Archivo de la etiqueta: El Cantar de los Cantares en el Blog de Juan Zapato

“Shira Shir” y el Premio Nobel de Literatura 2016

bob-dylan-passport

Shira Shir, es la trasliteración del hebreo al español para decir algo así como “la poesía y la canción”. A muchos les sonará “Shir haShirim” (“El Cantar de los Cantares” del Rey Salomón), de una lectura literal quien lo lea puede darse a confusión al interpretar un poema amoroso entre un hombre y una mujer. Así como en cualquier idioma, el poeta juega con metáforas para decir u ocultar algo, el idioma hebreo se va componiendo a partir de una raíz y además a cada letra le corresponde un valor numérico (gematría) y a su vez la suma de estas genera un nuevo significado.

Pero para no enloquecerlos, todo viene a colación con motivo del Premio Nobel de Literatura 2016 otorgado a Bob Dylan «por haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición americana de la canción».

Por cierto les dejo una versión que seguro no conocían:

Tema: “Blowing in the wind”, Bob Dylan
Traducción al hebreo: Jonathan Gefen
Intérprete: Dani Litani.


“Tu beAv, mucho tiempo antes que San Valentín

En el Talmud de Babilonia Tratado Taanit, capítulo 4, página 106, está escrito: Rav Shimón Ben Gamliel dijo: “No hay días mejores en Israel que Tu BeAv y Yom Kipur. En Tu BeAv las hijas de Jerusalem salen vestidas con ropas blancas prestadas, para que aquellas que no tengan prendas sean vestidas, y celebran en los viñedos. ¿Y qué dicen? ‘Niño, ¡levanta tus ojos y mira qué selección tienes! No dejes que tus ojos miren en nosotros los ornamentos, deja que tus ojos busquen una familia’”.

Esta idea de pedir prendas de vestir prestadas de otra persona contribuye al respeto por los pobres y fortalece el sentimiento de unidad y amor entre las personas. Es una costumbre inusual, una que no se menciona con referencia a ninguna otra festividad. Por otra parte, el Talmud describe aspectos adicionales acerca de hombres jóvenes que salen a elegir un alma gemela. Ésta es la primera descripción que encontramos de Tu BeAv, a excepción de la que aparece en el Kitvei HaArí.

En este día se nos promete que encontraremos almas gemelas y que mereceremos vidas conyugales felices. Pero, ¿por qué en este día en particular? El Talmud de Jerusalem y el Arí explican la conexión entre Tu BeAv y Yom Kipur. Dicen que un hombre que se casa con una mujer por el bien del cielo —es decir, cuyo matrimonio no se basa en el Deseo de Recibir Sólo para sí Mismo, sino en contribuir al tikún del universo entero— merece la misma eliminación de los pecados que tiene lugar enYom Kipur. Mientras que algunos se casan por la belleza o el dinero, hay otros que buscan un alma gemela con el propósito de avanzar en el proceso de tikún personal y global. Una relación por el bien del cielo apoya la conciencia de Zeir Anpín, elDeseo de Compartir abundancia con el mundo, y por lo tanto, fortalece todo el universo. 

Tu BeAv cae en el 15º día del mes, cuando la Luna está llena y brilla sobre nosotros con la totalidad de la Luz del Sol, sin ninguna interferencia. Que la Luna aparezca llena desde la perspectiva de la tierra avala la unificación deZeir Anpín y Maljut en el 15º día del mes. Por lo tanto, el 15º día de cada mes es ideal para nuevos comienzos.

En la Diáspora ese día perdió su significado y solamente en las sinagogas se lo recordaba y no con gran énfasis. Esto cambió con el surgimiento del movimiento sionista y el retorno de nuestro pueblo a la tierra de Israel. La primera vendimia en Israel fue festejada en Tu Beav en Rishon Letzion en 1890, festejando la inauguración de las bodegas de Rishon. Desde entonces fue la fiesta de la Vendimia y comenzó la costumbre de que parejas se comprometían en ese día (Tnaim). En 1941 comenzaron varios kibutzim y moshavim a realizar festivales de bailes en Tu Beav y en 1944 en el Kibutz Dalia se estableció la costumbre del Festival de Danzas.
Danzas y música son desde la antigüedad símbolos de amor, y esta fecha que recuerda el amor fraternal y nacional, también se une al amor terrenal entre el hombre y la mujer.

En los últimos cuarenta años comenzó a señalarse Tu Beav como Yom Ahava (el día del Amor), primero en el festival de Nueiba en Sinaí, donde se encontraban jóvenes de todas las edades para bailar y escuchar conjuntos musicales. Desde 1982 (cuando Israel devolvió Sinaí) el festival pasó a Tzemaj (a las orillas del Kineret), y el pueblo de Israel goza de bailes y música, luego de los días de duelo por la destrucción del Templo en Tisha Beav.


“El cantar de los cantares de Salomón”, Versión de Carlos Morales

elcantar

PRIMER ACTO

La novia

¡Bésame con besos de tu boca,
pues mejores son que el vino tus amores,
el olor de tu perfume, el aroma
de tu nombre que despacio me penetra,
y por eso las vírgenes se inclinan a tu paso!
¡Llévame hacia ti, rey mío, corramos,
invítame a tu alcoba, disfrútame y gocemos
y déjame que alabe el vino de tu amor,
al hombre entre los hombres más amado!

Muchachas de Jerusalén: yo soy morena,
pero hermosa como hermosas son las tiendas
de Quedar y las lonas de Salma.
Mis hermanos conmigo se enfadaron
pues las viñas quisieron que guardara,
y mi viña no supe guardar…
y el sol me ha quemado con sus dedos…

Amor de mi alma, dime dónde amansas
tu rebaño, dónde al medio día –dime–
sestean tus ovejas, para que no ande así, perdida,
tras los rebaños de tus compañeros.

El coro

Si no lo sabes tú, hermosa entre las mujeres,
sigue las huellas de su rebaño,
lleva tú a pastar tus cabras primerizas
junto al jacal donde su cuerpo reposan los pastores.

El novio

Amor mío, pienso en ti como en esa hermosa yegua
que tira del carro del faraón,
¡ay, cómo brilla tu rostro entre las zarzas
y ese cuello tuyo creciendo entre collares!
en oro mis manos tallarán zarzillos luminosos
con engastes y cuentas de plata, sólo para ti.

La novia

Mientras el rey descansa en su diván,
mi nardo exhala su cálida fragancia:
ved al hombre que duerme entre mis senos
como una bolsita de mirra, como un racimo
dulcísimo de alheña en las viñas de Engadí.

El novio

¡Bella eres, amor mío, bandadas de palomas
son tus ojos, azucena entre cardos
eres tú entre todas las mujeres!

La novia

Qué hermoso eres, amor mío, en este lecho nuestro
hecho de fronda,
delicia pura, y yo en tus manos narciso de Sarón,
azucena perdida en tus frondosos valles,
bajo las vigas de cedro que cubren nuestra casa,
y los artesonados tallados en espalda de ciprés.

Como manzano entre árboles silvestres
es mi amado entre los hombres:
yo deseo sentarme al amparo de su sombra
y endulzarme la boca con su fruta.

Mi amado me ha metido en su bodega
y despliega ante mí su bandera de amor.
Sobre su izquierda descanso mi cabeza,
con su derecha abraza mi cintura, ay,
sí, reponedme con tortas de pasas,
empinad con manzanas mi vigor para él,
que estoy enferma de amor, de amor muriendo…

El novio

¡Ah, muchachas de Jerusalén, yo os conjuro
por las gacelas y las ciervas que en el campo corren,
que no despertéis ni desveléis a mi amor
hasta que quiera!

Continuar leyendo