Archivo de la etiqueta: El rescoldo Sara Strassberg-Dayán

Y en Tel Aviv…

Promo-Librairie-du-Foyer

…también podrás adquirir los libros de “La Torre de Babel Ediciones”.

“Librairie du Foyer”, atendida por su propietaria Madame Myriam Ezra en Kikar Masaryk 14 a pasitos de King George y la Plaza Rabin. De Domingos a Jueves en el horario de 9:00 a 20:00 horas y los Viernes de 9:00 a 15:00 horas.

Continuamos haciendo camino, difundiendo las letras israelíes en lengua castellana. Y contado con vuestro apoyo.


“Umberto Eco, la llengua materna i l’esperanto”, Montserrat Franquesa

 

eco

L’any acadèmic 1992-93 Umberto Eco va viure a París, on va ocupar la Càtedra Europea del Col·legi de França i va dedicar el curs al tema de la recerca d’una llengua perfecta en la història d’Europa, resultat del qual va ser la publicació del llibre La ricerca della lingua perfecta (Bari: Laterza, 1993), traduït posteriorment a diversos idiomes. Fou llavors quan Eco s’interessà per l’esperanto i reconegué l’alt valor propedèutic i el fet de contribuir a l’equilibri lingüístic. A tomb d’aquestes qüestions, el 20 de gener de 1993, va mantenir una llarga conversa amb el lingüista i matemàtic François Lo Jacomo, membre de l’Acadèmia d’Esperanto i István Ertl, escriptor, traductor i intèrpret hongarès.

En un moment de l’entrevista, publicada en francès el 1996 amb el títol Espéranto et le plurilingüisme de l’avenir: Entretien avec Umberto Eco, explica que un matí va preguntar al seu fill mentre esmorzava:

—Què és això?

Burro.

—Però no és també Butter?

—Sí, també és Butter.

Diu que llavors la va tallar en dos i li va demanar:

—Quina és burro i quina és Butter?

—Totes dues són igualment burro i Butter.

Amb aquesta resposta del fill, nascut a Itàlia de mare alemanya, Eco demostrava que per a una persona bilingüe no hi ha divisió de la realitat i es mostrava convençut que el fet de néixer sabent que les coses poden tenir dos noms, prepara la ment per a un tercer. D’altra banda, l’experiència l’havia portat a creure que el mite de la llengua materna és fals, en la mesura que la que predomina en una persona sempre és la del carrer, la que respon a la necessitat de comunicació real. I que és innegable la relació afectiva que establim amb cada llengua, la qual cosa condiciona l’aprenentatge: només s’aprèn un idioma si es vol aprendre, si s’hi estableix un lligam emocional. En aquest sentit, Eco va descobrir en aquella època que els esperantistes comparteixen també un ideal que no és el d’imposar una llengua artificial, sinó el del respecte a totes les llengües naturals. L’esperanto, que l’aprengui qui vulgui i qui ho desitgi, pot participar dels valors que aporta. «Parlin esperanto» deia Eco, «ofereix a la vegada la possibilitat que passi alguna cosa imprevisible».

Una de les coses imprevisibles seria, per exemple, que l’esperanto s’ensenyés a les escoles. Eco veia l’inconvenient en «l’egoisme dels governs: cap govern no té interès a mantenir una llengua internacional en la mesura en què, contràriament, té interès a difondre la seva». Però reconeixia que en algun moment no massa llunyà, seran els mateixos governs els interessats a animar l’esperanto, de fer una política seriosa i equilibrada pel que fa a l’ensenyament de llengües. No ens cal anar massa lluny per a constatar el desequilibri en el sistema educatiu català: a les proves de competències bàsiques d’enguany, dimecres passat es van avaluar les llengües estrangeres que aprenen els adolescents dels tots els centres educatius de Catalunya i les xifres són bastant eloqüents. S’hi van sotmetre més de 66.000 alumnes de quart d’ESO d’anglès, 329 de francès i 65 d’alemany, a part dels 66 d’aranès. Uns números que si els comparem amb els indicadors culturals i econòmics del país, no es corresponen amb les necessitats (i probablement tampoc amb els interessos) reals.

No em puc ni imaginar els avantatges que tindria, a l’ensenyament primari o secundari del país nou que volem, incorporar 40 hores (sí, 40 hores davant de les 250 que necessita qualsevol llengua natural per arribar a un nivell bàsic) a aprendre l’esperanto: afavoriria el coneixement de la pròpia i l’adquisició de qualsevol altra, perquè l’estructura regular i sistemàtica de l’esperanto prepara la ment d’una manera infalible. Us ho asseguro per experiència pròpia, que la tinc com a llengua paterna i que personalment em va facilitar l’aprenentatge d’altres llengües. També podria ser (i de fet, ho és, en conec molts casos) una llengua vehicular per a intercanvis comercials realment efectius, amb cultures llunyanes que veuen la imposició de l’anglès com una amenaça i fan confiança a l’esperantista que vol fer negocis, la majoria actualment membres de la IKEF, l’associació que aplega els empresaris esperantistes. Tot plegat, encara que ara ens sembli impossible perquè els interessos del món capitalista no van en la línia de la sostenibilitat ni de l’ecologia, i menys la lingüística, «és possible que demà sigui diferent»: així ho creia Eco, que es va interessar per l’esperanto perquè es considerava, bàsicament i com assegurava al final d’aquella entrevista, «un exemple d’home de cultura que té molta curiositat». La millor definició, i alhora ben senzilla, per al gran semiòleg i novel·lista que avui ens ha deixat.

