“Edad para el retorno”, Josefina Magaña

                 A Carlos Altamirano Tayson

Don Enrique ha llegado.

El recuerdo de su primera estancia
se apropia del cuerpo desgastado.
Sentir la novedad de lo blanco es suficiente
para allanar la luz con intención de mirar.

Los deseos de la carne se agazapan en sus testículos;
no es necesario morder más la existencia.
Dedos, boca, manos o brazos distinguen el nuevo espacio.
La edad para el retorno.
Ah, mi disidente cuerpo
Ah, mi verdadera talla y estatura.

¿En qué lugar se encuentra mi silencio y mi deseo?
¿Qué carne busca que no sea ya una estela dibujada?
Este sabor blanco de rugoso sueño, ¿qué presencia toca?
La hechura de uno, cosa vana, fría.
Acaso imperceptible,
la cierta humanidad.

 

Don Enrique ha vuelto.

El cuerpo lo sigue y lo interroga.
En el resquicio del color se distribuye su materia.
Alguien que es él mismo observa su espalda y deja su figura.
Ser nosotros en mí, de ellos que me son tan lejos, ser.

El cuerpo intenta recuperar una memoria antigua.
Un tiempo tocado por la reverberación de
una existencia acaso vivida o insinuada

Ya no ser en esta holgura de neutrones.
Pero ser de otro en otro sometido.
Acaso esta reserva de intenciones nos lleve
en mí, a nosotros olvidado.

Voy por todos a cortarme la abatida sombra.
Alejado está el suplicio de la carne.
Mi queja es nula historia.
Voy así colgado del instinto a comenzarme.

Don Enrique ha regresado,
la memoria de su cuerpo ha recorrido
los siglos de un tiempo inconmensurable.

 

Ahora, sólo es legítimo el retorno.

 

Tocar el regreso como un animal
que reconoce su olfato y su camino.
No es novedad la selva de mi tacto
ni agreste ya la ruta distinta del camino.

La luz de lo que fuera oscuridad nos llama;
venga conmigo el lodo de la tierra injusta;
el mapa del bestial genoma;
la hierba y la gruta amanezcan…

La noche del delirio está acabando;
venga por su parte la existencia llana
por su miembro reviente la membrana;

Venga así…

                      …Soñado…

                                           …El instinto a poseerme…

Josefina Magaña©

El poema es la voz del documental “Edad para el Retorno”, obtuvo una Mención a mejor corto experimental en el marco del Festival de Cine de Berlín, Alemania, 2006. Corto fuera de competencia. El texto fue seleccionado para una Antología Internacional, Camino del Sur, de Argentina.

Anuncios

Acerca de Juan Zapato

Desde temprana edad mi incursión por las palabras escritas fue delineando mi perfil intelectual hacia la literatura. Ángela, mi abuela, con su cálida voz y esa facilidad para transmitir oralmente las historias que solían acompañarme por las noches –preparación para el sueño– despertó en mí la pasión por los libros. Luego vino el amor, junto con las primeras palabras que dibujaran versos adolescentes, impulsos quebrados en forzosas rimas, la intención que conlleva la pureza de plasmar sobre una hoja un universo de fantasías reales y de realidades fantásticas, trampas que el inconsciente juega a nuestros sentidos. Trasnochadas de cafés compartidas con poetas, salvadores del mundo, sabihondos y suicidas. Horas sumergidas en librerías buscando los tesoros de la literatura olvidados en algún estante. Cartas que nunca partieron hacia ningún lugar. Conversaciones perdidas con la gente que ya no está”. Ver todas las entradas de Juan Zapato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: