Archivo de la categoría: David Grossman

“Cartelera Cultural”

CHARLA-COLOQUIO EN VIGO:

O vindeiro mércores 23 de abril ás 20:00 horas terá lugar no Hotel México en Vigo (Vía do Norte 10) a Charla-coloquio e presentación do libro “Juglarias: un poeta en Israel” do escritor israelí Juan Zapato.

O acto ademais da presentación do devandito libro, será un repaso ao estado actual da literatura israelí nos nosos días. Moi en especial a editada en español xa que Juan Zapato.

O acto será presentado por Pedro Gómez-Valadés, presidente de AGAI (Asociación Galega de Amizade con Israel)

1655520_10152242864752348_1582320311_o

separador2

“LA MUJER Y LA POESIA”

Será el tema que abordará la poeta y escritora

Ial Vered

El Jueves 24 de Abril a las 17:30 horas

En el salón biblioteca de la OLEI TEL AVIV

Marmorek 9 entrada por Bilu 39

Mina Weil                                   Iael Vered

Presidente                                   Secretaria

aielc

ESTACIONAMIENTO: AUDITORIO MANN

ÓMINBUS 26 126 9 189 289

Anuncios

“Árbol”, Mois Benarroch

arbol

Esta mesa en la que escribo
fue árbol
plantado por un ser humano
en una tierra seca
en la que yacía un muerto
que escribió un poema
en una mesa de madera

¿ese hombre
es el un árbol?

Mois Benarroch© de “Mar de Sefarad”


“El paraíso donde nací – נוף ילדות”, Shlomo Artzi-שלמה ארצי

,בנוף הבתים הישנים
,אשר היו צילי בימי ילדות
,חלפו הרבה שנים
.חלפו הרבה שנים

,נוף הבתים כבר מתפורר
,וקירותיו נעלמים
,חלפו הרבה שנים
.חלפו הרבה שנים

בגן העדן של ילדות
,אשר היה פורח
הייתי חלק מהנוף
.היום אני אורח

בגן העצים המתקלפים
אשר היו צילי בימי ילדות
כבר נשברו הענפים
.קפצה זקנה פתאום

אני הולך ואת איתי
והם כולם נעלמים
קפצה זקנה פתאום
.איזה יום היום

…בגן העדן של ילדות

,בנוף האנשים של ילדותי
,אשר היו צילי לפני שנים
,קפצה זקנה פתאום
.קפצה זקנה פתאום

,בראש כולם זרקה שיבה
.והם נעלמים
,קפצה זקנה פתאום
.קפצה זקנה פתאום

…בגן העדן של ילדות


“Balada”, Nathán Yonathán

Si lo que amas es un ramo de flores dolorido,
me iré al desierto y aprenderé a sufrir.
Si lo que amas son los versos escritos en la piedra,
construiré mi casa entre peñascos
y en sus ariscas cumbres aprenderé a escribir.

Solamente entonces, cuando la oscuridad
nos cubra de la arena, y el amoroso libro
de las crónicas en lo oscuro nos esconda,
acaso sepas decirme esas otras palabras
que están más allá del dolor y de la dicha.
Parece que este hombre —dirás solamente
entonces— me dio todo su amor.

Nathán Yonathán©

(1923-2004) nació en Kiev, Ucrania, creció en Petah Tikva, y vivió en el Kibbutz Sarid desde 1945 hasta su muerte. Él comenzó a publicar en 1940. Después de terminar su licenciatura y maestría en hebreo y literatura en general, ha enseñado en la escuela secundaria y universitaria, tanto en Israel y los EE.UU.. Fue durante muchos años redactor jefe de la Sifriat Poalim Editorial. También fue miembro del consejo de administración de la Radiotelevisión israelí y el presidente, así como presidente de la Asociación Israelí de Escritores ». Más conocido como poeta y letrista, Yonathan publicó 16 libros de poesía, una novela y libros para niños. Fue galardonado con el Premio Bialik.

Libros publicados de poesías: Paths of Dust, Sifriat Poalim, 1951 [Shvilei Afar] Unto the Furrows Grey, 1954 [El Ha-nirim Ha-aforim]  What We Loved, Sifriat Poalim, 1957 [Asher Ahavnu]  Selected Poems, Sifriat Poalim, 1960  Songs Along the Shore, Sifriat Poalim, 1962 [Shirim Le-orech Ha-chof] Until the End of Indian Summer – A Photo Album, Hakibbutz Hameuchad, 1986 [Ad Sof Ha-kayitz Ha-indiani]  Poems at Sea Dusk, Sifriat Poalim, 1972 [Shirim Ba`arov Ha-yam] Poems to Lior, Sifriat Poalim, 1974 [Shirim]  Poems This Far, Sifriat Poalim, 1979 [Shirim Ad Kan]  Selected Poems, Sifriat Poalim, 1982 [Mivchar Shirim Zuta] Shores, Sifriat Poalim/Keter, 1983 [Chofim]  Other Poems, Sifriat Poalim, 1984 [Shirim Acherim]  Poems on the Mountain Ridge, Zmora Bitan, 1988 [Shirim Al Kav Ha-reches]  Veiled Face is the Time, Sifriat Poalim, 1985  Poems with Love, Sifriat Poalim, 1990 [Shirim Be-ahava]  Poems on Earth and Water,1993 [Shirim Al Adama U-mayim]

Libros para niños: Between Spring and Cloud (short stories), 1959 [Bein Aviv Le-anan]  Lila From the `Ilanot` Group, 1963 [Lilach Me-kvutzat Ilanot]  Songs of Dust and Wind, 1965 [Shirei Afar Va-ruach]  More Stories Between Spring and Cloud,1971 [Od Sipurim Bein Aviv Le-anan]


“El Marcapáginas–Radio Sefarad”

Snapshot_20110720

Raquel Cornago entrevista a Juan Zapato en el programa “El Marcapáginas” de Radio Sefarad.

Cliquéa en la imagen para escucharla.


“Un hermano más”, HaDag Najash

SI POR LA CONFIGURACION DE TU SISTEMA OPERATIVO NO APARECE LA TRADUCCION AL ESPAÑOL CLIQUEA EN EL BOTON ROJO “CC”

HaDag Najash (הדג נחש‎) es una banda de hip hop/funk israelí. Su nombre significa “El pez serpiente”, y es un juego de palabras de la etiqueta para conductores novatos “Nahag Jadash” que por norma se tiene que ubicar en los autos nuevos.

Como muchos otros músicos israelíes, al igual que el Proyecto de Idan Raichel, HaDag Najash combina música occidental con elementos orientales.

Una característica de la banda son sus letras de alto contenido político y social de izquierda, a menudo haciendo una fuerte crítica al gobierno y a la sociedad israelí.

Un hermano más cayó en la tumba.
Y mamá llora, rompe en el llanto.
Un hermano más cayó en la tumba.
Los gritos de papá se escuchan en todos lados.

Hombre ¿qué tu corazón es como de hielo?
¿Disfrutas de ser un asesino?
Oídos que escuchan tus amenazas.
¿Por qué decir “soy tu hermano?
Cada lado cree que sólo suya es la verdad.
Y cada día que pasa otro inocente muere.
Matar gente, no te importa nada.
¿Cómo eres capaz de disparar contra personas?
A mamá le duele y otro niño queda huérfano.
Y la vereda se mancha de rojo de nuevo.
La vida es importante y tiene valor.
El asesinato y la matanza no son el camino.

Un hermano más cayó en la tumba.
Y mamá llora, rompe en el llanto.
Un hermano más cayó en la tumba.
Los gritos de papá se escuchan en todos lados.

Niño ¿qué te pasa? Cómo enloqueciste.
Mira a que situación, hermano llegaste.
No te interesa, ya todo se puede.
Tus ojos se ven oscuros y fríos.
Piensa en el futuro y el mañana.
Intentar y cambiar, nunca es tarde.
Todo el pueblo de Israel está harto de violencia.
No quiere ver a otra persona morir.
Descubriremos misericordiosos, descubriremos misericordia.
Y en lugar de calentura encontraremos calidez.
Toda la sangre derramada deja un rastro de vacío.

Un hermano más cayó en la tumba.
Y mamá llora, rompe en el llanto.
Un hermano más cayó en la tumba.
Los gritos de papá se escuchan en todos lados.

Quizás es el momento de hacer preguntas.
Como “¿cuánto tiempo podremos seguir así?”
Y si la guerra en las fronteras está desconectada.
De la violencia que paraliza nuestras vidas.
Parece que aquí la tensión nunca termina.
“Fisher HaGadol”¹ fue el que dijo:
Que en el fondo todos somos iguales.
Entonces ¿por qué volvemos al polvo?

HaDag Nahash©
¹ Rapper israelí


“Juglarías …un poeta en Israel”, Juan Zapato

juglarias020611

La calle Nachlat Binyamin tiene el encanto de feria artesanal, que podemos encontrar en cualquier otra parte, pero no por conocida menos atractiva.

Junto con los cafés que pronto se colmarán de asiduos concurrentes de día viernes, las tiendas minoristas y los importadores de telas van subiendo sus cortinas. Luego comienzan a llegar los puesteros: un par de artistas plásticos, el dúo de músicos rusos con su violín y bandoneón para interpretar tangos, el inventor de juegos de ingenio, artesanos varios difíciles de calificar, la señora gorda que predice el futuro, sobretodo para las jóvenes enamoradas –casamenteras. Y a medida que se van instalando comienzan a aparecer los primeros visitantes locales o extranjeros, o esa mixtura que vengo a ser yo, un israelí con ojos de turista en Tel Aviv.

Seguir leyendo en Juglarías: http://juglarias.wordpress.com/


“Humus Said”, Juan Zapato en Juglarías

Te invito a descubrir un país a través de los ojos de un poeta y compartir fantasías reales y realidades fantásticas.

http://juglarias.wordpress.com/2011/

 

akko-humus-said El juglar recorre las callejuelas de la vieja ciudadela de Acre. Gente cruza a su paso en sentido contrario, observa a otros sentados a la vera bebiendo café turco, fumando narguile y conversando. Los lugareños que allí viven no han cambiado mucho desde la época en que Napoleón la conquistara. Las historias de siempre renovadas con algún agregado por parte de quien las relata. Y la Historia que en estos instantes lejos de aquí se está construyendo sobre esta tierra, poco tiene de verdad aunque sea creíble para muchos, convenientemente creíble.

Alfombras tendidas aireándose al Sol que por entre alguna rendija de las paredes de piedra se cuela, bien podrían representar una escenografía teatral. Los actores- transeúntes llevan sus compras y sus niños de la mano, se desplazan en medio de turistas llegados de fuera. Sus voces mezclan alfabetos así como en los anuncios que visten las tiendas del shuk¹. La luz aquí conserva cierta intimidad, los olores se contagian: especiados, marinos, de azúcares y miel, de frutos secos y fritangas.

Llegamos al lugar por el cual hoy nos encontramos: “Humus Said”. Tenemos suerte tal vez por la hora, que no haya mucho que esperar.

¿Dos? –nos pregunta quien ordena los lugares disponibles. Afirmo con la cabeza y nos indica una mesa ocupada por un niño. Angie me mira como diciéndome ¿allí? Nos ubicamos uno al lado del otro y frente a nosotros el niño que su boca tiene hinchada de alimento, le digo saha saha² y sin responder continúa comiendo sin perturbarse ante nuestra presencia.

Se acerca un hombre para tomarnos el pedido y a su pregunta le respondo: humus –como si se diese por entendido que uno viene a este restaurante a comer solamente eso. Y la realidad es esa, sólo que hay cuatro variaciones de un solo plato. Le pido que nos sugiera y hemos de probar dos de las opciones. El niño no acaba nunca su plato y en su boca no hay lugar para un nuevo bocado que introduce. Inmediatamente nos traen nuestro almuerzo acompañado de cebollas y tomates, pepinos en vinagre, aceitunas y ajíes picantes y una buena cantidad de pitas para untar el humus.

El niño ha terminado y se levanta.

Nosotros no podemos terminar los platos, no tenemos el ejercicio del niño que se fue. Nos ofrecen café o té, preferimos caminar.

Juan Zapato©

¹ Zoco, mercado.

² “Buen provecho” transliteración del árabe.


“Festival Internacional del Libro de Jerusalén”

JIBF


“La aventura de oír: La abuela cuenta”, por Ana Pelegrín

920082-14625 Cuando hay una abuela en casa, el niño se siente doblemente protegido. Es cierto que las abuelas ya no están en casa, no es rentable, no producen, suelen ser una carga, se alían con el niño, le miman, se vuelven como ellos; un desastre, vaya.

La abuela mira ya el mundo y sus ruidos con otra mirada, y el niño puede protegerse suavemente en ella, porque no habrá competitividad, está tan cerca y tan lejos en el tiempo. Eso es, el tiempo. Extraña relación entre el niño, todo presente, un gran magma de presente, y la abuela, tiempo pasado, memoria, fragmentos reiterados, recuperándose y dispersos en el tiempo, presente, pasado, entremezclando los días y los sueños. Lo que sí parece es que la abuela tiene tiempo de contar y de escuchar.

Porque la abuela sabe pocas o muchas historias, lo mismo da. Si son pocas, las repetirá cuantas veces pidamos. Si muchas, contará un cuento y otro más. Y además, la abuela, por suerte, no tendrá que salir de casa, ni al cine, ni con los amigos, no tiene esa prisa, ni esas voces; entonces, podrá sí, contar un cuento.

Podrá jugar en el lento discurrir de las horas, prolongará la palabra-caricia, la palabra curadora de inquietudes.

Un pequeño poema de Celia Viñas i Olivella resume la sensación del niño en el momento del cuento. En el poema, la ternura está evocada por el tacto y el sabor del tacto, en esas manos que transmiten hondos significados, esas manos tan lentas y maravillosas como las imágenes que emergen del cuento.

Cuento

Las manos de mi abuela,

merengue y caramelo,

frescos ríos de nata

cuando me alisa el pelo.

Érase que se era…

mi abuela

junto al fuego,

el borde de su falda,

frontera de mi sueño.

Las manos de mi abuela,

unas manos de cuento;

las manos de mi abuela…

Canción tonta al sur
Celia Viñas i Olivella

Ana Pelegrín©

FIN


Ciclo de charlas: “Las dos caras judías”

 promociclo copy

Y llegamos al final de este ciclo de encuentro con las palabras de nuestros escritores israelíes contemporáneos, donde viajamos en el tiempo del timón de A. B. Yehoshúa.

Entramos en la casa de Amos Oz que se abrió con todas las respuestas como una gran biblioteca, ahora nos queda formular las preguntas.

Corrimos por las calles de Jerusalén junto a David Grossman. Y hoy abrimos los sentidos al canto de los poetas.

Gracias por acompañarme. ¡Mil gracias!

 

Naharia, Israel , Mayo 4 de 2010,  Roberto Sánchez – Juan Zapato


“Llévame contigo”, de David Grossman

"Llévame contigo" de David Grossman