pasión por los libros. Luego vino el amor, junto con las primeras palabras que dibujaran versos adolescentes, impulsos quebrados en forzosas rimas, la intención que conlleva la pureza de plasmar sobre una hoja un universo de fantasías reales y de realidades fantásticas, trampas que el inconsciente juega a nuestros sentidos. Trasnochadas de cafés compartidas con poetas, salvadores del mundo, sabihondos y suicidas. Horas sumergidas en librerías buscando los tesoros de la literatura olvidados en algún estante. Cartas que nunca partieron hacia ningún lugar. Conversaciones perdidas con la gente que ya no está”. Ver todas las entradas de Juan Zapato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: