Archivo de la categoría: Eva Gut

“Magnetismo”, Pesaj (Lito) Skudizki

Israel_Declaration_of_Independence¿Cuál es la esencia de mantenernos históricamente judíos por miles de años?

¿Acaso existe otro pueblo con las mismas características?

Comparado al imán, material magnético indestructible, inseparable, equivalente a fe, dos polos opuestos que se unen. Así como la celebración de Yom Hazikaron y Yom Hatzmaut, separados y unidos por cordón umbilical, un día tras otro. Uno simboliza el dolor y penas de todos los caídos en la lucha por nuestra existencia y el otro la alegría de nuestra independencia como nación.

El imán-eje esférico de huellas cicatrizadas dolientes y sufrientes de pogroms, holocausto, atentados, guerras; se ve cubierto por nuevos pimpollos de grandes logros en ciencias, tecnología, literatura. Polo de efectos antagónicos inseparables, mencionado en el Tanaj como “el pueblo elegido” quedó sellado en nuestras entrañas.

Este año festejamos con felicidad y alegría los 64. Reconocemos que el precio pagado por esa Independencia es muy alto, valorado y apreciado por todos, no olvidando el otro polo de congoja y dolor. Tampoco el horizonte está exento de amenazas por aquellos que aún pretenden destruirnos. No es extraño entonces, que la fuerza de nuestro destino, sea la fe eterna e irrompible de ese imán al que nos referimos.

Confiamos en nuestro pueblo, equivalente a imán-fe.

Pesaj (Lito) Skudizki©


“Juglarías …un poeta en Israel”, Juan Zapato

juglarias020611

La calle Nachlat Binyamin tiene el encanto de feria artesanal, que podemos encontrar en cualquier otra parte, pero no por conocida menos atractiva.

Junto con los cafés que pronto se colmarán de asiduos concurrentes de día viernes, las tiendas minoristas y los importadores de telas van subiendo sus cortinas. Luego comienzan a llegar los puesteros: un par de artistas plásticos, el dúo de músicos rusos con su violín y bandoneón para interpretar tangos, el inventor de juegos de ingenio, artesanos varios difíciles de calificar, la señora gorda que predice el futuro, sobretodo para las jóvenes enamoradas –casamenteras. Y a medida que se van instalando comienzan a aparecer los primeros visitantes locales o extranjeros, o esa mixtura que vengo a ser yo, un israelí con ojos de turista en Tel Aviv.

Seguir leyendo en Juglarías: http://juglarias.wordpress.com/


“La piedra”, por Eva Gut

echuschasma_marsexpress Era un paisaje imponente… Unos altísimos acantilados reflejándose en el océano.

Parecían inmutables en su estructura pétrea, pero un día se produjo un ligero sismo y, como consecuencia, un trozo del pico más elevado osciló un instante para ir a caer a plomo en el mar.

Pasaron los siglos, quizás milenios, y ese trozo de piedra que antes tenía forma aguda fue modificándose con el roce de la arena y los minerales del agua.

Su forma fue haciéndose cada vez más redondeada. Además, se le hizo un cavidad y ahora tenía el aspecto de un gran caracol.

Allí estaba enterrada en la profundidad del océano y su destino parecía sellado. Pero al llegar el otoño se produjo un maremoto. Era como una tromba gigante que arrancó de cuajo unos arrecifes de coral, arrastró plantas marinas, moluscos y piedras.

También la piedra fue desprendida de su resguardo.

Las olas fueron arrastrándola paulatinamente hasta la orilla, donde quedó varada en la arena. Ese parecía ser su destino definitivo.

Una mañana aparecieron dos puntitos a la vera del mar, que poco a poco fueron definiéndose. eran dos hombres que avanzaban discutiendo, al parecer bastante bebidos.

El tono de la disputa fue haciéndose cada vez más agresivo. uno de ellos derribó al otro de un puñetazo. El hombre caído se palpó la mandíbula. Percibía el gusto de la sangre en su boca. la ira lo cegó…

Atinó a asir la p;piedra que estaba a su lado, y tomando impulso la arrojó hacia el otro con todas sus fuerzas. El hombre cayó como un tronco cercenado. tenía el cráneo hundido y la sangre le manaba a chorros.

El homicida se incorporó. los vapores de la bebida se habían disipado y tuvo conciencia del crimen que había cometido.

No sabía que hacer, y entonces tomo la piedra y la arrojó con fuerza hacia lo alto. La piedra fue a dar en la copa de un árbol, donde las ramas formaban una horqueta…

Una pareja de palomas que habían estado arrullándose halló la piedra. Allí fue donde hicieron su nido.

Eva Gut©

De “Antología 2001 Narrativa y lírica”, AIELC.