Archivo de la etiqueta: Netwriters

“Objetos”, Luisa Grajalva

objetos-luisa-grajalva

HAY un alma pequeña y silenciosa

en cada objeto de la habitación,

en cada cosa que contiene el mundo.

Un alma leve, un inaudible soplo,

un diminuto vuelo de milímetros.

Su tímido aleteo nos pide mil perdones

por causarnos molestias, pero de alguna forma

necesitan llamar nuestra atención;

han comprobado suficientemente

que el ser humano es casi ciego y sordo,

y sólo le permite al movimiento

hablar de tú a tú con su transcurso.

Con paciencia infinita,

el alma de las cosas nos contempla

y nos tiende la mano

desde los límites de sus perfiles.

Desciende hacia nosotros

—condesciende—,

Nos habla humildemente.

Sabe que es superior, pero procura

que no nos demos cuenta,

que pase inadvertido que son ellas

quien no temen daño ni futuro,

quienes no mienten ni pretenden nunca

mostrar lo que no son. Y, sobre todo,

que les será otorgado, sin esfuerzo, quedarse

cuando el tiempo decida

soltar de él nuestras manos,

aferradas desesperadamente.

Las cosas, los objetos,

las verdaderas forma de la vida.

Luisa Grijalva© del libro “Nada nuevo en la sombra”


…hundióse en “La Boca” un buque de pesca, Juan Zapato

...hundióse en La Boca un buque de pesca

 

Poema que integra el libro “EnREDados”, 1ra. muestra po’etica de Netwriters, Legados Ediciones ISBN: 978-84-941038-2-7

Etiquetas de Technorati: ,,,


“La culpa”, Juan José Romero Montesino-Espartero (Terly)

Espartero

Desierto, soledad sin horizonte,
viento y arena, plomo bajo el cielo,
puntiagudos guijarros en el suelo,
y la nada escondida tras del monte.

Agua salada, estela, un no perdono,
maleta, barco, océano, distancia,
mil rosas sin color y sin fragancia,
o un adiós y un suspiro por icono.

El pesar que fustiga al pensamiento,
laberinto sin puerta de salida,
en la mente, chillidos, vocerío.

Camino que se torna en un lamento,
un leño hecho pavesas hoy por vida,
y anaquel de los sueños ya vacío.

Juan José Romero Montesino-Espartero (Terly)©

http://extremeoencatalua.blogspot.com.es/
https://www.youtube.com/user/TERLY100


Presentación de Juan Zapato en Bilbao

Librería Cámara


“Cartelera Cultural”

CHARLA-COLOQUIO EN VIGO:

O vindeiro mércores 23 de abril ás 20:00 horas terá lugar no Hotel México en Vigo (Vía do Norte 10) a Charla-coloquio e presentación do libro “Juglarias: un poeta en Israel” do escritor israelí Juan Zapato.

O acto ademais da presentación do devandito libro, será un repaso ao estado actual da literatura israelí nos nosos días. Moi en especial a editada en español xa que Juan Zapato.

O acto será presentado por Pedro Gómez-Valadés, presidente de AGAI (Asociación Galega de Amizade con Israel)

1655520_10152242864752348_1582320311_o

separador2

“LA MUJER Y LA POESIA”

Será el tema que abordará la poeta y escritora

Ial Vered

El Jueves 24 de Abril a las 17:30 horas

En el salón biblioteca de la OLEI TEL AVIV

Marmorek 9 entrada por Bilu 39

Mina Weil                                   Iael Vered

Presidente                                   Secretaria

aielc

ESTACIONAMIENTO: AUDITORIO MANN

ÓMINBUS 26 126 9 189 289


¿Dónde adquirir “Juglarías” …un poeta en Israel

 DyklerUna librería como las de antes

Lo que caracteriza a Abel es su capacidad para captar el gusto de los lectores y asesorarlos para que se lleven libros de su agrado. Para Abel, un librero acostumbrado al negocio artesanal, aconsejar al cliente, recomendar o no una obra, es parte del oficio, a pesar de que actualmente, en las grandes librerías predomine lo más comercial y sean atendidas por empleados que toman el libro como un objeto cualquiera, y así devienen en un trato despersonalizado.

Con la modestia que lo caracteriza, al hablar de las claves que llevaron a su librería a perdurar en el tiempo, Dykler menciona la experiencia, el agrado de los clientes, su stock abundante y variado, y las buenas elecciones en sus adquisiciones.

“A veces la gente tiene datos equivocados. Una vez una clienta israelí desenrolló un papelito y preguntó: ¿tiene el libro Don Quijote, de Dykler? Quedé muy halagado”, agrega este librero que además es un lector selectivo, que al disponer de “demasiadas tentaciones”, no emplea el tiempo en best sellers o novelas livianas de entretenimiento, prefiere la buena literatura internacional.

Respecto a las satisfacciones que le proporciona este trabajo, más allá de lo económico, ya que “no es un negocio para hacerse rico”, Abel valora tener acceso a la actualidad literaria y disponer de todo lo que se escribe. Reconoce sentir un gran gusto porque la librería le permite conocer “a un montón de gente linda, culta, con inquietudes, con la que da gusto conversar”.

En relación a un “costado duro de este negocio”, Dykler menciona el caso de los libros agotados, pues es lamentable que debido a la publicación permanente de nuevos títulos, se agote el espacio para guardar los anteriores, lo cual genera la desaparición de libros importantes. Así opina este librero quien, con tantos años de experiencia en el oficio, valora lo que implica la pérdida de una rica obra literaria, pues también en literatura hay material verdaderamente irreemplazable.

Nota de Sol Czeslar en Piedra Libre: http://www.piedralibre.co.il/piedralibrenew/index.php?option=com_content&view=article&id=534:la-literatura-en-espanol-en-israel-vivita-y-coleando&catid=37:reportaje&Itemid=150

Librería Dykler, Abel Dykler:
Dirección: Allenby 81, Tel Aviv- Israel
Tel.: 03-5660939
E-mail: libros@netvision.net.il


libreriaSefaradGironaEn el año 888 el conde Dela establece el barrio judío de Gerona, con una colonia de 25 familias, procedentes de Palestina que huían de la pobreza. Se ubicaron donde actualmente se encuentra la Catedral de Gerona. Los descendientes de estas personas, cuando fue la Inquisición se trasladaron al municipio de Vilademuls , donde hay constancia que se dedicaron a la agricultura hasta que debieron huir primeramente a Perpignan y luego se perdió la pista.

Existen en Cataluña 25 pueblos con barrios judíos perfectamente visibles. La comunidad judía de Gerona estaba protegida por la corona catalana-aragonesa a cambio de un tributo económico. Los judíos eran propiedad de los Monarcas. El impuesto se llamaba “cambres de la reina”, era para el mantenimiento de la suntuosidad de la Corte.

L’aljama tenía su propio gobierno, tenía un alcalde y un consejo que regia la comunidad de forma independiente al gobierno de la ciudad de Gerona. Tenía su propio tribunal de justicia. La comunidad judía de Gerona llegó a tener 3 sinagogas, que se sabe exactamente donde se encontraban, y el cementerio, el más importante de Cataluña, se encuentra en el Montjuice, actualmente propiedad del gobierno de Gerona y resguardado para la eternidad, en la pendiente de la montaña a unos 300 metros de barrio. Hay en el museo más de una docena de lápidas con inscripciones en hebreo, con los nombres de los muertos y hermosos poemas dedicados a ellos.

También están guardados en el museo algunos utensilios de cocina, unas lámparas para el shabbat, pergaminos, un hermosa Torá, unos vestidos…
Dentro del call aun queda la pared donde se supone se hacía el pan, la cisterna donde se guardaba el agua.
La biblioteca del call es importante, tiene libros de todas las épocas y en varios idiomas, la librería es muy completa, podemos comprar desde el Talmud hasta libros de cocina.

Los judíos de Gerona llevaban una vida tranquila, tenían campos de cultivo agrícola, tenían viñas, se dedicaban al comercio, tenían talleres textiles, de artesanías, eran zapateros, sastres, carniceros, torneros, médicos, merceros, …
La escuela cabalística de Gerona llegó a ser la más importante de Europa.
Los niños de padres ricos estudiaban el Talmud con un preceptor en la sinagoga ya que la ley judía obliga a lo niños saber leer y escribir y cuando estos cumplen 13 años deben demostrarlo en la ceremonia del Bar Mitzvah.

Como no se le dio mucha importancia, cuando fueron vendidas las casas en 1492 tras la expulsión, algunos libros de la Hagadá fueron vendidos a libreros de Inglaterra. Uno de estos libros fue recuperado y se encuentra en el Centro Bonastruc, Isaac el Cec ( el vidente), O sea el centro de estudios judaicos Moisés ben Nahmánides, lo curioso es que en el dibujo que muestra el plato de la Hagadá está el escudo en rojo y azul de Barcelona, el actual escudo del equipo de fútbol de Barcelona, el Barça.

Relato de Ana Beatriz Wainer Amar http://www.tarbutsefarad.com/es/articulos-elda/345-cuando-recorri-el-call-de-gerona.html 

Librería Sefarad
Dirección: Carrer de la Força, 10, 17004 Gerona-España
Teléfono:972 48 54 34
E-mail”: gerona@certeza.com
Tienda del Museu d´Historia dels Jueus en en Call de Girona, con amplia sección de librería y objetos de la cultura hebrea…


005Librería Certeza
Dirección: Calle Parque 41- 50007 Zaragoza-España
Teléfono: 976 27 29 07
Fax: 976 25 18 80
certeza@certeza.com

 

 


PA240120Librería GIL
c/ Hernán Cortés, 23, Plaza Pombo, Santander- España.
Sucursales
c/ San Fernando, 62
c/ General Dávila, 258
Pol. Nueva Europa El Campón, Peñacastillo.
Teléfono: 942 337 903
E-mail: libreria@libreriagil.com


“Poemas de primavera”, Carmen Marina Rodríguez Santana

I
Deshielan las montañas,
crece el caudal,
reverdecen los campos.

escanear0171

II
En las flores abiertas
liban las abejas,
bullicio en el panal.

 

III
Eclosionan los huevos,
los pollos pían.
A sus picos, lombriz.

escanear0170

IV
Puñados de cerezas
cuelgan del árbol,
sustento del pájaro.

Carmen Marina Rodríguez Santana©

Imágenes: Mercedes Ares, http://petalosalagua.blogspot.com.es/


“Kamasutra del lector”

e2a32fc9fa917bbed30e12d34c97ddeb


“La alfombra de la palmera y la media luna”, Salomé Ortega Martínez

CubiertaSalome¿Piensas en el Cairo? yo lo recuerdo a menudo, fue allí donde concebí el asomo del llanto en un azote, era un cuerpecito solitario pendiendo de un pie, luego me acostaron a la vera de nuestra madre, me amamantó mudamente en un lecho de fatiga, llegó papa con una veta sanguinolenta en los ojos, y maldijo que fuera una niña, no se inclinó para verme, fui una invisible criatura para el corazón varonil. Ajena a la indiferencia, yo, la pequeña Hayriye, codo a codo con mamá buscando desesperádamente, en un acto reflejo mi afán por vivir, succionando con entusiasmo el infantil sustento de la leche. Había nacido el tesoro de la desdicha, unos ojillos anhelantes de chispitas risueñas, no hubo bienvenida, sólo mi leal mamá sola en su ilusión.

Salomé Ortega Martínez©


“Cuatro Amigos” de David Trueba, Carmen Fabre

trueba

¿Es una novela de humor? Al comenzar su lectura creí que sí, pero estaba equivocada. Tiene episodios que hacen sonreír e incluso reír, pero… es tremendamente seria, dura, amarga y trascendente, nada superflua; presenta una ironía y un sarcasmo poco habitual.

Trata de un viaje iniciático que empieza con cuatro amigos anclados en una adolescencia tardía y permanente y acaba en una madurez incompleta, frustrante e irremediable; son fugitivos constantes de la vida y el tiempo, pero ambas realidades les alcanzan de un modo implacable e ineludible.

No he vivido personalmente esa situación, pasé de una adolescencia natural e ingenua a una madurez temprana y rígida; pero me he sentido reflejada, como en un espejo, en acciones y pensamientos de los protagonistas que yo no me había atrevido a verbalizar, lo han hecho ellos por mí.

El lenguaje es crudo, realista, a veces soez; confieso que por mi educación, me he sentido en ocasiones algo incómoda con él, pero es parte de la novela, sin este tipo de lenguaje, no sería ella.

Hay cuatro personajes centrales, mejor dicho cinco, y bastantes que aparecen de modo esporádico y que están perfectamente dibujados, perfilados. A algunos no me ha costado nada representármelos hasta físicamente con bastante realismo.

Comenzamos:

-SOLO. Su nombre real no aparece, el narrador de la historia.

Es una persona por terminar, por hacer, de autoestima baja y con unas reflexiones profundas, agrias y acertadas.

Hijo de un padre “crítico literario” y de una madre “crítica de arte”, en definitiva “críticos de su hijo” profesionalmente. Solo, en su infancia, intenta agradarles hasta que decide ser “normal”. Cuando somos niños y adolescentes comienza a elaborarse, a fraguarse nuestra autoestima y el primer punto de referencia son nuestros padres. La decepción de los padres de Solo hacia él es patente y hace que su autoestima no crezca, se estanque.

Solo ha intentado, literalmente, matar a su padre, pero no lo ha conseguido.

Tuvo una relación con Bárbara (para mí el quinto personaje central de la novela) que duró 19 meses y 23 días, lleva este tiempo marcado a fuego, tatuado en el alma y el corazón de un modo indeleble.

Antes del viaje recibe la invitación de boda de Bárbara y Carlos, este hecho aparece de modo continuado en la novela y no me percaté de su importancia casi hasta la parte final del texto. Es el verdadero punto de inflexión en la vida de Solo.

-RAÚL: Inseguro, precavido (lleva una bolsa de viaje casi imposible de cerrar, por si acaso…).Casado con Elena porque se quedó embarazada, padre de gemelos. Todo cambió en su vida, en su proyecto de vida; quería ser dibujante, pintor y libre y, es contable de su suegro y atado a una responsabilidad no buscada.

El viaje supone para él evadirse de su vida en el último año, pero viaja con un móvil que le mantiene amarrado a aquello de lo que quiere escapar. Obsesionado con las mujeres y el sexo y asustado muy asustado con la paternidad y el futuro imperfecto que le espera.

-BLAS: Tierno y bruto a la vez, con kilos de más. Eternamente inconcluso: casi…acabo la carrera, casi…conquisto a Anabel, casi… adelgazo, casi….

-CLAUDIO: El guapo, el líder, “el dueño de su vida” que va de un trabajo a otro peor. Resolutivo, un perfecto “broncas”, provocador, despreciativo; tiene momentos crueles con sus amigos y, otros que subliman el término amistad.

Un personaje que me fascino es el de Estrella, una mujer increíble y con una historia que, de tan extraña, podría ser real.

Recomiendo su lectura encarecidamente, a cada uno de los lectores le aportará algo diferente, estoy segura, además de hacer pasar unos ratos deliciosos con su lectura.

Termino con un fragmento que me ha llamado la atención y que suscribo:

“Puede que sea un romántico, pero jamás un sentimental. Un sentimental es el que espera algo que puede llegar a suceder. Un romántico es el que espera contra toda probabilidad”.

Carmen Fabre©carmenf

http://www.netwriters.eu/

 

http://eseotrotiempo.blogspot.com

 

http://lacienciaeslapoesiadelarealidad.blogspot.com

 

Te invito a visitar:  ¿Por qué leo?, la sección de Carmen Fabre.


“Pinceladas”, Juan Zapato

El gato de pintas blancas deambula por la cornisa a paso firme y se detiene, al encontrar el sitio buscado, donde echarse a tomar el Sol. Otro de pelaje negro, bebe del charco, las aguas que la lluvia nocturna dejara, sin prestar demasiada atención al recién llegado.

El empedrado pindio, hace dudar la empresa cuesta arriba, pero la curiosidad por saber que le espera, es más fuerte y se atreve. Una puerta cancel se abre y con disimulo, alcanza a escuchar un saludo de despedida y ver la mujer desconocida que sale a la calle y como por vergüenza por husmear, atina a decirle ¡buenos días!

004En la zona alta de Santabria, aún se conservan viejas casas de tejados terracota, balcones y galerías enmarcadas de maderos pintados de blanco y cristales cubiertos por cortinas de puntillas, que ocultan a los personajes-moradores. A la intemperie, paredes que esconden grises de antaño, cubiertas por mozos vívidos colores. Un balcón, vestido con mesa y silla, aguarda en su letargo la venida estival, y más arriba en el frontón, cincelada la fecha “1926”, que rubrica el año en que se erigiera aquella vivienda. Mandarinos se dejan ver entre cercados, tentando a una mano a que los hurte, mas un ladrido sorprende su andar calmo, pero el susto no es mayor al protegerle del can una verja.

Se adentra por una callejuela curva y el viento norte lo recibe, ahora el frio húmedo se hace presente en su rostro, la nariz se enrojece, las manos buscan refugio en los bolsillos de su campera1, y sus dedos palpan un orificio en el forro, tantean un objeto y el índice y el mayor capturan una vieja lapicera de pluma, una moneda obsoleta de otro país lejano y nada más.

El cielo se cierra encapotado, anunciando su pronto lloriqueo, es media mañana. Un cejo se alza sobre la bahía cantábrica, hasta cubrir por completo las astas de las grúas astillerenses. Pero el tiempo no se decide por sí mismo, ha sido sólo un chubasco, pero lo suficiente para mojarle los zapatos.

015El mercado es un buen refugio, para reponer energías y sus ojos recorren los distintos negocios del primer piso. Llevado por el aroma de los panes gira en una esquina y se encuentra inesperadamente con un artista plástico sentado frente a su caballete recreando un puesto, es la ocasión de presentarse y saber quién es él. Se llama Domingo de la Lastra es amigo de María la puestera y el Mercado de la Esperanza se ha transformado mágicamente en un atelier.

El periplo llega a su final, se despide del pintor y va por una hogaza de pan de Reinosa.

Juan Zapato©

1 Cazadora


“Claroscuros de Liérganes”, Juan Zapato

El tren de vía estrecha se ondula serpenteando las afueras de Santabria, rumbo al Sur. Sus vagones ya no son de madera como antes, pero la atmósfera húmeda del exterior conserva aquellas sensaciones. La viajera tampoco es la misma o tal vez sí, recorrerá aquel trayecto, hecho cuantas veces y los recuerdos serán la compañía de este nuevo, quizá el propósito final.

Su rostro se refleja sobre la ventanilla y su mirada se pierde en el paisaje, que imita a una postal, viaja más allá del recorrido, memoriza aquellas melodías escapadas de una casa, escucha esas voces inteligibles, el griterío de los niños en el patio, las escapadas a hurtadillas del colegio y las posteriores penitencias y aflora una sonrisa, cómplice de sí.

El tren ya no silba, al aproximarse a Ceceñas. Nadie desciende, tampoco ella. El guarda1 le pide su pasaje pero absorta en la añoranza no lo escucha, hasta que el hombre en un tono más alto le dice: Señora su billete2, por favor. Y busca en su cartera y revuelve y los nervios acuden al instante, hasta que por fin, aquel cartón aparece y le entrega para su control.

004Ahora el Miera entra en escena, los árboles se acercan al tren y se inclinan a su paso con cortés ademán, impulsados por el viento. El verde se hace intenso, fresco, brillante y la montaña da cobijo, quizá por el antojo de haber sido bautizadas como las Tetas de Liérganes. El final del viaje está cercano, unos edificios de poca época anuncian que ha llegado a Liérganes.

005Sin prisa y sin tomar conciencia de que llueve, camina por el andén hacia el portal, afuera el empedrado la espera. Allí, atraviesa el puente, en diagonal la confitería de siempre, refugio donde los hombres se dan cita para jugar una partida de naipes, las mujeres compartir un chocolate con churros, los padres jóvenes airear a sus hijos pequeños sin mucho lugar a donde ir y los paseantes forasteros hacer una parada y beber algo para entonarse.

Las gotas al caer sobre el asfalto, forman círculos, que el saber popular pronostica que ha de continuar por largo tiempo.

013

Se adentra por una calle sin veredas, a contramano de los automóviles que huyen del aguacero, como si hubiesen perdido la ruta y misteriosamente entraran en este pueblo y buscaran la salida donde esfumarse.

 

016

 

Los grises predominan, al punto de hacer desaparecer las sierras. Los balcones vidriados están desvestidos de aquellas flores de primavera. La luz amarillenta de una lámpara de salón, alberga la intimidad de una casa de piedra e invita a imaginar la calidez de una chimenea encendida, alguien fumando en pipa, un perro adormilado recostado sobre la alfombra, un libro reposando hasta la noche o la voz de María Callas-Tosca “Vissi d’arte, vissi d’amore”, girando sobre un viejo tocadiscos.

Es hora de regresar al presente y volver a casa.

Juan Zapato©

1 Inspector.

2 Pasaje, boleto.


“Lira Política, David Gutiérrez García

1891947186 

Las silvas ancestrales
que paran el dolor y los sentidos
son cantos actuales,
palabras como aullidos
en contra de políticos podridos.

Si hubiera más Sanjuanes *
y menos graduados del soborno
y menos charlatanes
pisando nuestro entorno
seguro que acababa este bochorno.

Si hubiera más poemas
volando como átomos visibles
y menos monotemas
que no son comprensibles
los días nos serían asumibles.

Pero no hay más que cutres,
maestros del discurso monocorde
tan cursis y tan futres,
expertos del engorde
con ellos no seré misericorde.

Esta es nuestra desgracia
vivir en el Estado Posmoderno
sólo con bancocracia
y “listos” del infierno:
¡cojamos esta mierda por los cuernos!

David Gutiérrez García©

* San Juan de la Cruz


“De Mar a Mar…”, Juan Zapato

Al borde de un laberinto, a punto de saltar por una ventana o tocar un timbre y salir corriendo y sentir el cuore que se te escapa, en esas horas que interrumpir la siesta de los mayores se hacía un hábito y el giro interminable de una pelota de goma dirigía la mirada a cualquier horizonte y las horas incansables de aquellos tiempos, no sabían de edades, ni futuros, solamente de presente.

El aire parecía más limpio, la gente más sana, los olores frutales intensos, el calor provenía de las cocinas, la luz incipiente se cortaba a cada rato, y la amistad era un pacto inseparable, aquel niño contenía la total inocencia.

Hasta que crees haber dejado atrás aquella época, pero la infancia es algo que no abandonas, hasta cuando cae la última hoja de tu calendario y añoras eso que la madurez parece engañar a tus sentidos, confundir tus sentimientos, error. Aprehendemos a vivir cada día y nunca acabamos. Y erramos y volvemos a errar, conseguimos aciertos a los que llamamos triunfos y seguimos la andadura, casi como perdidos, siempre buscando. Algunos nos detenemos para mirar el camino recorrido, enderezar la ruta o torcer el porvenir. Otros, pasan sin haberse dado cuenta de nada o casi poco y hasta felices.

Y en esos años que vas abriendo tus alas, conoces el mar por vez primera y, te entusiasma la plenitud que ofrece a tus ojos, la inmensidad de un paisaje inacabable, la invitación a descubrir un nuevo mundo.

nahariya_banana_beachPero el viaje deberá esperar, hasta que luego de vivir y sobrevivir tantos años, donde una y otra vez, marchas y contramarchas sorteando piedras atrasarán la partida, se aventura a cruzar las aguas oceánicas y sus pisadas recorren las arenas fronterizas de la Tierra Prometida, allí donde casi uno se cae del mapa, donde la piedra es blanca, el Mar de las Historias calmo y delicado, donde las tortugas llegan para desovar, los bananos se entremezclan con los árboles de paltas, fruto de los kibutzim y moshavim y las sierras de la Galilea occidental conforman la escena.

Allí convive con todas las culturas y descubre gestos y hábitos, otros sabores y una manera de comprender tantas formas de Vida diferentes, códigos para interpretar nuevas lecturas, una apertura de vista 180 grados distinta. Allí comienza a madurar, con más de cincuenta años a cuesta, pasa revista a los sueños que quedaron inconclusos y apuesta a cruzar otro continente y frente a un nuevo mar inicia un nuevo camino…

JuanZapato©


“Perfumes y aromas”, Juan Zapato

A la intemperie el perfume a brea se bifurca a través del vaivén de las barcas amarradas y el canto de las gaviotas se adueña de una nueva mañana.

131Un nuevo recorrido me ha de revelar los secretos a la vista de esta ciudad y el olfato de rata de biblioteca me transporta por la calle del Sol, hacia su librería. A sendos costados de la puerta de entrada, libros leídos aguardan a un ávido lector que se atreva a adoptarlos y en la vidriera derecha, ejemplares acuñados de clásicos hispanos y allende los mares. Ahora el perfume se ha impregnado del ambiente, huele a hojas de árboles voluminosos, de encuadernación delicada. Árboles de vida, que contienen aprendizajes, mundos donde encontrar las respuestas a los interrogantes, que aún no nos hemos formulado.

El recinto acoge con una tenue luz y el silencio encierra el rumor de tantas letras hilvanadas en historias de la Historia, aventuras noveladas, relatos cortos de largas travesías, versos ahogados libertarios o susurros pasionales.

133Dejo atrás este lugar mágico de colores sepia y al traspasar la puerta, un vecindario poblado de cafés y bares trasnochados -que al adormecerse el día han de adquirir sesgos intelectuales, rescatados por soñadores sesentistas de cabellos agrisados-, me invita.

El fresco amaina el paso y por delante un bullicio se aproxima por la plaza del Mercado La Esperanza de Haití, pero los aromas y el colorido nos esperan dentro del recinto, en cada puesto de pescados y frutos de mar.

Ya es hora… de adquirir unas flores en el kiosco que he visto al ingresar, sé que le han de agradar.

Juan Zapato©


“El discreto encanto de la…”, Juan Zapato

103El murmullo del oleaje se posa con timidez sobre el perfil costero del mar Cantábrico a orillas de Santander.

El aire fresco le hace compañía y el ronroneo del motor de una barcaza -que se aventura en la mañana, y se interna lenta en busca del rumbo diario-, nos dicen que hoy 8 de Enero da inicio un nuevo año gregoriano, de fondo una incierta neblina oculta los rostros de Somo y Pedreña.

Soy un extranjero, no de ahora, sino de siempre, desde el día aquel que abandonara el vientre de mi madre y comencé a deambular un nuevo mundo.

Una geografía todavía desconocida a mis ojos, aunque por momentos, ciertas fachadas edilicias me confundan entre nostalgias de otras geografías también desconocidas. Calles que van poblándose en minutos apresurados, de transeúntes que aún conservan sus trabajos. No son las trombas de ayer por las “rebajas”, incomprensibles a quien tiene una mirada foránea, un virus llamado consumismo, que se propaga en la sociedad y afecta al criterio.

Encaminando los pasos hacia El sardinero, bordeando la escollera, unos pescadores ocupan el tiempo intercambiando anécdotas, mientras una lubina forcejea para no ser prendida. Me acerco en silencio a un hombre de canas, para no interrumpir la escena y escuchar y aprender. Sobre la piedra está tallado un nombre: Pedro, así bautizaré a este pescador que ante el saludo de otro parroquiano y la pregunta sobre ¿qué haces Pedro?, responde: buscando el tapón… hace años que busco el tapón, que haga correr el agua de este mar y los barcos quedarán sobre la tierra. Ya verás cuando lo encuentre…

122El Sol invita a continuar. Ahora una sirena anuncia la proximidad de alguna embarcación y las campanadas de las iglesias, no quieren ser menos, no pueden perder presencia entre los perdidos andantes. El mediodía llega y una dama de elegante vestir almuerza cómodamente sentada sobre un banco y compartiendo conversación con un elegante caballero, y el detalle infaltable: dos copas de vino blanco, reposan sobre los baldosones de piedra del paseo marítimo. Por cierto la crisis no puede empañar el estilo.

Ya es hora… me escurro entre las oraciones sueltas de una conversación plural que entran y salen por mis oídos, como un lenguaje que se ha mudado de mí.

Juan Zapato©


“Trabajo domestico”, Fefa Martí Maldonado

Huguita, hija, perdona que te dé la brasa de esta manera pero es que, de verdad, necesito desahogarme un poco y tú eres de las pocas personas con las que tengo la suficiente confianza; si no pudiera contártelo, te juro que acabaría majareta, en serio te lo digo.

¿Quieres un poco más de infusión de valeriana? Yo es que la tomo mucho, por los nervios, ya sabes, y no es que lo diga yo pero me sale muy rica. Hija, qué bien que hayas venido, así podemos charlar tranquilas. Yo ya estaba necesitando descansar porque hoy, como comprenderás, me he dado una paliza. Tengo que aprovechar estos días, cuando se va de caza, claro, porque si no, estando él aquí, es imposible. Luego me digo que para qué tanto trabajo y tanto esfuerzo si en cuanto vuelve ya tengo otra vez la casa como un vertedero, pero es mi natural, qué le voy a hacer si soy limpia de nacimiento.

Y ésa es mi desgracia, claro, porque si me conformara, pues asunto arreglado. Él lo ensucia todo, yo miro para otro lado y se acabó el problema. Pero no, no es mi forma de ser. No puedo soportar el suelo lleno de manchas de pintura, las paredes, todo… Porque, créetelo, no tiene ningún cuidado, Huguita. Deja los cuencos tirados por cualquier parte y, claro, llegan los niños, entran sin mirar y los vuelcan y pisan la pintura y me llenan todo el suelo lleno de huellas; eso cuando no tienen la ocurrencia de pringarse las manos y estamparlas a continuación en las paredes, en cuanto me descuido tengo una colección completa de huellas palmares de todos los colores. Se lo enseñó él, ya ves, como si fuera una diversión, una gracia. Diversión para ellos, claro, pero no para mí, que luego tengo que ir detrás, renegando de todo lo renegable, limpiando huellas de pies y manos, y no veas lo que cuesta, que hay colores que no salen ni con agua caliente, sobre todo el rojo, que no sé con qué lo hace pero no hay quien lo quite, y encima el pringue de la grasa… Y él es igual, no creas que le importa lo que manche cuando está a lo suyo. Que digo yo que podría molestarse un poco y buscar la manera de pintar al aire libre. Pues no.

Y como encima el resto del pueblo le anima, pues para qué queremos más. El otro día vinieron unos cuantos vecinos y todo era alabarle el dibujo y los colores y el diseño y el movimiento de las figuras y qué bonito todo y qué artista eres, Tron. Y a mí se me llevaban los demonios porque me había pasado la mañana fregando como una loca una mancha violeta que no se iba ni pidiéndoselo de rodillas y porque el grupo de cazadores había quedado precioso después de que yo me estuviera dos horas borrando un monigote que el pequeño había pintado al lado del ciervo.

¿Te apetece una tortita de maíz? Están recién cocidas, como llevan ya dos días fuera pues me ha dado tiempo a hacer de todo, fíjate la de cosas que podría hacer si no tuviera que estar todo el rato detrás de él y de sus dichosas pinturas. A veces lo pienso y, te lo digo de verdad, Huguita, me da tanta rabia trabajar tanto para que no sirva de nada ni nadie me lo agradezca que el día menos pensado hago la maleta y me voy a la cueva de mi madre. De verdad te lo digo.

Fefa Martí Maldonado©

0a7b8576caeb0accfd7092d3a16c7e38

cajas vichoffSi deseas recibir de regalo el e-book
“Las cosas de la caja”
de Fefa Martí Maldonado,
envíanos un e-mail a:
librosylectores@gmail.com
y que disfrutes de su lectura
.


“Jai”, Juan Zapato

“Jai”1

Elevar el pensamiento para la reflexión, abstraerse por un día de lo cotidiano, pensarse frente a sus pares, introspección para la acción, para el cambio.

Es Yom Kipur, no estoy exento de errores y faltas y pido perdón, que no es lo mismo que pedir que me perdonen. Y a Ti, no te pido, les pido a los hombres.

Como un prestidigitador, alguien reparte el juego, para que siempre perdamos los mismos, para que siempre seamos los desposeídos.

¿Es necesario un ayuno?, para comprender el hambre en tantas regiones olvidadas de Tu mano y la avaricia de los expoliadores del Norte, sobre las riquezas naturales del Sur. Distinguir la soberbia del que escribe la historia, su historia y borra con su pluma embaucadora, las culturas oprimidas, exterminadas.

Y para profundizar la miseria, construimos armas, vil negocio donde las “democracias civilizadoras”, sin diferencia de signo político, olvidan lo moral, por escuchar al mejor postor. Ayer, hoy y tal vez mañana se retrataran sonrientes con algún dictador o jeque peculiar y pasado lo denostarán cuando ya no sea conveniente, ser “amigo”, a la vista de los manipulados votantes.

¡Basta de odio y fanatismos!

Un nuevo Hitler, vocifera nuestra destrucción y los hipócritas del mundo, uníos, hacen oídos sordos, miran hacia otro lado o mejor dicho a sus intereses sombríos e inescrupulosos mientras engrosan sus cuentas bancarias.

¡Basta de inequidades!

Una “segunda revolución industrial” vivimos por estos días, robots que suplantan la labor de muchos trabajadores ¿en beneficio de quien? Producir más, reducir costos, obtener mayores beneficios, enriquecerse unos pocos, pero la rueda gira cada vez más despacio, ¿a quien vender lo que se elabora?, si el “capitalismo salvaje” devora a sus potenciales consumidores.

¡Basta de contaminación!

Toneladas de basura tecnológica contaminan el ambiente, vida corta tienen los nuevos aparatos, una carrera sin frenos ¿para qué?

¡Basta de hipocresías!

Apañando el narcotráfico, como método para frenar toda rebeldía juvenil, ofreciendo como salida la evasión a través de un “porro”2, o eliminándolos si son pobres marginados de una villa con el “paco”3. O la “movida del botellón”, como si esto fuese una protesta contra el sistema y nadie denuncia que es el mismo sistema el que la ha inventado.

¡Basta de títeres gobernantes!

Cada situación, es presentada con un eufemismo, vilipendiando el lenguaje para que no comprendamos lo que piensan hacer

¿Qué nación puede tener futuro, cuando sus gobernantes aplican las recetas de tecnócratas, que sólo entienden de números mezquinos y no de la economía para el bienestar del conjunto social?

¿Qué nación puede tener futuro, cuando se reducen los fondos para la educación pública o imponen impuestos a la cultura?

¿Qué nación puede tener futuro, cuando se abandona la responsabilidad social de la salud pública, o cuando no se valora la investigación científica?

¿Qué gobernante es aquel que apaña la corrupción y toma tajada? Y ¿quienes son los que legislan las leyes de la injusticia?

¡Basta de crisis!

¿Es que ya no hay, siquiera un estadista, un idealista, un soñador? Entonces tomemos las riendas nosotros y construyamos una Utopía.

Por ello medito en este día especial, no por ser judío o no, no por ser creyente o no, si por ser, ser humano. Y miro a mi alrededor las muchas cosas que andan mal, de las que no soy responsable y quiero un Mundo al revés, porque este así está agonizando. Si soy responsable y lo somos todos de que se produzca un giro, una toma de conciencia por el bien común de todos y es hora de comenzar.

Juan Zapato©

1 Transliteración del hebreo: Vida.

2 Cigarrillo de cannabis o hachís.

3 Droga química, similar al crack, pasta base.


“Las israelíes Juglarías y Arderás en mí, con su autor Roberto Sánchez Soria (Juan Zapato)”

El amor y el erotismo, el pensamiento y la palabra, la Paz y la guerra, el cotidiano vivir de un poeta en Israel.

025Lectura en vivo en los estudios de Radio Sefarad (Madrid), invitado por Raquel Cornejo al programa “El marcapáginas”

Para escuchar, cliquea en la imagen o en el siguiente enlace: http://www.radiosefarad.com/joomla/index.php?option=com_content&view=article&id=18339:el-marcapaginas&catid=65:el-marcapaginas&Itemid=84


“Tomo secreto”, Emilio Porta

Yo no sé de qué color llegarás tarde
a las citas. Supongo que llegar tarde
es gris, verde llegar temprano.
De algún color se pusieron tus ojos
y ninguno de ellos era. Color como una
mesa de al fondo posiblemente fuera.

⁞⁞⁞⁞

Violeta,
como la semana Santa de mi país.

⁞⁞⁞⁞

Se me antoja
que nunca fuiste un niño
pequeño del todo,
un niño recién estrenado.

⁞⁞⁞⁞

Para el compositor, acariciar
las teclas del piano
es, como es para el poeta, acariciar
el cuerpo misterioso de la vida.
Tocar, ¡oh, sí!, el marfil inanimado.
Tantear el pecho de la desconocida.

⁞⁞⁞⁞

“Una ola de antisemitismo cruza el país”

Quemaron todos los escritos.
Sigmund Freud debería hacer lo mismo,
hincado de hinojos por la ola, con su obra.
Con todo lo que no había traspapelado
tras sus anteojos. Porque la ola había regresado.
Recuperada del sopor de centurias
en que la había encerrado el Renacimiento,
se desbordaba de nuevo sobre el arte y la ciencia.

Sigmund Freud había muerto hace años.
Y se encontraba solo frente a ella.
A punto de ser devorado.

Emilio Porta© de su libro “Tomo secreto” ISBN:978-84-95140-27-2

http://emilioporta.blogspot.com