“Sobre poesía y poetas”, Autores varios

Contra los poetas

castleeLos poetas no sólo escriben para los poetas, sino que se celebran unos a otros, se elogian mutuamente. Su mundo, o mejor dicho, su pequeño mundo no se distingue de otros pequeños mundos herméticos y especializados: los ajedrecistas ponen al ajedrez en la cima de la creatividad humana; tienen sus jerarquías (hablan de Capablanca como los poetas hablan de Mallarmé); refuerzan entre ellos la convicción de ser gentes eminentes. Los ajedrecistas, sin embargo, no tienen pretensiones tan universales y, además lo que a ellos se les puede perdonar resulta imperdonable en el caso de los poetas. Debido al aislamiento, todo se hincha: hasta el poeta más mediocre adquiere dimensiones apocalípticas y los problemas más irrelevantes se convierten en problemas vitales.
Recordemos, por ejemplo, las pavorosas polémicas sobre la cuestión de la asonancia y el tono con que se abordaban: parecía que la suerte de la humanidad dependía de la legitimidad o no de la rima asonante [si es posible o no «rimar espesura y susurran »] como recurso poético. Cosas como ésta ocurren cuando el espíritu de la grey eclipsa el espíritu humano.

Witold Gombrowicz: “Contra los poetas”. Sequitur, Madrid, 2009, pp. 36-37.

separador2Manoel de Barros

Noventa por cento do que escrevo é invenção. Só dez por cento é mentira.

Manoel de Barros: “Todo lo que no invento es falso” (Antología). Diputación de Málaga, Málaga, 2002.

separador2

Faulkner

William Faulkner (1897-1962) quiso ser poeta durante más tiempo del que se cree: desde 1919, en que publica su primer poema, The Afternoon of a Faun, hasta 1933, fecha de aparición de su segundo y último poemario, A Green Bough –«Una rama verde»–. En 1924, había dado a conocer The Marble Faun –«El fauno de mármol»–, su primer libro publicado. Estos catorce años de acarreo lírico –casi un tercio de su carrera literaria– revelan su ansia por erigirse en poeta, aunque no le rindieran, a su juicio, los frutos deseados. Faulkner era su crítico más implacable, y siempre menospreció sus poemas: en cartas dirigidas a sus editores en 1932, los consideraba «de segundo rango» o, simplemente, malos. Faulkner estaba convencido de que nunca sería buen poeta; por eso, dice, «probó con algo en lo que pudiera ser un poco mejor», como el relato breve y la novela, aunque siempre sostuvo que su prosa era, en realidad, poesía.

Eduardo Moga: «William Faulkner, el poeta que se menosprciaba», en El Ciervo, año LVII, Julio-Agosto 2008, nº 688-689, p. 48.

separador2

Verso libre

Escribir en verso libre es como jugar al tenis con la red bajada.

Robert Frost,  en ‹http://www.poetsgraves.co.uk/poets_
on_poetry.htm›.

separador2

El nervio de la espada es el camino de la muerte

jardin andalusiEstamos convencidos de que la poesía –o mejor, la esencia de lo poético– fue el combustible de la espiritualidad arcaica, y por consiguiente el de sus conquistas artísticas. La poesía no es algo moderno, ni jamás fue patrimonio de nadie. Es el medio de que se sirve nuestro anhelo por asimilar cuanto nos resulta a la vez sensible e incomprensible. A mi entender, los actuales analistas de la prehistoria debieran valorar más la poesía y entregar menos su alma a las ciencias experimentales, cuyas certidumbres producen con frecuencia enormes errores de interpretación en este campo. Y lo peor es que se trata de errores muy difíciles de superar porque se consideran asentados sobre la roca científica, ante la cual no existen hoy más alternativas que bajar la cabeza y levantar el trasero. Por otro lado, y puestos a ser cínicos, cuando sospecho que dos interpretaciones distintas pueden ser igualmente erróneas, valoro la más sugestiva sobre la más ramplona.

Alberto Porlan: “La hipótesis del ganso”.

separador2

Un poema de Chuang Tzu (China, s.IV a. EC.)

El sonido del agua
dice lo que pienso.

Alan Watts: “El camino del Tao”. Kairós, Barcelona, desde 1976, p. 128.

separador2

Jonia y Grecia, alrededor del 700 a. EC.

250px-Hildegard_von_Bingen_Liber_Divinorum_OperumEn Jonia y Grecia domina, en cambio, por lo menos entre los ciudadanos libres, la libertad de concurrencia económica. Con el comienzo del individualismo económico llega a su fin la compilación de la epopeya; y con la simultánea aparición de los líricos también el subjetivismo comienza a imponerse en la poesía; esto no sólo en cuanto a los temas, ya que la lírica trata objetos de por sí más personales que la épica, sino también en la pretensión del poeta de ser reconocido como autor de sus poemas. La idea de la propiedad intelectual se anuncia y echa raíces. La poesía de los rapsodas era un producto colectivo, propiedad común y proindiviso de la escuela, del gremio, del grupo; ninguno de ellos consideraba de su propiedad personal los poemas que recitaba. En cambio, los poetas de la época arcaica, y no sólo los líricos del sentimiento subjetivo, como Alceo y Safo, sino también los autores de la lírica gnómica y coral, hablan al oyente en primera persona. Los géneros poéticos se transforman en expresiones más o menos individuales; en todos ellos el poeta se expresa directamente o habla directamente a su público.

Arnold Hauser: “Historia social de la literatura y el arte”. Guadarrama, Madrid, 1969, t. 1, p. 106.

separador2

Jean Cocteau

Yo sé que la poesía es imprescindible, pero no sé para qué.

separador2

Vates

El apelativo uates deriva de uis mentis, «frenesí», según Varrón, o de uiere, «trenzar» versos, es decir, darles una línea ondulada, modularlos; así, antaño «poeta» se decía en latín «vate» y sus escritos «vaticinios», porque al escribir los agitaba una especie de violencia, casi una locura, o bien porque, como unían melódicamente las palabras, los antiguos no decían que las enlazaban sino que las trenzaban. También los adivinos recibían este mismo nombre por el estado de furor en que caían, y porque solían expresar sus profecías en verso.

Isidoro: Etimologías, VIII 7, en Biografías literarias latinas, Gredos, Madrid, 1985, pp. 71-72.

separador2

La poesía siempre es lo lejano

La poesía infantil consiste en simular el porvenir adelantándosele, como la poesía de la edad madura consiste a veces en retroceder hasta la edad de oro. La poesía siempre es lo lejano. El arte del gobierno moral es siempre entrar en la poesía de una edad para dirigirla.

Enrique Federico Amiel: “Diario íntimo”. Tebas, Madrid, 1976, p. 89.

separador2

Juglares y trovadores

Los juglares, que se encuentran de nuevo en todas las cortes, y que, en lo sucesivo, forman parte de la comitiva, incluso en las cortes más modestas, eran expertos histriones, cantaban y recitaban.
¿Eran obras suyas las composiciones que recitaban? Al principio, como sus antecesores los mimos, probablemente tuvieron que improvisar con frecuencia, y hasta la mitad del siglo xii fueron, sin duda alguna, poetas y cantores al mismo tiempo. Más tarde, sin embargo, debió de introducirse una especialización y parece que al menos una parte de los juglares se limitó a la recitación de obras ajenas. Los príncipes y nobles, sin duda, les ayudaban como expertos en la solución de dificultades técnicas.
Desde el primer momento, los cantores plebeyos estaban al servicio de los nobles aficionados, y, más tarde, probablemente también los poetas caballeros empobrecidos sirvieron del mismo modo a los grandes señores en sus aficiones. En ocasiones, el poeta profesional que alcanzaba el triunfo recurría a los servicios de juglares más pobres. Los ricos aficionados y los trovadores más ilustres no recitaban sus propias composiciones, sino que las hacían recitar por juglares pagados.

Arnold Hauser: “Historia social de la literatura y el arte”. Guadarrama, Madrid, 1969, t. 1, p. 293.

Anuncios

Acerca de Juan Zapato

Desde temprana edad mi incursión por las palabras escritas fue delineando mi perfil intelectual hacia la literatura. Ángela, mi abuela, con su cálida voz y esa facilidad para transmitir oralmente las historias que solían acompañarme por las noches –preparación para el sueño– despertó en mí la pasión por los libros. Luego vino el amor, junto con las primeras palabras que dibujaran versos adolescentes, impulsos quebrados en forzosas rimas, la intención que conlleva la pureza de plasmar sobre una hoja un universo de fantasías reales y de realidades fantásticas, trampas que el inconsciente juega a nuestros sentidos. Trasnochadas de cafés compartidas con poetas, salvadores del mundo, sabihondos y suicidas. Horas sumergidas en librerías buscando los tesoros de la literatura olvidados en algún estante. Cartas que nunca partieron hacia ningún lugar. Conversaciones perdidas con la gente que ya no está”. Ver todas las entradas de Juan Zapato

9 responses to ““Sobre poesía y poetas”, Autores varios

  • emilioporta

    Espléndida entrada. De las que hay que conservar como vida en paño. Creo que la palabra vida sustituye con ganancia al oro en paño, demasiado fútil para un tema tan cercano al alma. Gracias por seguir haciendo de Babel una revista especial y única.

    Me gusta

  • Rosaura

    En vista de estos antojos certeros acerca de la la poesía y los poetas y la dureza con que se han tratado los unos y la otra. Por la dignidad que me merece este bello artículo del último habitante de la torre de Babel. Acompaño a su director con este texto que hace parte de mi reciente publicación “Ríos Paralelos”.

    DETRACTOR DE POESÍA

    El hombre que avivó el fuego a los libros anticatólicos
    el día de la virgen de Fátima. 13/05/78

    Alguien dijo un día querer hacer una hoguera con los versos
    llamó loco esquizofrénico al poeta.
    Al poema, herejía, adefesio.

    Buscó los cantos antisagrados
    Las irreverencias malditas
    Las protestas de Marcel Proust
    Hasta las voces que vendrían.
    Tal vez, no sabe que cuando, como todos vuele
    Su viaje definitivo, será también un poema.

    Morirá,
    olvidando sus actos más importante:
    quemar las hojas en blanco,
    destruir las plumas y fundir ordenadores,
    encadenar los estados de ánimo
    extinguir las palabras insurrectas.

    Juzgar el propio incendio que lleva cada palabra
    Cortar las manos
    Sellar el pico de los pájaros.

    Rosaura Mestizo Mayorga

    Me gusta

  • Maruxa Oñate Español

    Ojalá hubiera más, que no puedo decir mejor, lugares donde se pudiera escribir poesía y desarrollar dicho placer entre todos los que nos llamamos Seres Humanos. Ir de tal manera siendo mayor el número de entre los que la Poesía es algo así como “respirar” para poder seguir hablando y comunicándonos. Que se pudiera llegar a los colegios y Bachilleres teniendo una asignatura que se llamara: “Poesía Propia” después de leer a los Grandes y con este método el Sentir fuera tan fácil como el hablar.

    Sentir, está casi en desuso (expresarlos) porque lleva connotaciones de poca elegancia si se trata de sentimientos tristes y en desuso si son sentimientos alegres porque connotan aspectos histriónicos o de excesiva ligereza en la espontaneidad: es decir que los sentimientos deben de silenciarse para ser prudentes. ¡Cómo está el mundo!! y el buen hacer no está reñido con sentir todo lo que hacemos. Ya decía Unamuno; sentimos lo que decimos y decimos lo que sentimos… o algo así… Creo que era, sentimos al escribir y escribimos lo que sentimos. Lo que quiero expresar es que los sentimientos unen a las personas y a nosotros mismos, desde ahí, los que nos llamamos poetas deberíamos facilitar a todo aquel que se nos acerca a que hagan los poemas propios.

    Intelectualmente, saber hacer un poema hace que se puedan hacer comentarios sobre lo que leemos o de texto (me refiero a los jóvenes) y emocionalmente, hacer poemas nos permite a nosotros mismos arrancar cuando aparecen esos momentos de intenso dolor (por lo que sea) tomando consciencia de ello y siendo capaces de dar ese primer paso para poder seguir adelante. Yo sí intento este deseo de contagiar o de provocar envidia para que los de mi alrededor puedan hacer uso del placer en la Poesía y de equilibrar los momentos duros de la vida, que también se logra así. Será porque soy doctora en psicología clínica y no sabría vivir sin sentir, pero es la pura verdad. desde los 12 ó 13 años escribo poesía y a mis alumnos les animo siempre a que me superen “sino no tiene gracia”.

    Me encanta encontrarme con Juan Zapato y me encanta el poema de Rosaura. Si la Poesía es respirar comunicación los poetas son la posibilidad de ir generando sensibilidad en el hombre para comprender y comunicarse con uno mismo o con el otro.

    Somos mente, cuerpo y poesía, que es lo que engarza uno en el otro para ser creativos y no haya aislamiento entre el cuerpo y la mente o éntrelos seres humanos. En compás, vaya dinámicamente el movimiento sin desequilibrio. Sí, abogo por la Poesía porque hace de terapia o tratamiento del Alma y el Alma siempre necesita atención y calidez, nuestra y de los demás.

    Un saludo y quizá cuando os vea os ponga algo mío. Un abrazo, Maruxa Oñate Español maruxita@telefonica.net

    Me gusta

    • emilioporta

      Permítame desengañarla, estimada Maruxa, la Poesía es solo un género literario. No es “sentimientos” “ocasos” “puestas de sol”, no es contar la vida de cada uno en verso. La Poesía es iluminación y conocimiento, como lo es la Literatura. Hay multitud de malos poetas que confunden la Poesía con los sentimientos del alma ( por cierto no entiendo eso de poner alma con mayúscula ). No dudo de que es usted una persona buena y de gran sensibilidad. Pero creo que su concepto de la Poesía ( o al menos el que se deduce de su comentario ) es un concepto “sentimental” y muy limitado de la misma. La Poesía no es solo puro lirismo egocéntrico y blanco. La Poesía, como género literario, requiere de un buen uso del lenguaje, construcción, forma ( ritmo, no necesariamente determinada métrica ) y contenido. Creo que la “exaltación” de los poetas es algo que empieza a ser estomagante. Porque de esos poetas de los que usted habla hay millones. Basta, como ellos dicen, con “sentir”. Y en Literatura no basta con sentir. Hay que saber. Hay que conocer el lenguaje. Hay que emplearlo del mejor modo posible. Le ruego disculpe mi comentario. No es personal. Es que creo que va siendo hora de limpiar un poco el concepto Poesía. Porque, incluso en su principio – salvo la poesía galante y luego, más adelante, la tardo-romántica – la Poesía ha abarcado todo el devenir humano. Véanse grandes poemas como Las Coplas a la Muerte de su padre, de Jorge Manrique o el mismo Cantar de Mio Cid, un poema épico y narrativo y, en nuestros días, la mayoría de la Poesía de Pessoa, Kavafis, o T.S. Eliot. En fin, ya es hora de separar a los que sienten de los verdaderos poetas, que no son sino un determinado tipo de escritores que escriben Poesía. Y, algunos, además, suelen escribir bien también en otros géneros.

      Nota: En ” a mis alumnos les animo siempre a que me superen “sino no tiene gracia” ese si no debe escribirse separado.

      Me gusta

      • Maruxa Oñate Español

        Lo siento, lo que nos llega o nos gusta, es un placer que guste o llegue al otro. De acuerdo, lo releeré varias veces a ver qué puedo ir corrigiendo… Gracias por su lectura y contestación y corrijo el “sino”. Un saludo afectuoso Maruxa

        Me gusta

      • emilioporta

        Gracias por su amable respuesta. Creo que es usted una persona de las pocas que es capaz de asumir que las cosas pueden ser distintas a como las vemos o sentimos. Y, humildemente, le reconozco su deseo de mejora. No siempre se encuentra uno personas cuya bondad supera a su orgullo. Todos podemos aprender de todos, yo también. Decía Beethoven – y es una gran frase y una gran verdad – que la bondad era el único signo de superioridad que reconocía en el ser humano. Hagamos que la bondad y la comprensión nos ayude a todos a mejorar, fundamentalmente como seres humanos. Eso no quita que piense que mis afirmaciones sobre Literatura y Poesía nos lleven a reflexionar, pero sí que creo que su respuesta es una buena lección. Un saludo afectuoso también.

        Me gusta

  • Maruxa Oñate Español

    Dirigido a emilioporta
    Después de mucha reflexión le doy absolutamente la razón; la Poesía es un género literario. Yo no busco nombrar poetas a mis pacientes, estoy de acuerdo con usted, hay multitud de poetas que confunden la Poesía con los sentimientos del alma. Desde mi profesión, el proceso de cura pasa por la elaboración. El escribir poemas ayuda de esta forma a la salud mental y esto es lo que busco. Sabiendo, como bien dice, que en “la literatura no basta con sentir, hay que saber. Hay que conocer el lenguaje y emplearlo en el mejor modo posible”.

    Coordiné varios certámenes de Poesía, de cuentos, incluso de pequeños escritos sobre algún deporte para crónicos y sus familias (Universidad Complutense, en un centro de la Comunidad de Madrid). La experiencia fue francamente buena porque el objetivo estaba cumplido, por lo cual lo repetí en una academia al final de distintos cursos. Me gustaría enormemente que me dijera el significado que para usted tiene el concepto de elaboración. Así, o bien nos encontraríamos en un punto o bien sabríamos en qué nos diferenciamos, pudiendo seguir aprendiendo de todos. De nuevo un saludo afectuoso y agradecido por su tiempo, Maruxa

    Me gusta

  • emilioporta

    Estimada Maruxa: Las personas de buena voluntad siempre buscan el acuerdo… y tengo que decir que me ha encantado su comentario dirigido a mí, aunque pienso que estos comentarios pueden valer también a otros. Hay en la red, en general, y también en una parte amplia de la sociedad, la idea de que la Poesía es el “arrebato místico” la simple exaltación de las emociones y ello lleva a escribir lo que muchos llaman “poesías” ( a mi me parece más correcto llamarlos poemas) y a no distinguir bien lo que es Literatura ( en el sentido más literario, valga la redundancia, del término ) y lo que es simple expresión de sentimientos. Es evidente, como se ha demostrado en Psicología y neurología, que no no hay pensamiento sin emoción ( ni viceversa ) pero de lo que estamos hablando es, no de la simbiosis científica, sino de lo que socialmente se entiende como escribir Poesía “porque el corazón lo pide” y referido, normalmente, al amor. Yo estoy un poco cansado de la Poesía amorosa, si le digo la verdad, porque por esa puerta han entrado muchos malos poetas, y poemas que, a veces, dan vergüenza ajena. Contar la vida y los sentimientos personales, o se hace muy bien, como hizo Neruda en algunos de sus poemarios y algunos pequeños maestras de la Historia ( Garcilaso, Becquer…) o, normalmente, salen temas mil veces repetidos y cansinos… y que, salvo al autor, a todos nos importan muy poco. Puestos ya de acuerdo en este punto, está el tema de la inspiración y el trabajo. Pues bien, de la unión de ambos surge la elaboración del poema. Sin duda siempre hay algo que nos inspira, que nos mueve… un hecho, un suceso, un pensamiento-emoción, una mirada… al fin y al cabo, al mundo interior o exterior. Entonces trazamos unas lineas con el lenguaje aprendido, le damos el ritmo necesario ( la métrica fue, es, un modo de estructurar el ritmo, pero no el único, a veces puede haber un poema a caja ( lo que algunos llaman prosa poética ) pero el ritmo sí, el ritmo es necesario. Una cierta cadencia al escribir que nos haga sentir esa cadencia al leer. Por eso la Poesía es el género literario más cercano al género musical. Por el ritmo. Luego está la capacidad de sugerencia y síntesis, la capacidad de decir en menos palabras ( salvo en algunos largos poemas épicos o históricos, que los hay, como sabemos, y el mismo Neruda escribió el Canto General) o bien poemarios temáticos que dividen en varios poemas un libro con una materia común. En fin, Maruxa… para mí la elaboración tiene esos componentes. Pero primero está la mirada y, con esa mirada, la idea, lo que pone en movimiento – aquí sí – el alma ( o sea la mente y sus mecanismos, aunque algunos estén en el corazón, ya me entiende ) y luego, el conocimiento, la capacidad del propio escritor que escribe – ya digo que los buenos, para mí, son capaces de escribir bien hasta un artículo – y la metodología, que es personal y de cada uno de nosotros. Yo suelo transcribir alguna nota o empezar con una o dos líneas… y, a veces, si tengo la idea o la sensación clara, termino de un tirón y luego corrijo… pero esto sí que es absolutamente individual y cada uno tiene su sistema. Comer, todos comemos, pero los japoneses y los chinos lo hacen con palillos y en Occidente lo hacemos con cuchara y tenedor 🙂 y luego cada uno tiene una forma de tomar los platos – o, en el caso de la cocina, de elaborarlos – pero eso sí… deben ser variados y no monotemáticos. En el caso de la poesía amorosa… a mi me pasa como con los dulces.. Una vez o varias, pueden gustar. Pero tomar dulce todos los días y como único alimento termina por ser astragar y ser indigesto.. Gracias y un saludo.

    Me gusta

    • Maruxa Oñate Español

      Sí estimado Emilio, prefiero el acuerdo al desacuerdo, pero prefiero mucho más el acuerdo concertado; contemporizar, complementar, compartir… La vivencia (siguiendo a Ortega) es, al ser dual no igual, más enriquecedora. Con la distinción entre Poesía y poema, comparto con usted, no sólo gustosamente sino desde la realidad literaria. Por eso me gusta su expresión en metáfora “simbiosis científica”. Sí, a mí me gusta la Poesía intimista (la amorosa la veo como incidencia que parte de ella). Por otro lado, de Bécquer me fascinan sus leyendas, no así su poesía.
      Inspiración y trabajo en la elaboración, dice usted, completamente de acuerdo, que la Poesía es el género literario más cercano al género musical, para mí exacto. Cuando aparece un recuerdo sin buscarlo, la música y la poesía es el desencadenante más fideligno de ese recuerdo. Sí, de acuerdo en la elaboración y en cuanto a lo que dice sobre la mirada me encantó: “…primero está la mirada y, con esa mirada, la idea, lo que pone en movimiento – aquí sí – el alma (o sea la mente y sus mecanismos, aunque algunos estén en el corazón…)”. Sí, le entiendo y pienso que es real. Por cierto, me suena un poco a Zubiri cuando habla del sentimiento junto a la voluntad y la inteligencia como dimensiones que se actualizan en la realidad. Será como un acuerdo, pero encontrar quien da un valor y una importancia tal a la mirada, aún en forma diferente a mi idea más cercana a la psicología, no sólo me agrada sino que al leerlo me sorprendió enormemente porque la mirada no está en boca de muchos, Ponty desde la Fenomenología y alguno más. Siempre digo que en la clínica se debía estudiar e investigar más sobre la mirada. Según el modo de ser mirados los niños, se va formando el concepto de uno mismo y su sentir hacia él. Esa mirada de antaño, le va conformando desde la mirada del de enfrente (lo que dice usted del corazón). Tan importante, que si no se mira no hay atención ni curiosidad ni todo el encadenamiento que viene después en la acción y el pensamiento.
      Para mí sería… ¿otro acuerdo? Logrado en la elaboración, conocer ahora su punto de vista y el de los demás, sobre lo que precisa Salud Mental y todo ser humano… la sublimación. La puerta grande de ella es el arte, por lo que desde los conflictos hasta la enfermedad, adentrarse en poemas, cuentos, pintar, componer música, etc… (el que pueda), es casi obligación aunque sólo sea desde la espontaneidad sin leyes ni normas.
      Neruda… Todo lo suyo es una maravilla, ¿Quién no ha sentido alguna vez como en el poema 20? ¿Quién no ha pensado semejante? ¿Quién no ha vivenciado el paso del tiempo mediando entre ambos tanto? ¿Quién no ha desesperado por la lentitud del olvido? ¿Quién no ha puesto la voluntad para finalizar una etapa aunque el sentimiento quede ahí en el alma hasta que se diluya o no duela? Y sin embargo, sólo Neruda supo decirlo.
      Yo tengo predilección por Lorca, Hernández, Machado… y no obstante por quien fui educada desde la preadolescencia fuera por el Siglo de Oro y su Mística. Fray Luís de León siempre me llega aún no siendo religiosa. Pero el número uno por encima de todos, Lorca, aunque no me acaba de llenar en “Poeta en Nueva York” por la frialdad. Me encanta su teatro, la poesía, el lenguaje, el uso de la metáfora, el movimiento en los símbolos, el contenido y la forma; todo me gusta. Como final, Borges es el grande en cuentos, encadenando aspectos del Inconsciente lo que le da el toque mágico y a veces terrorífico. Siempre será Borges en todo, pero también a él, en su Poesía, le encuentro frío. He llegado a pensar si fuera por la ceguera. Bueno apreciado Emilio, es un placer tanto leer sus comentarios como contestarle. Con afecto a usted y demás seguidores de Babel, Maruxa

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: