“Tu beAv, mucho tiempo antes que San Valentín

En el Talmud de Babilonia Tratado Taanit, capítulo 4, página 106, está escrito: Rav Shimón Ben Gamliel dijo: “No hay días mejores en Israel que Tu BeAv y Yom Kipur. En Tu BeAv las hijas de Jerusalem salen vestidas con ropas blancas prestadas, para que aquellas que no tengan prendas sean vestidas, y celebran en los viñedos. ¿Y qué dicen? ‘Niño, ¡levanta tus ojos y mira qué selección tienes! No dejes que tus ojos miren en nosotros los ornamentos, deja que tus ojos busquen una familia’”.

Esta idea de pedir prendas de vestir prestadas de otra persona contribuye al respeto por los pobres y fortalece el sentimiento de unidad y amor entre las personas. Es una costumbre inusual, una que no se menciona con referencia a ninguna otra festividad. Por otra parte, el Talmud describe aspectos adicionales acerca de hombres jóvenes que salen a elegir un alma gemela. Ésta es la primera descripción que encontramos de Tu BeAv, a excepción de la que aparece en el Kitvei HaArí.

En este día se nos promete que encontraremos almas gemelas y que mereceremos vidas conyugales felices. Pero, ¿por qué en este día en particular? El Talmud de Jerusalem y el Arí explican la conexión entre Tu BeAv y Yom Kipur. Dicen que un hombre que se casa con una mujer por el bien del cielo —es decir, cuyo matrimonio no se basa en el Deseo de Recibir Sólo para sí Mismo, sino en contribuir al tikún del universo entero— merece la misma eliminación de los pecados que tiene lugar enYom Kipur. Mientras que algunos se casan por la belleza o el dinero, hay otros que buscan un alma gemela con el propósito de avanzar en el proceso de tikún personal y global. Una relación por el bien del cielo apoya la conciencia de Zeir Anpín, elDeseo de Compartir abundancia con el mundo, y por lo tanto, fortalece todo el universo. 

Tu BeAv cae en el 15º día del mes, cuando la Luna está llena y brilla sobre nosotros con la totalidad de la Luz del Sol, sin ninguna interferencia. Que la Luna aparezca llena desde la perspectiva de la tierra avala la unificación deZeir Anpín y Maljut en el 15º día del mes. Por lo tanto, el 15º día de cada mes es ideal para nuevos comienzos.

En la Diáspora ese día perdió su significado y solamente en las sinagogas se lo recordaba y no con gran énfasis. Esto cambió con el surgimiento del movimiento sionista y el retorno de nuestro pueblo a la tierra de Israel. La primera vendimia en Israel fue festejada en Tu Beav en Rishon Letzion en 1890, festejando la inauguración de las bodegas de Rishon. Desde entonces fue la fiesta de la Vendimia y comenzó la costumbre de que parejas se comprometían en ese día (Tnaim). En 1941 comenzaron varios kibutzim y moshavim a realizar festivales de bailes en Tu Beav y en 1944 en el Kibutz Dalia se estableció la costumbre del Festival de Danzas.
Danzas y música son desde la antigüedad símbolos de amor, y esta fecha que recuerda el amor fraternal y nacional, también se une al amor terrenal entre el hombre y la mujer.

En los últimos cuarenta años comenzó a señalarse Tu Beav como Yom Ahava (el día del Amor), primero en el festival de Nueiba en Sinaí, donde se encontraban jóvenes de todas las edades para bailar y escuchar conjuntos musicales. Desde 1982 (cuando Israel devolvió Sinaí) el festival pasó a Tzemaj (a las orillas del Kineret), y el pueblo de Israel goza de bailes y música, luego de los días de duelo por la destrucción del Templo en Tisha Beav.

Anuncios

Acerca de Juan Zapato

Desde temprana edad mi incursión por las palabras escritas fue delineando mi perfil intelectual hacia la literatura. Ángela, mi abuela, con su cálida voz y esa facilidad para transmitir oralmente las historias que solían acompañarme por las noches –preparación para el sueño– despertó en mí la pasión por los libros. Luego vino el amor, junto con las primeras palabras que dibujaran versos adolescentes, impulsos quebrados en forzosas rimas, la intención que conlleva la pureza de plasmar sobre una hoja un universo de fantasías reales y de realidades fantásticas, trampas que el inconsciente juega a nuestros sentidos. Trasnochadas de cafés compartidas con poetas, salvadores del mundo, sabihondos y suicidas. Horas sumergidas en librerías buscando los tesoros de la literatura olvidados en algún estante. Cartas que nunca partieron hacia ningún lugar. Conversaciones perdidas con la gente que ya no está”. Ver todas las entradas de Juan Zapato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: