Archivo de la categoría: Crisis

“Carta a Julio Cortázar”, Susana Rinaldi

Hay una película francesa cuyo título me da pie a este momento de nuestro espectáculo, ese título dice: “Préparez vos Mouchoirs”, préparez vos mouchoirs es preparen sus pañuelos, preparen sus pañuelos señoras y señores que ha llegado el tiempo de llorar. Y recordando a mis padres en la historia universal del teatro, los griegos, que decían es bueno que de tanto en tanto las sociedades hagan catarsis llorando y llorando, hasta tocar fondo para extraer lo mejor de uno mismo.

cortazarEste es el momento de mi espectáculo donde yo preparo mi pañuelo, y preparo mi pañuelo porque voy a hablar de un amigo muy querido con el que ya no puedo conversar, porque se fue a vivir a otra galaxia y supongo que debe andar por ahí escribiendo instrucciones para subir a una estrella. Este amigo mío tiene la costumbre de aparecerse en sueños de golpe y de golpe así como aparece se va, sin darme tiempo a nada, pero siempre, ¿saben?, en cada uno de esos sueños me deja el mismo mensaje: escribíme Susana, escribíme, contáme. Y yo le escribo, le escribo cartas larguísimas como estas que dejo en el viento, porque solo el viento conoce la casa donde sigue viviendo este argentino tan nuestro, que no podía pronunciar las erres, ese maravilloso Julio, ese irrepetible Cortázar.

Querido Julio, como sé que te gustaban mucho esos vendedores ambulantes, divinos macaneadores que te vendían un pelapapas que una vez comprado no pelaba ninguna papa y no servía para nada, esos vendedores ambulantes que hacían muñequitos de papel, que manejaban con hilitos invisibles hasta darles vida, aquellos divinos macaneadores, Julio querido, ya no están, han sido reemplazados por otros vendedores. Sabés lo que venden Julio, ¿a qué no sabes? Venden plantillas pinchudas importadas de la China, según ellos si usás esas plantillas y caminás cien cuadras por día adelgazás, eso no es todo, también venden pajaritos de felpa importados de Japón y una pomada mágica que quita los dolores, todos los dolores, y la pomada tiene una extraña inscripción que asegura que viene directamente del Tibet. Horroroso Julio, te cuento que es horroroso. Los divinos macaneadores que tantas alegrías nos dieron a vos y a todos los argentinos ya no son vendedores ambulantes, siguen vendiendo pero ahora tienen sitio fijo, despacho con alfombras, salen en televisión, salen en las tapas de algunas revistas, y ya no son pobres ahora son ricos y famosos, chau los pelapapas, chau muñequitos de papel, la gente está demasiado apurada.

cortazar1Te acordás de ese tango que te gustaba tanto, ese tango de Laurens que dice “como cambian las cosas, los años…”; ahora no hace falta que pasen los años, las cosas cambian a tal velocidad que el titular de la tarde desmiente al titular del diario de la noche y el titular del diario de la noche es desmentido por el titular del diario de la mañana. Te explico: Hay un crimen, un crimen horrible, el diario dice “fue encontrada el arma asesina”, por la tarde el diario dice “el arma encontrada no es el arma asesina” al día siguiente el diario dice “son inútiles los esfuerzos para encontrar el arma asesina”, la noticia final es desconsoladora, nunca existió un arma asesina, nunca existió ese crimen, la víctima se suicidó, parece que estaba deprimido.

En cuanto al amor Julio, también figura en los diarios, al lado de las cotizaciones de la bolsa encontrarás estos avisos: “futbolista muy viril te espera en su departamento” y ¿te cuento otro?, “grandota linda de cara te espera solita en casa”. ¿Qué me contás?, y sigo ampliándote la información. El otro día murió un actor, en los últimos tiempos la crítica lo había descuartizado “lamentable actuación de un actor del que se esperaba mucho más, deslucida actuación de un actor, una buena obra teatral y un actor que no merece ese texto”, insisto el otro día murió ese actor, ¿sabés cuál fue el titular de las primeras planas?, ha muerto una gloria de la escena nacional”, vos me dirás “por eso Susana lo que hizo Gardel fue mágico”, sí Julio, fue mágico. Pero tengo la sospecha de que en nuestro país hay que morirse para que te perdonen la vida, porque si estás vivo, molestás, pensás, tenés ideas, sos un testigo, opinás, te indignás, es embromado esto, es triste, es muy injusto. Y al mismo tiempo recuerdo que en Rayuela vos escribiste “es necesario cambiar la vida, sin moverse de la vida”, sí, es necesario cambiar la vida, viviendo como en una frontera, como con una bandera levantada aunque el enemigo este cerca, aunque parezca que avanza. De la vida no nos sacará nadie, y nadie nos sacará la ilusión de haber vivido cambiando la vida. Mientras tanto yo sigo escribiendo y esperándote en algún café de París, para llorar un poco, juntos, porque llorar juntos es como sonreír.

Susana Rinaldi©


“El discreto encanto de la…”, Juan Zapato

103El murmullo del oleaje se posa con timidez sobre el perfil costero del mar Cantábrico a orillas de Santander.

El aire fresco le hace compañía y el ronroneo del motor de una barcaza -que se aventura en la mañana, y se interna lenta en busca del rumbo diario-, nos dicen que hoy 8 de Enero da inicio un nuevo año gregoriano, de fondo una incierta neblina oculta los rostros de Somo y Pedreña.

Soy un extranjero, no de ahora, sino de siempre, desde el día aquel que abandonara el vientre de mi madre y comencé a deambular un nuevo mundo.

Una geografía todavía desconocida a mis ojos, aunque por momentos, ciertas fachadas edilicias me confundan entre nostalgias de otras geografías también desconocidas. Calles que van poblándose en minutos apresurados, de transeúntes que aún conservan sus trabajos. No son las trombas de ayer por las “rebajas”, incomprensibles a quien tiene una mirada foránea, un virus llamado consumismo, que se propaga en la sociedad y afecta al criterio.

Encaminando los pasos hacia El sardinero, bordeando la escollera, unos pescadores ocupan el tiempo intercambiando anécdotas, mientras una lubina forcejea para no ser prendida. Me acerco en silencio a un hombre de canas, para no interrumpir la escena y escuchar y aprender. Sobre la piedra está tallado un nombre: Pedro, así bautizaré a este pescador que ante el saludo de otro parroquiano y la pregunta sobre ¿qué haces Pedro?, responde: buscando el tapón… hace años que busco el tapón, que haga correr el agua de este mar y los barcos quedarán sobre la tierra. Ya verás cuando lo encuentre…

122El Sol invita a continuar. Ahora una sirena anuncia la proximidad de alguna embarcación y las campanadas de las iglesias, no quieren ser menos, no pueden perder presencia entre los perdidos andantes. El mediodía llega y una dama de elegante vestir almuerza cómodamente sentada sobre un banco y compartiendo conversación con un elegante caballero, y el detalle infaltable: dos copas de vino blanco, reposan sobre los baldosones de piedra del paseo marítimo. Por cierto la crisis no puede empañar el estilo.

Ya es hora… me escurro entre las oraciones sueltas de una conversación plural que entran y salen por mis oídos, como un lenguaje que se ha mudado de mí.

Juan Zapato©


“De la abundancia a la miseria”, José Hiraldo Aguilar

rajoyHace unos años que los trabajadores no sufrían excesivas estrecheces económicas. Todo el mundo tenía el pan asegurado con su trabajo. Los había que se creían que aquella vida era jauja. El bienestar los había ganado. Los mismos gobiernos instalaban a las masas diciéndoles “hay que consumir” para poder producir. Tenemos que igualarnos para superar a los países avanzados económicamente. Estar y crear un estado competitivo en todos los aspectos progresivos. Ya nos encargaremos nosotros los del partido socialista y su gobierno. Crearemos incluso un comedor para alimentar a los más necesitados.

Tales garantías de bienestar produjeron una especie de castración moral que anulaban personalidad y embrutecían a las masas productoras que comulgan con todas las piedras de molinos que les aconsejen los políticos en el poder. En esa estúpida creencia se producían derroches, se tiraban muebles en buen uso, cambiaban de coche que brillara más que el del vecino. Pensaban la mayoría que la sociedad de consumismo sería para siempre. No cabía ni valía la pena ahorrar ¿para qué? ¡Hay que vivir! Ese era el sentir de los vacíos de ideas sanas y la cabeza llena de viento. Vivir para ellos, los mentecatos, es no salir del bar, la mujer cada ocasión que se le presentaba luciendo algunas joyas brillantes, se iba a la peluquería. Los críos del matrimonio con toda clase de caprichos y hechos los amos de casa. Todos están atentos a lo que pida el crío, sino viene el pataleo, los gritos, el disgusto para todos. Felipe Alaiz, con su humor punzante, en estos casos fue invitado a comer a casa de un amigo que se tenía por un hombre libre y en aquella casa estaban todos bajo los caprichos del dictador de dos años.

Llegó la crisis que estamos sufriendo y el desánimo cunde por todas partes. La reacción del `pueblo contando sus penas no se produce. No hay un arranque profundo del pueblo unido, de los parias medio asustados. Aún les queda algo de pánico de la dictadura franquista. Cada cual va a lo suyo, buscando solución a su problema, sobre todo económico. Los hay que se presentan en la televisión,contando sus penas, su mala situación económica. El no poder hacer frente a la hipoteca del piso sin pagar, por estar en el paro. Igual pasa con el piso a plazos y no puede, ya se lo han comunicado, de desahuciar; ah, también cuenta el coche. Por todas partes están llenos de deudas. Los encargados de la televisión lo escuchan a cada momento. Y la respuesta es la lógica ¿qué podemos hacer nosotros? En plena crisis se hace Rajoy con el voto de la mayoría de los votantes con el Poder, prometiendo cambios. Los papanatas, sin pensarlo dicen que el cambio sería para peor. Ya se nota bien claro. Los deudores del piso serán desahuciados. Irán a la calle despiadadamente. El paro ha crecido. Familias de votantes trabajadoras no pueden satisfacer sus necesidades más perentorias. La subida de los comestibles aumenta y continúa
subiendo de día en día. Los medicamentos, más de doscientos no los financia la Seguridad Social, aunque sean de mayor necesidad, los han retirado, o los paga el necesitado. Te mandan una hoja de advertencia o receta en blanco, elogiando el medicamento. Fui al médico ver si había algún medicamento que sustituyera el famoso Dallón Ayer, que era para mi madre y tuve que pagar más de veinte euros. Respuesta del médico: Todos los medicamentos que tomaba antes eran financiados por la S. S.

En cuanto a las leyes que favorecía a muchas personas son suspendidas, como por ejemplo el aborto voluntario. Ahora es un delito abortar. Los homosexuales no `pueden formar matrimonio con otro que sea de su gremio. La misma suerte corren las lesbianas. Rouco debe aplaudir el cambio prometido por Rajoy. Entre los recortes y las leyes nuevas nos que damos como el gallo de morón. Y todo se hace en nombre de la democracia y la libertad. ¡Qué lastima!

A los que tengan algunos ahorros en los bancos les puede pasar como a los argentinos con “EL CORRALITO”. El corralito era una ley política que prohibía sacar dinero de los bancos. Así que debieron pasar mucho tiempo sin poder sacar cada cual su dinero. Entretanto los precios iban subiendo. Y con la inflación lo que antes podían adquirir con diez pesos, pongamos por ejemplo, cuando dijo el gobierno que ya podían retirar el dinero, con la gran inflación no podían comprar unos zapatos. Los precios habían subido el cuarenta por ciento o más.

Aquello fue un atraco sucio a los trabajadores. Un atraco real. El país rico, granero del mundo -se decía- las clases humildes llegaron a pasar hambre. Perdieron los humildes lo poco que tenían ahorrado con muchos sacrificios y privaciones; mientras los ladrones políticos disfrutaban a lo grande, del dinero que habían robado a los productores.

Rajoy no lleva un año de gobierno con sus ministros, con sus recortes y ya se van dando cuenta los papanatas que lo votaron, de las muchas mentiras que dice un día tras de otro.

Trabajadores, menos algaradas y silbidos, y más acciones. Pensarlo bien y en
bien de todos.

José Hiraldo Aguilar© Fuente revista Siembra: http://dl.dropbox.com/u/10252116/Siembra%20No.%2082.pdf


“Canción para los que saben”, Hans Magnus Enzensberger

1576535114_9994138e40

sabemos que hay que hacer algo inmediatamente
lo sabemos
pero naturalmente es demasiado pronto para hacerlo
pero naturalmente es demasiado tarde para hacerlo
lo sabemos
que realmente estamos bastante bien
y que así vamos a continuar
y que esto no sirve para nada
lo sabemos
que somos nosotros los culpables
y que  no es culpa nuestra que seamos culpables
y que somos culpables por ese mismo hecho
y que estamos hartos con ello
lo sabemos
que quizá no vendría mal callarse un poco
y que a fin de cuentas no vamos a callarnos
lo sabemos
lo sabemos
y que a nadie podemos ayudar verdaderamente
y que nadie verdaderamente puede ayudarnos
lo sabemos
y que somos tan inteligentes
y libres para elegir entre la nada y lo nulo
y que debemos estudiar este problema muy cuidadosamente
y que echamos dos terrones de azúcar en el té
lo sabemos
que somos enemigos de la opresión
y que los cigarrillos han subido de precio
lo sabemos

y que la nación se está metiendo en un tremendo lío
y que nuestros vaticinios se mostrarán ciertos
y que no sirven para nada
lo sabemos

y que todo esto es verdad
lo sabemos

y que sobrevivir no es todo sino muy poca cosa
lo sabemos

y que sobreviviremos
lo sabemos

y que todo esto no es nada nuevo
y que la vida es preciosa
y que eso es todo
lo sabemos
lo sabemos
lo sabemos perfectamente bien

y que lo sabemos perfectamente bien
eso también lo sabemos

Hans Magnus Enzensberger © 

De “Poesías para los que no leen poesías” 1971
Versión de Heberto Padilla


“Inside Job”, Charles Ferguson

bushobama

Para ver el documental cliquea en la imagen o en el siguiente enlace: http://vimeo.com/27159349

Inside Job (también conocida como Trabajo confidencial y como Dinero Sucio) es un documental de 2010 sobre la crisis financiera de 2008 dirigido por Charles Ferguson. Se estrenó el 16 de mayo en el Festival de Cannes de 2010 y recibió el Premio Óscar Mejor Documental en 2011. Ferguson ha dicho que trata sobre “la sistemática corrupción de los Estados Unidos por la industria de servicios financieros y las consecuencias de dicha corrupción.”

Sinopsis

El documental Inside Job trata sobre la crisis financiera de 2008. Presenta investigaciones y entrevistas con financieros, políticos, periodistas y académicos. Desde el punto de vista narrativo, su estructura cuenta con varias partes, dedicando su introducción a la crisis financiera en Islandia de 2008 y 2009, continuando con la exposición de las causas de crisis mundial y terminando con un diagnóstico de la situación actual, concluyendo que es insignificante lo que se ha hecho durante la administración de Barack Obama.
La cinta se centra en los cambios de la industria financiera en las décadas pasadas que han llevado a la crisis, los movimientos políticos hacia la desregulación, y cómo la evolución de ámbitos financieros complejos como el mercado de derivados permitieron grandes incrementos en el riesgo financiero adoptado, al permitir eludir las regulaciones que tenían como fin controlar el riesgo sistémico. Al describir el desarrollo de la crisis, la cinta también examina el conflicto de intereses del sector financiero, sugiriendo que se trata de una práctica que en muchas ocasiones se oculta al público. La cinta también indica que estos conflictos atañen a las agencia de calificación de riesgo lo mismo que a los académicos que son pagados como consultores sin informar al respecto en sus ensayos, oscureciendo y exacerbando la situación que condujo a la crisis.

Uno de los temas principales es la presión de la industria financiera en los procesos políticos con el fin de evitar las regulaciones, y las maneras en que se realizaron dichas presiones. Una situación abordada es la conocida como “puerta giratoria”, caracterizada por el amiguismo y la colusión entre el sector público y privado, un sistema en el cual los reguladores financieros pueden ser contratados por el sector financiero tras dejar el gobierno y ganar millones en el proceso.

Dentro de los mercados de derivados, la cinta sostiene que el gran riesgo que comenzó con el crédito subprime, se transmitió de inversionista a inversionista, debido a una cuestionable práctica de clasificación, que de forma falsa indicaba que las inversiones eran seguras. Así, los prestamistas se vieron llevados a firmar hipotecas sin poder considerar los riesgos, o incluso favorecer mayores tasas de interés de los préstamos, debido a que en su momento estos fueron clasificados conjuntamente, y el riesgo estaba escondido. Según la cinta, los productos resultantes tenían clasificaciones AAA, la misma de los Bonos del Estado emitidos por el gobierno de Estados Unidos, lo cual les permitía vendérselos incluso a los fondo de pensiones, entidades que sólo pueden realizar inversiones de la máxima seguridad.

Otro tema tratado son los elevados salarios de la industria financiera, y cómo en las últimas décadas han crecido varias veces por encima de los incrementos en los otros sectores. Incluso en los bancos que han quebrado, la cinta muestra como sus directores encajaron cientos de millones de dólares en el periodo que precedió a la crisis, de los cuales han conservado su totalidad, dando a entender de nuevo que el equilibrio entre riesgo y beneficio se ha roto.

El documental también examina la función de las universidades en la crisis, explorando así un tema al que previamente no se le había dado relevancia. Ferguson nota por ejemplo que el economista de Harvard y antiguo director del Consejo de Asesores Económicos bajo la administración Reagan, Martin Feldstein, fue director de la aseguradora AIG y antiguo miembro del consejo directivo del banco de inversión J.P. Morgan & Co.. Ferguson también nota que muchos profesores de renombre y miembros del establecimiento de las escuelas de comercio y de negocios registraban un gran porcentaje de sus ganancias trabajando como consultores, u oradores en eventos públicos. Por ejemplo, el actual decano de la escuela de negocios de la Universidad de Columbia, Glenn Hubbard recibió así cientos de miles de dólares. Hubbard también tiene vínculos con Kohlberg Kravis Roberts y Black Rock Financial. Al igual que el actual director del Departamento de Economía de Harvard, John Y. Campbell, Hubbard contradice la existencia de cualquier conflicto de interés entre la academia y el sector bancario.

La cinta termina afirmando que, a pesar de las últimas regulaciones financieras, el sistema subyacente no ha cambiado. Por el contrario, los bancos restantes son aun más grandes, y los incentivos siguen siendo los mismos.


“Españas”, Juan Zapato

103

El hijo de puta de Menen subió al poder prometiendo todo lo contrario a lo que hizo como presidente, es más en su reelección ni siquiera prometió nada, dejó que sus adversarios (enemigos, para ser correctamente peronista) expusieran en sus plataformas las ideas que transformarían la Argentina de la corrupción, la mediocridad y el feudalismo.

En España los medios de prensa ayudaron a elevar al “candidato”, generando en la opinión pública la falsa esperanza de que él podría ser la alternativa a la debacle de Zapatero a la salida de la crisis, pero inmediatamente de conocerse los resultados del sufragio, sus palabras fueron contundentes “no va a haber milagros” y con premura puso en marcha todo el andamiaje de la política que a escondidas habían ido preparando. Por cierto Rubalcaba hubiese echo “el ajuste” un poco menos cruel.

La movida de “los indignaos”, justa en sus reclamos ante la falta de respeto de la “casta política”, al igual que fuese años atrás “el cacerolazo”, por su heterogénea composición, no alcanzará logros sustanciales que pudiesen modificar el engranaje de la democracia, tal cual la conocemos. Solamente la representación directa a través de los votos obtenidos por cada candidato y no porcentajes especulativos podrían dar transparencia a la función de quienes deberían responder a nuestros intereses.

Podría no hablar de estas cosas, siendo un extranjero en España, pero no sé si han escuchado eso que llaman “globalización”, pues creo que de eso se trata.

Juan Zapato©, Madrid 2/08/2012


“Mi Europa: primas de riesgo de verano”, Paco Díaz García

“Estas cuadrillas, incluso aquellas que vivían en aparente libertad, se caracterizaban por una tenacidad y una organización propias de guerrilleros o buscadores de oro, siempre debidas a la necesidad. ¿ Se sentían en tierra extraña? Pocas veces estallaba la discordia entre ellos. Según el contrato,habían de seguir las ordenes de los jefes de la puszta, pero, de hecho, solo realizaban el trabajo bajo la dirección de su propio jefe de cuadrilla. De la hacienda recibían una paga mensual de siete o diez pengó en metálico y ciento veinte kilos de trigo, veinte kilos de harina para pan, diez kilos de harina para cocinar,  tres kilos y medio de tocino, un kilo y medio de manteca, tres kilos de judías, doce kilos de patatas, un kilo de sal, tres kilos de carne salada o cruda, un litro de vinagre y treinta céntimos de condimentos. Ellos mismos habían de prepararse la comida. Procuraban ahorrar cuanto podían de su asignación diaria. Un montón de niños esperaban los alimentos a cien kilómetros de distancia. Procuraban consumir lo menos posible de lo que les correspondía y hacer llegar lo máximo posible a sus hogares. Practicaban el ahorro conjuntamente. Reunían las escasas cantidades  de harina, de manteca, tocino y judías que recibían el primer día del mes, de las que podían haber consumido perfectamente el doble teniendo en cuenta el duro trabajo que realizaban, y ordenaban con entusiasta decisión a su cocinera, que solía ser la esposa del jefe de su cuadrilla, que a lo sumo gastara la mitad de la manteca”
                                                                         Gyula Illés. “Gente de las pusztas”

Te invito a visitar “Señores & sirvientes” el blog de Paco Díaz García, artista plástico santanderino.