Archivo de la etiqueta: Juglarías un poeta en Israel

“La Torre de Babel Ediciones® en la Feria Internacional del Libro de Jerusalén 2017”

FERIA-JERUSALEM-2017

“Stand #9”, en el predio de la Antigua Estación del Tren,
David Remez 4, entre los días 11 al 15 de junio.

Los invitamos a conversar con  Andrea Bauab,
el día 14 a las 18:00 horas sobre
“La última historia de amor,
y la escritura atareada”

Y el día 15 a las 16:00 horas, con Gustavo D. Perednik,
adentrándonos en su última obra

“Morir por la Argentina,
¿hipótesis o teoría?”

https://www.latorredebabelediciones.com


“Mario y sus Paradise Birds”, Yamila Carini

“Mario y sus Paradise Birds”, Yamila Carini 

La última vez que Margarita Luz de las Tinieblas se detuvo a mirar el «horizonte»,Mario, su marido, rompió el equilibrio.  —Marga… ¿y si nos vamos a Indonesia?

La mujer, de unos treinta años, se encontraba tomando té frío en el balcón junto a Enriqueta, una gata persa que admiraba a su dueña con ojos de búho, característicos en esa especie de peludos. El felino movió la vista lentamente agitando su majestuosa cabellera y en un pestañeo tajante, cerró el ojo izquierdo en forma de guiño.  Su ama se reacomodó en la silla.  Ella seguía observando el «horizonte»,o sea, el balcón del edificio de enfrente; cuando súbitamente recordó el significado de su nombre: «Margarita, nombre griego que significa perla, popularmente llamado aquella que no arriesga». Esta definición estaba adherida en su memoria, pero para sus adentros, su nombre significaba: «flor amarilla que crece como el junco y es salvaje como el viento».Eso se repetía cuando escaseaba  el aire en la oficina, y a veces, al mirar las góndolas del supermercado.

—Eso queda en Asia ¿no gordo?

—Sí ¡sí!  Es el lugar que muestran en la televisión, con esos pájaros multicolores que tienen hilos en vez de alas –el hombre tomó un gran sorbo de aire- picos invertidos y ojos fluorescentes… ¿te acordás?  ¡Los paradí-se berds!

La mujer sonrió con cierta picardía en sus ojos. —Paradise birds —corrigió.

En el macetero del vecino la albahaca crecía como los tréboles, los tomates cherry comenzaban a asomar sus amarillentos cuerpos y la menta estaba llena de hojas puntiagudas con olor a chicle.

En cambio, las petunias de Margarita se habían secado poco a poco y solamente quedaba un helecho en pie, el cual era alimentado por la lluvia.   

Paradise birds— repitió en voz baja y la gata suspiró tan profundo que a Mario le dio un ataque silencioso de celos.  No le gustaba para nada esa complicidad que se enredaba entre el animal y su mujer.  Lo caratulaba secretamente como «incestuoso».Compartir el amor con sus futuros hijos lo asustaba, pero de seguro lo sentiría razonable…  Ahora, los sistemáticos suspiros y ronroneos a dúo le molestaban casi como cuando su equipo erraba un gol, así de tanto.

Ambos guardaron silencio y se zambulleron en sus propios pensamientos.

Por primera vez, contaban con trabajos establemente herméticos, que brindaban la posibilidad de viajes cortos, quesos franceses y ropa de marca.

A principio de año, Margarita había leído en un horóscopo que su «herida ancestral» se encontraba en proceso de curación, algo que la tenía alterada, pues no sabía que era una «herida ancestral». Había googleado días enteros en búsqueda de alguna respuesta pero todo era tan ilógico como la actual «cacería de pokemones». Se sentía de otra época, como si las vidas anteriores la estuviesen abucheando.

En cambio, el horóscopo de Mario indicaba que se encontraba en una búsqueda de su propio ser, para comprender que hay algo en él que no sufre cuando sufre y que no se enfada cuando se enfada.

Después de unos segundos, ambos se miraron y sonrieron.  Enriqueta, estiró su corto cuerpo en el regazo de su ama haciéndose un nudo.  Mario, tomo bruscamente a su mujer por ambos hombros y corrió violentamente al animal, tirándolo al suelo.  —¡Esta gata de porquería se queda acá! ¡¿Me entendiste?!

Margarita Luz de las Tinieblas, se levantó de la silla bastante mareada y al mismo tiempo como una flor amarilla que crece como el junco y es salvaje como el viento. 

Yamila Carini©


Ven a disfrutar una cita con “La última historia de amor”, con Andrea Bauab

LaultimahistoriadeamorenJer

No te pierdas esta cita
“La última historia de amor”, el boom romántico del año,
junto a Andrea Bauab.

Te esperamos en la “Librairie Vice-Versa”,
con todo su glamour
el próximo jueves 1 de diciembre a las 18:00 horas.
Calle Shimon Ben Shatah 1, Jerusalén.

http://www.latorredebabelediciones.com


“Hoy es el día de Mina Weil”

Fondo

A las 18:00 horas en la “Librairie Vice-Versa” sita en la calle Shimon Ben Shatah 1 de Jerusalén, la profesora Florinda Goldberg presentará a Mina Weil, autora de “El último día”  y conversarán con el público asistente.

http://www.latorredebabelediciones.com/el-ultimo-dia


“Objetos”, Luisa Grajalva

objetos-luisa-grajalva

HAY un alma pequeña y silenciosa

en cada objeto de la habitación,

en cada cosa que contiene el mundo.

Un alma leve, un inaudible soplo,

un diminuto vuelo de milímetros.

Su tímido aleteo nos pide mil perdones

por causarnos molestias, pero de alguna forma

necesitan llamar nuestra atención;

han comprobado suficientemente

que el ser humano es casi ciego y sordo,

y sólo le permite al movimiento

hablar de tú a tú con su transcurso.

Con paciencia infinita,

el alma de las cosas nos contempla

y nos tiende la mano

desde los límites de sus perfiles.

Desciende hacia nosotros

—condesciende—,

Nos habla humildemente.

Sabe que es superior, pero procura

que no nos demos cuenta,

que pase inadvertido que son ellas

quien no temen daño ni futuro,

quienes no mienten ni pretenden nunca

mostrar lo que no son. Y, sobre todo,

que les será otorgado, sin esfuerzo, quedarse

cuando el tiempo decida

soltar de él nuestras manos,

aferradas desesperadamente.

Las cosas, los objetos,

las verdaderas forma de la vida.

Luisa Grijalva© del libro “Nada nuevo en la sombra”


“El Zoco. Secretos de Al Andalus”, Emilio Villaba & Sara Marina

El Zoco. Tema instrumental inspirado en música andalusí. Emilio Villalba: guitarra morisca y rabab. Sara Marina: bendir y craquebs. Grabado en el Jardín de Maya, Sevilla. Otoño de 2015
http://www.emiliovillalba.com


“¿Y usted qué opina?

Lalira300Leer la “Lira & la Espada” fue un deleite, y me proporcionó una nueva visión del rey David. Después de su lectura advertí que no debo juzgar a David con la moral y con mi ética del siglo XXI. Es un libro apasionante y entretenido. Elda Pick

La novela histórica, como genero, permite trasmitir “el sabor” de los hechos sin la rigidez que se espera del historiador formal. Esto es lo que David Mandel logra en “La lira & la espada”. El rey David aparece como un personaje mucho menos idealizado del que presenta la Biblia, con capacidad de cometer actos de increíble crueldad, pero tal vez por eso mismo, mas humano y comprensible. Inevitablemente el autor “contagia” su visión personal del personaje, pero para quienes no pretendemos ser eruditos, este libro representa una ventana hacia un mundo fascinante del que poco sabemos. Definitivamente, vale la pena! Jaime Glottmann

Todos hemos leído la Biblia, de niños o adolescentes. El típico relato bíblico está escrito como una enseñanza, en forma educativa, con preceptos para obedecer. Nunca pensé que podría leer una historia bíblica llena de suspensos, emociones, celos, ansiedad por saber que pasa en la próxima página, sin poder parar la lectura de `La Lira & la Espada’. David Mandel nos presenta un rey David de carne y hueso, en un marco de aventuras, intrigas, alianzas y traiciones, amores y odios, que relata como un niño pastor de ovejas llego a ser rey de un gran imperio. La Lira & la Espada, un libro lleno de emociones y suspenso, es una lectura apasionante que será disfrutada por lectores de todas las edades. David Cukierman (Houston, TX United States)

La Lira & La Espada, de David Mandel es un excelente libro, emocionante en su trama y educativo en su lectura. Obligada lectura para quienes están interesados en conocer mejor acontecimientos bíblicos o en novelas de ficción histórica.
Mandel nos presenta la biografía novelada del bíblico rey David de una manera, interesante, fluida y muy original. Describe con talento al entorno y a los múltiples personajes del relato bíblico, manteniendo permanentemente el interés del lector en la trama.
Gran lectura para grandes y chicos. Hozkel Vurnbrand (Lima, Perú)

DATOS DEL LIBRO
Título: «La lira & la espada»
Autor: David Mandel
Nº de páginas: 178 págs.
Encuadernación: Tapa blanda con solapas.
Interior: Blanco y negro. Papel ahuesado.
Tamaño: 150 x 210 mms.
Peso: 268,14 grs.
Lengua: Castellano
ISBN: 978-965-91073-7-7
Precio: En España 18 €
                En Israel ₪ 90
GASTOS DE ENVÍO INCLUIDOS

btn_buynowCC_LG


“Para ir conociendo a Juan Zapato”

 

juan“Desde temprana edad mi incursión por las palabras escritas fue delineando mi perfil intelectual hacia la literatura.

Ángela, mi abuela, con su cálida voz y esa facilidad para transmitir oralmente las historias que solían acompañarme por las noches – preparación para el sueño – despertó en mí la pasión por los libros.

Luego vino el amor, junto con las primeras palabras que dibujaran versos adolescentes, impulsos quebrados en forzosas rimas, la intención que conlleva la pureza de plasmar sobre una hoja un universo de fantasías reales y de realidades fantásticas, trampas que el inconsciente juega a nuestros sentidos.

Trasnochadas de cafés compartidas con poetas, salvadores del mundo, sabihondos y suicidas. Horas sumergidas en librerías buscando los tesoros de la literatura olvidados en algún estante. Cartas que nunca partieron hacia ningún lugar. Conversaciones perdidas con la gente que ya no está”.


‘Tu B’Av”

264

Tu B’Av (en hebreo ט”ו באב, el decimoquinto día del mes Av). El día no tiene ninguna observancia especial, sino un carácter suavemente festivo.

No hubo festividades mayores para el pueblo de Israel que el 15 de Av (…), Talmud, Taanit 26b

Es considerada una fiesta popular de la naturaleza en la época del Segundo Templo de Jerusalén en la cual las mujeres de Jerusalén salían con vestidos blancos prestados, de modo tal que todo el mundo tuviese uno y nadie se sintiese avergonzado, y bailaban en los viñedos (Mishná, Taanit 1:10). Los varones, así como las mujeres, asistían a la fiesta con la esperanza de encontrar el amor y formar su tan ansiada familia.

Fractales400Luna de azahar

Las noches de flores de luna de azahar
devuelven lagunas: ¡Nostalgias de amar!

Rotunda, redonda, perfiló el anca, 
galope lunar de potrilla blanca.
Salvaje y tierna corrí hacia la luna,
fiel y anhelante a través de la duna.

¡Pasar la cima! ¡Revolver la arena!
Laguna de esperma baña y encadena.

                                                            Traidora tu piel, viril flor de luna.
                                                            Firme y erecta, tu espina de tuna.
                                                           Mis ancas se abren, valle de carmín:
                                                           El rayo de plata robó mi jazmín.

                                                          ¡Sigue adelante, a la próxima estrella!
                                                         Vuelve la luna! Copula con ella.

Margalit Sagray-Schallman del libro “Fractales de Pelnilunio”


“Montaje teatral basado en relatos cortos de Etgar Keret”

Montaje teatral basado en relatos cortos de Etgar Keret
Adaptados por Irene Bueno Royo y Belén Chanes
Dirección y dramaturgia. Vicente León
Traducción del hebreo. Ana María Bejarano
REPARTO. Jesús Gonzalez, Belén Chanes, Irene Bueno Royo, Diego Pizarro, Lourdes Martinez, Alfonso Delgado, Alba Fresno (Viola de gamba).
Etgar Keret es uno de los autores m’ás traducidos y adaptados en todo el mundo. ES LA PRIMERA VEZ QUE SE ADAPTA Y REPRESENTA EN ESPAÑA.
Distribución. Mara Bonilla Distribución
marabonilladistribucion.wordpress.com
Duración:1:09 min
EQUIPO ARTÍSTICO
Diseño de vestuario. Oscar Guimarey/Producciones Buenroyo
Espacio escénico, Diseño de iluminación. Lola Barroso
Atrezzo Producciones Buenroyo
Adaptación y composición musical. Alba Fresno a partir de G. P. Telemann, C.F Abel y D. Ortiz
Fotos Rocío Bueno
Diseño cartel. Alda Lozano Realizaciones audiovisuales Nono Muñoz y Gorka Olaso
Montaje. Gorka Olaso
Animaciones: Paco Fernández Arriero
Edición Croma. Adrian López
Teaser. Jean Paul Cuervo
Una producción de Producciones Buenroyo
Colaboran
Mercedes-Benz, Fundación Aisge
Estrenado en Lazonakubik.Febrero 2015. Madrid. Spain
Los relatos del montaje: “De repente llaman a la puerta” (Siruela 2013), “Un hombre sin cabeza” (Siruela 2011).


¿Qué hace falta para publicar un buen texto?, Gardner Botsford

Gardner BotsfordGardner Botsford fue editor de la revista The New Yorker durante casi cuarenta años. “Cogía algo que habías escrito y lo mejoraba, y resultaba muy difícil averiguar cómo lo había hecho“, explica el escritor Robert Angell. En sus memorias, “Una vida de privilegio, en general“, Botsford resume el trabajo del editor en cinco reglas que son muy útiles para los editores de textos y, por supuesto, para que los escritores no olviden que “cuanto menos competente sea el escritor, mayores serán sus protestas por la edición”.

 

UNA VIDA DE PRIVILEGIO, EN GENERAL

A principios de 1948, la entrega de «Carta desde París» y «Carta desde Londres» se trasladó desde el domingo a un día más civilizado de la semana, y a mí me trasladaron con ella. Otra persona pasó a encargarse de las noches de domingo y empecé a dedicar la mayor parte del tiempo a editar largas piezas factuales: «Perfiles», «Reportajes» y textos de ese tipo. Seguí editando a Flanner y Mollie Panter-Downes –de hecho, a partir de entonces edité todo lo que cualquiera de los dos escribiese para la revista–, y también me asignaron a varios escritores de primera clase del New Yorker, con muchos de los cuales formé alianzas permanentes. Eso implicaba menos tiempo con los escritores de menor calidad con los que había empezado, los Helen Mears y Joseph Wechsberg. Helen Mears era una escritora olvidable; a Joseph Wechsberg lo recordaré siempre. Era un incordio, un Mal Ejemplo y un rito de paso para cada editor junior. Para empezar, era checo y en realidad nunca aprendió inglés. (Aquí hay una observación biológica de Wechsberg que he conservado intacta a lo largo de los años: «Sin los largos hocicos de los abejorros, los pensamientos y el trébol rojo no pueden ser fructificados».) Además, había empezado como escritor de ficción (ahora es más conocido, si es que se le conoce por algo, por algunos relatos que publicó en la revista antes de la guerra) y, cada vez que los datos que necesitaba resultaban elusivos, se los inventaba. Como su escritura estaba desvinculada de la gramática, el vocabulario y la cordura (ver arriba), podía escribir muy deprisa, y no había nadie más prolífico que él. Sandy Vanderbilt siempre decía que había editado más a Wechsberg que yo, y que había editado más a Wechsberg de lo que el propio Wechsberg había escrito, por culpa de una pesadilla recurrente en la que trabajaba en un manuscrito implacable e interminable de Wechsberg que seguía supurando por mucho que Sandy trabajara, pero cuando fuimos a la morgue y sacamos el archivo de Wechsberg, ninguno de los dos podía recordar quién había editado qué, o, para ser más precisos, quién había escrito qué. Lo que nos molestaba era que Wechsberg era inmensamente popular entre los lectores, lo que quería decir que nosotros éramos inmensa, aunque anónimamente, populares entre los lectores. Cuando llegaron algunos editores que eran todavía másjuniors que yo –Bill Knapp, Bill Fain, Bob Gerdy y un par de figuras más transitorias–, les asignaron a Wechsberg y yo quedé libre al fin. No totalmente libre, por supuesto.

Como la revista publicaba cincuenta y dos números al año, la mayoría de los cuales contenía (entonces) al menos dos piezas factuales, era demasiado esperar que los escritores de primera línea pudieran satisfacer esa demanda. Eso abrió la puerta a escritores de segunda fila y yo (como Sandy, Shawn y todos los demás) tenía que echar una mano. Era el tipo de trabajo que me llevó a una serie de conclusiones sobre la edición.

Regla general n.º 1: Para ser bueno, un texto requiere la inversión de una cantidad determinada de tiempo, por parte del escritor o del editor. Wechsberg era rápido; por eso, sus editores tenían que estar despiertos toda la noche. A Joseph Mitchell le costaba muchísimo tiempo escribir un texto, pero, cuando entregaba, se podía editar en el tiempo que cuesta tomar un café.

Regla general n.º 2: Cuanto menos competente sea el escritor, mayores serán sus protestas por la edición. La mejor edición, le parece, es la falta de edición. No se detiene a pensar que ese programa también le gustaría al editor, ya que le permitiría tener una vida más rica y plena y ver más a sus hijos. Pero no duraría mucho tiempo en nómina, y tampoco el escritor. Los buenos escritores se apoyan en los editores; no se les ocurriría publicar algo que nadie ha leído. Los malos escritores hablan del inviolable ritmo de su prosa.

Regla general n.º 3: Puedes identificar a un mal escritor antes de haber visto una palabra que haya escrito si utiliza la expresión «nosotros, los escritores».

Regla general n.º 4: Al editar, la primera lectura de un manuscrito es la más importante. En la segunda lectura, los pasajes pantanosos que viste en la primera parecerán más firmes y menos tediosos, y en la cuarta o quinta lectura te parecerán perfectos. Eso es porque ahora estás en armonía con el escritor, no con el lector. Pero el lector, que solo leerá el texto una vez, lo juzgará tan pantanoso y aburrido como tú en la primera lectura. En resumen, si te parece que algo está mal en la primera lectura, está mal, y lo que se necesita es un cambio, no una segunda lectura.

Regla general n.º 5: Uno nunca debe olvidar que editar y escribir son artes, o artesanías, totalmente diferentes. La buena edición ha salvado la mala escritura con más frecuencia de lo que la mala edición ha dañado la buena escritura. Eso se debe a que un mal editor no conservará su trabajo mucho tiempo, mientras que un mal escritor puede continuar para siempre, y lo hará. La buena escritura existe al margen de la ayuda de cualquier editor. Por eso un buen editor es un mecánico, o un artesano, mientras que un buen escritor es un artista.

Gardner Botsford©

Fuente: http://garciamongay.es/?p=425


Los libros de “La Torre de Babel Ediciones” en Libraire Vice-Versa

Promo-Vice-Versa

Nadine, Danielle y Denise, les atenderán cordialmente en su bonita librería Vice-Versa en el corazón de Jerusalén. Calle peatonal Shimon Ben Shatah 1.

Gracias a Vuestro apoyo “La Torre de Babel Ediciones”, continuará encontrando eco en las librerías de calidad.


¿Dónde adquirir en España, los libros de La Torre de Babel Ediciones?

Librería Tantín
c/Camilo Alonso Vega 10, (39007) Santander.
Teléfono: 942 231 382
Fax: 942 370 001
E-mail: libreria@edicionestantin.com

Librería GIL
c/ Hernán Cortés, 23, Plaza Pombo, Santander.
Sucursales
c/ San Fernando, 62
c/ General Dávila, 258
Pol. Nueva Europa El Campón, Peñacastillo.
Teléfono: 942 337 903
E-mail: libreria@libreriagil.com

Librería Certeza
Dirección: Calle Parque 41, (50007) Zaragoza.
Teléfono: 976 272 907
Fax: 976 251 880
E-mail: certeza@certeza.com

Librería BIBABUK
Av.  Federico García Lorca 57, (04004) Almeria.
Teléfono: 950 173 545
E-mail: pedido@bibabuk.es

Librería Sefarad
Dirección: Carrer de la Força 10, (17004) Gerona.
Teléfono:: 972 485 434
E-mail: gerona@certeza.com

La Tienda de Sefarad
Dirección: Calle Reyes Católicos nº 7, Toledo.

Librería Cámara
Dirección: Euskalduna nº 6, (48008) Bilbao
Teléfono: 944 221 945
E-mail: pedidos@libreriacamara.com

Por internet: www.latorredebabelediciones.com


“El amigo librero”, Hernán Casciari

284007ab16c6d4b4982db55c8da01c9e

Algunos sueñan con renunciar a todo para abrir un bar en Brasil y andar en patas todo el día —me decía Chiri en una larguísima sobremesa que duró un año—. Mi sueño loco siempre fue tener una librería y fumar en pipa, vos lo sabés. Sin embargo ignoraba todo del oficio hasta que decidí dar el salto y convertirme en librero. Ser librero es un oficio jodido, peligroso. Así como el mejor dealer es aquel que no consume la droga que vende, el mejor librero es el que no lee nada. Yo fui un librero muy vicioso.

Creía —me decía Chiri, cada vez más borracho— que ser librero iba a darme tiempo para leer las últimas novelas de Bolaño o de Vila-Matas sin pagar por ellas, con el tiempo a mi favor, sin que nadie me rompiera las pelotas.

—¿Pero no? —pregunté.

¡Ni en pedo! Una librería es como una ferretería, como una concesionaria de autos o un supermercado; es una industria sujeta a la dictadura del debe y el haber. Cuando me gasté toda la guita en la librería, cuando ya estaba endeudado, supe que en realidad yo no quería ser librero.

—¿Qué querías ser?

Bibliotecario.

—Qué pajerto…

En serio. Mis horas empezaron a consumirse en tareas administrativas y contables y, para peor, a las grandes editoriales no les interesa interactuar con librerías chiquitas, independientes. Las miran con desdén.

¿Cómo les explicaba yo a mis clientes que el best-seller que acababa de salir, apilado en impresionantes columnas en casi todos los Carrefour de Buenos Aires, no llegaba a mis estantes porque a las editoriales del orto sólo les importa distribuir en los supermercados?

—Te está saliendo espuma por la boca, calmáte.

Para subsistir con dignidad —me decía Chiri, que ya había empezado a tomar de mi botella— tenía que vender muchos libros, y los libros que más se vendían, oh paradoja, no eran los que a mí me interesaba vender.

—¿Te acordás que yo te llamaba por teléfono en marzo y vos nunca podías hablar? —recordé.

¡Ah, la temporada escolar! —gritó Chiri, subiéndose arriba de la mesa del patio— ¡Qué mierda más grande! Treinta días en los que no había tiempo para respirar; lo único que hacía era despachar libros a la velocidad de esas máquinas que disparan pelotitas de tenis. Todo eso con un margen de ganancia ridículo y soportando a padres y a maestras poseídos por el demonio. Una garcha.

—Pero otras veces te notaba contento.

Es que cuando sos librero también te pasan cosas buenas, Jorgito —Chiri me dice Jorge, nunca le pregunté por qué—. En cada desventaja aparecen oportunidades que vienen manteniendo en pie a todos los libreros independientes del mundo. ¿Sabés que es lo mejor? El trato personal con el cliente que lee de verdad.

Ése es el punto, creo yo, en el que el oficio de librero recupera toda su grandeza y su arte, y en el que las librerías dejan de ser un negocio expendedor de libros para convertirse en otra cosa. Porque el libro es un objeto hermoso, igual que la revista que queremos hacer, y merece una atención especial, y porque todavía hay clientes que confían en el librero como quien confía en su médico de cabecera.

—Acá en Sant Celoni hay dos librerías así, con libreros apasionados y buena gente —dije.

En todas partes hay una. Yo aprendí mucho de los buenos clientes de mi librería de Luján —me dijo Chiri emocionado, mientras intentaba besarme—. Los buenos clientes fueron, en realidad, quienes obraron el milagro de que pudiera sostener una librería durante varios años, y quienes a la vez permiten que esa misma librería todavía siga en pie, en otras manos y a paso firme.

Eso sí —dijo al final, justo antes de caerse entre unos helechos—. Nunca leí menos en mi vida que en mi época de librero. Pero a la vez fui, muchísimas veces, el puente entre un buen libro y su justo lector. Y eso, te lo digo de verdad, gordito puto, eso no me lo quita nadie.

Hernán Casciari© Fuente: http://editorialorsai.com/


“Una estrella de puntas infinitas. En torno a Salomón y el Cantar de los cantares”, Clara Janés

Ingresando en el siguiente enlace, puede acceder al texto del discurso completo: https://drive.google.com/file/d/0B-MfH1PXSMx9XzVJSjlTczFwVXc/view

Clara Janés (Barcelona, 1940) ha escrito poesía, novela, biografía y ensayo. Es, además, traductora de varias lenguas, sobre todo de la checa y de la obra poética de Vladimir Holan y Jaroslav Seifert. Ha traducido también al español a Marguerite Duras, Nathalie Sarraute, Katherine Mansfield y William Golding. Entre los galardones que ha recibido destacan el Premio Nacional de Traducción en 1997 por el conjunto de su obra, el Premio Ciudad de Barcelona de Ensayo en 1972 con La vida callada de Federico Monpou, y queda finalista, ese mismo año, del Premio Café Gijón. Ganó el Premio Ciudad de Barcelona de Poesía en 1983 con Vivir. En 2007 recibió el Premio Nacional de las Letras Teresa de Avila,convirtiéndose así en la primera mujer en obtener este reconocimiento, y hasta el momento, la única.

Conoce a fondo el mundo sufí y sabe de mística española (San Juan de la Cruz, Santa Teresa). 

9788416280513_L38_04_lEn el año 2011 participó en el segundo Congreso Internacional Teresiano de Ávila dedicado a Camino de Perfección con una ponencia titulada «Dad luz a estas tinieblas». La sombra y otros símbolos místicos partiendo del Camino de perfección de Santa Teresa de Jesús.

Este año ha preparado y prologado una antología teresiana en Alianza Editorial titulada Santa Teresa de Jesús. Poesía y pensamiento.

Guardar la casa y cerrar la boca (Siruela), su último libro, salva del olvido la voz silenciada de tantas mujeres a lo largo de la historia. Mujeres que han tomado la palabra y la han convertido en un arma poderosísima, peligrosa, liberadora. Janés plasma en esta obra su investigación sobre la obra literaria de las mujeres a lo largo de la historia, desde las primeras poetisas sumerias hasta las mujeres afganas en idioma pastún, que, aun siendo analfabetas, “son depositarias de una extraordinaria lírica tradicional”.

El título del libro se inspira en unas palabras de fray Luis de León: “Porque así como la naturaleza […] hizo a las mujeres para que, encerradas, guardasen la casa, así las obligó a que cerrasen la boca”. En el ensayo, se van desgranando los ejemplos de mujeres acalladas y en muchos casos desconocidas.

Janés sostiene que las monjas, como Teresa de Jesús o Sor Juana Inés de la Cruz, podían hallar su libertad en el encierro, algo de lo que, paradójicamente, no podían disfrutar las reinas de antaño, condenadas a estar siempre en compañía y a vivir una “esclavitud cortesana”.


“La siguiente”, Juan José Millás

Todos los caminos conducen al libro. Sin embargo, cuando un escritor escribe un libro no puede hacerse cocinero ni deportista ni actor ni político.

Cuando un cocinero se hace famoso, escribe un libro. Cuando un deportista se hace famoso, escribe un libro. Cuando un criminal se hace famoso, escribe un libro. Cuando un alpinista se hace famoso, escribe un libro. Cuando un actor se hace famoso, escribe un libro. Cuando un locutor de televisión se hace famoso, escribe un libro. Cuando un cantante se hace famoso, escribe un libro. Cuando un político se hace famoso, escribe un libro. Cuando un millonario se hace famoso, escribe un libro. Cuando un corrupto se hace famoso, escribe un libro. Cuando un expresidiario se hace famoso, escribe un libro. Cuando un youtuber se hace famoso, escribe un libro. Cuando un torero se hace famoso, escribe un libro. Cuando un famoso se vuelve más famoso, escribe otro libro.

Y así de forma sucesiva. Todos los caminos conducen al libro. Sin embargo, cuando un escritor escribe un libro no puede hacerse cocinero ni deportista ni actor ni político. Cuando un escritor escribe un libro, se pone a pensar en el siguiente, que quizá le salga o quizá no. A lo mejor le sale, y lo publica y la editorial le invita a firmar ejemplares en una feria del libro a la que el escritor acude ingenuamente para comprobar que quienes de verdad firman son los alpinistas, los expresidarios, los actores, los youtubers… Viene a ser, piensa, como si en un congreso sobre la salud tuvieran más éxito los curanderos que los médicos.

Claro que todo el mundo tiene derecho a escribir libros, y a establecerse como curandero, incluso a escribir libros sobre la curandería. Pero un congreso de oncólogos debería ser un congreso de oncólogos. El escritor decide no acudir en el futuro a ninguna feria. Pero el miedo a ser tachado de envidioso le conducirá a la siguiente.

Juan José Millás© Fuente: http://elpais.com/elpais/2016/06/16/opinion/1466086900_922528.html
Imagen: Miguel Hernández junto a Josefina Manresa Marhuenda


“40 años y un "exilio" aún vigente”, Matías Maggio Ramírez

Haroldo ContiEn vísperas del aniversario por los 40 años del último golpe de Estado todavía quedan sus huellas en el mercado editorial: el recuerdo de la censura y el exilio (interno y externo) de editores, escritores y libreros, el cierre de bibliotecas y librerías, así como la desaparición -asesinato- de lectores, traductores, autores como Rodolfo Walsh y Haroldo Conti, y de editores como Carlos Pérez, cuyo fondo editorial todavía puede encontrarse en la Librería Hernández de la Calle Corrientes (que también sufrió la clausura de su local,  el exilio de sus dueños y la detención de uno de sus familiares, en ese momento a cargo de la librería), se vuelven presentes cada 24 de marzo. Otra de las marcas menos visibles que todavía opera sobre la actualidad del mercado editorial se puede encontrar en los derechos de traducciones que entre el 1976 y 1983 no se renovaron para su publicación en Argentina por el opresivo clima cultural. Las traducciones de las obras que se habían publicado por primera vez en castellano en Buenos Aires o Córdoba fueron compradas por editoriales españolas, que tenían nuevos aires en los últimos tiempos del franquismo, y en menor medida por históricos sellos mexicanos.

La Argentina tuvo en la ley 1420 que promulgaba una educación laica, gratuita y obligatoria uno de los principales pilares para la construcción de lectores desde finales del siglo XIX. La consolidación de las políticas públicas educativas a lo largo del siglo XX tuvo en el mercado editorial uno de sus beneficiarios. La producción local tenía como eje para su rentabilidad la exportación a mercados hispanoamericanos. Los lectores contaban a su alcance con traducciones locales que se realizaban al poco tiempo de la publicación en su lengua original para un público regional. La traducción de libros locales tenía una amplia proyección para el resto de América y España. José Luis de Diego en Editores y políticas editoriales en Argentina, 1880-2000 sostuvo que en los primeros años 70 ya no se exportaba como en las décadas anteriores para suplir el 80% de los libros que importaba España. La pérdida de mercados externos encontró su principal público en un fortalecido mercado interno ávido de literatura latinoamericana. El libro, en tanto bien cultural que no es intercambiable por otro, tuvo durante el siglo XX distintos embates pero ninguno como el de la última dictadura que lesionó una vieja tradición argentina como la de oficiar de mediadora cultural. La acción represiva de la dictadura contra la cultura tuvo, según de Diego dos caras: la pública que se había visible en las resoluciones y decretos; y la oculta e ilegal que se negaba y silenciaba en las instancias públicas. El miedo, el silencio, la persecución, encarcelamiento, muerte, exilio eran los ingredientes de una vida cultural opresiva para el mercado editorial.

Ante la falta de una bibliografía nacional para reconstruir parte de la historia del libro en Argentina se pudo acceder a catálogos digitales integrados como Worldcat y los de la Biblioteca Nacional “Mariano Moreno” y la Biblioteca Nacional de España, para rastrear aquellos libros que tuvieron una primera traducción y edición argentina, como síntoma de la consolidación del mercado interno, para luego durante la dictadura “exiliarse” en España o bien reaparecer años más tarde. La editorial Infinito, fundada en 1954 por los arquitectos Leonardo Aizemberg, Eduardo Aubone, Jorge Enrique Hardoy, Carlos A. Méndez Mosquera y José A. Rey Pastor, tuvo una mirada exquisita para contratar traducciones de obras centrales para las artes visuales, el diseño y la arquitectura. Al revisar el catálogo de la Biblioteca Nacional se encuentra que esta editorial publicó sin interrupciones hasta 1977 para retomar su tarea a partir de 1986, tras la recuperación de la democracia. Entre los títulos de su catálogo histórico se destacó la publicación, en 1959, de Arquitectura gótica y escolástica de Erwin Panofsky con traducción de Enrique Revol, a los pocos años de su edición en inglés. Esta obra fue publicada en 1986 en Madrid por Ediciones La Piqueta con una nueva traducción. Del mismo autor Infinito publicó, en 1970, El significado de las artes visuales, que desde 1979 engrosa el catálogo del sello español Alianza. Un autor central para el urbanismo como Lewis Mumford publicó en 1966 La ciudad en la historia: Sus orígenes, transformaciones y perspectivas, con la traducción de Enrique Revol, que fue recuperada por la editorial española Pepitas de Calabaza en 2012.

La editorial Eudeba, fundada en 1958, sufrió en su gestión los avatares del quiebre democrático en 1966 y en 1976. La exhaustiva investigación de Hernán Invernizzi y Judith Gociol en Un golpe a los libros reconstruyó la acción y resultados de su intervención militar. El sello universitario sufrió la censura de libros que “atentaban contra la seguridad nacional”, tuvo empleados reprimidos y “desaparecidos” y la rescisión de “contratos de edición de obras extranjeras traducidas al español, cuyas fechas de aparición están vencidas”. Entre los 83 títulos caídos se encontraban obras de autores como Rudolf Carnap y Jean Piaget. Con esta decisión tampoco se renovaron los contratos de traducción anteriores convenidos con agentes y editores extranjeros. Entre los casos emblemáticos en Ciencias Sociales y Humanidades se puede citar Antropología estructural de Claude Lévi Strauss, que se publicó el 1958 en Francia y cuya traducción realizó para Eudeba Eliseo Verón seis años después. El libro tuvo múltiples reimpresiones hasta 1977. Diez años después, Paidós ibérica obtuvo los derechos de la traducción realizada por Verón para todo el ámbito hispanoamericano. En 1962 la editorial universitaria publicó la primera traducción al castellano de Arte y percepción visual: psicología de la visión creadora, de Rudoplh Arnheim. En 1976 la obra llevaba ya 7 reimpresiones pero no se renovaron los derechos. En 1979 la editorial Alianza compró con los derechos de traducción para publicar y reimprimirla, cosa que hace hasta la actualidad.

Quema de libros del CEAL en Sarandí. Foto de Ricardo FigueiraEn el ámbito de las ciencias duras, línea en que la editorial se había afianzado desde la gestión de Boris Spivacow hasta el golpe del 66, se interrumpieron las publica-ciones de “libros de física y química, y el vacío fue paulatinamente ocupado por editoriales extranjeras como Mc Graw Hill, Prentice Hall, etc. cuya publicación en castellano se realiza principalmente en México”, tal como sostuvo Oscar Fernández en su investigación sobre Eudeba, en el volumen colectivo Centro Editor de América Latina. Capítulos para una historia.

La editorial universitaria de Córdoba, emprendimiento que tuvo como director a Gregorio Bermann y a José Aricó como gerente, fue financiado por Natalio Kejner según se desprende de la investigación “Eudecor: edición y política”, de Diego García para la revista Deodoro. Eudecor publicó en 1967 Estructuralismo y crítica literaria, de Gerard Genette, con traducción de Alfredo Paiva, y al año siguiente un título que aún es un long seller: Las vanguardias artísticas del siglo XX, de Mario de Micheli con la traducción de Giannina de Collado, que fue reeditado en castellano desde 1979 por la editorial española Alianza hasta la actualidad.

La lista de títulos que tuvieron una primera publicación en Argentina para luego “exiliarse” en distintos sellos editoriales del exterior puede ampliarse en una futura investigación que analice la bibliografía nacional de mediados del siglo XX. La fortaleza del público local posibilitó apuestas editoriales que tras la dictadura se diluyeron por distintas causas económicas, políticas, sociales y de la propia seguridad de los actores involucrados en el circuito del libro.

A 40 años del golpe, muchos de los libros que tuvieron en Argentina su primer encuentro con los lectores en castellano tienen que cruzar el Atlántico. Su “exilio” se afianzó con el proceso de concentración editorial, pero seguro esperaran volver, aunque sea de visita en cada Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

Matías Maggio Ramírez©, para “Noticias del Libro”: http://www.el-libro.org.ar/profesionales/noticias-del-libro/exilio-vigente.html


“Umberto Eco, la llengua materna i l’esperanto”, Montserrat Franquesa

 

eco

L’any acadèmic 1992-93 Umberto Eco va viure a París, on va ocupar la Càtedra Europea del Col·legi de França i va dedicar el curs al tema de la recerca d’una llengua perfecta en la història d’Europa, resultat del qual va ser la publicació del llibre La ricerca della lingua perfecta (Bari: Laterza, 1993), traduït posteriorment a diversos idiomes. Fou llavors quan Eco s’interessà per l’esperanto i reconegué l’alt valor propedèutic i el fet de contribuir a l’equilibri lingüístic. A tomb d’aquestes qüestions, el 20 de gener de 1993, va mantenir una llarga conversa amb el lingüista i matemàtic François Lo Jacomo, membre de l’Acadèmia d’Esperanto i István Ertl, escriptor, traductor i intèrpret hongarès.

En un moment de l’entrevista, publicada en francès el 1996 amb el títol Espéranto et le plurilingüisme de l’avenir: Entretien avec Umberto Eco, explica que un matí va preguntar al seu fill mentre esmorzava:

—Què és això?

Burro.

—Però no és també Butter?

—Sí, també és Butter.

Diu que llavors la va tallar en dos i li va demanar:

—Quina és burro i quina és Butter?

—Totes dues són igualment burro i Butter.

Amb aquesta resposta del fill, nascut a Itàlia de mare alemanya, Eco demostrava que per a una persona bilingüe no hi ha divisió de la realitat i es mostrava convençut que el fet de néixer sabent que les coses poden tenir dos noms, prepara la ment per a un tercer. D’altra banda, l’experiència l’havia portat a creure que el mite de la llengua materna és fals, en la mesura que la que predomina en una persona sempre és la del carrer, la que respon a la necessitat de comunicació real. I que és innegable la relació afectiva que establim amb cada llengua, la qual cosa condiciona l’aprenentatge: només s’aprèn un idioma si es vol aprendre, si s’hi estableix un lligam emocional. En aquest sentit, Eco va descobrir en aquella època que els esperantistes comparteixen també un ideal que no és el d’imposar una llengua artificial, sinó el del respecte a totes les llengües naturals. L’esperanto, que l’aprengui qui vulgui i qui ho desitgi, pot participar dels valors que aporta. «Parlin esperanto» deia Eco, «ofereix a la vegada la possibilitat que passi alguna cosa imprevisible».

Una de les coses imprevisibles seria, per exemple, que l’esperanto s’ensenyés a les escoles. Eco veia l’inconvenient en «l’egoisme dels governs: cap govern no té interès a mantenir una llengua internacional en la mesura en què, contràriament, té interès a difondre la seva». Però reconeixia que en algun moment no massa llunyà, seran els mateixos governs els interessats a animar l’esperanto, de fer una política seriosa i equilibrada pel que fa a l’ensenyament de llengües. No ens cal anar massa lluny per a constatar el desequilibri en el sistema educatiu català: a les proves de competències bàsiques d’enguany, dimecres passat es van avaluar les llengües estrangeres que aprenen els adolescents dels tots els centres educatius de Catalunya i les xifres són bastant eloqüents. S’hi van sotmetre més de 66.000 alumnes de quart d’ESO d’anglès, 329 de francès i 65 d’alemany, a part dels 66 d’aranès. Uns números que si els comparem amb els indicadors culturals i econòmics del país, no es corresponen amb les necessitats (i probablement tampoc amb els interessos) reals.

No em puc ni imaginar els avantatges que tindria, a l’ensenyament primari o secundari del país nou que volem, incorporar 40 hores (sí, 40 hores davant de les 250 que necessita qualsevol llengua natural per arribar a un nivell bàsic) a aprendre l’esperanto: afavoriria el coneixement de la pròpia i l’adquisició de qualsevol altra, perquè l’estructura regular i sistemàtica de l’esperanto prepara la ment d’una manera infalible. Us ho asseguro per experiència pròpia, que la tinc com a llengua paterna i que personalment em va facilitar l’aprenentatge d’altres llengües. També podria ser (i de fet, ho és, en conec molts casos) una llengua vehicular per a intercanvis comercials realment efectius, amb cultures llunyanes que veuen la imposició de l’anglès com una amenaça i fan confiança a l’esperantista que vol fer negocis, la majoria actualment membres de la IKEF, l’associació que aplega els empresaris esperantistes. Tot plegat, encara que ara ens sembli impossible perquè els interessos del món capitalista no van en la línia de la sostenibilitat ni de l’ecologia, i menys la lingüística, «és possible que demà sigui diferent»: així ho creia Eco, que es va interessar per l’esperanto perquè es considerava, bàsicament i com assegurava al final d’aquella entrevista, «un exemple d’home de cultura que té molta curiositat». La millor definició, i alhora ben senzilla, per al gran semiòleg i novel·lista que avui ens ha deixat.

Fuente: http://www.nuvol.com/opinio/umberto-eco-la-llengua-materna-i-lesperanto/


“Milonga de Don Quijote”, Edmundo Rivero

Grabado en vivo en “El Viejo Almacén”

Milonga a Don Quijote

Musica: Jorge Marziali.
Lirica: Daniel Giribaldi.
Intérprete: Edmundo Rivero.

En un lugar de La Mancha,
de cuyo nombre no me quiero acordar,
un caballero -flaco, lungo y singular-
a fuerza de morfetear libros de caballería
llegó a revirarse un día
y ya colifa el cafaña
salió a imitar las hazañas
de los broli que leía.

Dispuesto pal entrevero
calzaba facón y lanza,
un gordinflón Sancho Panza
le servía de escudero;
tenía por parejero
un tungo bichoco y rante
sentido -pero de aguante-
puro hueso sin montura
y el de la triste figura
lo bautizó: Rocinante…

Muy pachorriento el baturro
Sancho Panza la vivía;
para él, que andaba en la vía,
lo del Quijote era un buen curro.
Al tranquito de su burro
siguió del otro el destino,
aconsejando con tino
al jockey de Rocinante,
como cuando en vez de un gigante
el loco chuceó un molino.

El cofla salió mormoso
del lance con el molino
pero, firme en su destino,
llegó con Sancho al Toboso.
Tras morfar se le hizo el oso
a la mina, con la idea
de que esa cantina rea
fuese un castillo, y la ñata
era más que una azafata:
la bacana Dulcinea.

Así fue ese vagabundo:
rayao, pero sin malicia,
la cinchó por ver justicia
y amor de nuevo en el mundo.
Quiso la paz, fue profundo
el fruto de su sesera,
una verdad que a cualquiera
le da de prepo la salsa
cuando deschaba: ¡qué falsa,
la realidad! -si es fulera-.

Cansao de tanta aventura
(jinete del desengaño)
volvió el Quijote a su caño
y se murió de amargura.
De su lanza y su armadura,
de su flete y de su espada,
hoy por hoy, no queda nada
(como no sea este poco):
la cordura de aquel loco
nos alivió la cinchada…


שני שושנים, אנסמבל קדם“Shnei Shoshanim”,Kedem Ensemble

Kedem Ensemble reúne a músicos de Irán, Israel, Italia y Suiza.
El grupo internacional realiza Shnei Shoshanim (dos rosas), una vieja canción israelí del compositor Mordechai Zeira y del poeta Yaakov Orland,  una metáfora de una conexión profunda y el amor

ISRAEL – Talya G A Solan – voz.
IRAN – Zhubin Kalhor – kamanche.
ITALY – Antonello Messina – acordeón.
SWITZERLAND – Omri Hason – percusión.
Video: Tim Duerig
Mix: Nitzan Peri
Produced and recorded by Omri Hason – http://www.omrihason.ch