Cuando el entrevistador no sabe qué preguntar, o hace una pregunta tonta, te quiero ver entrevistado, si no sales corriendo, qué respondes.

Mis amigos escritores sabrán perdonarme, ahora los entrevistadores…

 

Entrevista capotiana a Fulgencio Martínez, por Toni Montesinos Gilbert

En 1972, Truman Capote publicó un original texto que venía a ser la autobiografía que nunca escribió. Lo tituló «Autorretrato» (en Los perros ladran, Anagrama, 1999), y en él se entrevistaba a sí mismo con astucia y brillantez. Aquellas preguntas que sirvieron para proclamar sus frustraciones, deseos y costumbres, ahora, extraídas en su mayor parte, forman la siguiente «entrevista capotiana», con la que conoceremos la otra cara, la de la vida, de Fulgencio Martínez.

TM: Si tuviera que vivir en un solo lugar, sin poder salir jamás de él, ¿cuál elegiría?

FM: La mente de uno es ese lugar donde en ocasiones nos creamos una buena compañía. No podría imaginarme otro lugar diferente, me volvería loco.

¿Tiene muchos amigos?

No muchos, la verdad. La amistad del vino supongo que no cuenta.

¿Suelen decepcionarle sus amigos?

No, porque uno se vuelve más comprensivo con el tiempo. “Ah, there’s no friends like the old friends” (“Ah, no hay amigos como los viejos amigos”), dijo James Joyce. Un amigo de verdad, aunque sea nuevo, es para mí un viejo amigo.

¿Cómo prefiere ocupar su tiempo libre?

Mira, el problema es que cuando uno pasa de los 15 ya no tiene “tiempo libre”. Toda esa fantasía se fue por el sumidero, aunque sobradamente la espulga la publicidad y nos la vende a paletadas.

¿Qué le da más miedo?

El reúma y la inmovilidad. Otras veces, uno de estos políticos. Otras, un loco cargado de razón, o lo que lo mismo: de odio y sectarismo.

¿Qué le escandaliza, si es que hay algo que le escandalice?

El villano que roba la Hacienda pública y se refugia en la izquierda. El otro, el que viene de la derecha o del centro, está en su papel.

Si no hubiera decidido ser escritor, llevar una vida creativa, ¿qué habría hecho?

Me he dedicado básicamente a la enseñanza y a escribir poemas, algún relato y artículos de crítica literaria y política. No sé si eso da para una vocación, una obra. Yo veo que hay que tener cierta ingenuidad e ilusión (ilusión también en el sentido pictórico) para creerse que uno debe decir algo al mundo.

Si el Reader’s Digest le encargara escribir uno de esos artículos sobre «un personaje inolvidable», ¿a quién elegiría?

La vida de un escritor y espíritu libre, maestro de pedagogía en el buen sentido de esta mala palabra “pedagogía”; la del novelista leonés Venancio Iglesias Martín. (Por fortuna, un “personaje inolvidable” vivo.)

Si pudiera ser otra cosa, ¿qué le gustaría ser?

Cabrero de una cabra sola.

¿Cuáles son sus vicios principales?

Los pasivos.

¿Y sus virtudes?

Las contemplativas.

Imagine que se está ahogando. ¿Qué imágenes, dentro del esquema clásico, le pasarían por la cabeza?

Un cantar, que solo diré a quien conmigo va. Morir en romance, ¡no estaría mal!

SEPARADOR PARRAFOS1

 

Hablamos con Mari Carmen Azkona

¿Cómo definirías en un máximo de cinco líneas de qué trata tu libro y por qué deben comprarlo los lectores?

Partiendo de los seis interrogantes, que toda historia debe contener: qué, quién, cuándo, cómo, dónde y por qué, se despliega un universo temático, variado y comprometido, que transita entre lo veraz y lo verídico. Porque, al fin y al cabo, cualquier ficción no deja de ser una gran mentira que alberga en su interior algo de verdad.

¿Cuál es el principal objetivo que te planteaste con la escritura de esta obra?

Hay un objetivo que siempre tengo presente a la hora de escribir. Como escribió Enrique Gracia Trinidad, gran poeta y autor de las ilustraciones que acompañan cada capítulo de este libro:

«Escribir por si alguien, algún día,

tiene un dolor de corazón idéntico

o sufre una alegría semejante».

¿Qué es para ti ser escritora? ¿Te cuesta utilizar esa palabra para definirte?

Me ha costado mucho tiempo definirme como tal, incluso aún siento vértigo al pensarlo… Pero he de admitir que sí soy escritora, está en mi naturaleza. De otro modo no se entendería esa necesidad que tengo de buscar aquello que, como dijo Saint-Exupéry, es invisible a los ojos y mi deseo de traducirlo en palabras.

¿Qué ha sido lo más bonito y lo más difícil de todo el proceso de publicación de tu libro?

Lo más bonito: cada uno de los pasos que se han dado hasta ver el resultado final y el aprendizaje que eso ha supuesto para mí.

Lo más difícil: el miedo a que cada decisión tomada no haya sido la acertada.

Muy buena. Era una experiencia nueva para mí y los nervios juegan malas pasadas. Sin embargo, el equipo de mundopalabras.es, con extraordinaria profesionalidad, me asesoró durante todo el proyecto, hasta despejar mis dudas. Con tan solo unas pequeñas directrices, supieron comprender qué es lo que yo quería.

En_el_silencio ¿Qué sentiste cuando tuviste el libro entre tus manos?

Verlo, sentirlo, olerlo… son tantas las emociones que se desatan en ese momento. Nervios, miedo, emoción, alegría… y mucha satisfacción.

 ¿Algún consejo para escritores que están empezando?

Uno que me dieron a mí cuando comencé a escribir: olvidar todo lo leído, para volver a leer de nuevo pero con otra mirada: la de un escritor. Cada lectura debe ser una lección de escritura.

Últimamente nos gusta cerrar nuestras entrevistas con una pequeña batería de frases que requieren una respuesta muy breve, ¡vamos a ello!

Tu lugar preferido para escribir… ninguno en especial. Es el acto de escribir el que convierte cualquier espacio en mi lugar favorito.

¿Prefieres el día o la noche?, ¿el silencio o algún sonido de fondo? Mentalmente estoy más activa de día, pero es por la noche cuando vuelco a papel toda esa actividad. Y en completo silencio.

¿Libro electrónico o libro en papel? Como lectora utilizo los dos formatos y creo que es bueno que coexistan. Sin embargo, como escritora sí siento la necesidad de dar una extensión física a lo que escribo.

Un sueño como escritora… Nunca perder la capacidad de disfrutar escribiendo.

Tu escritor/a favorito/a… Son tantos que cuesta seleccionar uno. En prosa, Víctor Hugo y Pessoa en poesía.

Un personaje literario que te cautivara especialmente… El sombrerero loco de «Alicia en el país de las maravillas».

La novela que te hizo llorar… «El médico», de Noah Gordon.

Por último, nos gustaría conocerte un poquito mejor, ¿te animas a responder a nuestro apartado “muy personal”?

Tu comida favorita es…

Fuentes:

http://almaenlaspalabras.blogspot.co.il/2016/08/entrevista-capotiana-fulgencio-martinez.html

http://www.mundopalabras.es/entrevista-2/mari-carmen-azkona/

Acerca de Juan Zapato

Desde temprana edad mi incursión por las palabras escritas fue delineando mi perfil intelectual hacia la literatura. Ángela, mi abuela, con su cálida voz y esa facilidad para transmitir oralmente las historias que solían acompañarme por las noches –preparación para el sueño– despertó en mí la pasión por los libros. Luego vino el amor, junto con las primeras palabras que dibujaran versos adolescentes, impulsos quebrados en forzosas rimas, la intención que conlleva la pureza de plasmar sobre una hoja un universo de fantasías reales y de realidades fantásticas, trampas que el inconsciente juega a nuestros sentidos. Trasnochadas de cafés compartidas con poetas, salvadores del mundo, sabihondos y suicidas. Horas sumergidas en librerías buscando los tesoros de la literatura olvidados en algún estante. Cartas que nunca partieron hacia ningún lugar. Conversaciones perdidas con la gente que ya no está”. Ver todas las entradas de Juan Zapato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: