Archivo de la etiqueta: Judeofobia

«HaTikva», Himno nacional del Estado de Israel #NosotrosRecordamos

Mientras en el corazón
Un alma judía palpite
Y rumbo al Oriente
La mirada a Sión se dirija

No está perdida aún nuestra esperanza
Esta esperanza bimilenaria
De ser un pueblo libre en nuestra tierra
La Tierra de Sión y Jerusalén

Mientras nuestros ojos viertan lágrimas
Y cual lluvia, afluyan las ofrendas
Y las multitudes de nuestro pueblo
Aún las tumbas de los padres visiten.

No está perdida aún nuestra esperanza…

Mientras el ardor de nuestro ideal
En nuestros ojos aparezca
Y por la destrucción de nuestro Santuario
Ojo alguno lágrima vierta

No está perdida aún nuestra esperanza…

Mientras lágrimas puras
Del ojo de la hija de mi pueblo corran
Y para los lamentos por Sión en las vigilias
Aún a medianoche se levanten

No está perdida aún nuestra esperanza…

Mientras el amor nacional
En el corazón judío lata
Aún hoy cabe confiar
Que Dios el iracundo nos prodigue misericordia

No está perdida aún nuestra esperanza…

Escuchas, mis hermanos, en los países de mis andanzas
La voz de uno de nuestros profetas
«Que tan sólo con el último judío
Acabará también nuestra esperanza».

No está perdida aún nuestra esperanza…

Letra:        Naphtali Herz Imber
Música:    Samuel Cohen
Año:          1886


“Jordi, el Romano”, David D. Yabo

El pasado martes día 23 de abril se festejó en toda la cristiandad San Jorge. De todos los artículos que se habrán editado en internet sobre el tema el que más me llamó la atención fue uno titulado: Jordi, el palestino. Podéis leerlo pulsando aquí.

Me resulta curioso que una periodista como Ana Alba, licenciada en Ciencias de la Información por la UAB, que trabaja como freelance colaborando desde 2011 con El Periódico de Cataluña desde Jerusalem y que, además, pertenezca al colectivo de periodistas Contrast (dedicado a la elaboración de proyectos comunicativos de carácter social), pueda afirmar con todo el descaro que Jorge, San Jorge, fuera palestino.

Para despejar las dudas sobre quien fue este Santo cristiano lo resumiré muy brevemente.

Jorge o Georgius de Capadocia (situado en la actual Turquía), fue un romano que con la muerte de su padre Geroncio, un oficial del ejército romano, se trasladó con su madre Policromía a la ciudad de Diospolis (Ciudad de los dioses), situada en la actual Lod (Israel), para que fuera educado en la fe cristiana, allá por el Siglo III.

Antes de cumplir la mayoría de edad se alistó al ejército romano. Pues Georgius era romano.

En el año 303 el emperador Diocleciano (284-305) decretó la Gran Persecución contra los cristianos en todo el Imperio Romano. Se abolieron todos los derechos legales a los cristianos y se les obligó a cumplir con las prácticas religiosas tradicionales del Imperio, como por ejemplo la de realizar sacrificios a los dioses romanos.

Georgius, que en su condición de soldado romano recibió órdenes para hacer cumplir el edicto a la población se negó en rotundo desvelando al propio emperador su fe cristiana. lo que conllevó a que fuera torturado hasta la muerte, el 23 de abril de 303, y posteriormente decapitado. Finalmente su cuerpo fue enviado a Diospolis (Lod), para que fuese enterrado.

Su canonización ocurrió en el año 494 por parte del papa Gelasio I.

Tras esta pequeña historia sobre Georgius de Capadocia me surgen varias dudas sobre el texto de Ana Alba. Comenzamos:

Copiaré y pegaré del texto literal y a continuación algunas de mis dudas:

En Palestina son muchas las tradiciones en torno a Sant Jordi y diversas iglesias y monasterios están consagrados a su figura. “Pero varias leyendas y costumbres se perdieron con la guerra de 1948 (que enfrentó a los israelís con algunos países árabes después de la creación del Estado de Israel), cuando miles de palestinos fueron expulsados de sus tierras o huyeron. Si pierdes la tierra, pierdes los mitos unidos a ella”, afirma Ali Qleibo, profesor y antropólogo de la Universidad Al-Quds, en Jerusalén.

Como es costumbre en todo texto que enaltezca la inexistente “palestina histórica”, la culpa israelí se hace necesaria. Pareciera que por perder un territorio se perdieran también las costumbres y leyendas. Los judíos hemos conservado nuestras costumbres intactas por 2000 años y al parecer los palestinos se “olvidan” de las suyas en tan solo cinco décadas. O es un claro ejemplo del tipo de conexión de la “palestina histórica” con esta tierra (efes, que en hebreo significa cero) o, como dije anteriormente, se necesita culpar a Israel para dar crédito a la mentira.

Entre los años 275 y 285 nació en la ciudad de Lydda -actual Lod (Israel)-, en Siria Palaestina,

Según la historia oficial el lugar de nacimiento de Georgius es Nocemedia (Izmit, actual Turquía), y no Lydda/Lod. Lo único que se especifica es que su madre, al morir el padre, ésta lo llevó a su ciudad natal que era Diospolis, también conocida como Lydda, nombre de la ciudad árabe que hubiera quedado del lado palestino tras la Partición (1947), o la actualmente Lod.

Este juego de la Historia del Siglo XX con la historia de hace veinte siglos es una broma de mal gusto. Hacer creer al lector que los actuales palestinos tienen algo que ver con los ciudadanos romanos de la provincia palestina de Romana es un disparate y un error histórico. Confundir al lector y simplificar los hechos evita tener que pensar demasiado que es sin duda el objetivo de este tipo de periodismo.

Suena mejor, y más convincente aunque falso, que San Jorge naciese en la provincia romana llamada palestina y en lugar de nacionalizarlo romano nacionalizarlo palestino. Con dos cojones.

Pareciera que para un freelance lo importante no es el contenido, solo vender.

Cualquier día algún aficionado de estos nos deleitará con que los Reyes Magos fueron palestinos, así como el primer Papa (Pedro), la virgen, Jesús (de estos últimos los musulmanes ya afirman que eran musulmanes), el burro y hasta la yegua. Por que si se empeña en cambiar, en modificar la historia, que se haga como es debido para seguir alimentando la ignorancia. Para seguir vendiendo basura.

Y por último, para poner la puntilla:

Pero en el año 302, el todopoderoso Diocleciano ordenó arrestar a los soldados cristianos que se negaran a ofrecer un sacrificio a los dioses romanos.

La Gran Percusión ocurrió en el año 303. Un año después. Otro error. Lo que ocurrió en el 302 fue que Galerio, un pagano de la época muy influyente en el Imperio Romano (que después se convirtió en Emperador Romano (305-311), instase a Diocleciano para comenzar la persecución cristiana.

Fin de mis dudas sobre el texto de Ana Alba.

Llevo dos días para escribir este artículo y en este tiempo me dediqué a buscar información sobre el palestino Jordi y no encontré la respuesta a mi gran pregunta: ¿cómo es posible que un soldado del Imperio Romano del Siglo III perteneciese a un pueblo que no existiría hasta bien entrado el Siglo XX?

Por existir no existía ni Mahoma. Y la conquista musulmana a la Tierra de Israel no se produjo hasta el Siglo VII. O sea, cuatro siglos después del martirio de San Jorge.

Ahí os dejo la pregunta. Contestad si podéis.

Si os surgen más dudas, o simplemente queréis poner de manifiesto vuestras quejas ante esta freelance podéis hacerlo en el siguiente mail: ana@contrast.es

Yom Jamishí 15 de Iyar de 5773
Jueves, 24 de abril de 2013

David Yabo© http://elprimeroasion.blogspot.co.il/


“Edicto de Expulsión de los judíos de España”

File:Alhambra Decree.jpg
Los Reyes Fernando e Isabel, por la gracia de Dios, Reyes de Castilla, León, Aragón y otros dominios de la corona- al príncipe Juan, los duques, marqueses, condes, ordenes religiosas y sus Maestres,… señores de los Castillos, caballeros y a todos los judíos hombres y mujeres de cualquier edad y a quienquiera esta carta le concierna, salud y gracia para él.
Bien es sabido que en nuestros dominios, existen algunos malos cristianos que han judaizado y han cometido apostasía contra la santa fe Católica, siendo causa la mayoría por las relaciones entre judíos y cristianos. Por lo tanto, en el año de 1480, ordenamos que los judíos fueran separados de las ciudades y provincias de nuestros dominios y que les fueran adjudicados sectores separados, esperando que con esta separación la situación existente sería remediada, y nosotros ordenamos que se estableciera la Inquisición en estos dominios; y en el término de 12 años ha funcionado y la Inquisición ha encontrado muchas personas culpables además, estamos informados por la Inquisición y otros el gran daño que persiste a los cristianos al relacionarse con los judíos, y a su vez estos judíos tratan de todas maneras a subvertir la Santa Fe Católica y están tratando de obstaculizar cristianos creyentes de acercarse a sus creencias.
Estos Judíos han instruido a esos cristianos en las ceremonias y creencias de sus leyes, circuncidando a sus hijos y dándoles libros para sus rezos, y declarando a ellos los días de ayuno, y reuniéndoles para enseñarles las historias de sus leyes, informándoles cuando son las festividades de Pascua y como seguirla, dándoles el pan sin levadura y las carnes preparadas ceremonialmente, y dando instrucción de las cosas que deben abstenerse con relación a alimentos y otras cosas requiriendo el seguimiento de las leyes de Moisés, haciéndoles saber a pleno conocimiento que no existe otra ley o verdad fuera de esta. Y así lo hace claro basados en sus confesiones de estos judíos lo mismo a los cuales han pervertido que ha sido resultado en un gran daño y detrimento a la santa fe Católica, y como nosotros conocíamos el verdadero remedio de estos daños y las dificultades yacían en el interferir de toda comunicación entre los mencionados Judíos y los Cristianos y enviándolos fuera de todos nuestros dominios, nosotros nos contentamos en ordenar si ya dichos Judíos de todas las ciudades y villas y lugares de Andalucía donde aparentemente ellos habían efectuado el mayor daño, y creyendo que esto seria suficiente de modo que en esos y otras ciudades y villas y lugares en nuestros reinos y nuestras posesiones seria efectivo y cesarían a cometer lo mencionado. Y porque hemos sido informados que nada de esto, ni es el caso ni las justicias hechas para algunos de los mencionados judíos encontrándolos muy culpables por lo por los susodichos crímenes y transgresiones contra la santa fe Católica han sido un remedio completo obviar y corregir estos delitos y ofensas. Y a la fe Cristiana y religión cada día parece que los Judíos incrementan en continuar su maldad y daño objetivo a donde residan y conversen; y porque no existe lugar donde ofender de mas a nuestra santa creencia, como a los cuales Dios ha protegido hasta el día de hoy y a aquellos que han sido influenciados, deber de la Santa Madre Iglesia reparar y reducir esta situación al estado anterior, debido a lo frágil del ser humano, pudiese ocurrir que podemos sucumbir a la diabólica tentación que continuamente combate contra nosotros, de modo que, si siendo la causa principal los llamados judíos si no son convertidos deberán ser expulsados de el Reino.
Debido a que cuando un crimen detestable y poderoso es cometido por algunos miembros de algún grupo es razonable el grupo debe ser absuelto o aniquilado y los menores por los mayores serán castigados uno por el otro y aquellos que permiten a los buenos y honestos en las ciudades y en las villas y por su contacto puedan perjudicar a otros deberán ser expulsados del grupo de gentes y a pesar de menores razones serán perjudiciales a la República y los mas por la mayoría de sus crímenes seria peligroso y contagioso de modo que el Consejo de hombres eminentes y caballeros de nuestro reinado y de otras personas de conciencia y conocimiento de nuestro supremo concejo y después de muchísima deliberación se acordó en dictar que todos los Judíos y Judías deben abandonar nuestros reinados y que no sea permitido nunca regresar.
Nosotros ordenamos además en este edicto que los Judíos y Judías cualquiera edad que residan en nuestros dominios o territorios que partan con sus hijos e hijas, sirvientes y familiares pequeños o grandes de todas las edades al fin de Julio de este año y que no se atrevan a regresar a nuestras tierras y que no tomen un paso adelante a traspasar de la manera que si algún Judío que no acepte este edicto si acaso es encontrado en estos dominios o regresa será culpado a muerte y confiscación de sus bienes.
Y hemos ordenado que ninguna persona en nuestro reinado sin importar su estado social incluyendo nobles que escondan o guarden o defiendan a un Judío o Judía ya sea públicamente o secretamente desde fines de Julio y meses subsiguientes en sus hogares o en otro sitio en nuestra región con riesgos de perder como castigo todos sus feudos y fortificaciones, privilegios y bienes hereditarios.
Hágase que los Judíos puedan deshacerse de sus hogares y todas sus pertenencias en el plazo estipulado por lo tanto nosotros proveemos nuestro compromiso de la protección y la seguridad de modo que al final del mes de Julio ellos puedan vender e intercambiar sus propiedades y muebles y cualquier otro articulo y disponer de ellos libremente a su criterio que durante este plazo nadie debe hacerles ningún daño, herirlos o injusticias a estas personas o a sus bienes lo cual seria injustificado y el que transgrediese esto incurrirá en el castigo los que violen nuestra seguridad Real.
Damos y otorgamos permiso a los anteriormente referidos Judíos y Judías a llevar consigo fuera de nuestras regiones sus bienes y pertenencias por mar o por tierra exceptuando oro y plata, o moneda acuñada u otro articulo prohibido por las leyes del reinado.
De modo que ordenamos a todos los concejales, magistrados, caballeros, guardias, oficiales, buenos hombres de la ciudad de Burgos y otras ciudades y villas de nuestro reino y dominios, y a todos nuestros vasallos y personas, que respeten y obedezcan con esta carta y con todo lo que contiene en ella, y que den la clase de asistencia y ayuda necesaria para su ejecución, sujeta a castigo por nuestra gracia soberana y por la confiscación de todos los bienes y propiedades para nuestra casa real y que esta sea notificada a todos y que ninguno pretenda ignorarla, ordenamos que este edicto sea proclamado en todas las plazas y los sitios de reunión de todas las ciudades y en las ciudades principales y villas de las diócesis, y sea hecho por el heraldo en presencia de el escribano público, y que ninguno o nadie haga lo contrario de lo que ha sido definido, sujeto al castigo de nuestra gracia soberana y la anulación de sus cargos y confiscación de sus bienes al que haga lo contrario.
Y ordenamos que se evidencie y pruebe a la corte con un testimonio firmado especificando la manera en que el edicto fue llevado a cabo.
Dado en esta ciudad de Granada el Treinta y uno día de marzo del año de nuestro señor Jesucristo de 1492.
Firmado Yo, el Rey, Yo la Reina, y Juan de la Colonia secretario del Rey y la Reina quien lo ha escrito por orden de sus Majestades.


“17 de marzo 1992-2012”, ¡Presentes!

    ¡Presentes!

    Lezcano de Albarracín, Escorcina
    Argentina. Alojada en el Hogar San Francisco de Asís
    Hallada el 17.03.92 en Arroyo 909

    Arlia de Eguia Segui, Celia Haydee
    Argentina. Alojada en el Hogar San Francisco de Asís
    Hallada el 17.03.92 en Arroyo 909

    Baldelomar Siles, Carlos Raúl
    Albañil. Argentino de origen boliviano
    Hallado el 17.03.92 en Arroyo 910.

    Ben Rafael, David Joel
    Diplomático Israelí. Ministro Consejero de la Embajada. Casado con dos hijos.
    Hallado el 19.03.92 en Arroyo 910.

    Ben Zeev, Eli
    Diplomático Israelí. Agregado de la Embajada. Casado con dos hijos
    Hallado el 17.03.92 en Arroyo 910.

    Berenstein de Supaniky, Beatriz Mónica
    Argentina. Casada con una hija. Empleada administrativa de la Embajada.
    Hallada el 17.03.92 en Arroyo 910

    Brumana, Juan Carlos
    Argentino. Presbítero de Mater Admirabilis
    Hallado el 17.03.92 en Arroyo 909/41

    Cacciato Rubén, Cayetano Juan
    Argentino. Conductor del taxi Ford Falcon que circulaba por Arroyo.
    Hallado el 17.03.92 circulando vehicularmente por la acera.

    Carmon, Eliora
    Israelí. Esposa del Consejero y Cónsul Danny Carmon. Madre de 5 hijos. Empleada Administrativa de la Embajada.
    Hallada el 17.03.92 en Arroyo 910

    Droblas, Marcela Judith
    Argentina. Empleada administrativa de la Embajada. (Secretaria del Agregado Cultural, Rafael Eldad)
    Hallada el 17.03.92 en Arroyo 910

    Elowson, Andrés
    Argentino. Peatón

    Lancieri Lomazzi, Miguel Ángel
    Uruguayo. Peatón.

    Leguizamón Aníbal
    Paraguayo. Plomero
    Hallado en Arroyo 910.

    Machado Castro, Alfredo Oscar
    Argentino de origen boliviano. Albañil.
    Hallado en Arroyo 910.

    Machado Castro, Fredy Remberto
    Boliviano. Albañil.
    Hallado en Arroyo 910.

    Mandaroni, Francisco
    Italiano. Plomero.
    Hallado en Arroyo 910.

    Meyers Frers de Hernández, Mausi
    Argentina. Alojada en el Hogar San Francisco de Asis

    Quarin, Alexis Alejandro
    Argentino. Peatón

    Saientz, Mirta
    Argentina. Empleada administrativa de la Embajada. (Secretaria del Embajador, Dr. Izthak Shefi) Hallada el 17.03.92 en Arroyo 910

    Sherman de Intraub, Raquel
    Argentina. Empleada administrativa de la Embajada.
    Hallada el 17.03.92 en Arroyo 910

    Susevich de Levinson, Liliana Graciela
    Argentina. Empleada administrativa de la Embajada.
    Hallada el 17.03.92 en Arroyo 910

    Zehavi, Zehava
    Israelí. . Empleada administrativa de la Embajada.
    Hallada el 17.03.92 en Arroyo 910