“Hatikva”

Hatikva (“la esperanza”, en hebreo) es el himno nacional de Israel. La letra fue escrita en Iasi en el año 1878 por Naftali Herz Imber (1856-1909), poeta judío nacido en Zloczow (Galitzia), actualmente Zolochiv, Ucrania, con motivo de la fundación de Petah Tikva, uno de los primeros asentamientos judíos en la Siria Otomana, e incluido en su primer libro, Barkai, Jerusalem, 1886 Barkai (La brillante estrella de la mañana).

En 1897, durante el primer congreso sionista, se convirtió en el himno del sionismo y fue proclamado himno nacional de Israel en 1948, año de la creación del Estado de Israel.

La música está basada en una melodía italiana del siglo XVII llamada “La Mantovana”. Es usada en el poema sinfónico “Vltava” (“El Moldava”), perteneciente a la obra “Má vlast” (“Mi Patria”), del compositor checo Bedřich Smetana. Fue arreglada por Samuel Cohen y orquestada en 1897 por el compositor Paul Ben-Jaim.

 

,כל עוד בלבב פנימה

Kol od baleivav penima

Mientras en lo profundo del corazón

,נפש יהודי הומיה

nefesh yehudi homia

palpite un alma judía,

,לפאתי מזרח קדימה

ulfaatei mizraj kadima

y dirigiéndose hacia el Oriente

,ועין לציון צופיה

áin leTsion tsofia

un ojo aviste a Sion,

עוד לא אבדה תקוותנו

od lo avda tikvateinu

no se habrá perdido nuestra esperanza;

,התקווה בת שנות אלפים

hatikva bat shnot alpaaim

la esperanza de dos mil años,

,להיות עם חופשי בארצנו

lihiot am jofshi beartseinu

de ser un pueblo libre en nuestra tierra:

.ארץ ציון וירושלים

Eretz Tsion veYerushalaim

la tierra de Sion y Jerusalén.

Interpretan: voz Ayalan Dotan y guitarra Yael Eilat.

Anuncios

Acerca de Juan Zapato

Desde temprana edad mi incursión por las palabras escritas fue delineando mi perfil intelectual hacia la literatura. Ángela, mi abuela, con su cálida voz y esa facilidad para transmitir oralmente las historias que solían acompañarme por las noches –preparación para el sueño– despertó en mí la pasión por los libros. Luego vino el amor, junto con las primeras palabras que dibujaran versos adolescentes, impulsos quebrados en forzosas rimas, la intención que conlleva la pureza de plasmar sobre una hoja un universo de fantasías reales y de realidades fantásticas, trampas que el inconsciente juega a nuestros sentidos. Trasnochadas de cafés compartidas con poetas, salvadores del mundo, sabihondos y suicidas. Horas sumergidas en librerías buscando los tesoros de la literatura olvidados en algún estante. Cartas que nunca partieron hacia ningún lugar. Conversaciones perdidas con la gente que ya no está”. Ver todas las entradas de Juan Zapato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: