Archivo de la etiqueta: Rey David

«La lira & la espada» Autor: David Mandel

La lira & la espada

Mi padre, el Rey David, estaba echado en el lecho, sin fuerzas, respirando con dificultad. Cuando me vio, sonrió débilmente, trató de incorporarse pero no pudo.

Me cogió la mano y me dijo en una voz casi inaudible:

―Salomón, hijo mío, pronto partiré de este mundo. ¡Quiero que seas fuerte y te portes como un hombre! Cumple las leyes de Dios, tal como están escritas en la Torá de Moisés. Así prosperarás en todo lo que hagas y Dios cumplirá la promesa que me hizo de que siempre habrá un descendiente mío en el trono de Israel.

Por momentos su voz desfallecía, pero todavía hablaba con claridad.

―Respecto a Joab, mi sobrino y amigo de la infancia, comandante de mi ejército, más hermano que mis hermanos, un hombre que me salvó la vida mas de una vez, que dedicó toda su vida a mi servicio…

―Sí, padre ―le interrumpí―. Lo sé.

―Quiero que lo mates.

―¿Pero por qué, padre? No entiendo…

―¡Tampoco olvides a Shimei! Es cierto que le juré que yo no lo mataría, pero ese juramento no te obliga a ti. ¡Quiero que sufra una muerte sangrienta! ¡Prométeme que harás todo lo que te he pedido!

―Te lo prometo, padre.

El Rey David cerró los ojos, y empezó a hablar en voz muy baja. Me acerqué a su lecho, y le escuché murmurar:

―Dios es mi pastor, nada me faltará. Aún si camino por valles tenebrosos, no temo peligro alguno, porque Dios está a mi lado, su vara de pastor me conforta. En la casa de Dios habitaré para siempre.

Y habiendo dicho esto, expiró.

Me quedé en la habitación largo rato llorando silencio-samente.

Los amigos de mi padre David lavaron su cuerpo y lo ungieron con aceite perfumado. Luego lo envolvieron en una mortaja de lino y lo colocaron sobre una litera que fue cargada por Joab, Abishai, Jushai y Abiatar, sus más fieles y antiguos compañeros.

Marchamos en silencio, acompañando al cuerpo del difunto rey, hasta que llegamos al lugar donde mi padre, años antes, había preparado su tumba en una caverna, cercana a las murallas de la ciudad. No podíamos creer que el Rey David, durante tantos años el centro de nuestras vidas, ya no estaba con nosotros.

Yo iba a la cabeza de la procesión abrazando a mi madre la reina Bathsheba. Nos seguían mis hermanos, sus esposas y sus concubinas. Detrás de ellos iban los funcionarios de la corte y los ancianos de las tribus. Nos seguía una muchedumbre de miles de hombres y mujeres de todas las tribus de Israel.

La cámara donde mi padre reposa por toda la eternidad es amplia y tiene un alto techo. A lo largo de sus paredes hay bancas labradas en piedra. Sobre una de ellas colocaron el féretro. Las otras bancas me recibirán a mí y a mis descendientes, cuando llegue el momento de reunirnos con nuestros antepasados.

Desde entonces, dos preguntas me obsesionan. ¿Por qué me ordenó mi padre, con su último aliento, matar a Joab, su compañero más antiguo y más leal? ¿Quién es ese Shimei al cual mi padre odiaba con tanta pasión como para desearle una muerte sangrienta?

¡Necesito saber las respuestas! Están ocultas en el pasado de mi padre. Ordenaré al Escriba de la corte que obtenga testimonios de las personas que fueron más cercanas a mi padre, y que me informe todo lo que le digan. Entonces, lo sabré. Entonces, lo entenderé.

David Mandel

DATOS DEL LIBRO
Título: «La lira & la espada»
Autor: David Mandel
Género: Novela histórica.
Nº de páginas: 178 págs.
Encuadernación: Tapa blanda con solapas.
Interior: Blanco y negro.
Papel ahuesado.
Tamaño: 150 x 210 mms.
Peso: 268,14 grs.
Lengua: Castellano
ISBN: 978-965-91073-7-7
Precio: En España 18 €
                                                                                            En Israel ₪ 75

Comprar ahoraEl precio incluye gastos de envío.

La Torre de Babel Ediciones®


:«Los judíos tuvieron poco que ver con la muerte de Jesús», Antonio Piñero

  Nazareth

Antonio Piñero (Chipiona, 1941) es uno de los mayores expertos en la figura de Jesús de Nazaret y el Nuevo Testamento a nivel mundial en su aspecto estrictamente histórico. Este catedrático emérito de filología griega de la Universidad Complutense de Madrid, que cuenta en su trayectoria más de una veintena de libros sobre el Israel del siglo I. Su obra «Aproximación al Jesús histórico» (Editorial Trotta). Una respuesta técnica, sencilla, clara y ordenada a los que se siguen preguntando si existió un carpintero del siglo I llamado Jesús de Nazaret.

 

¿Cómo se puede definir a Jesús de Nazaret y su vida desde un punto de vista estrictamente histórico?

Jesús es un artesano de la clase media-baja de Galilea, maestro de la ley, exorcista, sanador, proclamador de la venida del Reino de Dios, profeta y, al final de su vida, probablemente él mismo se proclamó Mesías. Fue un maestro de la ley fracasado porque no consiguió convencer de su mensaje a sus contemporáneos, ni en Galilea ni en Jerusalén.

¿En qué se desvió de las doctrinas judías de la época?

No quería romper con el Judaísmo. Se desvía como lo hicieron los antiguos profetas de la sociedad de la época, porque Jesús era un elemento supercrítico con su sociedad. Pero no se desvía ni en lo religioso ni siquiera en lo político del pueblo judío, que aspiraba a que los romanos fueran derrotados por las legiones de ángeles encabezadas por Dios. Ellos sabían que estaban en inferioridad militar, pero esperaban que, si alguien iniciaba la lucha contra los romanos, Dios les apoyaría.

¿Era un nuevo Moisés?

Hasta cierto punto sí, pero algo más pequeño. La idea de Jesús como un nuevo Moisés es algo que luego predican los evangelistas. Y, puestos a hablar del Antiguo Testamento, yo trazaría un paralelismo con la figura del juez bíblico Gedeón, el cual significa «Guerrero poderoso», que encabezó una lucha armada contra amalecitas y madianitas con la ayuda de Dios. El Reino de Dios que debe traer el Mesías es el final de la opresión romana. Jesús estaba convencido de que este Reino de Dios no iba a venir por manos humanas, sino por la intervención divina.

También hay quien ha querido ver la importancia de la influencia clásica en la doctrina de Jesucristo. ¿Conocía el griego o estuvo expuesto a la cultura helenística?

Los propios judíos llamaban Galilea de los gentiles porque estaba llena de griegos. Él no era inmune a esta influencia, aunque su formación era profundamente judía. Como artesano de la madera que era, capaz de construir casas y no solamente muebles, es muy probable que aprendiera griego para expandir su negocio. En el Evangelio de San Juan, se insinúa dos ocasiones que Jesús sabía griego. Lo cual no significa que estuviera influenciado en su concepto religioso por la mentalidad helenística. Su religión era completamente judía, sin influencias externas.

Continuar leyendo


Presentación de “La lira & la espada”, con su autor David Mandel

La lira y la espada 3D1¿Quién no conoce la historia de David y Goliat? ¿Hay alguna comunidad judía en el mundo donde los niños no cantan la canción “David, melej Israel, jai, jai ve kayam” (David, rey de Israel, vive y existe)? Me atrevería a decir que no ha existido otro rey, en la historia o en la leyenda, cuya fama y popularidad rivalice con la del rey David.

Hay quienes preguntan, ¿Existió realmente el rey David? ¿No será tal vez un personaje mítico como lo es el rey Arturo de la Mesa Redonda, o el rey inca Manco Cápac, quien, según la leyenda, fundó la ciudad del Cuzco donde se le hundió una vara de oro?

Y si aceptamos que realmente haya existido, ¿fue David rey de un imperio que llegaba desde el desierto de Egipto hasta la ribera del río Eufrates, como lo relata la Biblia, o fue simplemente el jefe de una tribu en una pequeña región de Judea, como lo manifiestan algunos respetados historiadores y arqueólogos?

¿Qué le habría pasado al rey David si hubiese reinado en nuestra época y no hace tres mil años? ¿Si al ex–presidente de Israel Moshé Katsav lo condenaron a siete años de prisión por encontrarlo culpable de acoso sexual y violación, cual sería la pena que hoy se le daría al rey David por haber ordenado la muerte del esposo de la mujer que había seducido?

David Mandel te espera para darte todas las respuestas,
el miércoles 30 de noviembre a las 18:00 horas en la
“Librairie du Foyer”, Kikar Masaryk 14, Tel Aviv.

La lira & la espada en TLV

www.latorredebabelediciones.com