“El silencio” de Gaspar Hernández

gaspar_hernandezNo es un libro de autoayuda, es una novela diferente.

Está escrita en primera persona, es un monólogo. A lo largo de una noche un hombre hablará a una mujer dormida y desnuda.

Ella se llama Umiko, es japonesa, joven, da clases de meditación y está convencida de la curación a través del poder de la mente y las emociones. En una parte de la novela afirma: “Si las emociones me han hecho enfermar, también me pueden curar”; parte, por lo tanto, de la convicción de que son las emociones una parte muy activa en el proceso desencadenante de una enfermedad y, más concretamente, del cáncer.

Tiene un tumor cerebral y le han pronosticado seis meses de vida. Cree firmemente en las remisiones espontáneas a través de técnicas diferentes a la medicina alopática. Está convencida de que las palabras y las vibraciones que ellas producen pueden curar; pide a un amigo suyo locutor de radio que hable durante toda una noche mientras ella duerme desnuda, él sabrá encontrar la vibración adecuada.

Al final de la noche, antes de irse, debe realizar un último acto de clausura.

Durante la noche tiene que leer y entender el diario de Umiko y comentarlo con ella, en él se abre su corazón con toda crudeza.

Éste es, en resumen, el desarrollo de la novela, todo ello aderezado con innumerables referencias al modo de vida budista, a la meditación y a medicinas alternativas.

Hay situaciones que podríamos describir como extremas y ante las cuales no tenemos nada que perder por intentar soluciones diferentes a las convencionales. ¿Hasta dónde llegaría yo? No lo sé, pero pesa mucho en mí el proceso educativo y mi mente racional y pragmática. Siento un rechazo inconsciente y visceral ante todo lo que no sea alopático, creo que es, en parte, una deficiencia pero no soy capaz de creerme y convencerme de esas medicinas alternativas.

No estoy en contra, simplemente no me las creo y quizás por ello en mí no tendrían efecto alguno.

Sí estoy convencida, sin embargo, del enorme poder de la mente en el comportamiento fisiológico del cuerpo, he comprobado en mí misma que una actitud positiva ante la enfermedad es clave para que los tratamientos sean más eficaces.

Cada persona en los momentos más complicados de la vida actúa de una manera, sea cual sea ésta, si le produce bienestar y no es dañina para ella, es respetable.

Lo que es cierto e irrefutable es que la enfermedad forma parte intrínseca de la vida y que si eres inteligente obtienes de su proceso cambios en ti incuestionables.

Carmen Fabre©carmenf

http://www.netwriters.eu/

 

http://eseotrotiempo.blogspot.com

http://lacienciaeslapoesiadelarealidad.blogspot.com

Anuncios

One response to ““El silencio” de Gaspar Hernández

  • Yetty

    no soy capaz de creerme y convencerme de esas medicinas alternativas.

    dice quien escribe esta nota. La pregunta es: hasta cuánto investigó y conoció cómo actúan estas terapias.
    Se trabaja con energía positiva, por lo tanto es tan simple o tan complicado como creer en la electricidad. Hay aún gran desconocimiento por terapias muy valiosas y complementarias para la medicina ¨tradicional¨.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: