“La Torá de Komlós”, István Gábor Benedek

PromoLaTorá600

István Gábor BENEDEK

La Torá de Komlós

Traducción de Víctor Medina y Joaquín Sánchez

                 La historia de los años 50 que voy a narrar no se puede escribir con pluma ligera.

En la sinagoga de Tótkomlós un grupo de hombres abatidos y tristes está de pie. Inaugurada cuando Hungría celebraba el milenio de su reino, siempre fue muy venerada. Durante los años de la guerra y en tiempos de encontradas luchas políticas que siguieron, sufrió heridas incurables. El techo deja pasar el agua de la lluvia. Las paredes con humedad por el agua del subsuelo, están despojadas del estucado y de la cal que las cubría. Los marcos podridos de las ventanas tienen los vidrios rotos. El amud, la mesa de lectura de la Torá, que fue saqueado y quemado, de alguna manera ha sido reemplazado y cubierto con un manto de terciopelo, pero no se pudieron recuperar el ornamentado anterior, ni el podio rodeado de un apoyabrazos. Además todos los bancos han desaparecido para siempre, han sido remplazados con unas cuantas sillas que esperan a los judíos, que entran caminando sobre un suelo duro apisonado, porque en el 44 también el piso fue arrasado.

Pero hoy la situación es de pérdida extrema, el Arca está abierta y vacía, el único rollo santo de la comunidad, que durante el incendio mundial fue escondido por manos benditas y que hasta hace poco era leído en la sección semanal correspondiente, cada lunes, jueves y Shabat o días festivos, ahora está acostado, muerto sobre el amud, irreparable, insalvable. Ha sido destruido, sus heridas son mortales, no hay nada que hacer. Se tiene que decir la última palabra, hay que despedirse de la Torá. Hombres emocionados entonan sobre ella un kadish...


Sobre el autor:

István Gábor Benedek nació en 1937 en Tótkomlós, en el sureste de Hungría. En ese momento tenía una comunidad judía grande y trivial. Sin embargo, pronto Hungría entró en la guerra del lado de Alemania. Primero su padre fue llevado a trabajos forzados, luego el resto de la familia a un campamento en Bergen-Belsen.

En 1957 ingresó en el Seminario Rabínico Nacional en Budapest. Al mismo tiempo comenzó a escribir. Al sentir que esa era su verdadera vocación, ingresó al periodismo, donde logró un éxito profesional considerable, convirtiéndose en editor de economía de los principales diarios, Magyar Hírlap, Népszabadság, Magyarország  y luego se convirtió en editor jefe de la revista semanal Bank és Tozsde. En 1997 fundó el periódico Remény,  publicación que trata de la vida social y cultural de los judíos húngaros.

Durante su carrera periodística, también escribió cuentos, novelas, películas y obras para radio. Su primera historia «El invitado» apareció en 1986. En 1994 «La Torá de Komlós», seguida de «Brooklyn» en 1996 y «The Burned Photograph» en 1997.  La Torá de Komlós  tuvo cuatro ediciones en Hungría y se publicó en Eslovaquia y Alemania, la edición en inglés lleva el título «The Torah Scroll of Tótkomlós». La Universidad de Harvard ha seleccionado la historia del título para su antología «Escritura judía en el mundo contemporáneo», que se publicó en 2003. Otros títulos «La Tercera Guerra» 2005, «David»  2005 «Magia» 2007 ,«Artúr» 2010, «The Bergen Waltz» 2011. «Miskolc, Jewish Street’46» 2012,  «¿Quién se ocupará de las personas?»2013 y en 2014 la novela «Arena dorada». Miklós Jancsó compró los derechos de la película La Torá de Komlós y el director René Gainville al cuento El Mesías.

Benedek ha sido galardonado con el Golden Pen. Es ciudadano honorífico de su ciudad natal, Tótkomlós. También de la ciudad de Gerasdorf, en Viena, donde además una calle lleva el nombre de su madre Rózsa Braun donde fuera deportado junto con su familia antes de Bergen Belsen en 1944. Recibió el premio estadounidense «Mensch for all seasons», en el año 2016. El presidente de Hungría le adjudicó la Orden del Mérito de Hungría Cruz de Caballero en el año 2017.

LaTora3Dx256DATOS DEL LIBRO
Título: «La Torá de Komlós»
Autor: István Gábor Benedek
Género: Novela
Nº de páginas: 194 págs.
Encuadernación:
Tapa blanda con solapas.
Interior: Blanco y negro.
Papel 100% ecológico.
Tamaño: 150 x 210 mms.
Peso: 268,14 grs.
Lengua: Castellano
ISBN: 978-965-7751-01-5
Precio: En España 18 €
                En Israel ₪ 75PaypalCertificado
El precio incluye gastos de envío.


:«Los judíos tuvieron poco que ver con la muerte de Jesús», Antonio Piñero

  Nazareth

Antonio Piñero (Chipiona, 1941) es uno de los mayores expertos en la figura de Jesús de Nazaret y el Nuevo Testamento a nivel mundial en su aspecto estrictamente histórico. Este catedrático emérito de filología griega de la Universidad Complutense de Madrid, que cuenta en su trayectoria más de una veintena de libros sobre el Israel del siglo I. Su obra «Aproximación al Jesús histórico» (Editorial Trotta). Una respuesta técnica, sencilla, clara y ordenada a los que se siguen preguntando si existió un carpintero del siglo I llamado Jesús de Nazaret.

 

¿Cómo se puede definir a Jesús de Nazaret y su vida desde un punto de vista estrictamente histórico?

Jesús es un artesano de la clase media-baja de Galilea, maestro de la ley, exorcista, sanador, proclamador de la venida del Reino de Dios, profeta y, al final de su vida, probablemente él mismo se proclamó Mesías. Fue un maestro de la ley fracasado porque no consiguió convencer de su mensaje a sus contemporáneos, ni en Galilea ni en Jerusalén.

¿En qué se desvió de las doctrinas judías de la época?

No quería romper con el Judaísmo. Se desvía como lo hicieron los antiguos profetas de la sociedad de la época, porque Jesús era un elemento supercrítico con su sociedad. Pero no se desvía ni en lo religioso ni siquiera en lo político del pueblo judío, que aspiraba a que los romanos fueran derrotados por las legiones de ángeles encabezadas por Dios. Ellos sabían que estaban en inferioridad militar, pero esperaban que, si alguien iniciaba la lucha contra los romanos, Dios les apoyaría.

¿Era un nuevo Moisés?

Hasta cierto punto sí, pero algo más pequeño. La idea de Jesús como un nuevo Moisés es algo que luego predican los evangelistas. Y, puestos a hablar del Antiguo Testamento, yo trazaría un paralelismo con la figura del juez bíblico Gedeón, el cual significa «Guerrero poderoso», que encabezó una lucha armada contra amalecitas y madianitas con la ayuda de Dios. El Reino de Dios que debe traer el Mesías es el final de la opresión romana. Jesús estaba convencido de que este Reino de Dios no iba a venir por manos humanas, sino por la intervención divina.

También hay quien ha querido ver la importancia de la influencia clásica en la doctrina de Jesucristo. ¿Conocía el griego o estuvo expuesto a la cultura helenística?

Los propios judíos llamaban Galilea de los gentiles porque estaba llena de griegos. Él no era inmune a esta influencia, aunque su formación era profundamente judía. Como artesano de la madera que era, capaz de construir casas y no solamente muebles, es muy probable que aprendiera griego para expandir su negocio. En el Evangelio de San Juan, se insinúa dos ocasiones que Jesús sabía griego. Lo cual no significa que estuviera influenciado en su concepto religioso por la mentalidad helenística. Su religión era completamente judía, sin influencias externas.

Continuar leyendo


“Desmontando mitos sobre los adolescentes”, Daniel J. Siegel

Daniel J. Siegel es doctor en Medicina, profesor de Psiquiatría Clínica en la Facultad de Medicina de la Universidad de California en Los Angeles, codirector del UCLA Mindful Awareness Research Center y director ejecutivo del Mindsight Institute. Siegel es autor de bestsellers como ‘Ser padres conscientes’, ‘Mindsight’, la nueva ciencia de la transformación personal y de uno de los libros más aclamados internacionalmente ‘The Developing Mind’, cuyas propuestas se han aplicado a programas educativos de todo el mundo. En su obra ‘Tormenta Cerebral’, Daniel J. Siegel aporta las claves para acabar con algunos de los mitos y falsas creencias más extendidas sobre la adolescencia. Desde una visión positiva, Siegel afirma que la adolescencia es una etapa muy especial, una chispa emocional, un momento de conexión social, de búsqueda de lo nuevo y con esencia creativa: «Los adolescentes tienen pasión, un sentimiento de que todo importa. Tienen una capacidad profunda de colaboración entre ellos, y el valor de probar cosas nuevas», destaca.


TRANSCRIPCIÓN
00:08
Zuberoa Marcos: Dan, antes de nada, muchas gracias por estar hoy con nosotros.

00:13
Daniel J. Siegel: Gracias a vosotros por invitarme.

00:15
Zuberoa Marcos: Me gustaría empezar con uno de los temas que más preocupa a los padres, que es cómo establecer límites con sus hijos. Por ejemplo, cuando nuestros hijos van a casa de un amigo y hay que poner límites para establecer la hora de regresar a casa, ¿cómo deberían actuar los padres?

00:34
Daniel J. Siegel: Una de las cosas que necesitan entender los padres es que son los primeros profesores de los niños, y una de las cosas principales que un padre puede enseñar a su hijo es a entender que él es quien guía sus emociones, cuáles son sus sentimientos, cuáles son sus pensamientos, sus esperanzas y sus sueños. Todo esto es parte de lo que llamamos «la mente».

«Los padres son los primeros profesores de los niños»

01:00
Así que un padre, en vez de pensar que debe controlar solo el comportamiento, debería darse cuenta de que su tarea es enseñar a su hijo la habilidad que llamamos «Mindsight», que es observarse a uno mismo. Los estudios muestran que cuando los padres enseñan esto, los niños aprenden a regular su comportamiento. Los padres que no lo entienden acaban muy centrados en repetirle a sus hijos pequeños lo que deben hacer y controlar su comportamiento sin que el niño tenga la habilidad para regularse a sí mismo.

01:37
Así que, cuando tienen ocho o diez años y no han aprendido esas habilidades, estamos ante otro problema porque los niños están a punto de convertirse en adolescentes y esta es una época en la que se producen muchos cambios. Si no han aprendido estas habilidades para observarse a sí mismos la preparación para la etapa adolescente será muy diferente. Cuando el niño sea adolescente, se le debe explicar continuamente de qué manera está cambiando su mente en función del crecimiento de su cuerpo, basándose en los cambios de su cerebro y en la forma en la que también cambian sus relaciones.

02:12
Es parte natural de ser padres. Cuando los padres aprenden sobre esta habilidad como forma de educar a sus hijos, es relativamente fácil verlos coger a sus hijos pequeños y enseñarles a regular su comportamiento desde dentro hacia afuera. Y contestando a tu pregunta, por ejemplo, con un niño de ocho años, estarías desarrollando estas habilidades que le has enseñado. Así que la pregunta sería: «¿Qué han estado haciendo sus padres durante los últimos ocho años?» o «¿Qué le ofrece la escuela? ¿Qué añade a esta capacidad de aprender sobre la naturaleza de nuestra mente?». Es decir, el Mindsight es la base de la inteligencia social y emocional.

Continuar leyendo


En memoria de las víctimas de la Kristallnacht, 9 y 10 de noviembre de 1938

(“Noche de los Cristales”; también llamada “Noche de los vidrios rotos”).

Pogrom llevado a cabo por los nazis en toda Alemania y Austria en la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938. El nombre hace referencia a las vidrieras de los comercios destrozadas por los vándalos. Oficialmente constituyó una represalia por el asesinato de un funcionario de la embajada alemana llamado Ernst von Rath a manos de un joven refugiado judío, Herschel Grynszpan, el 7 de noviembre en París.

Embed_Kristallnacht

El 9 de noviembre Von Rath murió a causa de sus heridas. Esa misma noche, un grupo de jerarcas nazis se reunió en Munich para conmemorar el aniversario del fallido intento de Hitler de tomar el gobierno de Baviera en 1923. El ministro de Propaganda nazi, Joseph Göbbels, señaló que había llegado la hora de golpear a los judíos. Los líderes nazis enviaron instrucciones a sus hombres en todo el país: el pogrom tenía que parecer popular y espontáneo, y los activistas debían incorporarse después. En pocas horas estallaron graves disturbios en numerosas ciudades. Las vidrieras de los negocios judíos fueron destrozadas y los locales saqueados, se incendiaron centenares de sinagogas y hogares judíos y muchos judíos fueron atacados físicamente. Alrededor de 30.000 fueron arrestados y deportados a los campos de concentración en Dachau, Sachsenhausen y Buchenwald, donde se los hizo objeto de tratos brutales y muchos murieron. Durante el pogrom mismo, unos 90 judíos fueron asesinados.

Al finalizar este ataque, los nazis continuaron con otro tipo de severas medidas antijudías. El proceso de arianización, la apropiación de bienes y propiedades judías, se aceleró; la comunidad judía fue obligada a pagar una multa de 1.000 millones de marcos, como indemnización por la muerte de Von Rath; y los alemanes crearon una Oficina Central para la Emigración Judía (Zentralstelle für jüdische Auswanderung) para “estimular” a los judíos a que abandonasen Alemania.

Los países occidentales y la Unión Soviética se conmovieron por el pogrom de la Kristallnacht, y como resultado de ello algunos gobiernos comenzaron a permitir el ingreso de un mayor número de refugiados. Sin embargo, los nazis no se desanimaron y continuaron forjando su plan de eliminar al judaísmo europeo.

Zadoff, Efraim (Ed.), SHOA – Enciclopedia del Holocausto, Yad Vashem y E.D.Z. Nativ Ediciones, Jerusalen 2004. Basado en: Rozett, Robert & Shmuel Spector (Ed.), Encyclopedia of the Holocaust, Yad Vashem and Facts On File, Inc., Jerusalem Publishing House Ltd, 2000.

https://www.yadvashem.org/es/holocaust/encyclopedia/kristallnacht.html


“Elisabeth Roudinesco, historiadora del psicoanálisis”, Víctor M-Amela

roudinesco

El entrevistador es bastante lego, pero las respuestas valen la pena.

-Estudia usted la historia del psicoanálisis…
-El psicoanálisis ha evolucionado según cada sociedad y cultura en cada momento.

-¿Qué es el psicoanálisis?
-Una respuesta humanista al salvajismo de una sociedad depresiva que tiende a reducir al hombre a una máquina puramente biológica, sin pensamiento ni afecto. ¡Una gran aventura individual y colectiva!

-¿Colectiva?
-Desvela que las sociedades se conducen por pulsiones no siempre racionales.

-Ya me parecía…
-Y cada individuo puede analizar sus pulsiones inconscientes y exponerlas a la luz de su conciencia: sanará neurosis y será más libre.

-¿Eso pretende el psicoanálisis?
-Freud fue el primero en entender que la histeria de algunas de sus pacientes expresaba represiones hondas no conscientes, corsés emocionales y sexuales que eran propios de la cultura europea de aquel momento.
Y subió al inconsciente al escenario.
Se tomó en serio los sueños como afloración del lenguaje del inconsciente mientras está durmiendo nuestra conciencia.
Los egipcios ya interpretaban sueños…
Y los hebreos, vea a José en la corte del fa­raón. Freud conocía bien los relatos del Pentateuco, el Talmud hebreo: no se quedó en lo simbólico ni teológico, entendió que detrás latían deseos escondidos. ¡Él fue más allá!

-¿Y cómo llegó usted al psicoanálisis?
-Mi madre se separó y reemparejó: crecí con tres progenitores, en una familia atípica, en un entorno muy proustiano…

-¿Y eso enlaza con el psicoanálisis?
-Mi madre era amiga personal de Lacan.

-Jacques Lacan, ¿discípulo de Freud?
-Así es, y fue el fundador de la escuela psico­analítica parisina.

-¿Recuerda usted a Lacan?
-Entraba y salía de casa. Yo no le hacía mucho caso. Era un amigo de mamá, sólo eso, y yo recelaba un poco de él, igual que mi padre.

Aquí detecto aspectos analizables…

Después me entusiasmaría su obra. Y tuve que escuchar de labios de mi madre: “¡Ya te lo decía yo, ya te decía que era genial!”.

-¿A qué se dedicaba su madre?
-Trataba a niños pequeños abandonados por sus padres o afectados por traumas tempranos. Lo sabía todo sobre la psique infantil.

-¿Qué idea de Lacan me reseñaría?
-Llevo escritos montones de libros sobre Lacan, su biografía incluida, como también la de Freud, para reducirlo todo en una línea.

-Insisto, se lo pido por mis lectores.
-Ya veo que es usted un periodista ignorante, que me entrevista sin saber qué he escrito…

-Ignorante soy: ¡ilústreme! Ayúdeme usted a divulgar ahora su visión de Lacan.
-¡Qué idiotez! No banalizaré aquí a Lacan, monsieur: ¡para conocerle, hay que leerle!

-¿Dejamos aquí esta entrevista, pues?
-¿Sabe usted al menos que los nazis quemaron los libros de Freud? ¿Sabe que le hubiesen asesinado, si no llega a huir de Austria?

-Terrible, pero…
-¡Hablamos de cosas serias, monsieur! ¡No frivolicemos! El psicoanálisis ha sido ferozmente perseguido por todas las dictaduras…

-Terrible, pero le pido que…
-¡Los nazis pasaron, pero el odio a Freud persiste!

-¿Por qué dice eso?
-Es la verdad: ¡aún escandaliza mucho saber que no somos dueños de nosotros mismos!

-Yo lo tengo ya asumido.
-Ahora esto altera mucho a los científicos, igual que antes alteraba a los sacerdotes.

-¿Compara la ciencia de hoy con la Iglesia de ayer?
-Los científicos tiran el agua sucia –lo que ­está bien– con el bebé dentro –lo que está mal–: ¡incurren en fanatismo, muchos de ellos!

-¿Qué les diría a esos científicos?
-Que toda pretensión de dar una explicación unívoca a un fenómeno… será fallida.

-Es lo que venía a preguntarle: el psicoanálisis ¿es ciencia o es arte?
-Ni religión ni ciencia. ¡Jamás dogma! Este pecado ya lo cometió el psicoanálisis: creyó ser explicación única de todo. Y es un pecado que hoy está cometiendo la ciencia.

-¿Debería yo psicoanalizarme?
-¡No es obligatorio! Yo lo hago, para escla­recer mi inconsciente y conocerme mejor. Pero tú hazlo sólo si tienes muchas ganas. Y hazlo sólo con un muy buen psicoanalista.

-Esto es cosa de ricos.
-Empezó siéndolo, pero dejó de serlo en los años 60 y 70, ¡y hoy debería ser para todos!

-¿Y dedicarle veinte años de mi vida?
-¡No! Con dos sesiones semanales, dos años bastarán. Un psicoanálisis inacabable es tan impropio como la actual insistencia psiquiátrica en hipermedicar todas las aflicciones del alma. ¡El ser humano no es sólo química!

-Gracias por la entrevista.
¡Basta de esos psicoanalistas que te tienden en el diván y que callan! Son como un burócratas ausentes. ¡Hay que hablar!

-Pues si tiene algo más que decir…
-Lo diré: es falso que a un niño le perjudique ser criado por una pareja homoparental. Le dañará, sólo, no haber sido amado. Y con ser muy bien amado por una sola persona, ese niño crecerá con una psique sana y salva.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/lacontra/20181024/452530620212/los-nazis-pasaron-pero-el-odio-a-freud-persiste.html


La Torre de Babel Ediciones, MAZSIHISZ y los Institutos Cervantes de Budapest y Tel Aviv invitan

  Judit Klein, nos deleitará con su voz en Budapest en el acto de presentación de “La Torá de Komlós”, obra maestra del escritor húngaro István Gábor Bedek

41872899_1856078957820408_6264674331993833472_n

Imprimir


“Kol nidrei Op. 47 – Max Bruch + ..y Sevilla”, Jacqueline du Pré


Lanzamiento en español de “La Torá de Komlós”, István Gábor Benedek (BIG)

Promoción La Torá de Kómlos

La Torre de Babel Ediciones® se honra en publicar, por primera vez en castellano, la obra maestra del escritor húngaro István Gábor Benedek.

    La historia de los años 50 que voy a narrar no se puede escribir con pluma ligera.
    En la sinagoga de Tótkomlós un grupo de hombres abatidos y desconsolados está de pie. Inaugurada cuando Hungría celebraba el milenio de su reino, siempre fue muy venerada. Durante los años de la guerra y en tiempos de enconadas luchas políticas que siguieron, sufrió heridas incurables. El techo deja pasar el agua de la lluvia. Las paredes con humedad por el agua del subsuelo están despojadas del estucado y de la cal que las cubría. Los marcos podridos de las ventanas tienen los vidrios rotos. El amud, la mesa de lectura de la Torá, que fue saqueado y quemado, de alguna manera ha sido reemplazado y cubierto con un manto de terciopelo, pero no se pudieron recuperar el ornamentado anterior, ni el podio rodeado de un apoyabrazos. Además, todos los bancos han desaparecido para siempre, han sido remplazados por unas cuantas sillas que esperan a los judíos, que entran caminando sobre un suelo duro apisonado, porque en el 44 también el piso fue arrasado.
     Pero hoy la situación es de pérdida extrema, el Arca está abierta y vacía, el único rollo santo de la comunidad, que durante el incendio mundial fue escondido por manos benditas y que hasta hace poco era leído en la sección semanal correspondiente, cada lunes, jueves y Shabat o días festivos, ahora está acostado, exánime sobre el amud, irreparable, insalvable. Ha sido destruido, sus heridas son mortales, no hay nada que hacer. Se tiene que decir la última palabra, hay que despedirse de la Torá.
     Hombres acongojados entonan sobre ella un kadish…

Anticípese reservando su ejemplar

 Compra anticipada de La Torá de Kómlos

 

Ahora ya no se trata solo de un sector reducido, o de la destrucción de un templo judío, sino lo que llama la atención sobre el exterminio más horrible del género humano. Este libro no habla sobre el holocausto, sino en primer lugar sobre la población judía aldeana de Hungría cuyo recuerdo apenas existe hoy. El lector no encontrará narraciones sombrías. Sobre estas historias se puede llorar, se puede reír.

B.I.G. (como se acostumbra a llamar a István Gabor Benedek) salva del mundo aldeano judío-húngaro, ya convertido en el mundo del más allá, algunos recuerdos, una instantánea, que será objeto en el pensamiento de las generaciones futuras.

János Szász publicado en la revista semanal HIT de Bucarest

Sobre el autor:

István Gábor Benedek nació en 1937 en Tótkomlós, en el sureste de Hungría. En ese momento tenía una comunidad judía grande y trivial. Sin embargo, pronto Hungría entró en la guerra del lado de Alemania. Primero su padre fue llevado a trabajos forzados, luego el resto de la familia a un campamento en Bergen-Belsen.

En 1957 ingresó en el Seminario Rabínico Nacional en Budapest. Al mismo tiempo comenzó a escribir. Al sentir que esa era su verdadera vocación, ingresó al periodismo, donde logró un éxito profesional considerable, convirtiéndose en editor de economía de los principales diarios, Magyar Hírlap, Népszabadság, Magyarország  y luego se convirtió en editor jefe de la revista semanal Bank és Tőzsde. En 1997 fundó el periódico Remény  publicación, que trata de la vida social y cultural de los judíos húngaros.

Durante su carrera periodística, también escribió cuentos, nove-las, películas y obras para radio. Su primera historia «El invitado» apareció en 1986. En 1994 «La Torá de Komlós», seguida de «Brooklyn» en 1996 y «The Burned Photograph» en 1997.  La Torá de Komlós  tuvo cuatro ediciones en Hungría y se publicó en Eslo-vaquia y Alemania, la edición en inglés lleva el título «The Torah Scroll of Tótkomlós». La Universidad de Harvard ha seleccionado la historia del título para su antología «Escritura judía en el mundo contempo-ráneo», que se publicó en 2003. Otros títulos «La Tercera Guerra» (2005), «David»  (2005) «Magia» (2007) ,«Artúr» (2010), «The Bergen Waltz» (2011). «Miskolc, Jewish Street’46» (2012),  «¿Quién se ocupará de las personas?»(2013) y en 2014 la novela «Arena dorada». Miklós Jancsó compró los derechos de la película La Torá de Komlós y el director René Gainville al cuento El Mesías.

Benedek ha sido galardonado con el Golden Pen. Es ciudadano honorífico de su ciudad natal, Tótkomlós. También de la ciudad de Gerasdorf, en Viena, donde además una calle lleva el no-mbre de su madre Rózsa Braun (donde fuera deportado junto con su familia antes de Bergen Belsen en 1944). Recibió el pre-mio estadounidense «Mensch for all seasons», en el año 2016. El presidente de Hungría le adjudicó la Orden del Mérito de Hungría Cruz de Caballero en el año 2017.


“Hay una gran presión económica para hacer obsoletos a los humanos”, Max Tegmark

 

3.o

En su libro ‘Vida 3.0’, el profesor del MIT propone argumentos para un debate global que evite que la llegada de la Inteligencia Artificial acabe en desastre

Cuando el rey Midas le pidió a Dionisio transformar en oro todo lo que tocase cometió un fallo de programación. No pensaba que el dios sería tan literal al concederle el deseo y solo fue consciente de su error cuando vio a su hija convertida en una estatua metálica. Max Tegmark (Estocolmo, 1967) cree que la inteligencia artificial puede presentar riesgos y oportunidades similares para la humanidad.

El profesor del MIT y director del Future of Life Institute en Cambridge (EE UU) estima que la llegada de una Inteligencia Artificial General (IAG) que supere a la humana es cuestión de décadas. En su visión del futuro, podríamos acabar viviendo en una civilización idílica donde robots superinteligentes harían nuestro trabajo, crearían curas para todas nuestras enfermedades o diseñasen sistemas para ordeñar la energía descomunal de los agujeros negros. Sin embargo, si no somos capaces de transmitirle nuestros objetivos con precisión, también es posible que a esa nueva inteligencia dominante no le interese nuestra supervivencia o, incluso, que asuma un objetivo absurdo como transformar en clips metálicos todos los átomos del universo, los que conforman nuestros cuerpos incluidos.

Para evitar el apocalipsis, Tegmark considera que la comunidad global debe implicarse en un debate para orientar el desarrollo de la inteligencia artificial en nuestro beneficio. Esta discusión deberá afrontar problemas concretos, como la gestión de las desigualdades generadas por la automatización del trabajo, pero también un intenso esfuerzo filosófico que triunfe donde llevamos siglos fracasando y permita definir y acordar qué es bueno para toda la humanidad para después inculcárselo a las máquinas.

Estos y otros temas relacionados con la discusión que Tegmark considera más importante para el futuro de la humanidad son los que recoge en su libro Vida 3.0: ser humano en la era de la inteligencia artificial, un ambicioso ensayo que han recomendado gurús como Elon Musk en el que el cosmólogo sueco trata de adelantarse a lo que puede suceder durante los próximos milenios.

Pregunta. Los humanos, en particular durante los últimos dos o tres siglos, hemos tenido mucho éxito comprendiendo el mundo físico, gracias al avance de disciplinas como la física o la química, pero no parece que hayamos sido tan eficaces entendiéndonos a nosotros mismos, averiguando cómo ser felices o llegando a acuerdos sobre cómo hacer un mundo mejor para todo el mundo. ¿Cómo vamos a dirigir los objetivos de la IAG sin alcanzar antes acuerdos sobre estos asuntos?

Respuesta. Creo que nuestro futuro puede ser muy interesante si ganamos la carrera entre el poder creciente de la tecnología y la sabiduría con la que se gestiona esa tecnología. Para conseguirlo, tenemos que cambiar estrategias. Nuestra estrategia habitual consistía en aprender de nuestros errores. Inventamos el fuego, la fastidiamos unas cuantas veces y después inventamos el extintor; inventamos el coche, la volvimos a fastidiar varias veces e inventamos el cinturón de seguridad y el airbag. Pero con una tecnología tan potente como las armas atómicas o la inteligencia artificial sobrehumana no vamos a poder aprender de nuestros errores. Tenemos que ser proactivos.

Es muy importante que no dejemos las discusiones sobre el futuro de la IA a un grupo de frikis de la tecnología como yo sino que incluyamos a psicólogos, sociólogos o economistas para que participen en la conversación. Porque si el objetivo es la felicidad humana, tenemos que estudiar qué significa ser feliz. Si no hacemos eso, las decisiones sobre el futuro de la humanidad las tomarán unos cuantos frikis de la tecnología, algunas compañías tecnológicas o algunos Gobiernos, que no van a ser necesariamente los mejor cualificados para tomar estas decisiones para toda la humanidad.

P. ¿La ideología o la forma de ver el mundo de las personas que desarrollen la inteligencia artificial general definirá el comportamiento de esa inteligencia?

R. Muchos de los líderes tecnológicos que están construyendo la IA son muy idealistas. Quieren que esto sea algo bueno para toda la humanidad. Pero si se mira a las motivaciones de las compañías que están desarrollando la IA, la principal es ganar dinero. Siempre harás más dinero si reemplazas humanos por máquinas que puedan hacer los mismos productos más baratos. No haces más dinero diseñando una IA que es más bondadosa. Hay una gran presión económica para hacer que los humanos sean obsoletos.

La segunda gran motivación entre los científicos es la curiosidad. Queremos ver cómo se puede hacer una inteligencia artificial por ver cómo funciona, a veces sin pensar demasiado en las consecuencias. Logramos construir armas atómicas porque había gente con curiosidad por saber cómo funcionaban los núcleos atómicos. Y después de inventarlo, muchos de aquellos científicos desearon no haberlo hecho, pero ya era demasiado tarde, porque para entonces ya había otros intereses controlando ese conocimiento.

P. En el libro parece que da por hecho que la IA facilitará la eliminación de la pobreza y el sufrimiento. Con la tecnología y las condiciones económicas actuales, ya tenemos la posibilidad de evitar una gran cantidad de sufrimiento, pero no lo hacemos porque no nos interesa lo suficiente o no le interesa a la gente con el poder necesario para conseguirlo. ¿Cómo podemos evitar que eso suceda cuando tengamos los beneficios de la inteligencia artificial?

R. En primer lugar, la tecnología misma puede ser muy útil de muchas maneras. Cada año hay mucha gente que muere en accidentes de tráfico que probablemente no morirían si fuesen en coches autónomos. Y hay más gente en América, diez veces más, que mueren en accidentes hospitalarios. Muchos de esos se podrían salvar con IA si se utilizase para diagnosticar mejor o crear mejores medicinas. Todos los problemas que no hemos sido capaces de resolver debido a nuestra limitada inteligencia es algo que podría resolver la IA. Pero eso no es suficiente. Como dice, ahora mismo tenemos muchos problemas que sabemos exactamente cómo resolver, como el hecho de que haya niños que vivan en países ricos y no estén bien alimentados. No es un problema tecnológico, es un problema de falta de voluntad política. Esto muestra lo importante de que la gente participe en esta discusión y seleccionemos las prioridades correctas.

Por ejemplo, en España, el Gobierno español ha rechazado unirse a Austria y muchos otros países en la ONU en un intento para prohibir las armas letales autónomas. España apoyó la prohibición de armas biológicas, algo que apoyaban los científicos de esa área, pero no han hecho lo mismo para apoyar a los expertos en IA. Esto es algo que la gente puede hacer: Animar a sus políticos para que afronten estos asuntos y nos aseguremos de que dirigimos la tecnología en la dirección adecuada.

P. La conversación que propone en Vida 3.0 sobre la Inteligencia Artificial en el fondo es muy parecida a la que se debería tener sobre política en general, sobre cómo convivimos entre nosotros o como compartimos los recursos. ¿Cómo crees que el cambio en la situación tecnológica va a cambiar el debate público?

R. Creo que va a hacer las cosas más drásticas. Los cambios producidos por la ciencia se están acelerando, todo tipo de trabajos desaparecerán cada vez más rápido. Muchos se ríen de la gente que votó a Trump o a favor del Brexit, pero su rabia es muy real y los economistas te dirán que las razones por las que esta gente está enfadada, por ser más pobres de lo que eran sus padres, son reales. Y mientras no se haga nada para resolver estos problemas reales, su enfado aumentará.

La Inteligencia Artificial puede crear una cantidad enorme de nueva riqueza, no se trata de un juego de suma cero. Si nos convencemos de que va a haber suficientes impuestos para proporcionar servicios sociales y unos ingresos básicos, todo el mundo estará feliz en lugar de enfadado. Hay gente a favor de la Renta Básica Universal, pero es posible que haya mejores formas de resolver el problema. Si los gobiernos van a dar dinero a la gente solo para apoyarles, también se lo puede dar para que la gente trabaje como enfermeros o como profesoras, el tipo de trabajos que se sabe que dan un propósito a la vida de la gente, conexiones sociales…

No podemos volver a los criterios de distribución del Egipto de los faraones, en los que todo estaba en manos de un puñado de individuos, pero si una sola compañía puede desarrollar una inteligencia artificial general, es solo cuestión de tiempo que esa compañía posea casi todo. Si la gente que acumule este poder no quiere compartirlo el futuro será complicado.

P. Si no hacemos nada, ¿cuál serían las principales amenazas provocadas por el desarrollo de la IA?

R. En los próximos tres años comenzaremos una nueva carrera armamentística con armas letales autónomas. Se producirán de forma masiva por los superpoderes y en poco tiempo organizaciones como ISIS podrán tenerlas. Serán los AK-47 del futuro salvo que en este caso son máquinas perfectas para perpetrar asesinatos anónimos. En diez años, si no hacemos nada, vamos a ver más desigualdad económica. Y por último, hay mucha polémica sobre el tiempo necesario para crear una inteligencia artificial general, pero más de la mitad de los investigadores en IA creen que sucederá en décadas. En 40 años nos arriesgamos a perder completamente el control del planeta a manos de un pequeño grupo de gente que desarrolle la IA. Ese es el escenario catastrófico. Para evitarlo necesitamos que la gente se una a la conversación.

Fuente: https://elpais.com/elpais/2018/08/07/ciencia/1533664021_662128.html


“Los huevos, ingrediente indispensable de muchas expresiones españolas”, VBloger @virch78

eggs

He aquí un homenaje a los huevos, esa palabra sobre la que tantas y tan variadas expresiones se han creado en la lengua castellana. Y bueno, antes de empezar, este post no es apto para menores de 7 años. Dicho esto… empezamos!

Si se dice “vale (o cuesta) un huevo” significa que es algo que vale mucho o que cuesta mucho esfuerzo. También podemos usar la expresión “y un huevo!” que significa que ni hablar, que no, que no y que no.

Si decimos “tiene un par de huevos” significa que muestra gran valentía en sus acciones.

Junto al número 3, como en la frase “me importa 3 huevos (o también, me importa 3 cojones)” significa que no me importa nada, que paso totalmente del tema.

Y si ascendemos el número a mil pares obtendremos “le costó mil pares de huevos”, lo cual denota una gran dificultad para conseguir algo.

Además de con los números, dependiendo el verbo que acompañe a los huevos, su significado varía enormemente. Así, no es lo mismo “tener huevos” (lo que indica gran valentía) que “tiene huevos la cosa” lo que denota sorpresa y admiración, además de importancia.

Si probamos ahora con el verbo “poner” nos inclinamos más hacia un reto: “poner los huevos sobre la mesa” es como retar a alguien a hacer algo.

Otra variedad que cambia mucho el significado es el tiempo verbal utilizado. Así, el tiempo presente “me toca los huevos” indica molestia o fastidio. El reflexivo, “tocarse los huevos” indica pereza o vaguería, y el imperativo “tócate los huevos” es una exclamación de sorpresa.

Si pasamos ahora a un sinónimo suyo, cojones, también encontraremos una gran variedad de usos y significados. Los prefijos o sufijos cambian su sentido: si utilizamos el prefijo a- como en “acojonado”, expresa miedo. Si usamos el prefijo des-, como en “descojonarse”, significa reírse mucho mucho. Con el sufijo –udo, como en “cojonudo”, indica algo muy bueno que roza la perfección.

Las preposiciones también nos ayudan a matizar la expresión. De significa éxito como en “me salió de cojones”, aunque en otros casos también puede denotar cantidad, como en “hacía un frío de cojones”, es decir, que hacía mucho frío. Por expresa voluntariedad como en “lo haré por cojones” y hasta expresa el límite de aguante (estoy hasta los cojones).

Bueno, pues he aquí unas cuantas expresiones más que, seguramente, ya habréis escuchado en alguna ocasión. Si encontráis alguna otra variedad que no esté incluida en este post, os invito a que incluyáis vuestros comentarios.

 

Fuente: https://expresionesyrefranes.com/2007/01/31/


“Seminario de escritura creativa y turismo temático en Madrid”, con Andrea Bauab

020

Del 13 al 16 de septiembre
Seminario de escritura creativa y turismo temático

Este seminario, impartido por Andrea Bauab, ofrecerá las claves de una escritura creativa a través del análisis de obras de Javier Marías, Joaquín Sabina y Álex de la Iglesia.

Del 13 al 16 de septiembre, la escritora, dramaturga y guionista argentina, residente en Israel, Andrea Bauab ofrecerá un taller de escritura creativa cuyas dos primeras jornadas se desarrollarán en el Centro Sefarad-Israel. El seminario, que cuenta con el apoyo de la Embajada de Argentina en España y la Embajada de Israel en España, realizará un recorrido por las obras de Javier Marías, Joaquín Sabina y Álex de la Iglesia para analizar sus claves para una escritura creativa.

  • Jueves 13 de septiembre, 18:00 h. Centro Sefarad-Israel
    (Calle Mayor, 69 Madrid)
    Entrega de documentación y acto inaugural.
  • Viernes 14 de septiembre, de 10:00 h. a 14:00 h.
    Centro Sefarad-Israel (Calle Mayor, 69 Madrid)
    “Madrid y el escritor Javier Marías”

Temas de aprendizaje:
-Descripción de sentimientos muy íntimos.
-Monólogo Interno.
Lectura de fragmentos de “Los Enamoramientos”, “Así empieza lo malo” y “Mañana en la batalla piensa en mí”.
Recorrido por la Plaza de la Villa y su barrio.  Visita a  la librería Méndez

  • Sábado 15 de septiembre, de 10:00 h. a 14:00 h. Lugar por determinar.
    “Madrid y el cantante Joaquín Sabina”

Temas de aprendizaje:
Metáforas, alegorías y otras figuras literarias, a partir de sus canciones más famosas: “Boulevar de los Sueños Rotos”, “Y nos dieron las diez”, “Más de 100 Mentiras” , “Pongamos que hablo de Madrid” ,“19 Días y 500 Noches”
Recorrido por el barrio Malasaña y visita al café literario “El Dinosaurio todavía estaba allí”.

  • Domingo 16 de septiembre, de 10:00 h. a 14:00 h.
    Lugar por determinar.
    “Madrid y el Director de Cine Alex de la Iglesia”

Temas de aprendizaje
Personas y lugares reales que inspiran personajes, locaciones e historias de ficción.
Visita al bar “El Palentino” donde el director se sentaba junto al guionista Jorge Guerrico Echeverría y donde se inspiraron y escribieron en conjunto la película “El Bar”.

Plazas limitadas.
Precio 190 euros
Inscripciones en: 
https://www.latorredebabelediciones.com/events/seminario-de-escritura-creativa-y-turismo-tematico

Sobre Andrea Bauab

Andrea Bauab es escritora, dramaturga y guionista. Nació en Argentina y reside en Israel desde el año 2010.  
Escribió trece obras de teatro y el guion cinematográfico “Cartas para Jenny”, estrenado en  Argentina y en España. Sus nuevos guiones cinematográficos “Pétalos y Espinas” y “Búsqueda en el Amazonas” se encuentran en pre-producción.
En el año 2003 creó la Compañía de Teatro TJC, donde varios elencos representaron obras teatrales de su autoría, entre ellas “A punto de irnos”, “Desde la Cuna”, “Theodor”,“El Mediador” y el musical “Shirly en Jerusalem”.
Su obra “Tres Hombres de Bien” se representó durante seis años consecutivos en Buenos Aires y recibió el Primer Premio en el prestigioso festival del Beit Lessin Theater de Tel Aviv. En Argentina, dirigió el Comité de Guiones que evaluaba a quien otorgarlos subsidios del Programa de Fomento a la Industria Cinematográfica San Luis Cine.
En la actualidad, se desempeña como docente de los Talleres Literarios en el Instituto Cervantes de Tel Aviv. Escribió también numerosos cuentos, el libro “50 Tips para Escribir Mejor” y la nouvelle “La última historia de amor”.
Sus nuevas obras “La Herencia” y “Qué caprichoso destino” se estrenarán próximamente en Argentina y en Miami.

Ver Booktrailer de la nouvelle “La última historia de amor”, de Andrea Bauab: https://www.youtube.com/watch?v=jNzBU5Q1mxE


Mi candidato para el Premio Nobel de Literatura 2018. Redacción sobre el Giro di Italia en Israel, publicada en el diario El País.

910-ef403456-657d-4c71-b2d2-f5a46e30c2ac

El Mediterráneo es uno y Roma, su capital. El Giro es, sin más, la señal de su poder, de un imperio cultural que, más de 20 siglos después de la conquista militar, aún rige. Corren los ciclistas de norte a sur junto al mar por la autopista ancha y rectísima, e igualmente planísima, y es Italia entera concentrada en una burbuja llamada pelotón la que se mueve a más de 40 por hora, compacta. Como si la región del monte Carmelo del terrible profeta Elías o los jardines de los Bahai que recorren, la antigua colonia Judea de sus legiones, y la Megiddo donde tendrá lugar el Armagedón anunciado en el Apocalipsis, siguiera formando parte de su geografía como cuando Herodes era rey y Cesarea Palestina su puerto. Tan italiana como las costas aburridas del Adriático, con tanta arena, con tanto calor de agosto en mayo. Tan italiana como la esperada, y por todos anticipada, victoria de Elia Viviani, veronés, al sprint en la Tel Aviv de la Bauhaus, tan racionalista; tanto como la maglia rosa que gentilmente, sin pelear por defenderla, cedió Tom Dumoulin a su segundo en la contrarreloj inicial, el australiano Rohan Dennis.

Su equipo, el BMC, organizó un magnífico espectáculo, lo mejor del día, entre las rotondas que jalonan la avenida Rotschild de Cesarea para que su jefe se hiciera con los 3s de bonificación de la meta volante allí fijada suficientes para convertirse en nuevo líder de la carrera rosa. Las locomotoras del equipo de Dennis, entre ellas el cántabro Ventoso, pusieron al pelotón a más 60 por hora, tan alargado y sacudido por los latigazos de las sucesivas frenadas, curvas y aceleraciones de las rotondas que más que una serpiente oronda y multicolor, una boa sesteante en digestión de un buey, parecía una cinta ondulada y frágil, tan fina que podría partirse en cualquier instante. Nadie se opuso a la acción (nadie estaba en disposición de oponerse, tampoco), que resultó triunfante.

Dado que la meta volante se encontraba solo a 60 kilómetros de Tel Aviv, la necesidad de la bonificación de Dennis condenó la posibilidad de fugas publicitarias. No pudo apenas lucir su combatividad ante su gente el equipo de la Academia Ciclista de Israel, invitado al Giro. La ausencia de la escapada habitual fue la única anomalía en una etapa que se ajustó a todas las normas.

Dennis, un gran contrarrelojista (fue recordman de la hora), un estilista que parece haber perdido la ambición de ampliar sus capacidades para poder manejarse en la montaña, seguirá probablemente con la maglia rosa hasta que el Etna el jueves despierte a los escaladores. No se pondrá a ello Viviani, un pistard con punta de velocidad que anunció antes de comenzar el Giro que sus objetivos eran ganar tres etapas y llevarse a su Verona la maglia ciclamen de ganador por puntos. El campeón olímpico de Río mostró tal superioridad sobre sus rivales en la recta de la calle Kaufmann de Tel Aviv –el segundo, Jakub Mareczko, que es italiano pese a su apellido polaco, más pareció su lanzador que su enemigo, y se quedó a un par de bicicletas del ganador—que tales objetivos pueden hasta quedársele pequeños. Es muy probable que su segunda victoria llegue el domingo, tras la larga travesía del desierto del Néguev entre beduinos, en el puerto de Eilat, en el mar Rojo, donde se abrieron los mares para el éxodo y donde la apnea es la única religión.

Carlos Arribas©

Fuente: https://elpais.com/deportes/2018/05/05/actualidad/1525537257_074890.html

Subrayado de Juan Zapato.

Foto: Steephill.tv/rcs©: La etapa 1 del 101er Giro d’Italia está dedicada a Gino Bartali, el ex campeón que recibió el honor de ‘Justo entre las Naciones’ el 10 de octubre de 2003, tres años después de su fallecimiento. Su nombre está grabado en el Muro de Honor en el Jardín de los Justos en el Monumento a Yad Vashem en Jerusalén. Con motivo del primer Big Start del Giro de Italia fuera de Europa, el gran ciclista italiano ha sido nombrado ciudadano honorario de Israel por las autoridades del país. El presidente de Yad Vashem, Avner Shalev, presentó el certificado de ciudadanía conmemorativa a su nieta, Gioia Bartali.


“Zerkalo”, Andrei Tarkovski

Ya en los años sesenta, Tarkovski tenía en mente la realización de un filme parcialmente autobiográfico, y trabajó durante un tiempo en un borrador que llevaba por título, entre otros muchos, ‘Un día blanco, blanquísimo’, sacado de un poema del padre de Andrei, Arseni Tarkovski. Pero los sucesivos borradores del guión fueron todos rechazados por el comité de cineastas (el infame Goskino), ya que, según ellos, se trataba de una historia ilícitamente elitista, o que era demasiado compleja y de naturaleza poco convencional. Terminado ‘Andrei Rublev’ (‘Andrey Rublyov’, 1966), en lugar de dirigir ese guión, se vio forzado a realizar ‘Solaris’ (‘Solyaris’, 1972). Sólo cuando el Goskino cambió de presidencia, Tarkovski vio aprobado el guión que había coescrito junto a Aleksandr Misharin (impagables la entrevista a Misharin sobre la redacción de ese guión, disponible en el DVD), y la producción, una producción bastante modesta todo hay que decirlo, pudo comenzar.

Es común leer en las apreciaciones o textos acerca de esta obra maestra, que ‘El espejo’ (‘Zerkalo’, 1975) es la película más personal de Tarkovski, la más arriesgada, la más sincera y la más sentida. Y razón no les falta a todos los analistas que así la describieron. Los que menos la entendieron, fueron, paradójicamente, sus colegas cineastas rusos, que le atacaron sin piedad desde el Goskino, y para los que lo peor de todo era que, según propia confesión de Misharin y Tarkovski, no tenían idea de la forma final del proyecto, pues querían descubrirlo en el proceso de filmación. Es este un concepto esencial en un relato de la singularidad de ‘El espejo’, ya que gran parte de su poder hipnótico, por no decir de sus logros estéticos, son fruto de una confianza extrema en el cine como medio para que la propia vida, tal cual, surja en la pantalla en toda su pureza, sin complejos y sin prejuicios, y se convierta en el tejido primordial del que se nutren las imágenes del Tarkovski más inmediato, un experto prestidigitador del medio audiovisual como confesión definitiva.

La idea inicial de Tarkovski, cansado ya del cine como mero ilustrador de estructuras novelísticas, con la puesta en escena teatral como hoja de ruta para la mayoría de directores, era la de hablar de lo que le toca más cerca: de él mismo. Y hacerlo sin mostrar jamás al protagonista (él mismo, o un alter ego de sí mismo), “limitándose” a describir sus recuerdos y sus sueños. Si hoy día es una forma dramática audaz e impredecible de hacer una película, es fácil imaginar cuánto lo sería en 1975. El operador Vadim Yusov, que hasta entonces había fotografiado todas las películas de Tarkovski, se negó a hacer esta cuando leyó el guión, porque lo consideró “demasiado personal”. Tarkovski no se desanimó. De hecho, le pareció correcto que su antiguo colaborador tomase decisiones en base a sus principios, aunque fueran distintos a los suyos. Llamó a Georgi Rerberg, que llevó a cabo un trabajo formidable, no sin muchas discusiones y peleas acerca, casi, de cada secuencia. A las decisiones incontrovertibles (el campo de alforfón, el incendio, las tomas largas), se unió la necesidad de la búsqueda de improvisación y de cambios drásticos de última hora.

El alma de Tarkovski

La película está compuesta de dos docenas largas de episodios que, aparentemente, carecen de vinculación entre sí. Ya solamente este hecho puede disuadir a muchos valientes de atreverse con ‘El espejo’. Por otra parte, el director no tiene el menor miedo en alternar el color con el blanco y negro, con el sepia, además de intercalar material documental, poemas de su padre leídos por él mismo (el bello ‘Primeros Encuentros’), música de Bach (cómo no…), Pergolesi o Henry Purcell, el idioma ruso con el español, en un intrincado puzzle emocional que el espectador ha de ir desentrañando por sí mismo. Pero no al estilo de algunas ficciones que juegan al gato y al ratón (casi siempre con las cartas marcadas) con el público. Más bien asumiendo que el público, de cualquier parte del mundo, se identificará anímicamente con los recuerdos de Tarkovski. El cineasta esperaba que, por percepción intuitiva, su público asociase los acontecimientos de una manera totalmente personal, sin el menor resquicio de duda. Cuando muchos compatriotas suyos se quejaron de incomprensión, otros afirmaban asombrados que el artista hablaba, no sabían como, de su propia vida. Es el poder de la poesía.

zerkalo30.jpg

La colección de recuerdos de Tarkovski abarca momentos con su madre, en la casa de su niñez, recuerdos de conversaciones dolorosas, relatos a los que no asistió como los problemas laborales de su madre, el regreso de su padre de la II Guerra Mundial, sueños, remembranzas distorsionadas… Estamos ante un cine que convierte en comerciales a propuestas anti-comerciales, y en cine convencional a muchas películas arriesgadas y que tratan de alejarse de los cánones establecidos. La enorme complejidad estructural del filme, su vocación anti-narrativa, en favor de unas imágenes despojadas de cualquier atisbo de fingimiento o dramatización superficial, las formaliza Tarkovski con una sencillez casi ascética, atento nada más que a sus propios sentimientos, sin interesarle lo más mínimo divertir o engatusar a los que accedan a ella, pues es un homenaje apasionado a su familia y a su hogar, y ahí no caben onanismos de salón, sólo una dolorosa e inasible verdad. Todo comienza con un tartamudo a quien le curan de su afección, y concluye con un enigmático viaje por el bosque.

Y, mientras, asistimos a algunas de las imágenes más bellas, de puro deleite espiritual, que podemos obtener en una pantalla:

1. El encuentro entre la madre y el médico, que se zanja con una despedida sin palabras, y con el enorme campo de alforfón batiéndose por el viento.

2. Los niños siendo llamados por la madre, al incendiarse el granero. La botella se cae por inercia mucho después de que los niños hayan abandonado la habitación, y en un complejísimo movimiento de cámara accedemos a su punto de vista.

3. El niño (el propio Andrei, en su infancia) mirándose en el espejo y, da la sensación, tomando conciencia de sí mismo por primera vez en su vida, para crear una imagen irreal en su mente de un amor de infancia: la niña del labio cortado.

4. El pequeño buscando a su madre entre vientos salvajes que mueven los árboles, y una puerta abriéndose para descubrir a la madre en cuclillas observándole, mitad sueño/mitad recuerdo.

5. El regreso del padre, tomado desde varios puntos de vista, con una puesta en escena absolutamente audaz, que concluye con el detalle del cuadro Ginevra de’Benci, de Leonardo DaVinci, que se funde con la imagen de Terekhova, quien interpreta a la amante y a la madre de joven.

6. La lectura del poema ‘Primeros encuentros’, climax insuperable del relato, en el que lo onírico, lo nostálgico y lo metafísico se entrelazan sin cesar.

Media docena de instantes, entre muchos más, de un trenzado que es un poema dentro del cual no caben lugares comunes del cine, ni facilidades de ninguna clase. ‘El espejo’ exige al espectador una despiadada lucha consigo mismo, pues es capaz de hacer estallar las imágenes en mil pedazos, o más exactamente, de levantarlas por encima del suelo, y de levantar al espectador con ellas. A poco que uno se deje llevar por la sencillez (que no simplicidad) de una nueva forma de mirar, no se sabe qué extraña invocación psíquica te arrastra por los vericuetos, como si Tarkovski te llevara de la mano, encantado con enseñarte las zonas más tenebrosas, fangosas, pero también luminosas, de su alma.

zerkalo15.jpg

De entre los actores, la que tiene más peso es, por supuesto, la gran Margarita Terekhova, que interpreta tanto a la madre de Andrei de joven como a Natalya, y su presencia es un verdadero regalo para los sentidos. Al contrario que Donatas Banionis en ‘Solaris’, la Terekhova (como la llamaba Andrei) es perfecta para el estilo inmediato y falto de prejuicios de Tarkovski. En manos del cineasta, se convierte en una criatura multiforme, que lo mismo produce compasión que repulsión, que es entrañable o inquietante, sensual o pavorosa. Es la forma de decir de Andrei de que no conocemos el rostro de nuestra madre, verdaderamente. Guapa, elegante, y muy intensa, es la presencia femenina más importante en la filmografía de Tarkovski hasta la fecha. A su lado, vemos a Anatoli Solonitsin (quien ya interpretara a Andrei Rublev, y tuviera un importante rol en ‘Solaris’, y que también tendrá una aportación crucial en ‘Stalker’) en la secuencia de apertura, y otros rostros habituales de Tarkovski como Yuriy Nazarov o Nikolai Grinko.

Aunque en muchos sentidos, ‘El espejo’ significa una nueva etapa en la obra tarkovskiana, es importante volver a remarcar la aportación de Eduard Artemiev, que participaría en las tres películas del director de los setenta. Dijo Tarkovski sobre el sonido de la película: “Yo paso mi tiempo libre en el campo, en un lugar llamado Myasnoye, donde estoy la mar de bien. Amo la naturaleza, no la vida de las grandes urbes; por eso me siento plenamente feliz allí, lejos de la parafernalia de la civilización moderna. Mi dacha en la campaña, a trescientos kilómetros de Moscú, me sabe a gloria. Pues bien, allí, el ruido del viento, del fuego, del agua está presente por doquier. Quien no haya prestado atención a esos ruidos se pierde una maravilla. Yo estaba decidido a emplearlos en ‘El espejo’. Tanto la atmósfera de la casa familiar como el mundo infantil y el entorno natural de muchas secuencias daban pie a la composición de sonidos y registros de ruidos de la naturaleza”. Mejor no se puede explicar. Para Tarkovski, la música no era necesaria, pues el mundo ya sonaba demasiado bien. El mundo natural, claro. En ‘El espejo’, el universo sonoro creado es de lo más ricos y elaborados que se recuerdan.

Los desasogantes sonidos electrónicos de Artemiev no son en ningún modo obvios o reiterativos, y casi siempre se sitúan por debajo del sonido ambiente. Pero ello no impide que su existencia provoque una reacción emocional muy sutil en el espectador. Así mismo, la libertad compositiva en la imagen de Andrei es mayor que nunca, y la concordancia de estos dos genios consiguen algo muy especial y difícil de definir en muchas de las secuencias-episodios de esta extraña y bella película, que para muchos empezaba a dar la verdadera medida del talento del cineasta ruso. Aunque el resultado final puede hacerlo difícil de creer, no sabían cómo estructurar la película. Cada uno de los episodios había sido diseñado por separado, con la confianza de que, después, surgiera la forma de unirlos. Pero durante mucho tiempo parecía imposible: el conjunto no se sostenía. Un día, por fin, encontraron la forma, y todo pareció trenzarse por sí solo. Una osada manera de construir un relato íntimo, que sin embargo se saldó con un éxito rotundo.

zerkalo34jpg.png

Impacto y legado

Del mismo modo que el Goskino y las autoridades rusas habían aceptado primero el guión de ‘Andrei Rublev’, y habían entregado el dinero para hacerlo, para luego echar pestes de ella, ‘El espejo’ fue repudiada incluso por su nuevo presidente, después de haber aceptado por fin el guión. A las airadas protestas de cierto sector de espectadores, ruedas de prensa en las que se atacaba de la manera más mezquina y cobarde al director, y ataques de los colegas, se sumó la prohibición del gobierno de que el filme fuera estrenado en Cannes con todos los honores, por mucho que su director, Maurice Bessy, que tanto admiraba al cineasta, intentase lo indecible para exhibirla (como amenazar con no seleccionar ninguna película soviética más). La película fue estrenada con muy pocas copias, para desesperación de Tarkovski, que se encontraba cada vez más incomprendido y más incapaz de llevar a cabo el cine que él creía el único importante. Siendo ‘El espejo’ una celebración de cierta sensibilidad rusa, un homenaje a una cultura y a una forma de ser muy determinadas, muy rusas, no es de extrañar tanto la violenta acogida de los estamentos soviéticos, como la entrañable respuesta de muchos aficionados al cine, compatriotas de Andrei, que ante su anuncio de retirarse del oficio de hacer películas, le escribieron cientos de cartas de ánimo.

Hoy día, la imagen de la madre suspendida sobre la cama, o corriendo por los pasillos de la imprenta a cámara lenta, son tan sinónimo del arte ruso, como los iconos de Andrei Rublev. Su supuesto cripticismo se hace pedazos cuando uno accede sin complejos y sin falsas ideas a sus imágenes y a sus sonidos.

Fuente: Adrián Massanet©
https://www.espinof.com/criticas/andrei-tarkovski-el-espejo


Ciclo de Literatura en la Embajada Argentina en Israel: “Julio Cortázar y yo”, Juan Zapato

Encuentro de literatura argentina2

Actividad gratuita y abierta al público, con inscripción previa a:

cultura_eisra@mrecic.gov.ar o 073-252-0801


“Milagro en Milán”, Vittorio De Sica

“…nos basta una casilla, para vivir y dormir. Nos basta un poco de tierra, para vivir y morir. Pedimos un par de zapatos, medias y un pedazo de pan, con estas condiciones, el futuro nos sonreirá”.

Director: Vittorio De Sica
Título Original: Miracolo a Milano. / Año: 1951 / País: Italia / Productora: Produzioni De Sica / ENIC / Duración: 92 min. / Formato: BN – 1.37:1
Guión: Cesare Zavattini, Vittorio De Sica, Suso Cecchi D’Amico, Mario Chiari, Adolfo Franci / Fotografía: G. R. Aldo / Música: Alessandro Cicognini
Reparto: Francesco Golisano, Emma Gramatica, Paolo Stoppa, Guglielmo Barnabò, Flora Cambi, Brunella Bovo, Alba Arnova, Anna Carena, Virgilio Riento, Arturo Bragaglia
Fecha estreno: 08/02/1951 (Italia) – 11/04/1951 (Cannes Film Festival)


“Las voces de José Luis Sampedro”, #100Sampedro

1139-2018-01-22-Cartel Las voces de Sampedro Fil

Fecha: 1 de febrero, 12:30 horas
Lugar: Facultad de Filología Edificio D. Salón de actos

Intervienen: Fanny Rubio (escritora y catedrática UCM), Carlos Berzosa(catedrático de Economía Aplicada UCM), Sofía de Roa (periodista y activista) y Felipe Gómez-Pallete (Asociación Calidad y Cultura democráticas)

Clausura: Carlos Andradas (rector UCM) y Olga Lucas (escritora. Asociación Amigos de J.L. Sampedro)

Síguelo en @encuentrosUCM y #100Sampedro
Y en streaming en www.ucm.es/directos

Las voces del literato, del economista, del humanista, del profesor,… siguen vivas. No en vano Twitter cerraba el año con múltiples citas de José Luis Sampedro y en la fecha de su nacimiento -1 de febrero- se escucharán en Encuentros Complutense, clausurando así el ciclo que celebra su centenario, en la Universidad en que impartió sus clases de Economía.

La jornada comenzará a las 12:30 en la Facultad de Filología, con Las voces de José Luis Sampedro recogiendo la memoria audiovisual de algunas de sus reflexiones clave y la vivida por quienes las compartieron, como la escritora y catedrática Fanny Rubio, el también catedrático complutense Carlos Berzosa, la activista y periodista Sofía de Roa y el emprendedor social Felipe Gómez-Pallete. La memoria quedará además fijada en forma de panel gráfico, al que nos conducirán Olga Lucas y el rector Carlos Andradas. Un recuerdo permanente, en la Biblioteca María Zambrano, de este #100Sampedro, organizado por la Asociación Amigos de JL Sampedro que se clausura.


«Recordación y enseñanza del Holocausto: nuestra responsabilidad compartida» #WeRemember

Saber más de "El último día"Saber más de "El rescoldo"

«Sería un peligroso error pensar que el Holocausto fue un simple producto de la locura de un grupo de criminales nazis. Más bien todo lo contrario, el Holocausto fue la culminación de milenios de odio, culpabilización y discriminación de los judíos, lo que ahora llamamos antisemitismo.».

Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres.

El lema de la ceremonia conmemorativa año 2018 es «Recordación y enseñanza del Holocausto: nuestra responsabilidad compartida». Este lema pone de relieve la dimensión universal del Holocausto y resalta que la educación sobre esta tragedia debería fomentar el total rechazo de la humanidad ante toda manifestación de racismo, violencia y antisemitismo.

El propósito fundacional del proyecto editorial «La Torre de Babel Ediciones», ha sido la divulgación de la obra de escritores israelíes contemporáneos en lengua castellana, para dar a concocer, qué y sobre qué escribimos en Israel, donde el pasado y el presente recorren un sendero común, rumbo a nuestro futuro.

La primera novela publicada fue «El último día», de Mina Weil, «Mención de Honor en el Primer Concurso de Novela Acervo Cultural en Argentina», relato de la vida de una familia judía en la época de la Italia fascista de Mussolini. Poco se ha escrito sobre la supervivencia de los judíos en Italia.

«El rescoldo», de Sara Strassberg-Dayán, «Premio ACUM- Asociación de Compositores y Autores de Israel», es nuestra primer obra de teatro publicada. Es el primer drama en español que aborda el levantamiento heróico del pueblo judío en el gueto de Varsovia. Traducida al hebreo por Tal Nitzan.

Nuestro compromiso con la memoria se mantiene, de ti lector/a, esperamos y necesitamos tu apoyo, para seguir haciendo camino.

Muchas gracias, Roberto Sánchez Soria

La Torre de Babel Ediciones®
P.O.BOX 321. 2210202 NAHARIYA – ISRAEL.
Te: +972-50-8998161
E-mail: librosylectores@gmail.com
http://www.latorredebabelediciones.com


“Flor de mayo”, José Antonio Escrivá

cartelflordemayo1-724x1024

HACER CLICK EN LA IMAGEN PARA VER LA PELÍCULA

Miniserie que recrea la vida, el amor, el trabajo y las penurias de los pescadores y sus familias en el litoral de la Valencia de 1900. El guión se centra en el drama que padece un pueblo de pescadores para sobrevivir, así como en los conflictos domésticos de sus habitantes, entre los que destacan especialmente el adulterio, los celos y la venganza.

La producción es una adaptación de la novela homónima de Vicente Blasco Ibáñez rodada únicamente en localizaciones valencianas. La mayoría del equipo y el reparto, con más de 16 premios Goya acumulados, es también autóctona.

“Flor de Mayo” recrea el litoral valenciano de principios del siglo XX, con lo que su producción fue un proceso más que complejo donde convivieron durante 60 días toros y caballos, 700 figurantes, 600 kilos de pescado y más de 200 barcos de vela de la época en uno de los filmes más ambiciosos de la televisión autonómica valenciana.

Reparto: Ana Fernández, Antonio Hortelano, Neus Agulló , Paco Arévalo  , Sergio Caballero, Marta Belenguer , Empar Canet, Pep Cortés y la colaboración especial de José Sancho

Género: Drama

Director: José Antonio Escrivá

Booktrailer de “El rescoldo”, Sara Strassberg-Dayán

BookTrailerElrescoldo

Sobre el libro: «El rescoldo»

«Si comprender es imposible, conocer es necesario…», las palabras de Primo Levi sirven de prefacio a la obra teatral «El rescoldo» de Sara Strassberg-Dayán, donde a través de ésta, cobra realidad el hecho histórico, al convertirse en coetáneo, al permitirnos reflexionar sobre las condiciones históricas en que tuvo lugar la vida humana en una época nefasta de la Humanidad.

Los roles actorales se funden en la piel de los personajes, cobran visibilidad ante el lector-espectador, son personas de otro tiempo con las cuales podemos identificarnos, desde el acuerdo o el desacuerdo de sus posturas, reacciones, miedos, creencias, recelos, desconfianza, etc.

En el caso del lector, la obra se transfigura en lo que podríamos calificar una novela en tres dimensiones, ya que la dinámica de la estructura de los actos, la ubicación en escena de aquellos seres-personajes en ese espacio físico y temporal, en una dimensión historia-presente, hace ágil la lectura y comprensible la situación planteada.

Juan Zapato (Escritor israelí).

La Torre de Babel Ediciones®
P.O.BOX 321. 2210202 NAHARIYA – ISRAEL.
Te: +972-50-8998161
E-mail: librosylectores@gmail.com
http://www.latorredebabelediciones.com


“Rambam” Rabí Moshé ben-Maimón (Maimónides)

 

Ramban

Dios Todopoderoso, Tú has creado el cuerpo humano con infinita sabiduría. Tú has combinado en él diez mil veces, diez mil órganos, que actúan sin cesar y armoniosamente para preservar el todo en su belleza: el cuerpo que es envoltura del alma inmortal. Trabajan continuamente en perfecto orden, acuerdo y dependencia.

Sin embargo, cuando la fragilidad de la materia o las pasiones del alma trastornan ese orden o interrumpen esa armonía, entonces una fuerzas chocan con otras y el cuerpo se desintegra en el polvo original del cual se hizo. Tú envías al hombre la enfermedad como benéfico mensajero que anuncia el peligro que se acerca y le urges a que lo evite. Tú has bendecido la tierra, las montañas y las aguas con sustancias curativas, que permiten a tus criaturas aliviar sus sufrimientos y curar sus enfermedades. Tú has dotado al hombre de sabiduría para aliviar el dolor de su hermano, para diagnosticar sus enfermedades, para extraer las sustancias curativas, para descubrir sus efectos y para prepararlas y aplicarlas como mejor convenga en cada enfermedad.

En Tu eterna Providencia, Tú me has elegido para velar sobre la vida y la salud de Tus criaturas. Estoy ahora preparado para dedicarme a los deberes de mi profesión. Apóyame, Dios Todopoderoso, en este gran trabajo para que haga bien a los hombres, pues sin Tu ayuda nada de lo que haga tendrá éxito. Inspírame un gran amor a mi arte y a Tus criaturas. No permitas que la sed de ganancias o que la ambición de renombre y admiración echen a perder mi trabajo, pues son enemigas de la verdad y del amor a la humanidad y pueden desviarme del noble deber de atender al bienestar de Tus criaturas.

Da vigor a mi cuerpo y a mi espíritu, a fin de que esté siempre dispuestos a ayudar con buen ánimo al pobre y al rico, al malo y al bueno, al enemigo igual que al amigo. Haz que en el que sufre yo no vea más que al hombre. Ilumina mi mente para que reconozca lo que se presenta a mis ojos y para que sepa discernir lo que está ausente y escondido. Que no deje de ver lo que es visible, pero no permitas que me arrogue el poder de inventar lo que no existe; pues los límites del arte de preservar la vida y la salud de Tus criaturas son tenues e indefinidos. No permitas que me distraiga: que ningún pensamiento extraño desvíe mi atención de la cabecera del enfermo o perturbe mi mente en su silenciosa deliberación, pues son grandes y complicadas las reflexiones que se necesitan para no dañar a Tus criaturas.

Dios Todopoderoso. Concédeme que mis pacientes tengan confianza en mí y en mi arte y sigan mis prescripciones y mi consejo. Aleja de su lado a los charlatanes y a la multitud de los parientes oficiosos y sabelotodos, gente cruel que con arrogancia echa a perder los mejores propósitos de nuestro arte y a menudo lleva a la muerte a Tus criaturas. Que los que son más sabios quieran ayudarme y me instruyan. Haz que de corazón les agradezca su guía, porque es muy extenso nuestro arte.

Que sean los insensatos y locos quienes me censuren. Que el amor de la profesión me fortalezca frente a ellos. Que yo permanezca firme y que no me importe ni su edad, su reputación, o su honor, porque si me rindiera a sus críticas podría dañar a tus criaturas. Llena mi alma de delicadeza y serenidad si algún colega de más años, orgulloso de su mayor experiencia, quiere desplazarme, me desprecia o se niega a enseñarme. Que eso no me haga un resentido, porque saben cosas que yo ignoro. Que no me apene su arrogancia. Porque aunque son ancianos, la edad avanzada no es dueña de las pasiones.

Yo espero alcanzar la vejez en esta tierra y estar en Tu presencia, Señor Todopoderoso. Haz que sea modesto en todo excepto en el deseo de conocer el arte de mi profesión. No permitas que me ataque el pensamiento de que ya sé bastante. Por el contrario, concédeme la fuerza, la alegría y la ambición de saber más cada día. Pues el arte es inacabable, y la mente del hombre siempre puede crecer. En Tu eterna Providencia, Tú me has elegido para velar sobre la vida y la salud de Tus criaturas. Estoy ahora preparado para dedicarme a los deberes de mi profesión. Apóyame, Dios Todopoderoso, en este gran trabajo para que haga bien a los hombres, pues sin Tu ayuda nada de lo que haga tendrá éxito.