“Un descuido (?) imperdonable”, Abel Melinger

“Merkhaz klitá Yeelim” de Beer Sheva; llegamos con una amiga y el marido al Merkaz Klitá, somos recibidos por Ariela, la asistente social del merkhaz y Morris, el director, luego de una breve charla, nos acercamos al miklat, donde nos esperaba un importante numero de familias latinoamericanas, asustadas, preocupadas, ansiosas, olim jadashim sudamericanos algunos de ellos, con poco días en el país.
¿Que ocurrió?, simplemente un descuido, un olvido, una distracción. NADIE de los latinoamericanos que habitan Beer Sheva, incluido yo hasta el sábado en la noche, se acordó de estas familias.
¿Su estado?, no hay palabras para describir el miedo, la desprotección, la inseguridad, el desconocimiento, la soledad, de estos compatriotas recién llegados, pongámonos cada uno de nosotros en su lugar, un minuto, solamente un minuto, el minuto que dura la sirena de alarma, y experimentemos esa sensación, el pánico, la desesperación, la impotencia, por no poder preguntar porque no entiendo este hebreo tan difícil, por no poder responderle a mis hijos, porque no se, no se porque las explosiones, las luces en el cielo, la sirena una y otra vez, y como pensar mientras corro hacia no se donde, mientras subo y bajo escaleras sin sentido, y este hebreo tan difícil, y …si, me acuerdo que el shomer nos dijo algo, y una de las mujeres que trabaja en las oficinas también, pero yo no entendí nada, solo algunos gestos, es tan difícil este hebreo… y… ya paso… menos mal… ya paso… vamos a ver si podemos comer algo, pero no se que, no me animo a salir hasta el súper, que hago con los chicos???, y si me agarra la sirena en la calle?… no, mejor no, nos arreglaremos con lo que hay…
Esta era la realidad que vivieron durante tres días, los olim jadashim latinoamericanos que viven hoy en el Merkhaz Klitá Yeelim, acá nomas, al lado nuestro, a pocas cuadras, a pocos metros, y que hablan español, igual que yo, y que tienen familias igual que yo, y que vinieron buscando una vida nueva, igual que yo, y estuvieron solos… claro, yo no. Porque ya hace unos años que estoy acá, porque mal que mal aprendí el idioma, y escucho las jadashot y se lo que esta ocurriendo, y ya pasé varias de estas, y mis hijos pasaron la tzava y me entere mucho mas de que se trata, y nos llamamos por teléfono con los amigos, para ver como está cada uno, y nos escribimos en el chat del facebook, y comentamos y hacemos chistes para aliviar la tensión, y… y nos olvidamos de ellos.
Imperdonable, no hay excusas, no hay justificativos, nada… y cuidado con mentir!!! no vayan a aparecer ahora los benefactores y anónimos voluntarios a decir “pero si yo estuveeee!! yo hable con ellooos, les expliqueeee!!!” hay unas decenas de familias y las propias autoridades del Merkhaz que pueden asegurar que durante tres días, los olim jadashim latinoamericanos, nuestros hermanos, estuvieron solos.
Hubo que explicar TODO, desde la “a” hasta la “z”, porque la sirena, porque las explosiones, como, cuando, tomar tiempos, ensayar carreras, donde refugiarse, que son kasamim, gradim, katiushot, kipat barzel, tzeba adom, pikud haoref…
Y escuchar, decenas de preguntas, algunas con la voz temblorosa todavía; mi amiga, anónima a pedido suyo, profesional, voluntarizada sin bombos y platillos pero con sensibilidad social, tuvo que prestar atención individual a alguna persona que aun estaba en estado de shock.
Solo nos queda una reflexión, una auto advertencia, que no se repita. TODOS los latinoamericanos que llevamos ya algunos años en el país, somos responsables de que este descuido(?), no ocurra nunca mas.

Abel Melinger©

PD: Dudé mucho en publicar esta nota, dudaba de las interpretaciones, que se pudiera decir que está destinada a perjudicar a alguien o algo, que era para cosechar laureles, que es una confabulación, que es una mentira… pero a fin de cuentas, no me importan en absoluto las malas o tendenciosa interpretaciones, porque estoy seguro que quienes la lean, serán los garantes de que no suceda de nuevo, hayan interpretado bien, o mal.

Traducción de las palabras transliteradas del hebreo

Merkhaz Klitá; Centro de Absorción.

miklat: refugio de seguridad.

olim jadashim: nuevos inmigrantes, aunque la palabra “olim” no significa inmigrantes.

shomer: guardia de vigilancia.

jadashot: noticias.

tzava: servicio militar.

kasamim, gradim, katiushot: distintos tipos de misiles, lanzados permanentemente desde la Franja de Gaza sobre la población israelí.

kipat barzel: sistema de intercepción misilística.

tzeba adom: color rojo.

pikud haoref: Servicio de Defensa Civil

Anuncios

Acerca de Juan Zapato

Desde temprana edad mi incursión por las palabras escritas fue delineando mi perfil intelectual hacia la literatura. Ángela, mi abuela, con su cálida voz y esa facilidad para transmitir oralmente las historias que solían acompañarme por las noches –preparación para el sueño– despertó en mí la pasión por los libros. Luego vino el amor, junto con las primeras palabras que dibujaran versos adolescentes, impulsos quebrados en forzosas rimas, la intención que conlleva la pureza de plasmar sobre una hoja un universo de fantasías reales y de realidades fantásticas, trampas que el inconsciente juega a nuestros sentidos. Trasnochadas de cafés compartidas con poetas, salvadores del mundo, sabihondos y suicidas. Horas sumergidas en librerías buscando los tesoros de la literatura olvidados en algún estante. Cartas que nunca partieron hacia ningún lugar. Conversaciones perdidas con la gente que ya no está”. Ver todas las entradas de Juan Zapato

3 responses to ““Un descuido (?) imperdonable”, Abel Melinger

  • La Venganza del Señor Equis

    Esta nota es un llamado de atención para todos nosotros como comunidad, Hemos fallado por acción y omisión.

    Me gusta

  • Mari Carmen Azkona

    No creo, Juan, que nadie se pueda ofender por este texto. Realmente esos recién llegados tuvieron que sentirse mal, yo estaría aterrada. Es bueno que alguien se haya dado cuenta de lo ocurrido para que no vuelva a pasar.

    Aceptar tu parte de responsabilidad habla mucho en tu favor, eres un gran ser humano.

    Besos y un fuerte abrazo.

    Me gusta

  • Laura Frost

    Hacer autocrítica es sano, muy sano. Solo así podemos mejorar. No se trata de fustigarnos, simplemente de valorar qué no hicimos correctamente para evitar en un futuro. Creo que reitero las palabras de Atxia, pero francamente, creo que es lo que impone el sentido común. Por otro lado, el texto es estupendo.
    Un abrazo, Laura

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: