“Carta a mi padre/Explicación de mi Amor”, poesía de Enrique Estrázulas. Interpretación de Alfredo Zitarrosa.

Enrique Estrázulas es narrador, dramaturgo, ensayista y poeta uruguayo nacido en 1942. Es autor entre otros libros de poesía de El Sótano (1965), Fueye (1968) y Caja de tiempo (1971). Bajo el título Confesión de los perros (1975) realizó una muestra antológica de sus 3 libros anteriores, más un nuevo corpus genérico homónimo a la obra. Su novela más célebre es Pepe Corvina (1994), a la que se suman otros títulos como Lucifer ha llorado (1980), El ladrón de música (1982), Tango para intelectuales (1990), Espérame Manon (Planeta, Montevideo, 2009) y El sueño del ladrón (Sudamericana, 2013).

Su estilo lírico es mesurado, de verso breve, tendiente al aforismo y al texto minimalista, no obstante sus piezas más extensas recrean este tono expresivo en secuencias segmentadas ligeramente argumentales. Su atmósfera es suburbana, tendiente a lo popular, visualizando los espacios pequeños, la vida contemplativa alternada con los oficios elementales del ciudadano sencillo, como un reducto de recuperación de los afectos. Tiende a lo existencial y lo melancólico, con un lenguaje coloquial.

Lo musical no le es extraño, tanto en lo temático como en el tratamiento del texto, particularmente en la disposición silábica de su poesía. Fue representante artístico del músico y cantautor Alfredo Zitarrosa durante algunos años, dedicándole además el ensayo biográfico El cantor de la flor en la boca (1978), reeditado y ampliado en 1990 bajo el título Cantar en uruguayo.También le dedicó a Zitarrosa el cuento “El poniente”, aparecido en Cuentos Fantásticos en 1984.

Alfredo Zitarrosa fue escritor, músico y periodista uruguayo, nacido en 1936 y fallecido en 1989. Su discografía es extensa y se extiende entre 1966 y 1989 con no menos de 30 álbumes de larga duración con interpretaciones y piezas originales, además de otras 20 compilaciones y reediciones a las que se suman la publicación de Los Archivos Inéditos de Zitarrosa en 1998, con 10 discos compactos que reúnen ensayos, entrevistas, recitales y versiones de prueba. En estos archivos así como en su obra Guitarra Negra (1977) el artista desarrolló un género propio al que llamó “contra-canciones”, consistente en textos de verso libre y tratamiento propio de la poesía contemporánea universal, declamados o leídos con acompañamiento musical casi siempre basados en la estructura rítmica de la milonga. Las composiciones originales de este ciclo de obras fue anticipada en demos aparecidos en los archivos en los cuales el artista improvisa en la guitarra y explica oralmente el concepto. Entre 1984  y 1987 desarrolló un ciclo de piezas instrumentales llamadas “Melodía Larga“, que se inspiraban en el ritmo del 6/8 (3/4 duplicado) para sintetizar la música afro-rioplatense, con recreación de la evolución genérica candombe-milonga-habanera-tango. Se propuso este concepto en una obra de 3 movimientos, de los cuales el último, llamado Truco No, resume a la perfección el itinerario trazado. En 1989 edita su última obra en vida, también de ambiciosos alcances: “Sobre pájaros y almas“, estructurado en base a 2 cuentos propios leídos con acompañamiento de guitarra del compositor Héctor Numa Moraes.

De su obra literaria se publicaron en forma póstuma los títulos Fábulas materialistas (2001), El oficio de cantor (2001) y Por si el recuerdo-doce cuentos (2002) en narrativa y Sonríe Muerte (2011) en poesía, conteniendo este último una obra poética que el propio artista archivó en condiciones definitivas sin publicarla jamás en vida. La edición facsimilar que ha rescatado del olvido esta obra está enriquecida con un diseño gráfico vanguardista, que combina lo audaz y lo sobrio en perfecto equilibrio, convirtiendo el libro en un objeto de arte. De su obra poética no musical, el texto de “Explicaciones“, ganador del Premio Municipal de Montevideo en 1959, aún permance inédito.

Su canción más ampliamente divulgada es El violín de Becho cuya primera versión se grabó en 1969. Musicalizó poemas de poetas uruguayos como Enrique Estrázulas, Idea Vilariño y Washington Benavides, casi siempre modificando los textos significativamente. Se le considera pilar fundamental de la música popular latinoamericana y figura cultural de proyección universal en Uruguay. Fue militante del Partido Comunista uruguayo y una arista abundante de su trabajo trasluce esa preocupación, sin llegar a ser la parte más importante de su obra.

El poema

Estrázulas publica este poema con el título “Carta a mi padre”. Aparece en Caja de tiempo (1971) y luego lo reedita en Confesión de los perros (1975), página 55. En el penúltimo verso de la estrofa 5 “fugaba” podría ser una errata de “jugaba”, pero ambos sentidos son admisibles. En la estrofa siguiente “hollinado” aparece sin ‘h’.

El texto íntegro es el siguiente:

De golpe ya no estás
-y eso fue todo-
ni una palabra debería escribirte
porque llevo un licor inanimado
lastre fetal
de aquel aburrimiento.

De golpe ya no estás. Estoy dejando
-la carta y el adiós. Todo el olvido
que ronde tus maderas en las tardes
será también el mío.

Y los sollozos que dirán tu nombre
breves serán
quizás
tú lo sabías.

Yo quisiera explicarte lo que guardo
de aquellos años en que fui tu hijo
-no de tu ausencia, tu vejez, mi culpa-
todo es distinto ahora
ayer vivías.

Ahora no merezco lo que canto
porque es tarde
-y ayúdame-
decía
que hubo otro tiempo no hace mucho y blanco
suave festín de pianos y de risas
en la estación donde fugaba el viento
con oboes, guitarras y violines.

Copa de alcohol ardiente, eras mi padre
eras un viejo amigo
lobo de puertos hollinados y ocres
sensitivo y brutal
lento
dormido.

Fuiste lo que yo vi. Nada más fuiste
lo que quisiste ser
caja escondida
clavicordio encerrado en las paredes
oreja de la sombra y el sigilo.

Imaginario cuerno de pastores
de engramillados y remotos países
canto rodado, piedra de burbuja
que el amor no tocó
jamás
ni el día
ni el nácar de los pájaros del alba
ni la lluvia natal de arpas antiguas.

Eras como te vi. Ya nada es cierto
porque es tarde
-perdón-
tarde lo digo
nada tiene sentido ya a esta hora
tus campanarios están quietos
vibran
sólo los mares, sólo el taciturno
espejo de tus células más íntimas.

Pero mientras te busque en tantas cosas
mientras regreses sin que llame, límpiame
la llaga del dolor. Deja el recuerdo
fijo en la grieta
déjalo
no olvides
que después de la muerte ya no hay otra
órgano silenciado
larga caja de pino.

La canción:

Zitarrosa trabajó en base a este poema durante su estancia en España en 1976 y lo musicaliza con el título de Explicación de mi amor. Fue grabado por única vez en Argentina (no existen otras versiones) y aparece por primera vez en el álbum “Adiós Madrid” de 1979 editado en México. Luego se reedita en 1982 en México y en compilaciones argentinas de 1983 (Temas Inéditos) y 1984 (De Regreso).

Su texto íntegro es el siguiente:

De golpe no estás -nada más sucedió-
borrachera fetal que tu muerte me deja.
Con esta canción que solloza, olvidada de mí,
rondaré tus maderas.

Quisiera explicarte mi amor, no tu ausencia
o mis culpas; ayer tú vivías.
Si ya no merezco cantar para ti,
yo te pido: no sigas muriendo.

El tiempo pasado, ese suave festín,
donde fuiste una caja escondida,
un clave encerrado en el muro,
una oreja en la sombra, el sigilo de nadie.

Ese tiempo y tú, lo que yo conocí,
lo que quisiste ser, clavicordio y alcohol,
sensitivo y brutal, el pasado y el piano
acabaron en este silencio.

Si ya no merezco cantar para ti,
yo quisiera explicarte mi amor, aunque es tarde.
Tu tiempo pasó, pero yo me quedé aquí,
tañendo por ti, en tus campanas.

Cuerno de pastor de un remoto país,
piedra lisa que el alba y el cielo tocaron;
soy como tu mar, rodaré eternamente
hacia ti, y desde ti, a lo más hondo.

Mas mientras te busque en las cosas,
en tanto regreses sin que yo te llame o te olvide,
te pido que limpies mi amargo dolor;
por favor, que no sigas muriendo.

Mi padre serás, como fuiste mi padre,
un gameto en la grieta cerrada del tiempo,
voz ronca de un órgano ya enmudecido,
ahí estás, larga caja de pino.

El llanto que nombre tu nombre
será breve y, hombre, talvez lo sabías;
pero es tanto amor exigiendo mi amor;
por favor, no te sigas muriendo.

Alfredo Zitarrosa© Enrique Estrázulas©

Fuentes: https://www.youtube.com/watch?v=vBn9VO_EVb8

http://malafepiedranegra.blogspot.co.il/2014/08/2-poemas-de-estrazulas-2-canciones-de.html

 

Acerca de Juan Zapato

Desde temprana edad mi incursión por las palabras escritas fue delineando mi perfil intelectual hacia la literatura. Ángela, mi abuela, con su cálida voz y esa facilidad para transmitir oralmente las historias que solían acompañarme por las noches –preparación para el sueño– despertó en mí la pasión por los libros. Luego vino el amor, junto con las primeras palabras que dibujaran versos adolescentes, impulsos quebrados en forzosas rimas, la intención que conlleva la pureza de plasmar sobre una hoja un universo de fantasías reales y de realidades fantásticas, trampas que el inconsciente juega a nuestros sentidos. Trasnochadas de cafés compartidas con poetas, salvadores del mundo, sabihondos y suicidas. Horas sumergidas en librerías buscando los tesoros de la literatura olvidados en algún estante. Cartas que nunca partieron hacia ningún lugar. Conversaciones perdidas con la gente que ya no está”. Ver todas las entradas de Juan Zapato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: