Archivo de la categoría: Asociación Mutual Israelita Argentina

“Iom haZicarón”, Juan Zapato

 

yom-hazikaronNo por repetida, repetidas veces la imagen deja de estremecerme. Tan solo ciento veinte segundos detenidos de mi vida en medio de la jornada. Ciento veinte segundos donde es debido aspirar profundamente, inflar el pecho, e intentar comprender parte de la historia de la sinrazón. Ser uno de ellos sin serlo, en el segundo final donde nos abandona la vida.

Ciento veinte segundos donde es imposible abstraerse sin que la piel no se erice, sin que las venas no se manifiesten, ciento veinte segundos donde la mirada intenta contener su alrededor y está todo quieto, interrumpido. La sirena va decayendo en su sonoridad de fondo en todo Israel, en estos segundos prolongados y multiplicados por cada uno de nosotros de recordación por nuestros caídos.

Tan sólo suficientes ciento veinte segundos.

Juan Zapato© http://juglarias.wordpress.com

 


“La memoria”, León Gieco

Los viejos amores que no están,
la ilusión de los que perdieron,
todas las promesas que se van,
y los que en cualquier guerra se cayeron.
Todo está guardado en la memoria,
sueño de la vida y de la historia.

El engaño y la complicidad
de los genocidas que están sueltos,
el indulto y el punto final
a las bestias de aquel infierno.

Todo está guardado en la memoria,
sueño de la vida y de la historia.

La memoria despierta para herir
a los pueblos dormidos
que no la dejan vivir
libre como el viento.

Los desaparecidos que se buscan
con el color de sus nacimientos,
el hambre y la abundancia que se juntan,
el mal trato con su mal recuerdo.

Todo está clavado en la memoria,
espina de la vida y de la historia.

Dos mil comerían por un año
con lo que cuesta un minuto militar
Cuántos dejarían de ser esclavos
por el precio de una bomba al mar.

Todo está clavado en la memoria,
espina de la vida y de la historia.

La memoria pincha hasta sangrar,
a los pueblos que la amarran
y no la dejan andar
libre como el viento.

Todos los muertos de la A.M.I.A.
y los de la Embajada de Israel,
el poder secreto de las armas,
la justicia que mira y no ve.

Todo está escondido en la memoria,
refugio de la vida y de la historia.

Fue cuando se callaron las iglesias,
fue cuando el fútbol se lo comió todo,
que los padres palotinos y Angelelli
dejaron su sangre en el lodo.

Todo está escondido en la memoria,
refugio de la vida y de la historia.

La memoria estalla hasta vencer
a los pueblos que la aplastan
y que no la dejan ser
libre como el viento.

La bala a Chico Méndez en Brasil,
150.000 guatemaltecos,
los mineros que enfrentan al fusil,
represión estudiantil en México.

Todo está cargado en la memoria,
arma de la vida y de la historia.

América con almas destruidas,
los chicos que mata el escuadrón,
suplicio de Múgica por las villas,
dignidad de Rodolfo Walsh.

Todo está cargado en la memoria,
arma de la vida y de la historia.

La memoria apunta hasta matar
a los pueblos que la callan
y no la dejan volar
libre como el viento.

León Gieco©


“Una camioneta blanca”, Juan Alejo Sánchez Streger

Diecisiete¹ años pasaron desde que en algún lugar, una camioneta blanca abandonara su estacionamiento.

Una camioneta blanca que transitaba tranquila por las calles de Buenos Aires. Una camioneta que llevaba gente poco normal. Una camioneta que viajaba sin que nadie sospechara nada de nada.

Diecisiete años desde que volara en pedazos la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (A.M.I.A.), en manos de asesinos cobardes que no creían en la tolerancia.

Diecisiete años que ochenta y cinco familias tienen un hueco entre sus integrantes.

Fue un 18 de julio, cuando una camioneta blanca se estrelló y no accidentalmente, contra la fachada de un edificio de la calle Pasteur. Dejando daños irreparables en ochenta y cinco familias.

Hace diecisiete años que tengo el recuerdo de levantarme de la cama, con mis escasos siete años, a ver dibujos animados en la televisión, recorrer todos los canales y solo encontrar piedras, una encima de otra, bomberos y gente voluntaria ayudando a sacarlas, camillas y ambulancias sacando personas debajo de los escombros. Esa escena fue la misma durante los días siguientes. Al pasar el tiempo, sentado en la cama de mis padres, mirando televisión con mi madre vi como el mismo día del atentado una persona común se acercaba a un oficial de policía para averiguar qué era lo terrible que había ocurrido y recibir como respuesta: los rusitos se fueron al cielo…

Diecisiete años que la gente se junta, año tras año, en la calle Pasteur para pedir justicia, justicia y más justicia, escuchando cada año la sirena a las 9:53 a.m., que recuerda el arrebato de la vida de ochenta y cinco personas.,

Diecisiete años que desde un acto criminal, a bordo de una camioneta blanca, tenemos 85 razones para pedir Justicia.

Juan Alejo Sánchez Streger©

09-06-07_2329Juan Alejo nació en Argentina hace 24 años. Participó activamente en las comunidades judías de “Or Israel – el Kinder de Planes” y “Adat Israel” el templo de Asamblea. Realizó el curso de madrij² en “Bamá”. En Noviembre de 2002 llegó a Israel junto a 22 adolescentes provenientes de Uruguay, Paraguay y Argentina a través del Plan Naalé. Habiendo realizado en Buenos Aires el curso de reanimación cardiopulmonar de la Sociedad Cardiológica profundizó sus conocimientos de primeros auxilios, siendo voluntario del Maguen David Adom filiales Naharia y Menashé, recibiendo una distinción por su dedicación y compromiso. Terminó sus estudios secundarios en el colegio Mevoot Iron y fue becado en su viaje a Polonia recorriendo la tierra de sus antepasados y los campos de concentración. Sirvió como enfermero combatiente en el Ejército de Defensa de Israel. Actualmente trabaja y se prepara para iniciar sus carrera de medicina.

¹ Se ha modificado la fecha original del texto, lamentando que sigan transcurriendo los años sin obtener Justicia.

² Guía.