Archivo de la etiqueta: Hasbará

¡Alláh Islam!, Tzvi Yejezkeli

Cuatro capítulos realizados en septiembre de 2012 por el prestigioso periodista israelí del Canal 10, Tzvi Yejezkeli, sobre las comunidades árabes musulmanes en Europa. Yejezkeli proviene de una familia de judíos irakíes, es especialista en el mundo árabe y, en la actualidad, es analista para varios medios de comunicación.

Hatzad Hasheni (La Cara de la Verdad) es un proyecto de diplomacia pública fundado por Macabi CLAM en 2010. En la actualidad, el programa trabaja en 18 países, en 26 comunidades, frente a miles de personas de habla española y portuguesa. Hatzad Hasheni les ofrece este importante material periodístico.

Anuncios

“Apartheid Israelí”,Elder of Ziyon

A fines de este mes los antisemitas y antisionistas “celebran” la décima semana anual del “Apartheid Israelí” en universidades de Estados Unidos, Canadá, Europa, Sud África y Brasil. Es una maravillosa oportunidad para que los antisemitas, usando un pretexto inventado, el “Apartheid Israelí”, puedan expresar su odio y escuchar y aplaudir a otros que sufren de la misma obsesión psiquiátrica.

Estoy convencido de que el 99% de los participantes nunca ha visitado Israel ni los territorios bajo el control de la Autoridad Palestina y Hamás. También creo que hay una correlación directa entre la ignorancia y el odio. Mientras más ignorante de la realidad es el participante en este Festival del Odio más grande es su antisemitismo.

No solamente son ignorantes sino que deliberadamente se niegan a escuchar la realidad de que en Israel, en hospitales, colegios, universidades, cortes de justicia, deporte, industria, judíos y árabes trabajan en paz, armonía e igualdad.

A continuación algunos cuantos ejemplos de que el apartheid en Israel existe sólo en las mentes enfermas de los obsesionados por el odio al Estado Judío:

machola Lina Machola Hija de un árabe y de una rusa cristiana. Fue elegida Miss Israel en el año 2012 y representó al país en el certamen Miss Universo.
darawshe Dr. Aziz Darawshe Árabe. Director del Departamento de Emergencia del Hospital Hadassah en Jerusalén.
barhoum apart Dr. Masad Barhoum Árabe. Director General del Hospital de Galilea Occidental.
makhoul Lina Makhoul Árabe. Ganó por votación popular el concurso televisivo “La Voz” en el año 2013.
aradi apart Naim Aradi Druso. Embajador de Israel en Noruega.
aynaw Yiytish Aynaw Etiope. Miss Israel 2013.
mishleb Yusef Mishleb Druso. General de División en el ejército israelí.
ashraf brik

Ashraf Brik Árabe. Profesor en la Universidad Ben Gurión y ganador del Premio 2011 al más destacado químico joven de Israel.

 

as-kara George Kara Árabe. Juez de la Corte Suprema. Presidió un panel de tres jueces que condenaron a un ex–presidente de Israel a siete años de prisión por crímenes sexuales.
as-zahalka Jamal Zahalka Árabe. Recibió su bachillerato, maestría y doctorado en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Hoy es miembro de la Knesset en representación del partido político árabe Balad.
as-badir Walid Badir Árabe. Capitán del equipo de fútbol Hapoel Tel Aviv.
as-awad Mira Awad Árabe. Cantante, actriz. Representó a Israel en el concurso Eurovisión en el año 2009.
as-raslan

Rana Raslan Árabe. Fue elegida Miss Israel.

 

as-wahabi Majalli Wahabi Druso. Fue vice-presidente de la Knesset (Parklamento israelí), y presidente temporal de Israel en el mes de febrero, 2007.
as-mansour Reda Mansour Druso. Historiador, poeta, (sus libros de poesía son en hebreo), diplomático y ex–embajador de Israel en el Ecuador. Tiene doctorado de la Universidad de Haifa, y ha hecho estudios en Harvard y en la Universidad de Salamanca. Fue nombrado embajador a los 35 años, el más joven en la historia de Israel.
as-joubran Salim Joubran Árabe. Juez de la Corte Suprema de Israel.
as-barghouti

Y, como dicen en inglés, last but not least:

Omar Barghouti Árabe palestino residente en Ramallah. Este individuo, principal e infatigable proponente de la Semana de Apartheid Israelí y fundador de la campaña anti-israelí de boicot a las universidades israelíes, ¡es estudiante de doctorado en la Universidad de Tel Aviv!

Fuente: elderofziyon.blogspot.co.il 

Traducción al español por David Mandel.


La “ocupación”, más extraña de la historia, David Mandel

La “ocupación” israelí de Palestina tiene características únicas que justifican considerarla la más extraña “ocupación” en la historia del mundo:

*· Es el único caso donde el país “ocupado” tiene representaciones diplomáticas en más de 100 países.

*· Es el único caso donde el país “ocupado” es reconocido como “Estado Observador” por las Naciones Unidas.

*· Es el único caso donde el Presidente del país “ocupado” es recibido con ovaciones de pie en las Naciones Unidas.

·* Es el único caso de país “ocupado” que se gobierna a si mismo. En la Cisjordania tiene Presidente y Parlamento, y en Gaza gobierna la organización Hamás.

*·Es el único caso donde el país “ocupado” tiene su propia fuerza policial (en Cisjordania y Gaza) y su propio ejército (en Gaza).

*·Es el único caso donde el país “ocupado” recibe visitas oficiales de dignatarios extranjeros, como por ejemplo la del Secretario de Estado Kerry a la Cisjordania y la del Emir de Qatar a Gaza.

*·Es el único caso de país “ocupado” que prohíbe la entrada a ciudadanos del país “ocupante”. (“Palestina” no permite el ingreso de periodistas judíos, sean israelíes o de otras nacionalidades).

·* Es el único caso de país “ocupado” que honra públicamente a asesinos de civiles, hombres, mujeres, niños, del país “ocupante” dando sus nombres a plazas y calles.

·* Es el único caso de país “ocupado” donde los medios de comunicación, las mezquitas y las escuelas demonizan al país “ocupante” sin temor de represalias.

·* Es el único caso de país “ocupado” donde se da la pena de muerte a quienes colaboran con el país “ocupante” o venden tierras a ciudadanos del país “ocupante”.

*·Es el único caso de país “ocupado” que maneja su propio presupuesto y recibe donaciones de cientos de millones de dólares de países y organizaciones extranjeras.

·* Es el único caso de país “ocupado” que está más interesado en la destrucción y aniquilación del país “ocupante” que en su propia independencia.

·* Es el único caso de país “ocupado” donde el país “ocupante” insiste en querer negociar una solución al conflicto que sea satisfactoria para ambos lados, mientras que el país “ocupado” se niega a negociar.

·* Es el único caso de país “ocupado” que obsesiona al mundo, al cual le es indiferente las ocupaciones de las Islas Malvinas y de Gibraltar por parte de Gran Bretaña, de Chechenia por parte de Rusia, del Tibet por parte de China, la de Sahara Occidental por Marruecos, la del norte de Chipre por Turquía, la de Sud Ossetia por Georgia.

David Mandel© http://www.mandeldavid.com/


“Una ilusión llamada territorio”, Dror Eydar

DrorEydar1.- El conflicto no es por el territorio. Las naciones árabes tienen territorio en abundancia. Los palestinos también lo tienen: no hay judíos en la Franja de Gaza y Jordania tiene una mayoría palestina. Los árabes de Palestina podrían haber establecido un estado propio desde hace mucho tiempo, pero optaron por no hacerlo.

Durante un siglo, y más aún desde 1967, hemos tratado de ignorar la verdadera naturaleza del conflicto entre nosotros y las naciones de la región. Hemos hablado acerca de la partición de la tierra, del territorio, de los intereses, de las medidas de seguridad, etcétera. Pero cada vez que pensamos que estábamos a punto de firmar un acuerdo, algo ocurre. Según la narrativa árabe-palestina, que mucha gente entre nosotros y en Occidente ha adoptado sin cuestionarla, la culpa de la falta de paz está colocada delante de nuestra puerta. Incluso las personas ecuánimes dentro de la izquierda israelí, que no aceptan esa narrativa de culpabilidad israelí, actúan como si fuera verdad. Ellos piensan: si le damos un poco más, si tomamos ventaja de esta nueva “ventana de oportunidad”, entonces tal vez nuestros vecinos estén de acuerdo para firmar un tratado de paz. Ahora, una vez más, están tratando de vendernos la propuesta de la Liga Árabe, es decir, una mercancía agotada que alimenta la industria de la ilusión de la izquierda más ortodoxa hasta que las conversaciones exploten de nuevo. Y entonces el ciclo comenzará de nuevo.

¿Qué hace que la propuesta de la Liga Árabe sea mejor que las demás? Nada. Los devotos de la paz a cualquier precio entre nosotros tienen que justificar su existencia, deben poder seguir murmurándonos su credo, uno que carece de cualquier comprensión realista de la situación.

2.- Es lógico pensar que el conflicto se trata sólo sobre la tierra. Conflictos sangrientos tuvieron lugar en Europa durante siglos hasta que la voz de la razón y de los intereses se impuso finalmente, los conflictos se resolvieron y la paz reinó. “Dos personas se apoderan de una capa. Una dice: Es todo mía, y la otro dice: Es todo mía. En tal caso, deben dividirla”. Así es como nuestros sabios hablaron hace casi dos mil años. El diplomático israelí promedio, y su homólogo en el escalón político, siguen esa misma lógica. Están convencidos de que la clave para resolver el conflicto son unas negociaciones racionales, al final de las cuales vamos a llegar a la ansiada partición de la tierra y con ella, por fin, la paz. Pero, por desgracia, Occidente no ve como son las cosas realmente en esta región. Una y otra vez, esta lógica occidental choca con un muro infranqueable. Lean la Carta de Hamas (una excelente traducción está disponible en Internet), lean la Carta Nacional Palestina de la OLP y Fatah, ambos movimientos seculares. Visiten sus web, vean su TV gracias a MEMRI y  Palestinian Media Watch, que traducen el mundo árabe que nos rodea. Lean lo que dicen en su lengua de manera honesta y realista, y no lo oigan por una vez la voz de la lógica. El odio también tiene lógica, y muchos de los conflictos se puede analizar. Pero no en este caso. Los países de esta región no aceptan a Israel como un Estado judío, como una entidad independiente. La existencia misma de Israel representa para ellos una herejía, un reto desafiante al mundo musulmán, a sus creencias y a sus valores. Israel es una cuña atrapada entre sus ojos, una extensión de Occidente en el corazón de suelo sagrado musulmán. Sigan leyendo sus textos y las fuentes mencionadas anteriormente y verán como sus voces van más allá del mero conflicto religioso. La región en la que vivimos es la cuna de la civilización humana. Las voces que se oyen son las de sus antiguos mitos.

3.- Logos frente a mitos: la palabra frente al mito. Aquí, el mito no significa ficción o fabricación, sino narrativa fundacional de los pueblos y de las naciones. El Islam sólo tiene alrededor de 1.400 años de edad, pero en esta región se ha estado hablando en un lenguaje mítico durante milenios. Y el mito abarca la religión y va más allá de ella.

La costumbre aún vigente de la lapidación, las peleas sangrientas, las decapitaciones, los asesinatos para proteger o vengar el honor de la familia, la percepción del espacio, la herencia y la tierra, las relaciones entre las tribus de la región, la lealtad tribal frente a la lealtad al reino y finalmente otros conceptos que forman una parte importante de la vida en esta región y que se encuentran en un conflicto existencial con la forma en que Occidente ve esos mismos conceptos.

Imaginemos una reunión entre un diplomático israelí y su homólogo palestino. Ambos hablan en una lengua internacional (en este caso, el inglés), y ambos utilizan el término “territorio”. Eso no es complicado. Un territorio está en disputa, y con buena voluntad por ambas partes, una vez que hemos tenido nuestra ración de sangre, se podrá resolver el “problema” de la división de la tierra para que podamos vivir una vida normal como vecinos. Pero esto no sucede. De vez en cuando hay una pausa, luego la parte israelí hace “gestos”. Luego se reúnen para una última ronda y abandonan, antes de que llegue la próxima ola de violencia (de la que Israel, por supuesto, será el culpable).

4.- Aquí está la clave para una comprensión de lo que acontece tras las escenas de esa reunión. El diplomático israelí fue educado en la vieja tradición de pensamiento occidental, de unos 2.500 años de antigüedad, y que pone por delante la lógica a la emoción o el mito. Y esto le lleva a pensar que el territorio se puede dividir y compartir, a que la frontera se puede dibujar donde queramos.

El diplomático palestino también habla de territorio. Pero para él, las palabras son sólo significantes, es decir, la punta del iceberg, un mínimo atisbo de otros mundos completamente diferentes a los nuestros. Para él, no se trata de territorios, sino de la misma tierra – en hebreo “adama”, de donde viene la palabra para definir al ser humano, Adán -. Un ser humano sin tierra no es un ser humano. Su misma existencia es cuestionada. Y aquí es donde el sufijo “dam” – sangre, y que también forma parte de la palabra adama – aparece.

“Dam, Adama, Adam”, si estos conceptos son los que definen su existencia misma, entonces no tienes más remedio que verter sangre por el bien de la tierra que te define como ser humano. No me refiero sólo a juegos de palabras en hebreo, sino a la idea que está detrás de las palabras. La percepción bíblica que cristalizó en esta región hace miles de años corre congruente con los mitos de la región. Ningún diplomático involucrado en las negociaciones hablará nunca de estas cosas, y esta ausencia proyecta una sombra gigante que pasa desapercibida. Este es el inconsciente político que afecta a nuestras vidas de manera mucho más fuerte que nuestra voluntad consciente.

5.- Consideren ahora el problema de los refugiados. Piensan primeramente en esas decenas de millones de refugiados que fueron expulsados ​​y vagaron por toda Europa solamente en el siglo XX [N.P.: y piensen también en los millones de refugiados que generó la independencia de la India y Pakistán], pero finalmente fueron reasentados. ¿Por qué no hay ningún campamento de refugiados en Europa? Después de todo, decenas de millones de personas fueron obligadas a abandonar sus hogares y establecerse en otros. ¿Por qué no permanecen aún como refugiados hasta que se resuelva su demanda de regresar a sus hogares? Pues porque la lógica se impuso. Y no era necesariamente la lógica de los refugiados, pero al menos era la lógica de los países de Europa: para tratar de sanar sus heridas rápidamente y promover la curación del cuerpo político.

Eso no sólo ocurrió en Europa. Ocurrió aquí también. Durante más de una década, miles de refugiados judíos vivían en campamentos de tránsito en el joven Estado de Israel. Vivían en tiendas de campaña, en estructuras de hojalata, en chozas. Lo sé. Mis padres vivieron allí, en campos de refugiados en todo el sentido de la palabra. Pero esos campamentos de refugiados se fueron convirtiendo en barrios, en pueblos y en ciudades de los que nuestro país debería enorgullecerse. En suma, no nos regodeamos en la autocompasión. Llegamos a un acuerdo con la pérdida de nuestra propiedad y de nuestras antiguas vidas, y empezamos a construir una nueva sociedad.

¿Pero qué es único en los refugiados árabes de 1948? ¿Qué les impidió salir de los campos de refugiados y pasar a convertirlos en barrios de los que podrían estar orgullosos? ¿Por qué no establecieron un estado antes de 1967, o inclusive antes, en 1947?

A lo que nos enfrentamos no es a un conflicto sobre el territorio. Este tipo de conflicto no esclaviza a millones de personas en una guerra eterna contra nosotros. No habrá paz aquí hasta que las naciones de la región reconozcan a Israel como el hogar nacional del pueblo judío. Todos los otros problemas se derivan de ese. Este reconocimiento no solamente se debe dar con palabras. Ya hemos tenido suficientes palabras (en inglés). Se trata de la educación, de los libros de texto, de los medios de comunicación, del nombre de las calles y plazas, del discurso educativo, político y religioso en suma. ¿Entienden ustedes que una tarea como esta, tal como se han desarrollado las cosas hasta ahora, tomará por lo menos un centenar de años? Lo que necesitamos es paciencia.

Dror Eydar  Diario Israel Hayom http://www.israelhayom.com/site/today.php


“Jordi, el Romano”, David D. Yabo

El pasado martes día 23 de abril se festejó en toda la cristiandad San Jorge. De todos los artículos que se habrán editado en internet sobre el tema el que más me llamó la atención fue uno titulado: Jordi, el palestino. Podéis leerlo pulsando aquí.

Me resulta curioso que una periodista como Ana Alba, licenciada en Ciencias de la Información por la UAB, que trabaja como freelance colaborando desde 2011 con El Periódico de Cataluña desde Jerusalem y que, además, pertenezca al colectivo de periodistas Contrast (dedicado a la elaboración de proyectos comunicativos de carácter social), pueda afirmar con todo el descaro que Jorge, San Jorge, fuera palestino.

Para despejar las dudas sobre quien fue este Santo cristiano lo resumiré muy brevemente.

Jorge o Georgius de Capadocia (situado en la actual Turquía), fue un romano que con la muerte de su padre Geroncio, un oficial del ejército romano, se trasladó con su madre Policromía a la ciudad de Diospolis (Ciudad de los dioses), situada en la actual Lod (Israel), para que fuera educado en la fe cristiana, allá por el Siglo III.

Antes de cumplir la mayoría de edad se alistó al ejército romano. Pues Georgius era romano.

En el año 303 el emperador Diocleciano (284-305) decretó la Gran Persecución contra los cristianos en todo el Imperio Romano. Se abolieron todos los derechos legales a los cristianos y se les obligó a cumplir con las prácticas religiosas tradicionales del Imperio, como por ejemplo la de realizar sacrificios a los dioses romanos.

Georgius, que en su condición de soldado romano recibió órdenes para hacer cumplir el edicto a la población se negó en rotundo desvelando al propio emperador su fe cristiana. lo que conllevó a que fuera torturado hasta la muerte, el 23 de abril de 303, y posteriormente decapitado. Finalmente su cuerpo fue enviado a Diospolis (Lod), para que fuese enterrado.

Su canonización ocurrió en el año 494 por parte del papa Gelasio I.

Tras esta pequeña historia sobre Georgius de Capadocia me surgen varias dudas sobre el texto de Ana Alba. Comenzamos:

Copiaré y pegaré del texto literal y a continuación algunas de mis dudas:

En Palestina son muchas las tradiciones en torno a Sant Jordi y diversas iglesias y monasterios están consagrados a su figura. “Pero varias leyendas y costumbres se perdieron con la guerra de 1948 (que enfrentó a los israelís con algunos países árabes después de la creación del Estado de Israel), cuando miles de palestinos fueron expulsados de sus tierras o huyeron. Si pierdes la tierra, pierdes los mitos unidos a ella”, afirma Ali Qleibo, profesor y antropólogo de la Universidad Al-Quds, en Jerusalén.

Como es costumbre en todo texto que enaltezca la inexistente “palestina histórica”, la culpa israelí se hace necesaria. Pareciera que por perder un territorio se perdieran también las costumbres y leyendas. Los judíos hemos conservado nuestras costumbres intactas por 2000 años y al parecer los palestinos se “olvidan” de las suyas en tan solo cinco décadas. O es un claro ejemplo del tipo de conexión de la “palestina histórica” con esta tierra (efes, que en hebreo significa cero) o, como dije anteriormente, se necesita culpar a Israel para dar crédito a la mentira.

Entre los años 275 y 285 nació en la ciudad de Lydda -actual Lod (Israel)-, en Siria Palaestina,

Según la historia oficial el lugar de nacimiento de Georgius es Nocemedia (Izmit, actual Turquía), y no Lydda/Lod. Lo único que se especifica es que su madre, al morir el padre, ésta lo llevó a su ciudad natal que era Diospolis, también conocida como Lydda, nombre de la ciudad árabe que hubiera quedado del lado palestino tras la Partición (1947), o la actualmente Lod.

Este juego de la Historia del Siglo XX con la historia de hace veinte siglos es una broma de mal gusto. Hacer creer al lector que los actuales palestinos tienen algo que ver con los ciudadanos romanos de la provincia palestina de Romana es un disparate y un error histórico. Confundir al lector y simplificar los hechos evita tener que pensar demasiado que es sin duda el objetivo de este tipo de periodismo.

Suena mejor, y más convincente aunque falso, que San Jorge naciese en la provincia romana llamada palestina y en lugar de nacionalizarlo romano nacionalizarlo palestino. Con dos cojones.

Pareciera que para un freelance lo importante no es el contenido, solo vender.

Cualquier día algún aficionado de estos nos deleitará con que los Reyes Magos fueron palestinos, así como el primer Papa (Pedro), la virgen, Jesús (de estos últimos los musulmanes ya afirman que eran musulmanes), el burro y hasta la yegua. Por que si se empeña en cambiar, en modificar la historia, que se haga como es debido para seguir alimentando la ignorancia. Para seguir vendiendo basura.

Y por último, para poner la puntilla:

Pero en el año 302, el todopoderoso Diocleciano ordenó arrestar a los soldados cristianos que se negaran a ofrecer un sacrificio a los dioses romanos.

La Gran Percusión ocurrió en el año 303. Un año después. Otro error. Lo que ocurrió en el 302 fue que Galerio, un pagano de la época muy influyente en el Imperio Romano (que después se convirtió en Emperador Romano (305-311), instase a Diocleciano para comenzar la persecución cristiana.

Fin de mis dudas sobre el texto de Ana Alba.

Llevo dos días para escribir este artículo y en este tiempo me dediqué a buscar información sobre el palestino Jordi y no encontré la respuesta a mi gran pregunta: ¿cómo es posible que un soldado del Imperio Romano del Siglo III perteneciese a un pueblo que no existiría hasta bien entrado el Siglo XX?

Por existir no existía ni Mahoma. Y la conquista musulmana a la Tierra de Israel no se produjo hasta el Siglo VII. O sea, cuatro siglos después del martirio de San Jorge.

Ahí os dejo la pregunta. Contestad si podéis.

Si os surgen más dudas, o simplemente queréis poner de manifiesto vuestras quejas ante esta freelance podéis hacerlo en el siguiente mail: ana@contrast.es

Yom Jamishí 15 de Iyar de 5773
Jueves, 24 de abril de 2013

David Yabo© http://elprimeroasion.blogspot.co.il/


“Palaestina ex monumentis veteribus illustrata de Adriani Relandi”, Avi Goldreich

9781247100913La máquina del tiempo, este es el sentir mío cuando estoy en la librería con libros antiguos del Sr. Hober en Budapest, Hungría.

Hober ya conoce mis debilidades, y luego de decirme hola y de entregarme un vaso de agua mineral (el Sr. Hober es naturista vegetariano) me lleva por las escaleras hacia el sótano gigante e iluminado, al sector “judío”.
El sector judío es una pieza donde hay libros antiguos de temas que aparentan para el Sr. Hober judíos. Entre los libros viejos hay algunos que no valen ni las tapas de cuero que llevan y en pocos casos se puede encontrar reales creaciones de cultura.

Muchos son los libros litúrgicos viejos que quizás fueron robados de la “gniza” de las Sinagogas, capítulos del Talmud, el Tanaj, Mishnaiot, Shuljan Haruj, Sidurim viejos con tradición Ashkenazi. Suelo abrirlos para observar quiénes eran sus dueños, quién fue el joven que recibió el libro para el Bar Mitzvá hace 200 años, y a quién se le entrego durante su vida. Curiosidad.

Muchos de los libros están escritos en alemán, y son libros góticos que fueron escritos por cristianos o judíos asimilados.

De vez en cuando se puede encontrar un capítulo de Talmud escrito a mano, que son muy caros, varios miles de euro y están desplegados en un armario detrás de una vitrina iluminada. Hober sabe su valor. Y a veces hay ofertas como el libro Palestina, de Hadriani Relandi llamado el profesional. “Palaestina ex monumentis veteribus illustrata”, המו”ל הוא, Trajecti Batavorum: Ex Libraria G. Brodelet, 1714.

Se puede encontrar estos libros originales en varios lugares del mundo y también en la Universidad de Haifa. Se puede ver dónde se encuentra el libro y también se puede encontrar detalles del autor y más.

El autor Rilandi, hombre destacado, geógrafo, cartógrafo y filólogo sabía perfectamente hebreo, árabe y griego antiguo, más las lenguas europeas. El libro está escrito en latín. En 1695 fue enviado a recorrer la tierra de Israel o con el nombre de entonces Palestina. En su recorrido investigó 2500 lugares principales que están nombrados en el Tanaj o en la Mishná.

Su forma de investigación es interesante. Primero, mapea la Tierra de Israel. Segundo, Rilandi ubicó con su nombre a cada uno de los lugares nombrados por la Mishná o el Talmud. Con el original nombre judío, cita el versículo que le corresponde en los libros santos. Si el nombre original es romano o griego, trae en griego y en latín el vínculo. Tercero, también hizo una estadística de la población de cada uno de los asentamientos.

Las principales conclusiones son:

1. Ningún poblado en la Tierra de Israel tiene un nombre original en árabe. Los nombres de los poblados son en su mayoría hebreos, o griegos o latinos romanos. Hasta el día de la fecha prácticamente, ningún asentamiento árabe (fuera de Ramle) tiene un nombre árabe original. La mayoría de los poblados tienen origen hebreo o griego que fue desfigurado al árabe sin un sentido claro. No tienen ningún sentido en árabe el nombre de Acco, Haifa, Yaffo, Nablus, Gaza o Jenín y otros nombres de ciudades como Ramallah, El Jalil y El Quds que no tienen raíces históricas o filográficas árabes. En el año 1696, el año del recorrido, Ramallah por ejemplo, es llamada Betela (Bet El), Hebrón es llamada Hebrón, y la Cueva de los Patriarcas es llamada por los árabes El Jalil (Sobrenombre del patriarca Abraham).

2. La tierra estaba en su mayoría vacía, desierta y sus habitantes eran pocos y se centralizaban en las ciudades como Jerusalén, Acco, Safed, Yaffo, Tiberia y Gaza. La mayoría de los habitantes en las ciudades eran judíos y el resto eran cristianos y muy pocos musulmanes que en su mayoría eran beduinos. Fuera de Nablus, …. donde estaban asentadas unas 120 personas de la familia musulmana Natasha y unos 70 samaritanos.

3. En Nazaret, capital del Galil, habían unos 700 pobladores, todos cristianos. En Jerusalén habían 5000 personas, la mayoría judíos y la minoría cristianos. Lo interesante es que a los musulmanes Rinaldi los nombra como unas pocas tribus beduinas, que llegaron como empleados temporales para ser utilizados como fuerza laboral en la agricultura o en la construcción. En Gaza por ejemplo, había 550 personas, 50% judíos y 50% cristianos. Los judíos se ocupaban de la agricultura floreciente de los viñedos, aceitunas y trigo (Gush Katif) y los cristianos se ocupaban del comercio y del traslado de las producciones. En Tiberia y en Safed eran poblados judíos, aunque no se indica que se ocupen de la pesca en el Kinneret, una profesión de Tiberia antigua. Un poblado como Um el Fahm por ejemplo, habían 10 familias, todas cristianas, como 50 habitantes, y también una Iglesia Maronita (Familia Shahada).

4. El libro contradice de forma completa las teorías postmodernistas de la “herencia palestina” o del pueblo palestino. Y afirma y confirma la pertenencia de la tierra de Israel al pueblo judío y la falta de pertenencia definitiva de los árabes, que robaron aún el termino latino Palestina y se lo apoderaron.

5. Por ejemplo en España, en Granada, se ve la herencia y la construcción árabe. Ciudades gigantes como Granada en Andalucía, ciudades como Guadalajara, que cuentan con una herencia cultural árabe real: escritura, obras de arte, arquitectura, medicina y más. Unos 700 años de gobierno árabe en España dejaron una herencia que no se puede ocultar o esconder. Y sin embargo aquí, nada, no hay nombres de ciudades, no hay cultura, no hay arte, no hay historia, no hay testimonios de gobiernos árabes. Solo robo y fraude, robo del lugar más importante para los judíos, robo de la tierra prometida a los judíos. Últimamente con el patrocinio de todo tipo de israelíes postmodernistas, el robo de la historia.

Avi Goldreich©