Fuente: http://www.nuvol.com/opinio/umberto-eco-la-llengua-materna-i-lesperanto/


“Milonga de Don Quijote”, Edmundo Rivero

Grabado en vivo en “El Viejo Almacén”

Milonga a Don Quijote

Musica: Jorge Marziali.
Lirica: Daniel Giribaldi.
Intérprete: Edmundo Rivero.

En un lugar de La Mancha,
de cuyo nombre no me quiero acordar,
un caballero -flaco, lungo y singular-
a fuerza de morfetear libros de caballería
llegó a revirarse un día
y ya colifa el cafaña
salió a imitar las hazañas
de los broli que leía.

Dispuesto pal entrevero
calzaba facón y lanza,
un gordinflón Sancho Panza
le servía de escudero;
tenía por parejero
un tungo bichoco y rante
sentido -pero de aguante-
puro hueso sin montura
y el de la triste figura
lo bautizó: Rocinante…

Muy pachorriento el baturro
Sancho Panza la vivía;
para él, que andaba en la vía,
lo del Quijote era un buen curro.
Al tranquito de su burro
siguió del otro el destino,
aconsejando con tino
al jockey de Rocinante,
como cuando en vez de un gigante
el loco chuceó un molino.

El cofla salió mormoso
del lance con el molino
pero, firme en su destino,
llegó con Sancho al Toboso.
Tras morfar se le hizo el oso
a la mina, con la idea
de que esa cantina rea
fuese un castillo, y la ñata
era más que una azafata:
la bacana Dulcinea.

Así fue ese vagabundo:
rayao, pero sin malicia,
la cinchó por ver justicia
y amor de nuevo en el mundo.
Quiso la paz, fue profundo
el fruto de su sesera,
una verdad que a cualquiera
le da de prepo la salsa
cuando deschaba: ¡qué falsa,
la realidad! -si es fulera-.

Cansao de tanta aventura
(jinete del desengaño)
volvió el Quijote a su caño
y se murió de amargura.
De su lanza y su armadura,
de su flete y de su espada,
hoy por hoy, no queda nada
(como no sea este poco):
la cordura de aquel loco
nos alivió la cinchada…


שני שושנים, אנסמבל קדם“Shnei Shoshanim”,Kedem Ensemble

Kedem Ensemble reúne a músicos de Irán, Israel, Italia y Suiza.
El grupo internacional realiza Shnei Shoshanim (dos rosas), una vieja canción israelí del compositor Mordechai Zeira y del poeta Yaakov Orland,  una metáfora de una conexión profunda y el amor

ISRAEL – Talya G A Solan – voz.
IRAN – Zhubin Kalhor – kamanche.
ITALY – Antonello Messina – acordeón.
SWITZERLAND – Omri Hason – percusión.
Video: Tim Duerig
Mix: Nitzan Peri
Produced and recorded by Omri Hason – http://www.omrihason.ch


¿Dónde quedó la Luna?, Shira Geffen y Etgar Keret


“Cartelera Cultural”

Apoyo-al-consumo-local-01

La descendencia


“Las máscaras del escritor”, Jaime Fernández Martín

catrin-tlaxcalaAndré Maurois observó que el novelista es el único hombre que puede ser discreto sin sufrir, ya que “sus confidencias salen disfrazadas”. Inventa ficciones para revelar las verdades que no muestra fuera de la letra impresa, multiplicándose en sus personajes y diluyéndose en ellos como la persona de carne y hueso que es, de manera que no se lo pueda reconocer por completo en ninguno y al mismo tiempo deje su huella en cada uno. Un autorretrato compuesto por múltiples fragmentos: las caras de sus personajes. Quien lo busque  en uno sólo de éstos, no lo encontrará. La novela pervivirá como género incuestionable mientras preserve este juego de metamorfosis en el que el novelista hace de juez y parte.

Aparentemente la vida del escritor está envuelta en un insignificante halo de normalidad. No se distingue de la de alguien que no se dedique a la creación artística. De hecho, sólo se distingue por esto. Su verdadera intimidad hay que buscarla en sus palabras, no en la imagen externa que ofrezca. En la palabra es él; en la imagen es otro.

Guy de Maupassant pensaba que el novelista sólo puede trasladar parcialmente a todos los personajes su  conocimiento del mundo o sus ideas sobre la vida y que su habilidad se reduce a evitar que el lector reconozca ese yo bajo las máscaras de las que se sirve para ocultarlo:

“Somos siempre nosotros los que nos mostramos en el cuerpo de un rey, de un asesino, de un ladrón o de un hombre honrado, de una cortesana, de una religiosa, de una joven educada o de una verdulera, ya que estamos obligados a plantearnos el problema de este modo: «Si yo fuera rey, asesino, ladrón, ramera, religiosa, joven educada o verdulera, ¿qué es lo que yo pensaría?, ¿qué es lo que yo haría?, ¿cómo me conduciría?» Por consiguiente, sólo diversificamos a nuestros personajes variándoles la edad, el sexo, la situación social y todas las circunstancias de la vida de nuestro yo”.

Cuando el novelista teje sus historias en torno a una suerte de alter ego, entonces la máscara tiene que ser doble. Así, mientras el lector aprecia un yo único e indivisible en ese personaje que se expresa en primera persona, como si tuviera una sola cara, su creador se multiplica en él endosándole sus contradicciones.

De manera más genérica, puede decirse que desde el momento en que alguien se comunica por escrito consigo mismo –me refiero a aquel que, como dice Joubert, habla no al oído sino a la memoria- su personalidad se ve sometida a un desdoblamiento involuntario. Escribir es como interpretar. Detrás de un escritor se esconde un actor que interpreta con palabras escritas. El resultado es que quien escribe no se parece a quien nos habla. De ahí la extrañeza, e incluso la sorpresa, que suscita el escritor al que sólo se le conoce por sus libros cuando se muestra en persona. Otro tanto les sucede a quienes lo tratan con regularidad. Cuando leen sus libros les parece que ha sido otro quien los ha escrito, como si fuesen dos individuos distintos. Y lo son.

La presencia enmascara el alma de quien escribe. El cuerpo en movimiento, la voz, las facciones de la cara, las manos, todo eso difiere del texto que esa persona escribió en soledad y en el que se reveló. Porque la palabra escrita y, por tanto, destinada a la lectura, revela, mientras que la presencia confunde, si es que no obnubila. Por eso se comprende mejor a los escritores muertos que a los vivos, a aquellos que reconocemos por sus libros que a los que conocemos en persona (en latín, “persona” significa “máscara”). Pero ¿y si la máscara verdadera fuese la escritura?

mascara-pastorelaYa Nietzsche había sugerido que quizá se escriban libros para “ocultar lo que escondemos dentro de nosotros” y que “toda opinión es también un escondite” y “toda palabra, también una máscara”. Del escritor podría decirse lo que el propio Nietzsche comentó del prototipo de hombre escondido, en el que se aúnan la profundidad y la máscara, y al que “sus destinos, así como sus decisiones delicadas, le salen al encuentro en caminos a los cuales pocos llegan alguna vez y cuya existencia no les es lícito conocer ni a sus más próximos e íntimos”. Semejante escondido, “que por instinto emplea el hablar para callar y silenciar, y que es inagotable en escapar a la comunicación, quiere y procura que sea una máscara de él la que circule en lugar suyo por los corazones y cabezas de sus amigos”. En una carta a su novia Nora Barnacle, el joven James Joyce le decía que “todos llevamos máscaras”, por lo que le rogaba que captara la sencillez que se ocultaba bajo sus disfraces.

Continuar leyendo


“De refugiado a inventor”, con William Krukovski

008

UN POETA EN ISRAEL, CON JUAN ZAPATO – Un paseo por la rica vida de un hombre, que nació como refugiado y pudo ser agente secreto del Mossad. Que por un destornillador fue protagonista en la Guerra de Yom Kipur. Un investigador e inventor de aplicaciones para discapacitados visuales: “la palabra sintética”.


“Novedades de la Torre de Babel Ediciones”

PromoLanzamiento

separador (1)

OLEINAHARIA10OCT2015

La filial Naharia de la OLEI
(Organización Latinoamericana, España y Portugal en Israel)
invita a la charla sobre

“Micro emprendimientos literarios”,
con el editor y escritor Roberto Sánchez Soria.

Sábado 10/10/15 a las 18:00 horas. Sede de la filial: Hameguinim y Kaplan, Miklat 722, Naharia – Israel. Entrada libre y gratuita.

separador (1)

MinaRishon14102015

La OLEI FILIAL RISHON LEZION INVITA A LA PRESENTACIÓN DEL LIBRO DE MINA WEIL “EL ÚLTIMO DÍA”

Con la participación de la autora,
la escritora Raquel Zytner y el editor Roberto Sánchez Soria.

Salón de la Histadrut, Calle Rotchild 60 esq. Jabotinsky, Rishon Lezion, Miércoles 14 de octubre 17:30 horas.
http://www.latorredebabelediciones.com/


“Derroche”, Ana Belén

El reloj de cuerda suspendido,
El teléfono desconectado,
En una mesa dos copas de vino,
Y a la noche se le fue la mano

Una luz rosada imaginamos
Comenzamos por probar el vino
Con mirarnos todo lo dijimos
Y a la noche se le fue la mano

Si supiera contar todo lo que sentí,
No quedó un lugar que no anduviera en ti.
Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura
Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura

Que no acabe esta noche, ni esta luna de Abril,
Para entrar en el cielo, no es preciso morir
Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura
Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura

Parecíamos dos irracionales, que se iban a morir mañana
Derrochamos, no importaba nada, las reservas de los manantiales
Parecíamos dos irracionales, que se iban a morir mañana

Si pudiera contar todo lo que sentí,
No quedó un lugar que no anduviera en ti.
Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura
Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura

Que no acabe esta noche, ni esta luna de Abril,
Para entrar en el cielo, no es preciso morir
Besos, ternura, y la noche es testigo de esta inmensa locura
Besos, ternura, nuestra ruta de amor se convierte en ternura

Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura
Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura
Besos, ternura, y la noche es testigo de esta inmensa locura
Besos, ternura, nuestra ruta de amor se convierte en ternura
Que derroche de amor, cuanta locura
Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura

Ana Belén & Víctor Manuel©


"La cultura no es una actividad del tiempo libre; es lo que nos hace libres todo el tiempo", Luisa Etxenike

luisa etxenike

La escritora donostiarra Luisa Etxenike señala que “la relación con el lenguaje es la relación estelar de nuestras vidas y el perder ese matiz, esa ambición, se convierte en una catástrofe personal y social”.

Ante la pérdida de riqueza en el lenguaje, advierte: “No es lo mismo poseer 1.000 palabras que 40.000, en ningún orden de la vida, por eso creo que hay democracias de 1.000 palabras y democracias de 40.000”.

Para Etxenike, “la identidad no es algo que recibimos de serie, como el equipamiento de los coches. La identidad es algo singular”.

Ante la situación de la creación literaria en Euskadi, dice: “El Instituto Etxepare, una ventana al exterior de la cultura vasca, necesita revisar y, sobre todo, reforzar su trabajo en la literatura en castellano”.

Luisa Etxenike (San Sebastián, 1957) es escritora de novelas y relatos, pero también reflexiona sobre el lenguaje, la realidad política o el porvenir con certera clarividencia como muestran sus frecuentes artículos en prensa. El próximo 18 de junio presentará un nuevo libro en San Sebastián, El arte de la pesca, reescritura de la última parte de su novela Los peces negros, una especie de ‘collage’ de cortos en relación con ese texto, que llevará una ilustración sonora a cargo del compositor Borja de Miguel.

Directora del festival literario Un mundo de escritoras, miembro del Consejo de Redacción de la revista de cultura y pensamiento Grand Place, el pasado sábado 18 de abril intervino en el evento TEDx Almendra Medieval, en Vitoria, para hablar sobre ecología lingüística: “Como las selvas amazónicas, las palabras también se expolian, se violan, se maltratan y hay que cuidarlas”, comentó. 

¿De dónde surge tu argumentación sobre la necesidad de una ecología lingüística ante el empobrecimiento del lenguaje?

Yo le llamo ecología lingüística, pero podríamos hablar también de ecología del pensamiento, de ecología cultural. La reflexión viene de la constatación de la desertización que avanza en determinados campos que considero fundamentales, que son el de la cultura, el pensamiento, el arte, la creación intelectual. Y que tiene que ver también con un empobrecimiento del lenguaje. La relación con el lenguaje es la relación estelar de nuestras vidas y el perder ese matiz, esa ambición, se convierte en una catástrofe personal y social. Las Humanidades están siendo desterradas del sistema educativo y eso tiene consecuencias. Vemos cómo se ha despertado la conciencia ecológica y la ciudadanía comprende la pérdida colosal que supone la devastación del Amazonas, del mismo modo, hay bienes culturales, patrimonio, libros, capacidad de lectura de referencias que se están perdiendo, que se están devastando por el poco aliento que desde instancias institucionales se da a la preservación de ese patrimonio.

¿Podemos decir que esto es premeditado?

No quiero que mi pensamiento se articule en forma de la polémica o la provocación. Decir que esto es “premeditado” es un titular fácil. Sinceramente, creo que lo tenemos que abordar con serenidad. Es verdad que hay una identificación excesiva de la cultura con el entretenimiento, pero la cultura no es una actividad del tiempo libre sino lo que nos hace libres todo el tiempo. Hay una poderosísima industria del entretenimiento y eso nos hace perder de vista el sentido emancipador, el sentido de crecimiento personal y social que la cultura, y lo fundamental que es en este sentido la capacidad del lenguaje. No es lo mismo poseer 1.000 palabras que 40.000, en ningún orden de la vida. No en la vida del conocimiento íntimo, pero tampoco en la comunicación social y política, por eso creo que hay democracias de 1.000 palabras y democracias de 40.000. La cultura está mucho más cerca de la creación artística que del entretenimiento.

Junto al empobrecimiento del lenguaje, vivimos también la perversión de los significados, la invasión de la neolengua.

Es que al mismo tiempo que hablamos de la falta de siembra en el lenguaje, hay que citar la manipulación del mismo, acompañado por un conformismo con la ausencia de matiz, con la brocha gorda, con la perversión de los conceptos. Lo que llamo las apropiaciones indebidas del lenguaje, que es llamar a las cosas por nombres que no les corresponde. Todo forma parte del mismo conjunto que nos hace vulnerables a cualquier tipo de manipulación. Es fundamental tener del otro lado un receptor que sepa distinguir lo que le cuentan. Y no solo es responsabilidad de la escuela, también los medios de comunicación que no informan con el rigor que corresponde, o los discursos públicos que no preconizan el el matiz, el hilar fino en la expresión.

Eres escritora vasca en castellano, vives junto a la frontera con Francia, cuyo gobierno te ha reconocido como Caballero de la Orden de las Artes y las Letras, y tu obra se traduce a esta lengua… ¿Cómo vives el día a día de esta cultura trilingüe?

Cuando hablaba de ecología lingüística, hablaba de ecologismo de las lenguas, sin duda: lo que amenaza a una lengua, amenaza al resto. Creo que es una situación que se vive en todas partes, aunque bien es verdad que hay sistemas educativos que lo ven más claro y tratan de combatirlo. Cuando alguien cruza la frontera o se coloca frente a la ciudadanía francesa en el ámbito que sea, se queda maravillado ante lo bien que hablan. Está claro que el sistema educativo y el debate público franceses están más preocupados por la calidad de la lengua que el que tenemos a este lado de la frontera.

¿Y en cuanto a la convivencia entre el euskera y el castellano?

A mí no me importa en que lengua escribe una persona, sino lo que dice. Por tanto, quienes escribimos en euskera y castellano ya llevamos muchos años de convivencia, tenemos entre nosotros una relación fluida y natural y no confundimos la lengua de expresión con las convicciones de cada cual ni con los respectivos proyectos creativos. Otra cosa es el apoyo institucional, donde todavía hay trabajo que hacer. Seguimos teniendo instituciones volcadas en apoyar la creación en euskera más o de manera diferente que la que se hace en castellano. Y yo sí creo que se debería revisar la discriminación positiva al euskera. Por ejemplo, hasta años muy recientes, hasta que llegó el gobierno del lehendakari Patxi López, la edición en castellano no recibía ningún apoyo. Fueron muchos años de discriminación. Patxi López lo resolvió, pero a mi juicio todavía falta en las instituciones vascas una convicción más decidida para considerar que el apoyo a la creación no tiene que tener esa variable lingüística que deja en un segundo plano la creación literaria en castellano. Y me refiero, por ejemplo, al Instituto Etxepare, una ventana al exterior de la cultura vasca, que en su trabajo en la literatura en castellano necesita revisarse y, sobre todo, reforzarse.

En más de una ocasión, has reflexionado sobre la relación de Euskadi con España, ¿Cómo entiendes tú esa relación, o la de Cataluña, en estos momentos quizás más crispada que la vasca?

Lo voy a decir simplemente: supongo que habrá personas que viven con conflicto el hecho de ser español o vasco. Pero hay muchas personas, entre las que me incluyo, que no viven con ningún conflicto el ser vascas y españolas. Es más, ese vivir sin conflicto les prepara también para ser otras cosas: europeos. No estamos en esa polaridad, sino en esa triangulacíón que es estimulante, necesaria, fundamental. Además, crucemos la frontera, como yo hago constantemente. Y me encuentro a mi alrededor con una mayoría de personas que viven sin conflicto ser vascos y franceses. Y a este lado, ocurre lo mismo: muchísimas personas que viven con alegría, con naturalidad, sin conflicto. Ese vivir así necesita un amparo político, que esté en el discurso público. A veces, la crispación viene de que el debate lo copan quienes viven en ese conflicto. En cualquier caso, creo que en el ámbito de las identidades, mi posición fundamental es que la identidad no es algo que recibimos de serie, como el equipamiento de los coches. La identidad es algo singular. Yo abogo, antes que por ser vasco, español…, por ser yo misma, con los mestizajes que la vida me va proponiendo. Hablaría de la originalidad íntima de la identidad. En ese sentido, sí puedo participar de una identidad común, dinámica, que es la de las convicciones políticas.

La aparición de nuevas fuerzas políticas, ¿nos sitúa ante una nueva era en la que esas identidades políticas de las que hablas tengan un impulso?

La crisis económica ha destapado una realidad que estaba tapada por una ilusión de riqueza que no afectaba a todo el mundo. La crisis nos obliga a replantearnos muchísimas cosas, como una cierta inercia política que nos hacía entender como si las cosas funcionaran porque sí. Hay que replantear las convicciones de la izquierda, de la democracia y la aparición de nuevas fuerzas obliga a replantear esa inercia en una dinámica. Y todo lo que supone una dinámica es bueno. Dicho esto, yo no creo que necesitemos líderes o partidos providenciales, sino que necesitamos regenerar la relación entre la ciudadanía y la política, desde la convicción de que la política debe estar libre de toda sospecha. La calidad de la política viene por la monitorización que hace el ciudadano de la misma en tiempo real. Ha habido una inercia de abandono de esa capacidad que es al mismo tiempo una responsabilidad de la ciudadanía. Creo que estamos ante un momento estimulante.

¿Puede haber un paralelismo con los momentos posteriores a la muerte de Franco?

Yo era muy joven entonces. Ahora las hemerotecas hablan de líderes políticos, pero yo me acuerdo de la calle, de la importancia que le dábamos a votar. Había una comprensión de que la democracia no se hacía de arriba hacia abajo, sino de la ciudadanía a la clase política. Es necesaria una ciudadanía lúcida, responsable, que sabe que la calidad de la democracia están en sus manos. Yo creo que tenemos que recuperar eso, pero para recuperar eso hay que recuperar lo primero, lo que iniciaba la conversación: una ciudadanía lúcida es una ciudadanía formada, capaz de hilar fino y sobre todo de leer fino los discursos.

Txema G. Crespo

http://www.eldiario.es/norte/cultura/cultura-actividad-tiempo-libre-libres_0_380062062.html


“Aylan y Kilan”, Jorge Rozemblum

un-rincon-para-pensar-en-santander

Aunque la guerra en Siria ha producido en estos cuatro años cientos de miles de muertos, millones de heridos y desplazados, y un enorme dolor y terror en la zona, Europa parece haber descubierto la tragedia sólo ahora, con las terribles imágenes del cuerpo inánime de Aylan, un niño kurdo de tres años de edad, acunado por el mar en la orilla turca de la que zarpó con su familia. Si hubieran logrado llegar a la orilla de una cercana isla, estarían recorriendo (como otros decenas de miles) la ruta del éxodo hasta nuestra Tierra Prometida, pasando por otras tantas estaciones del crimen organizado, esquivando que el destino volviera a enseñarse y los asfixiase en un camión sin ventilación abandonado en alguna carretera del Paraíso.

Pero entonces no tendríamos la iluminación suficiente ni el vaivén de las olas playeras para dar cuenta mediática del mismo grado de horror, como tampoco tuvimos la oportunidad de conocer el nombre y la historia de los otros miles de niños de su misma edad que fueron despedazados por las bombas de barril del ejército sirio, o en el fuego cruzado entre kurdos y miembros del Daesh. Ni tampoco nos escandalizan tanto aquellos que han sobrevivido para ver a sus padres llorar de desesperación en las estaciones de tren húngaras y proteger con sus cuerpos empujados y zarandeados una bolsa de aire libre en un vagón que no partirá a destino.

Entre ellos habló Kihan, que a sus 13 años, supo explicar lo que los políticos y analistas no pueden o quieren ver: “si paran la guerra, no querremos venir a Europa”. Porque sí, hay que encontrar una salida urgente a los que huyen del conflicto y prefieren arriesgarse a perderlo todo (incluida la vida) en el intento, a ser “acogidos” en algún país musulmán (incluida la europea Turquía). Pero si no se pone en marcha inmediatamente una gran fuerza militar internacional para intervenir y controlar la sangría en su origen, las consecuencias serán seguramente cada vez peores y tendremos que acostumbrarnos a vivir con la muerte llamando (literalmente) a nuestras puertas.

Este conflicto comenzó como una llama más de las Primaveras Árabes que encendieron el Oriente Próximo cuando quien se dedicaba a apagar los fuegos fue condecorado como líder de la paz tras dejar claro que no intervendría militarmente en ningún caso, como quedó patente cuando se confirmó la utilización de armas químicas contra civiles. Pero aunque el Egeo todavía quede lejos del Río Grande, su resaca de muerte la acercará, como nos ha impactado y desnudado a los europeos frente a nuestra propia miseria. No podemos limitarnos a combatir los síntomas, el horror que nos impacte cuando los medios de comunicación así lo estimen: hay que actuar sobre la fuente de la enfermedad. Aunque para ellos tengamos que asumir nuestra propia cuota de sacrificio: en vidas, en recursos y en mentalizarnos que estamos en guerra, aunque hasta ahora hayamos centrado toda nuestra atención en nuestro propio ombligo.

Jorge Rozemblum
Director de Radio Sefarad
http://www.radiosefarad.com/aylan-y-kihan/


“Hamsin”, Juan Zapato

“Hamsin”[1]

F150908YS11-640x400

Irrumpes en la siesta, para hacernos recordar que estamos en esta tierra de dunas, que plantamos los frutos que hemos de comer sobre una superficie de granos de arena.

Traes el testimonio de los días abrasados por el Sol, la soledad de los arenales que se extienden por estas latitudes, que hacen extraviarse en pensamientos al viajero, donde perder el sentido de lo seguro, donde buscar sumergido en su interior esa compañía que le de fuerzas, para proseguir la marcha.

Inundas el aire haciéndolo irrespirable por momentos, haces que ocultemos la mirada, dificultas el habla, nos agobias.

En un intento por escapar de ti, perseguimos sombras que nos persiguen.

Derrotas nuestras fuerzas, pero no acabas con nosotros, permanecemos, te soportamos y en un instante nos abandonas.

La primavera que aquí es verano por nueve meses, es tu residencia y nosotros temporales criaturas en tu historia.

Solo agua fresca para recuperar el ánimo y las ánimas.

Juan Zapato© del libro “Juglarías” …un poeta en Israel


[1] Viento sofocante del desierto.


“Retrato”, Antonio Machado

machado_picasso-II

Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,
y un huerto claro donde madura el limonero;
mi juventud, veinte años en tierras de Castilla;
mi historia, algunos casos que recordar no quiero.

Ni un seductor Mañara, ni un Bradomín he sido
—ya conocéis mi torpe aliño indumentario—,
más recibí la flecha que me asignó Cupido,
y amé cuanto ellas puedan tener de hospitalario.

Hay en mis venas gotas de sangre jacobina,
pero mi verso brota de manantial sereno;
y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina,
soy, en el buen sentido de la palabra, bueno.

Adoro la hermosura, y en la moderna estética
corté las viejas rosas del huerto de Ronsard;
mas no amo los afeites de la actual cosmética,
ni soy un ave de esas del nuevo gay-trinar.

Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro las voces de los ecos,
y escucho solamente, entre las voces, una.

¿Soy clásico o romántico? No sé. Dejar quisiera
mi verso, como deja el capitán su espada:
famosa por la mano viril que la blandiera,
no por el docto oficio del forjador preciada.

Converso con el hombre que siempre va conmigo
—quien habla solo espera hablar a Dios un día—;
mi soliloquio es plática con ese buen amigo
que me enseñó el secreto de la filantropía.

Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito.
A mi trabajo acudo, con mi dinero pago
el traje que me cubre y la mansión que habito,
el pan que me alimenta y el lecho en donde yago.

Cuando llegue el día del último vïaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.

Antonio Machado©


“Mesa Redonda en torno a Roberto Arlt”, Editorial Drácena


“Desde el infierno”, Luis G. Chapinal

Desde el infierno Luis G. Chapinal

Cliquear en la imagen para escuchar el audio del programa antijudío, de fecha 25/7/15 transmitido por Radio Exterior de España.

¡Increíble pero real!

Nota: Si desea cotejarlo en el sitio de Radio y Televisión de España, casualmente ha sido retirado: http://www.rtve.es/alacarta/audios/desde-el-infierno/


“La lectura y la escritura, dos sanos ejercicios olvidados”, Diego Adrián Fernandez

a76008524e53a9737c5ab9c3b023003dAbrir un libro significa aventurarse en un universo de conocimiento y sabiduría, un terreno minado con palabras impresas en inocentes hojas de papel, que nos empapan de riqueza intelectual y nos traen a la cabeza imágenes de mundos de fantasía y situaciones pasadas, presentes y futuras.

Escribir un pequeño relato es un desahogo para la carga de pensamientos que vagan por la mente durante un día, una semana. Tal vez que convivan durante solamente un rato.

Con una simple birome en mano, podemos transformar una hoja blanca sin vida en un bello y cristalino mar de ideas y experiencias, convirtiendo a esos renglones en el sustento palpable de nuestra imaginación, para la evolución de la creatividad, en mayor o menor medida.

El valor de la escritura profunda, estudiada y bien elaborada sobrepasa cualquier límite que la ignorancia en sus más diversas variables quiera imponer, aunque el poder de la expresión escrita lucha desde hace tiempo contra fuerzas externas que promueven el avance de lo bizarro, lo impuro y lo perverso, que incluso han violado la seguridad con la que los grandes escritores han sabido envolver a los libros, infiltrándose con elementos aberrantes que intentan alinearse con plumas ilustres de la literatura, dando la errónea sensación que, de tal manera, “cualquiera edita y publica un libro”.

Las amenazas encuentran cobijo, nada más y nada menos, que en los medios masivos de comunicación.

La televisión no propicia espacios suficientes para ejercitar el cerebro en mucho más que una sensual figura femenina o una divertida tira diaria.

¡No esta mal proveer de tal relajante divertimento al espectador! Lo que es netamente reprochable es no equilibrar la oferta con otras propuestas que nos ayuden a ejercitar.

Los programas se reciclan, y los desafíos reales se quedan detrás de escena, oscurecidos por la silueta inamovible de la grosería en todos sus tonos. Abunda la simpleza de personajes faltos de carisma y competencias básicas a nivel humano y académico, y la superficialidad de un bello cuerpo, contrastando con la escasez alarmante de la discusión y el despliegue de conocimiento cultural.

En complemento con el absurdo televisivo – que mínimamente permite buenos programas en horarios no centrales o canales distanciados – evoluciona Internet.

Medio masivo por excelencia, que permite la llegada a un sin fin de contenidos de toda índole. Suena ventajoso y positivo, pero en sus más oscuros rincones – que dejan de ser simples ‘rinconcitos’ – hallamos muy a mano contenidos grotescos, al alcance de ojos responsables de un adulto “racional”, y también de ojos curiosos de un pequeño inocente que íntimamente se pervierte.

¿Qué hacer con ello? Imposible evitar la expansión y la llegada de estas fuentes de comunicación.

La solución encuentra principio en el fomento que los diversos ámbitos de influencia del individuo debe aplicar para el acercamiento a la cultura, que no solo significa ir al teatro o un show de música, sino también contactarse fluidamente con creaciones literarias que nos hacen tomar conciencia de la realidad que nos rodea y la que nos antecedió, o vivenciar con la imaginación las descripciones de situaciones irreales pero divertidas, inventos sanos de la narración.

En otras palabras: ¡Sería interesante fomentar la lectura!

Un ex profesor universitario de quien les escribe, solía decir: “Comprar un libro todavía es una buena inversión”.

Frase que tiene de trasfondo un baluarte fundamental para el desarrollo mental de cualquier individuo, sin importar la edad, aunque es esencial estimular el encuentro con el libro desde pequeños.

El entorno familiar y las influencias en el ámbito escolar determinarán en el futuro que tan apegado o interesado un joven pueda estar hacia la lectura en algo más que la tapa de un CD, el envoltorio de cigarrillos o los subtítulos de las películas extranjeras.

No hace falta esperar a la siempre estupenda Feria del Libro para entender el alcance y significado que encierra el mundo de la literatura. Más allá de su condición de suceso que reúne masivamente a todo tipo de autores y documentos escritos, e inclusive, como centro de debate y exposición de ideas infinita, el poder ubicar una librería cercana y no sentirse avergonzado de ingresar a ella, es el primer paso hacia el cariño y también respeto que se le debe tener a la palabra escrita.

Lamentablemente la juventud nativa de las nuevas tecnologías se alejaron de los escritorios donde poder leer y/o escribir en paz, para acercarse al monitor, al teclado, y conversar ‘en línea’ con todo el mundo. Divertido y entretenido. Todos lo hacemos. Pero tiende al vicio. Y las consecuencias saltan a la vista.

No solo las mentes no experimentan el ejercicio sano de pensar e imaginar situaciones reales (o no) que una buena novela o un libro documental pueden aportar, sino que también la facilidad que un programa de escritura digital – que corrige al instante cualquier mínimo error -, impide a los jóvenes estimular para sí mismos la práctica manual, y así evitar los alevosos errores ortográficos que los maestros y profesores deben repetitivamente corregir en los exámenes. Todo tiene que ver con todo. La educación no se encierra dentro de las paredes de una escuela. Todas las influencias externas forman parte del aprendizaje.

Concentrarse en leer es un pasaje pintoresco y agradable hacia la capacitación constante. Como escuchar a un buen orador, una lectura lenta, pausada y con atenta mirada, concede apertura mental gracias a las ideas expuestas, perfeccionamiento lingüístico, y progresos en la expresión oral, ya que hablar en voz alta es un ejercicio práctico perfecto para la claridad en la modulación.

Nadie debe creer que obligar a los pequeños y jóvenes a leer en las escuelas es la solución. Hay que inculcar el respeto y buen trato a la palabra. Hay que enseñar a ser pacientes con el contenido de un libro.

La lectura no debe ser una simple “tarea” escolar y académica. Así nace el alejamiento: la imposición por sobre el resto de las actividades del día solo sirve para generar un disgusto que en el futuro se propagará y extenderá.

La lectura y la escritura son senderos pacíficos de purificación mental, tristemente contaminados por la corrupción que en muchos casos – no todos naturalmente – originan los distintos medios – no solo de comunicación.

Como una ciudad que debe librarse de la basura: Hay que colaborar a través del tiempo para fomentar un contexto de pulcritud e higiene. En el caso de la lectura y la escritura, hay que motivar a tratar, a imaginar, soñar. Sin descuidar los otros estímulos, bien se puede afianzar el de escribir y leer. Ello desembocará en el saber hablar, argumentar y respetar y entender a los demás.

Diego Adrián Fernandez© Fuente:http://www.caminandobaires.com/2011/08/la-lectura-y-la-escritura-dos-sanos.html

.


“Coulibaly Coulibalot – les attentats expliqués aux enfants”, Frédéric Fromet

Coulibaly coulibalot,
tu t’es bien fait trouer la peau.
Avec les 2 frères kouachi,
à l’épicerie, à l’imprimerie.
Vous faire flinguer c’était fatal,
vous qui étiez des vrais trous de balle!
Ah ah Allah hou Akbar!
Et c’est Charlie qui redémarre.

Coulibaly coulibalot,
ah quelle bande de salauds!
Contre des crayons dissidents
vous étiez armés jusqu’aux dents
Quand on a une petite quéquette
il faut une grosse mitraillette!
Ah ah Allah hou Akbar!
Vous n’aviez rien dans le calbar!

Coulibaly coulibalot,
pour vous planquer c’était zéro,
aviez vous besoin de lunettes?
Ou étiez vous analphabètes?
Vous pensiez être hyper cachés hyper casher.
Ah ah Allah hou Akbar!
vous n’aviez même pas bu de pinard!

Coulibaly coulibalot,
c’est bien la preuve qu’il en faut
évidemment les musulmans
sont tous des gens très très méchants.
De même que ainsi soit-il
tous les cathos sont pédophiles!
Ah ah Allah hou Akbar!
et toutes les vieilles sont des couguars!

Coulibaly coulibalot,
qu’aviez-vous dans le ciboulot?
Pour alourdir notre fardeau,
en humiliant notre Sarko.
Avez- vous vu notre bismuth
au premier rang taper l’incruste?
Ah ah ah pousse toi de là!
Je suis petit on me voit pas!

Coulibaly coulibalot,
dans notre malheur on a eu chaud.
Imaginons que Charlie hebdo
se soit appelé brandon hebdo;
Combien y aurait-il eu de personnes,
à proclamer je suis brandon!
Ah ah Allah hou Akbar!
C’eût été là le vrai cauchemar!
Ah ah Allah hou Akbar!
Les fous d’Allah sont des tocards!


“La decadencia de la amistad”, Alejandro Dolina

“La decadencia de la amistad”, Alejandro DolinaManuel Mandeb pasaba largas horas en la esquina de Artigas y Morón fumando con Jorge Allen, el poeta. Muchas veces ni se hablaban. Se contentaban con saber que el otro estaba allí.

Muchos pensadores han creído notar que, en estos tiempos, la amistad es mas un tema de conversación que una actividad concreta.

Por cierto, es relativamente fácil encontrar personas dispuestas a componer canciones sobre los amigos. En cambio es bastante difícil conseguir que esas mismas personas le presten a uno dinero.

Según parece, el sentimiento amistoso se halla en decadencia. Todos los días uno tropieza con canallas que lejos de preocuparse por la escasez de amigos, se jactan de ella.

-Yo, amigos, lo que se dice amigos, tengo muy pocos, o ninguno- nos gritan en la cara . Y no advierte que el sujeto esta esperando que lo feliciten por semejante hazaña.

En los años dorados de Flores, cuando alcanzaban su apogeo la comprensión, la poesía y el juego del codillo, también existían enemigos de la amistad que preocupaban a los Hombres Sensibles.

Manuel Mandeb, el metafísico de la calle Artigas, coleccionó algunas de sus obtusas opiniones en un opúsculo titulado maliciosamente:

Los amigos.

Como ya es costumbre, transcribimos algunos párrafos.

– La amistad debe nacer en la juventud o en la infancia. Nuestros amigos son aquellos que aprenden junto a nosotros o, mejor todavía, los que viven aventuras a nuestro lado. Y por lo general, la gente aprende y vive aventuras en la juventud.

Después casi todo el mundo consigue algún empleo en casas de comercio y ya resulta imposible adquirir conocimientos nuevos o pelearse con una patota.

-A los once o doce años, uno empieza a hartarse de la familia y encuentra que los muchachos de la esquina son mucho mas divertidos que el tío Jorge. Durante mas o menos una década nadie estará mas cerca de nuestro corazón que esos muchachos. Y si uno quiere aprovisionarse de amigos, debe hacerlo en ese período. Después será demasiado tarde…

Según se aprecia, el criterio de Manuel Mandeb es interesante y tal vez verdadero.

Sucede que en cierto momento de la vida uno descubre que esta rodeado de extraños: compañeros de trabajo, clientes, acreedores, vecinos y cuñados.

Los amigos de verdad están lejos, probablemente encerrados en círculos parecidos.

Algunos empecinados insisten en cultivar amistades nuevas. Los matrimonios maduros se visitan mutuamente y desarrollan pálidas parodias de la amistad verdadera: se cuentan una y otra vez episodios antiguos, vividos con los amigos viejos, que ya no están. Cuando uno es joven no cuenta historias a sus amigos: las vive con ellos.

A pesar de estas sabias reflexiones de Mandeb, existió en Flores una agencia destinada a ofrecer amistad a los solitarios.

Fue la celebre “Proveeduría de Amigos de Ocasión”. Sus fines de lucro eran innegables. Todavía hoy se recuerda su slogan publicitario: -Tenga un amigo desinteresado. Páguelo en cuotas.

Continuar leyendo


La Torre de Babel Ediciones en la “IV Feria del Libro Internacional en Español”, en Raanana, Israel

7995460