“Un duro oficio”, María Dolores Luengo Cantó

esquinaSu oficio, hacer la calle. No sabía hacer otra cosa. Se había acostumbrado a trabajar la noche, paseando por las aceras bajo el cielo estrellado, hasta el amanecer. Sus clientes, de todo tipo, amables y cordiales o borrachos malhumorados. Su rostro siempre afable les regalaba a todos una sonrisa, a pesar del escaso dinero que recibía por sus servicios.

A veces pasaba horas interminables esperando la llegada de algún asiduo. Otras, por el contrario, tenía que trabajar precipitadamente ante la  coincidencia de varios de ellos reclamando su turno con impaciencia.

La edad iba haciendo mella, ya no tenía la misma frescura que antaño para realizar su tarea.

– Estoy deseando jubilarme, pensó. ¡Ah, se acerca uno!

– ¡¡¡Serenooo!!!

–  ¡¡¡Vaaaaaa!!!

María Dolores Luengo Cantó©

Anuncios

Acerca de Juan Zapato

Desde temprana edad mi incursión por las palabras escritas fue delineando mi perfil intelectual hacia la literatura. Ángela, mi abuela, con su cálida voz y esa facilidad para transmitir oralmente las historias que solían acompañarme por las noches –preparación para el sueño– despertó en mí la pasión por los libros. Luego vino el amor, junto con las primeras palabras que dibujaran versos adolescentes, impulsos quebrados en forzosas rimas, la intención que conlleva la pureza de plasmar sobre una hoja un universo de fantasías reales y de realidades fantásticas, trampas que el inconsciente juega a nuestros sentidos. Trasnochadas de cafés compartidas con poetas, salvadores del mundo, sabihondos y suicidas. Horas sumergidas en librerías buscando los tesoros de la literatura olvidados en algún estante. Cartas que nunca partieron hacia ningún lugar. Conversaciones perdidas con la gente que ya no está”. Ver todas las entradas de Juan Zapato

3 responses to ““Un duro oficio”, María Dolores Luengo Cantó

  • Emilio Porta

    Aunque yo firmaría como Lola Luengo…no imaginas la ilusión que me ha hecho esta entrada, Juan. Lola, (Yoya para los amigos) se está descubriendo en una faceta en la que, sin duda, se le abren caminos ilusionantes. Amante de la cultura en todas sus facetas, comparte conmigo la pasión, no solo por la Literatura, sino también por el cine. Bueno, y contigo también, Juan. Este microrrelato es una maravilla y me parece espléndido que quede recogido en La Torre de Babel. Porque Babel solo recoge lo mejor. Y esto es de lo mejor, sin duda. Un abrazo a los dos, autora… y autor en su faceta de editor.

    Me gusta

  • Ross

    Las lolitas y las lolas, hasta ahí la vida es firme como sus carnes y las looolaas, aún lado como si la experiencia de sus antiguos jardines no hicieran parte de los encantos que caen en sus pieles caidas.

    Bueno Yoya, na bella imagen de los callejones y sus secretos.

    Me gusta

  • Graciela María Casartelli

    Buenísimo relato con un contenido, en breve pero descarnado de una realidad diaria. Felicitaciones a la autora y al autor de este blog, es una joyita a tener siempre en cuenta.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: