“El maravilloso mundo de las interpretaciones”, Victoria Branca

conversaciónDejarse conocer, en intimidad, implica coraje. Requiere confianza. Abrirle la propia historia con sus heridas y sinsabores a otro es un acto de fe. Porque no sabemos, de antemano, de qué manera recorrerá las vetas y surcos de nuestra existencia. ¿Sabrá adentrarse con delicadeza en el territorio frágil y vulnerable de un corazón humano? ¿O, por el contrario, se asentará con prepotencia en la tierra húmeda y pisoteará las flores del jardín?

Abrirse para mostrarle el paisaje interior a quien intenta conocernos nos pone en un lugar inseguro. Deponer las defensas, quitarnos las máscaras, bajar la guardia… todo ello nos hace sentir la inminencia del peligro. Ya no estamos armados, todo lo contrario. Y ese “desarme” es el que permite que la propia esencia exhale su perfume hacia el exterior. Si no, es sólo un concentrado encerrado en un frasco que nadie percibe.

El primer paso para ser conocido, aprehendido, captado por alguien, es dejarse conocer. Y el segundo, que no necesariamente se desprende del primero, es que ese otro pueda aprehendernos, captarnos, conocernos de verdad. Pero esto, lamentablemente, no siempre sucede. No es una ecuación matemática.
Muchas veces invitamos a que otro entre en nuestra casa, le abrimos puertas, ventanas, le convidamos una porción de nuestra historia, pero el otro se aparece con su propia canasta de picnic llena de cosas ya preparadas y se apura a comerse lo que trajo sin siquiera mirarnos. Y el fallido diálogo se transforma en una traducción simultánea y desconectada de nuestro idioma. Una interpretación errónea y alejada del propio corazón que no necesita intérpretes para ejecutar sus latidos. Y luego de ese des encuentro sobreviene la pregunta inevitable: ¿Conviene que vuelva a hacer esto?

A nosotros, los hombres y mujeres que habitamos suelo humano, nos encanta interpretar. Vivimos en el maravilloso mundo de las interpretaciones. Creemos saber, mejor que el otro, qué es lo que a éste o aquél le duele, le importa, le falta, le sobra… llenamos las pausas como si fuesen casilleros, los silencios como si fuesen abismos.

Es que mientras siga el parloteo incesante, no habrá que vérselas con alguna incómoda verdad. Y mientras evitemos sostener la mirada, no habrá que sumergirse en aguas profundas. Lo profundo suele ser oscuro. Húmedo. Incierto. Mejor quedarse en la superficie. Donde nadan de a muchos. Donde el agua se ve más clara y los pies no se hunden. Aunque el corazón, ese que acuna y custodia el propio ser, lata, invariablemente, en las profundidades.

Victoria Branca©  Fuente: http://conlospiesdesnudos.blogspot.com

Anuncios

Acerca de Juan Zapato

Desde temprana edad mi incursión por las palabras escritas fue delineando mi perfil intelectual hacia la literatura. Ángela, mi abuela, con su cálida voz y esa facilidad para transmitir oralmente las historias que solían acompañarme por las noches –preparación para el sueño– despertó en mí la pasión por los libros. Luego vino el amor, junto con las primeras palabras que dibujaran versos adolescentes, impulsos quebrados en forzosas rimas, la intención que conlleva la pureza de plasmar sobre una hoja un universo de fantasías reales y de realidades fantásticas, trampas que el inconsciente juega a nuestros sentidos. Trasnochadas de cafés compartidas con poetas, salvadores del mundo, sabihondos y suicidas. Horas sumergidas en librerías buscando los tesoros de la literatura olvidados en algún estante. Cartas que nunca partieron hacia ningún lugar. Conversaciones perdidas con la gente que ya no está”. Ver todas las entradas de Juan Zapato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: