“Rostro gris”, Juan Zapato

RostroGris

Anuncios

Acerca de Juan Zapato

Desde temprana edad mi incursión por las palabras escritas fue delineando mi perfil intelectual hacia la literatura. Ángela, mi abuela, con su cálida voz y esa facilidad para transmitir oralmente las historias que solían acompañarme por las noches –preparación para el sueño– despertó en mí la pasión por los libros. Luego vino el amor, junto con las primeras palabras que dibujaran versos adolescentes, impulsos quebrados en forzosas rimas, la intención que conlleva la pureza de plasmar sobre una hoja un universo de fantasías reales y de realidades fantásticas, trampas que el inconsciente juega a nuestros sentidos. Trasnochadas de cafés compartidas con poetas, salvadores del mundo, sabihondos y suicidas. Horas sumergidas en librerías buscando los tesoros de la literatura olvidados en algún estante. Cartas que nunca partieron hacia ningún lugar. Conversaciones perdidas con la gente que ya no está”. Ver todas las entradas de Juan Zapato

3 responses to ““Rostro gris”, Juan Zapato

  • Emilio Porta

    Hacer arte del derrumbe es completar la dialéctica diaria de la Naturaleza, su dialéctica de siglos…Esa construcción sobre la destrucción y esa destrucción permanente que el tiempo realiza sobre lo construido…Quizás pase también con las palabras, o con los soportes sobre los que se graban las palabras…En estos incipientes siglos de la existencia humana – tan corta, tan escasa – el futuro parece algo imposible de cotejar.
    Hermosa imagen, Juan, hermoso texto. Tan sugerentes ambos…

    Me gusta

  • Mari Carmen Azkona

    Querido Juan, impresionante la imagen, potentes las palabras que has encontrado entre hierros deformados y escombros. Estoy segura que la esperanza duerme, pero no vencida. El ser humano es un experto en destruir y construir, en caer y levantarse…Encontrarán la voz.

    Enhorabuena, Juan, la mezcla de imagen y poema es extraordinaria.

    Besos y un fuerte abrazo

    Me gusta

  • Ross

    No por cantar si vive cantando y no por llorar se vive ciego.
    Las armaduras siempre dejan cuencas y las cuencas son vacias.
    Una inmutación que repuja la conciencia revela verdades amargas y desolación.
    Buen aprovechamiento de la imaginación. Aparte de poeta escultor. O mejor: “ESCULTOR DE LA PALABRA”

    Abrazos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: