“Esperar o desesperar”, Betty Gold–Taller de Escritores Kibutz Sa’ar

niñodurmiendoMe desperté de repente, miré el reloj de la mesa de noche, eran las tres de la madrugada. Quise volverme a dormir, pero me fue imposible. ¿Otra noche de insomnio? ¿Hasta cuándo? Era como una tortura.

Qué podía hacer, tenía que acostumbrarme, no eran ya niños, pero tampoco adultos. Y si lo fueran, ¿cambiarían las cosas?

Levantarme, ir a mirar si el llavero correspondiente estaba en la puerta de calle. Abrir suavemente la puerta de su cuarto para ver si estaban en sus camas y si no estaban sentarme en el salón, hacer un solitario con las cartas y estar atenta al sonido del ascensor. Y luego si paraba en nuestro piso y se abría la puerta, correr a la cama para que no se dieran cuenta que los había estado esperando. A veces cuando no aguantaba más, sonaba el teléfono y me avisaban que regresarían  muy tarde o por la mañana .

Cuando son pequeños no descansas por sus llantos nocturnos, cuando son grandes no duermes por tus llantos de angustias.

Y hoy que están tan distanciados de mí, cuando más desespero, me gustaría escuchar el teléfono y que me dijeran, mamá en un rato estamos en casa.

Betty Gold©

Anuncios

Acerca de Juan Zapato

Desde temprana edad mi incursión por las palabras escritas fue delineando mi perfil intelectual hacia la literatura. Ángela, mi abuela, con su cálida voz y esa facilidad para transmitir oralmente las historias que solían acompañarme por las noches –preparación para el sueño– despertó en mí la pasión por los libros. Luego vino el amor, junto con las primeras palabras que dibujaran versos adolescentes, impulsos quebrados en forzosas rimas, la intención que conlleva la pureza de plasmar sobre una hoja un universo de fantasías reales y de realidades fantásticas, trampas que el inconsciente juega a nuestros sentidos. Trasnochadas de cafés compartidas con poetas, salvadores del mundo, sabihondos y suicidas. Horas sumergidas en librerías buscando los tesoros de la literatura olvidados en algún estante. Cartas que nunca partieron hacia ningún lugar. Conversaciones perdidas con la gente que ya no está”. Ver todas las entradas de Juan Zapato

2 responses to ““Esperar o desesperar”, Betty Gold–Taller de Escritores Kibutz Sa’ar

  • NELLY ANTOKOLETZ

    QUÉ RAZÓN MÁS EXACTA ESPECTO DEL SENTIMIENTO DE LAS QUE SOMOS MADRES. UN ESTUDIO DE LA REACCÓN QUE DICTAN LOS SENTIMIENTOS HACIA LOS HIJOS. DE PEQUEÑOS, CUANDO GRANDES Y CUANDO MÁS GRANDES, HASTA QUE DESAPARECE LA MADRE.
    ELLA NO HA CORTADO EL CORDÓN UMBILICAL DEL AMOR CON SUS HIJOS. LO LLEVA UNIDA A ELLA HASGTA SU MJUERTE.
    FELICITACIONES A BETTY GOLD POR SU RELATO.-

    Me gusta

  • LUNA11

    Una bien lograda reflexión. Siempre hay angustia por el donde están y cómo están. mas grave aún cuando se van o la guerra los arrastra y jamás se sabe de ellos.

    Gracias Betty. Adelante con el taller, en esta tierra hacemos lo mismo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: