Archivo de la etiqueta: Juan Zapato el último habitante en La Torre de Babel

«Vamos a oprimir nosotros», Javier Marías

Ada Colau

NOS HARTAMOS de repetirlo todos sus miembros, del más veterano al más reciente: la Real Academia Española o RAE no manda ni impone nada; no obliga, prohíbe, castiga ni multa. No está facultada para hacerlo y además no quiere. Es probablemente la institución más liberal de cuantas hay en este país profundamente antiliberal. A lo sumo recomienda, orienta, aconseja, avisa de que tal o cual término son peyorativos o vulgares o despectivos. Indica simplemente lo que es correcto gramatical, sintáctica y ortográficamente, pero nadie se ve forzado a hablar ni a escribir según esa corrección, que ni siquiera dicta la propia RAE, sino el uso centenario de la lengua. Si no hay un mínimo acuerdo básico, no nos entenderíamos y el idioma se tornaría inservible. Aun así, cada cual es libre de decir y escribir lo que quiera y como quiera, de emplear el vocabulario que le plazca, desde el exquisito hasta el malsonante y soez. Eso no está penado todavía, por fortuna. Sin embargo, demasiada gente pretende lo contrario, que la RAE ejerza de policía, que censure el diccionario, que elimine palabras o acepciones, que añada otras a capricho de cada colectivo o individuo con ínfulas, que se dedique a una labor represiva. Como si tuviera capacidad o voluntad para ello; no las tiene en absoluto.

En vista, así pues, de que la RAE no se pliega a ninguna presión autoritaria, son numerosas las instituciones que intentan legislar y censurar y reprimir por su cuenta. Son conocidas, por ejemplo, las directrices que con frecuencia lanzan la Junta de Andalucía o Comisiones Obreras, y aun el Congreso, que decidió que los castellanohablantes teníamos que decir Girona, Lleida y A Coruña, aunque viniéramos llamando secularmente a esas ciudades Gerona, Lérida y La Coruña. Ninguna institución posee la menor autoridad para dictaminar nada —aún menos para imponer— en materia de lengua. Pero todas se la arrogan con intolerables intrusión y soberbia.

Ahora se ha ido aún más lejos, por parte de Ada Colau y su Ayuntamiento de Barcelona, que han impreso 62.000 ejemplares de una Guía de Comunicación Inclusiva para construir un mundo más igualitario (menudas pretensiones). Está destinada sobre todo a las empresas que aspiren a contratar o a concursar, a trabajar con dicho Ayuntamiento. El paso más lejos consiste en que aquí se obliga a tales empresas a utilizar los vocablos estúpidos y ridículos que se les han ocurrido a Colau y a su equipo. Y, si no se someten, se las castiga privándolas de oportunidades y beneficios. Eso sólo lo hacen las dictaduras más intransigentes: en el III Reich, si alguien saludaba con «Buenos días» o «Alabado sea Dios» (un religioso) en vez de con el preceptivo «Heil Hitler!», se lo multaba o detenía por «desafecto». Y una vez detenido en aquel régimen, uno podía acabar rápidamente en una fosa… Una de las órdenes más pintorescas de esta Guía de Colau es que se eviten términos como «demente», «loco» o «trastornado», así que no sé cómo decir que el panfleto en cuestión me parece obra de dementes, locos y trastornados. Según él, «no hay nadie normal, sino que todo el mundo es diferente». No se debe decir «estoy depre» porque eso trivializa la depresión, sino «tengo el día triste». Según él, «las razas no existen, el racismo sí», que viene a ser tan estulto y —sí— trastornado como afirmar que «no existen los machos, el machismo sí», o que «los sexos no, el sexismo sí». Según él, el desdoblamiento hoy tan pelmazo («los trabajadores y las trabajadoras») también es «excluyente», porque «excluimos a las personas que no se identifican como hombre o mujer». No hay que hablar de «madres solteras», pues puede resultar discriminatorio mencionar el estado civil «cuando la persona no tiene pareja». «Abuelo, abuela» son inadmisibles como apelativos irónicos o cariñosos, ya que muchas «personas mayores» carecen de progenie. Y nada de «cambio de sexo», eso se llama «operaciones de afirmación de género» (cuando en español «género» y «sexo» no son, o no solían ser, sinónimos). Olvídense de la milenaria pero «irrespetuosa» «hermafrodita», de «minusválido”, «inválido», «cojo», «sordo», «ciego» y hasta «invidente». Todos esos son «personas con discapacidad física» o «con movilidad reducida» o «con ceguera». Francamente, entre “«ciego» y «con ceguera» veo la misma diferencia que entre «inteligente» y «con inteligencia»; claro que este último concepto le es desconocido a Colau, no la ha tocado jamás. Para ella y su equipo es insultante decir que uno «compra en un chino» o «en el paki», y proponen algo tan inespecífico como «comprar en la tienda» (se han roto el cerebro). Ignoran que «moro» y «mauritano» (condenan la primera palabra y predican la segunda) significan exactamente lo mismo. Absténganse ustedes de espetarle a nadie «Que te den» e inclínense por el vetusto «A freír espárragos»; y nada de «mariconadas», sino «tonterías» (otra vez rotos los sesos). Inaceptables «inmigrantes» y «emigrantes», son todos «migrantes», como las aves. La Guía es un inagotable y fascinante compendio de imbecilidades. Búsquenla y díganme si es obra de gente cuerda, tolerante, democrática, «igualitaria» y respetuosa de las libertades. El lema parece ser: «Si la RAE no oprime, que le den. Vamos a oprimir nosotros».

 

Javier Marías© Fuente: https://elpais.com/elpais/2019/07/16/eps/1563284195_363202.html


«Su excelencia», Javier Obregón Gómez

santosyubero

Antonio Muñoz Molina con su habitual rigor y buena prosa nos dejaba en el suplemento de El País, Babelia, de la semana pasada un artículo de opinión con el título de «Su Excelencia» que merece, como todos los suyos, ser leído. Y éste me ha llamado especialmente la atención. Reflexiona sobre su vida, en su pueblo Úbeda, Jaén, allá por la década de los 60 siendo niño, a los que su buena memoria le hacen aún hoy fácilmente recordar. Fueron años, nos cuenta, de ausencia de libertades, de conmemoraciones patrióticas, de retratos de Franco y José Antonio en la escuela, de conmemoraciones de efemérides y batallas gloriosas en una retórica de lirismo falangista y arenga cuartelaria que lo invadía todo.

Esos años yo, como niño, también los viví. Jugábamos a nuestros propios juegos infantiles en el Paseo Pereda o en el Patio del Instituto de Santa Clara, pero no me llegó ese ambiente opresor excluyente y triste del que nos habla Antonio Muñoz Molina que le tocó vivir. Éramos una familia que teníamos pocas simpatías a Franco ,y sólo nos llegaba como rescoldos casi apagados la vida oficial Régimen en sus actos y parafernalia partidista . Pero también a mi esos recuerdos, de la década de los 60, se me hacen vivos ,aunque se me olvidan quiero recordarlos y más de una vez me confunden, pero están ahí, y forman parte de mi vida y mi niñez. El franquismo nos llegaba, yo diría apagado ,atenuado y de refilón.

Los largos nodos que precedían a las películas de un Franco omnipresente, inaugurador de pantanos nos aburría; Jugábamos en pandillas señalando a los rojos» por su uniforme a los del Colegio de la Sagrada Familia, sin saber muy bien las connotaciones de tal adjetivo, nosotros los azules los del Colegio de San José, éramos los buenos, ellos los malos a los que en nuestras bandas infantiles había que pegar. Sabíamos de la existencia de una piscina climatizada en La Alameda de la Falange, a la que nunca asistimos. Visitamos entusiasmados los actos la Semana Naval en 1968 viendo barcos, destructores y portaviones, señal inequívoca del poderío de la España Imperial y nos gustó, teníamos 14 años. La visita a nuestra ciudad del Caudillo aplaudido por masas enfervorecidas nos dejaba exhortos, le veíamos pequeño y diminuto desde lo alto de un balcón de Jesús de Monasterio, contemplando los pañuelos agitados al grito de !Franco¡ !Franco¡ En las clase de Formación Política que se nos impartía en Instituto de Santa Clara se nos recordaba los principios fundamentales del falangismo, se denostaba a la democracia, y se tildaba con todo tipo de insultos a historiadores como Menéndez Pidal, a escritores y políticos como Lorca, el homosexual; a Azaña, el verrugas; a Lutero , el monje impío y de lascivos deseos… Fueron también años de imágenes y de recuerdos penosos, de cosas que no entendíamos y nos era difícil de encajar para nosotros como niños que éramos y a los que no encontrábamos explicación.

Vimos subir a cientos de santanderinos por la calle de Francisco Quevedo, para asistir a un fusilamiento público, ejemplar se decía, en el Cuartel del Alta de un chico joven que había dado muerte en un atraco a un guardia civil. Pese a todo jugábamos y nos divertíamos, las chapas y las canicas ocupaba una gran parte de nuestro tiempo, el fútbol y el ciclismo nos deleitaba. Seguíamos con apasionamiento la marcha de nuestro Racing y nos entusiasmaba los triunfos de nuestros ciclistas locales (Pérez Francés, Ventura Fernández)…

Pero al rememorar ese tiempo pasado y leer como recientemente el Tribunal Supremo en una sentencia indicaba que el 1 de Octubre de 1936 ya era Franco jefe del Estado de España, comprendo la indignación Antonio Muñoz Molina ante el silencio y la incomprensión de muchos historiadores que no han querido significarse ante el tamaño de tales aberraciones históricas, cuando lo más propio hubiera sido señalar la ilegalidad de esa acción conspirativa, la de la insurrección del 18 de julio, en un régimen que por esa fechas seguía siendo aún la República reconocida internacionalmente con un presidente elegido democráticamente. A uno no le hace falta ser radical, escribe Antonio Muños Molina, para que la sangre se hiele en las venas al enterarse que el Tribunal Supremo, el templo civil de la legalidad democrática, el cónclave de las mentes jurídicas más sabias y más escogidas del país, considera que aquel día primero de octubre de 1936 el jefe del Estado de España era el general Franco. La últimas palabras del autor en este articulo son ciertamente esclarecedoras . No es decente que al cabo de medio siglo la tumba de un dictador sea un monumento público…. No es decente ni es lícito, y ni siquiera creo que sea legal, aunque lo autorice el Tribunal Supremo. Soy, de los que piensan, que los recuerdos de muchos que vivieron esos años ,de los emigrantes, de los encarcelados, de las familias de los fusilados, de los marginados y perseguidos son motivos más que suficientes para que se proceda a borrar ya definitivamente con la mayor celeridad posible ese símbolo mortuorio, público ,el del Valle de los Caídos del quién lo hizo posible.

Javier Obregón Gómez© https://www.facebook.com/javi.tron.16/posts/1607776002686695


«Meteoros, lluvias y poemas», Estíbaliz Espinosa

Una estrella fugaz

para una mujer

que no sabe qué pedir.

Suzuki Masajo

Tres versos, 17 sílabas en total y un microcosmos de significado capturado en una imagen: esto es un haiku de una transgresora poeta japonesa del siglo XX. El tema es curioso [daría para mucho, siendo mujer su autora y fisgando algo de su fascinante vida personal]. Nos remite a algo verosímilmente posible si en agosto nos encontramos bajo la lluvia de Perseidas o en diciembre bajo las Gemínidas: olvidar qué deseo pedir. Entre otras cosas, porque las estrellas fugaces no están ahí para cumplir deseos de primates ni de organismos eucariotas en general, y siento que muera un unicornio cada vez que alguien lee esto. A ver si lo compenso: no cabe duda de que pedir un deseo cuando se ve una estrella fugaz es un buen ejercicio, hasta sorprendente, para descubrirnos a nosotros mismos qué deseamos. Y una vez llevamos dos o tres formulados, igual nos apetece saber más sobre cómo se originan esas «estrellas», por qué aparecen en la misma época del año, de dónde vienen, adónde van…

Perseida y Pléyades [M45]. Foto de Óscar Blanco en A Veiga. Agosto 2018

«Necesitamos imaginación en ciencia, no todo es matemáticas y lógica, también belleza y poesía». Parecen palabras contemporáneas, el eslógan de un festival de sciencepoetry; son de Maria Mitchell, la primera astrónoma oficial de EEUU, directora del Observatorio del Vassar College [Nueva York] y formadora y defensora de mujeres en ciencia. Nació hace justo 200 años, se codeó amistosamente con John Herschel, Mary Sommerville o Alexander von Humboldt e incluso se le autorizó entrar en el Observatorio del Vaticano, aunque sólo hasta que se pusiese el sol… [un mírame y no me toques para un observatorio estelar, pero allá que fue].

Años antes, en 1847, Maria había avistado un cometa no periódico –bautizado en su honor como el cometa Miss Mitchell – desde su Nantucket natal y obtuvo por ello la medalla de oro prometida por un rey con afición a la astronomía, Federico VI de Dinamarca.

Por muy presentes que sigan las palabras y el carácter de su descubridora, el cometa Miss Mitchell no es de los que vuelven. Algunos de los cometas que sí nos visitan con regularidad precisamente provocan lluvias de estrellas, en las que a veces pedir un deseo es lo de menos. Muchos cometas son escultores involuntarios de meteoros y meteoritos.

No son lo mismo, claro. Todos conforman un ovillo de polvo y roca, pero el cometa, de órbita más elongada, se parece más a una bola sucia de nieve y hielo que, al calor del Sol, desprende una estela de polvo y gas ionizado muy vistosa, verdiazul; una coma en latín [κόμη en griego], una cabellera. Y de coma, tenemos cometa. Una bola de hielo desmelenada. Partículas y pequeñas rocas desprendidas de esa cola de polvo seguirán en su órbita y se cruzarán con la nuestra. Las llamamos «lluvia de estrellas», si bien la mayoría son esquirlas del tamaño de un grano de arena que entran en incandescencia al roce con nuestra atmósfera. Esos son los meteoros y se desplazan en «tubos meteóricos»: un hula hop de polvo y detritos.

La condición que convierte un meteoro en meteorito y le otorga su sufijo es el hecho de llegar a tocar nuestro planeta. Un meteoro pasa por el cielo como un ave de paso dejando una firma luminosa –de ahí lo de estrella fugaz, aunque no tenga nada de estrella – y puede convertirse en meteorito si no se desintegra y se hunde en algún lugar de nuestra Tierra, tal vez un océano, bosque o desierto. A la espera de que alguien dé con él y lo destripe.

[Sí, también puede caer sobre nuestras cabezas, pero esa probabilidad es 1 entre 1.600.000; mucho menor que la probabilidad de que nos caiga un rayo, nos ataque un tiburón o ganemos la Lotería. Podemos seguir mirando al cielo sin mayores aprensiones].

Lo que conocemos como lluvia de estrellas, en inglés meteor shower [ducha de meteoros], es un fenómeno frecuente y periódico protagonizado por meteoros. En griego μετέωρος significa «suspendido del cielo» y en principio podía aludir a la lluvia, la nieve, el arco iris, las auroras boreales… De ahí que todos esos fenómenos dispares en origen entren en el campo de estudio de la meteorología. Todos se manifiestan una vez pasado el lienzo transparente de nuestra atmósfera.

En la llanura de Tesalia, al norte de Grecia, los monasterios de Meteora nos recuerdan la raíz de esa palabra: las montañas sobre las que se erigen suscitaron la ilusión óptica de colgar o flotar en el cielo, son inmensos pilares de roca del terciario erosionados por un gran río.

Pero retomemos el hilo de los meteoros y su relación con los cometas [y algún que otro asteroide]. Como hemos apuntado, las conocidas como lluvias de estrellas suelen ser periódicas dado que su origen se encuentra en aquellos restos de roca desprendidos de un cometa en su período orbital en torno a nuestro Sol –que, como vemos, es menos nuestro de lo que pensábamos-. Hay muchas lluvias a lo largo del año, desde las Cuadrántidas de comienzos de enero hasta las fabulosas Gemínidas de diciembre, las que cuentan con mayor tasa horaria zenital o THZ, es decir, número máximo de meteoros por hora; sin olvidar las Líridas de abril, las Oriónidas, las Boótidas o las Leónidas, entre otras.

Todas ellas se originan en los restos de polvo dejados atrás por las colas de un cometa; ese enjambre de escombros cruza el plano orbital de nuestro planeta, aunque el cometa se halle ya pasado Saturno. El entrañable Halley [1P/Halley es su título oficial], que volverá a visitarnos hacia julio del 2061, es responsable de dos lluvias de estrellas al año, las Eta Aquáridas en mayo y las Oriónidas en octubre, coincidiendo con dos puntos de corte con su órbita. Las Perseidas son, por su parte, polvareda del cometa Swift–Tuttle [de nombre técnico 109P/Swift–Tuttle]. Y las espectaculares Gemínidas de nuestro invierno boreal serían migajas de otro tipo de roca, un asteroide: (3200) Phaethon, nombre que alude a otro mito, Faetón, el hijo caído por guiar con torpeza la cuadriga del astro rey.

Este variado menú de lluvias tiene algo común: todas ellas suenan igual. Riman, de hecho. Si regresamos al griego, el sufijo –idas significa «descendencia». Perseidas serían hijas de Perseo, Dracónidas de Draco y Gemínidas de Géminis. Una filiación metafórica, desde luego. De hecho, como todo lo relativo a las constelaciones, depende sólo del punto de vista humano desde su posición en la Tierra, es decir, se trata de ilusiones ópticas y de perspectiva que comparte nuestra especie. Todos los meteoros parecen surgir de una región del cielo donde reina una constelación, de las 88 totales reconocidas por la Unión Astronómica Internacional, de la cual toman su nombre como «hijos de». Esa región se denomina radiante, ya que los meteoros en aparienciairradian de ahí. Podemos verlos rayar otro punto del firmamento; en ese caso, trazamos su línea imaginaria y desembocamos en la constelación matriz. Si no es así, se trataría de un esporádico: un meteoro que no forma parte de la lluvia de estrellas, pero al que queremos igual.

Para una observación de Perseidas la constelación en el punto de mira como referencia es Perseo, el héroe que montaba a Pegaso, siempre cerca de Casiopea y Andrómeda, sus colegas de mito. Para las Leónidas, Leo, constelación fácil de ver al hallarse en la franja imaginaria del zodíaco, la línea de los eclipses, la eclíptica [quizás la línea más importante para la observación astronómica: una extensión de la recta imaginaria que uniría Tierra y Sol y la proyecta en el fondo de estrellas]. Y el radiante de las Camelopardálidas? Y el de las Cuadrántidas? Ahí os lo dejo.

Esto es un cometa, y qué cometa: el Hale-Bopp, de 1997, visible en el cielo durante varios meses y más brillante que Sirio. Créditos de la imagen: A. Dimai and D. Ghirardo, (Col Druscie Obs.), AAC

***

«¡Ou ti! roxa estrela
que din que comigo
naciche, poideras
por sempre apagarte,
xa que non pudeche
por sempre alumarme…!»

[«¡O tú! roja estrella
que dicen que conmigo
naciste, bien podrías
por siempre apagarte,
ya que no has podido
por siempre alumbrarme…!»]

Rosalía de Castro

Continuar leyendo


«Juan Mayorga ingresa en la RAE para ocupar la silla M»

El dramaturgo y doctor en Filosofía Juan Mayorga (Madrid, 1965) ha tomado posesión hoy de su plaza (silla M) en la Real Academia Española (RAE) con el discurso titulado Silencio. En nombre de la corporación, le ha dado la bienvenida Clara Janés.

SILLA M

Juan Mayorga fue elegido el 12 de abril de 2018 para ocupar la vacante dejada por el académico Carlos Bousoño Prieto, fallecido el 24 de octubre de 2015. El escritor ha recordado al inicio de su intervención a su predecesor, al que ha descrito como «un poeta, un lector de poetas, un teórico de la poesía y un docente».

Sobre su legado artístico, Mayorga ha expresado que «la poesía de Bousoño es pensamiento cantado. Su meditación sobre sí, sobre el ser humano, sobre el mundo, sobre la poesía misma, está encendida por la conciencia de la muerte, pero también por la alegría de existir».

LA NECESIDAD DEL SILENCIO

El dramaturgo ha explicado que silencio en el teatro es «la más conflictiva de sus palabras» ya que puede «enfrentarse a todas las demás. Sucede que en el teatro, arte de la palabra pronunciada, el silencio se pronuncia […], puede pensarse y su historia relatarse atendiendo al combate entre la voz y su silencio. Sucede que en el escenario basta que un personaje exija silencio para que surja lo teatral; basta que, al entrar un personaje en escena, otro enmudezca; basta que uno, requerido a decir, se obstine en callar. Si el silencio es parte de la lengua, lo es, y determinante, del lenguaje teatral».

Juan Mayorga ha destacado la necesidad del silencio en el terreno de la interpretación y la comunicación cotidiana: «El silencio nos es necesario para un acto fundamental de humanidad: escuchar las palabras de otros. También para decir las propias. El silencio, frontera, sombra y ceniza de la palabra, también es su soporte. Por eso, lo que hablan bien dominan, tanto como la palabra, el silencio, estructurado fundamental del discurso, cuya arquitectura, atractivo e incluso sentido dependen en buena parte del saber callar. Los elocuentes saben que, si la sigue o la precede un silencio, el valor de una palabra se transforma».

LA CONVIVENCIA DE LA VOZ Y EL SILENCIO

A juicio del escritor, «hay en el escenario un combate físico entre la voz y su silencio. […] Silencio y voz laten cada uno en el otro. El silencio despierta el deseo de voz y la voz el del silencio. Quizá de la tensión del silencio surja la voz o la tensión de esta haga aparecer aquel».

«La materialidad de la voz y de su silencio basta para contradecir a quien reduzca el teatro a su literatura. En el escenario se expone inmediatamente algo irreducible a aquello que en el texto puede leerse. Se exponen el hablar y el callar como acciones radicales de la existencia humana. Cuando un actor pronuncia palabras, no solo nos ofrece lo que esas significan, sino, también y antes, el hablar mismo. Entre los sonidos del mundo hay el de la voz humana y el de su silencio», señaló el nuevo académico.

DESDE LAS TRAGEDIAS GRIEGAS

Según Juan Mayorga, los griegos «ya exploraron las formas fundamentales del silencio» no solo en el teatro; también ha recordado los versos del canto III de la Iliada «donde Homero relata que, la víspera del combate, solo los príncipes hablan, mientras los soldados no parecen tener voz en el pecho».

El académico ha desgranado las tragedias donde el silencio guarda una relación esencial: «Hemos podido leer y ver los silencios de Tiresias ante Edipo […] y de Hipólito ante Teseo […]. Y merecería por sí solo un discurso el silencio de los mensajeros antes de transmitir las noticias de que son portadores».

Su intervención ha continuado con otros ejemplos de Federico García Lorca en La casa de Bernarda Alba: «el que Bernarda impone en su casa, silencio de sangre, es un silencio antiguo. Viene de la vieja tragedia. Procede de aquel que en Tebas dicta Creonte y que una muchacha desafía anunciando, al precio de su vida, una comunidad en la que no solo el tirano hable Hay en el diálogo de Hemón con su padre réplicas que podrían haberse pronunciado en la casa de Bernarda, y Adela tiene gesto de Antígona cuando rompe el bastón de la dominadora».

MAESTRO DE LA PALABRA

La académica de la RAE, Clara Janés, ha sido la encargada de dar la bienvenida, en nombre de la corporación, al nuevo académico. En su intervención se ha referido a Juan Mayorga como «un maestro, no solo en vestir y desnudar la palabra, sino en dotarla de un trayecto, un acompañamiento, y un doble, y de la astucia necesaria para que, una vez dicha, se dirija a despertar aquella otra palabra no formulada, pero no menos inmediata».

Fuente:
http://www.rae.es/noticias/juan-mayorga-ingresa-en-la-rae-para-ocupar-la-silla-m

Texto completo del discurso de ingreso en la RAE:
http://www.asale.org/sites/default/files/Discurso_ingreso_Mayorga.pdf


«Booktrailer del libro “Secretos Oscuros”», AAVV.

¿Qué tienen en común el observador obsesivo de un cuadro, el portero de un consorcio, un anciano solícito residente en un asilo, un abogado tímido y empollón, una vecina llamada Sumati y otra sin edad que fascina a una niña? ¿Qué tienen en común un hombre del desierto llamado Badawi, un turista brasilero en la Marcha por la Vida, una mujer humilde y con huevos que se propone un objetivo, y una familia extraña de médicos colombianos?

Todos ellos conforman el crisol de personajes de «Secretos Oscuros»


Los autores: Joaquín López Toscano (España), Maryluz Rivera Sierra (Colombia), Pablo Feldman (Argentina), Yamila Carini (Argentina), Sebastián Duque Mesa (Colombia), Lucía Wassserman Algranti (Brasil), Sabina Duque Aristizabal (Colombia), Eduardo Duschkin (Argentina), Jennifer Feldman (Argentina) y Nelson Gilboa (Uruguay).

Compra segura a través de PaypalGénero: Cuentos.
Nº de páginas: 94 págs.
Encuadernación: Tapa blanda con solapas.
Interior: Blanco y negro.
Papel 100% ecológico.
Tamaño: 152 x 229 mms.
Peso: 178 grs.
Lengua: Castellano
ISBN: 978-965-91073-6-0
Precio: En España 12 €
                En Israel ₪ 50
El precio incluye gastos de envío


«Vuelvo al sur», Yasmin Levy

Vuelvo al Sur,
como se vuelve siempre al amor,
vuelvo a vos,
con mi deseo, con mi temor.

Llevo el Sur,
como un destino del corazón,
soy del Sur,
como los aires del bandoneón.

Sueño el Sur,
inmensa luna, cielo al reves,
busco el Sur,
el tiempo abierto, y su después.

Quiero al Sur,
su buena gente, su dignidad,
siento el Sur,
como tu cuerpo en la intimidad.

Te quiero Sur,
Sur, te quiero.

Vuelvo al Sur,
como se vuelve siempre al amor,
vuelvo a vos,
con mi deseo, con mi temor.

Quiero al Sur,
su buena gente, su dignidad,
siento el Sur,
como tu cuerpo en la intimidad.
Vuelvo al Sur,
llevo el Sur,
te quiero Sur,
te quiero Sur…

Música: Astor Piazzolla
Letra: Fernando Pino Solanas
Intérprete Yasmin Levy
con The Israeli Netanya Kibbutz Orchestra
Arreglos y orquestación Yaron Gottfried


«Izcor», Mara O.G.

Seis millones.
Seis millones de judíos europeos, asesinados por el hecho de ser judíos.
La Shoá llevó al judaísmo, casi al borde del Silencio.
La  Palabra escrita ha constituido nuestra supervivencia. Somos el Pueblo del Libro, Eretz Israel, nuestra Tierra.

Hacemos un breve repaso por la historia, por la literatura (no vamos a extendernos, no vamos a nombrar aunque los tenemos presentes, a los judíos que han recibido el Premio Nobel, a los músicos, ajedrecistas, directores y guionistas de cine y teatro,  medicina, física. A los que desde su vida diaria trabajan en las fábricas, en los hospitales, en sus casas cuidando de sus hijos o de sus mayores).

Historia:

  • Esclavitud en Egipto.
  • Exilio en Babilonia…
  • Siglo I de la  E.C. conquista de Jerusalén por Roma, Fue una conquista dura, porque los judíos se defendieron más que otros pueblos. Roma destruyó el Templo Sagrado. 
  • El exilio, persecuciones, nuevas expulsiones siglos XII Francia, XIII Inglaterra.
  • Siglo XV, Inquisición española… y portuguesa.
  • Siglo XIX, pogromos en la Rusia zarista.
  • Siglo XX, la Shoá. Locura desnuda. La complicidad de muchos ciudadanos europeos, de gobiernos que casi hicieron posible la solución final. También hubo gente valiente y buena que ayudó a los judíos. Hubo gente valiente y buena que luchó contra la barbarie nazi y su maquinaria de la muerte.
    ¿Se habla  actualmente en las clases de historia, del levantamiento del gueto de Varsovia?

Literatura:

  • Siglo XXI. El antisemitismo no tolera que los judíos se defiendan, ni con las armas ni con la palabra escrita…

«La palabra escrita es sinónimo de  lo sagrado» (Arthur Miller).

Se explica, se pregunta en  las clases de lengua y literatura ¿cómo hubiera sido la literatura española sin Fernando de Rojas, Cervantes, Teresa de Ávila. Juan de Ávila… etc? En ningún momento se cita el origen de estos grandes escritores.

¿Cómo seria la cultura occidental sin Marx, Einstein y Freud?

Occidente hoy ha adoptado un «nuevo  antisemitismo»: El antisionismo.

¡HaTikva!
¡Am Israel Jai!

Mara O.G©

Interpretacion de violín durante el acto de recordación de las víctimas de la Shoá en el anfiteatro del Museo Lohamei haGuetaot: https://www.gfh.org.il/eng


István Gábor Benedek y Györgi Sági en el Círculo de Bellas Artes de Madrid

InvitaciónLaToráMadrid


Un libelo llamado “El País”, titula así: Israel se estrella en su intento de aterrizar sobre la Luna. La sonda ‘Beresheet’ era la iniciativa de tres jóvenes ingenieros que decidieron mandar una nave al satélite en una noche de copas.

 

BenGurionBereshit

“Hemos llegado a la Luna, pero no como queríamos”. Esta frase se escuchó en el puesto de control poco después de que la sonda Bersheet se estrellase contra el satélite. Israel aspiraba a convertirse en el cuarto país en conseguirlo después de tres potencias como EE UU, Rusia y China. Además, habría sido la primera misión de este tipo impulsada por una empresa privada en lograrlo. “Hemos fracasado, pero lo hemos intentado”, resumía cariacontecido el empresario israelí Morris Kahn, que ha invertido más de 35 millones de euros en la gesta.

El origen del proyecto, según la versión de sus líderes, se puede trazar hasta una noche de copas de hace casi una década en un bar de Jolón, una ciudad al sur de Tel Aviv (Israel). Los jóvenes Yonatan Winetraub, ingeniero espacial, Yariv Bash, experto en ciberseguridad, y Kfir Damari, fabricante de drones, se fueron calentando con el paso de los tragos y acabaron diseñando un plan para colocar una nave espacial sobre la Luna. A diferencia de lo que suele suceder con estas fantasías etílicas, la convirtieron en realidad.

Las circunstancias geopolíticas de Israel hacen que tenga que lanzar sus cohetes en el sentido opuesto al que lo hacen el resto de países

Para desarrollar su proyecto, en 2011 fundaron SpaceIL y anunciaron su participación en el Lunar X Prize, un concurso de Google que ofrecía 17,7 millones de euros para el primer equipo que lograse llevar un robot explorador a la Luna capaz de recorrer al menos medio kilómetro sobre la superficie del satélite y transmitir a la Tierra imágenes o vídeo de alta definición. El último plazo fijado por Google expiró en 2018, pero el grupo israelí, que trabajaba junto al contratista de defensa propiedad del Gobierno Israel Aerospace Industries (IAI), continuó con el trabajo.

Si desean leer el artículo completo esta es la fuente: https://elpais.com/elpais/2019/04/10/ciencia/1554919922_993591.html

Yo me pregunto, ¿qué envidia tan desmesurada, gobierna los cerebros editoriales de este diario? ¿Cuál es el interés financiero, que dirige los titulares con tan mala leche contra Israel? ¿Por qué, no falta un día en que se nos demonice? ¡Oh libelo, de doble rasero!

Juan Zapato© Israel, 12/04/2019 – 7 de Nisan 5779


«8 de marzo de 1875, 8 de marzo de 2019», Mara OG

Día Internacional de la Mujer

La ONU fijó en 1975 esta fecha como día internacional de la Mujer.

El 8 de marzo de 1875 mujeres obreras de una fábrica textil en Nueva York se manifestaron en la calle por sus derechos laborales. Las mujeres cobraban menos que los hombres de la fábrica por realizar el mismo trabajo (hoy día esto sigue ocurriendo en algunas empresas en distintos países). En esta manifestación 120 mujeres fueron abatidas a tiros por la policía.

Dos años después se fundó el primer sindicato femenino.

El 25 de marzo de 1911 en la fábrica de Nueva York «Triangle Shirtwaist» 123 mujeres  y 23 hombres (la mayoría inmigrantes judíos e italianos) murieron en el incendio de la fábrica en el que los empresarios cerraron las puertas y los jóvenes trabajadores no pudieron escapar de las llamas.

A las mujeres a lo largo de la historia se nos ha despojado de los derechos que todo ser humano tiene, por el hecho de haber nacido.

El voto para elegir representantes políticos era negado (hay países en la actualidad que la mujer es excluida).

La organización de nuestra vida era (y aun en muchos lugares) decidida por los hombres de la familia y por una sociedad patriarcal. NO al estudio. NO al trabajo. NO a la libertad de decidir.

El salario y las condiciones en el trabajo para las mujeres, no son lo mismo que para los hombres.

En muchos países las mujeres son tratadas peor que si fueran cosas.

En nuestros días (siglo XXI) hay mujeres que son asesinadas por individuos que no han alcanzado la categoría de hombre. Las matan porque sí, porque ellas no tienen la fuerza física para defenderse. ¿Y qué hacen los Estados? ¿Y qué hacen las organizaciones feministas?

Los profesionales de la psiquiatría ¿por qué no hablan de lo que mueve a estos machos a destruirlas? ¿No será que es la homosexualidad reprimida la que los empuja a ello? (no hablo de ser homosexual, hablo de la represión de la sexualidad).

Las mujeres en cargos políticos que en lugar de ser la voz de las sin voz, pierden el tiempo en pedir un lenguaje «inclusivo».

La prensa ¿qué hace? Cuando una mujer es asesinada escriben: «Murió a manos de su verdugo». El «su» sobra.

El lenguaje que hoy se utiliza para hablar de las mujeres realmente es perverso.

¿Qué hace el mundo de los hombres ante el dolor de las mujeres? ¿Y las mujeres?

Simone de Beauvoir decía: «El opresor no seria tan fuerte, si no tuviese cómplices entre los propios oprimidos».

En el «Tanaj», tenemos historias de mujeres, que hoy podrían calificarse de feministas: Esther, Débora, Ruth… Son mujeres con fuerza para cambiar el destino. Mujeres valientes, capaces de sentir compasión y desarrollarla.

Quisiera citar la frase de la escritora judía norteamericana Susan Sontag que en 2001 recibió el Premio Jerusalén de Literatura: «La compasión es una emoción inestable. Necesita traducirse en acciones o se marchita».

Mara OG

Marzo 8 de 2019


“La ignorancia al poder en Francia”, ‘Chalecos amarillos’

Chalecos amarillos antijudíos

Alain Finkielkraut es uno de los más prestigiosos ensayistas franceses contemporáneos. A fines de los setenta escribió un libro justamente célebre, El nuevo desorden amoroso, en colaboración con Pascal Bruckner, al igual que La aventura a la vuelta de la esquina. También es el autor, en solitario, de El judío imaginario, La nueva derecha norteamericana y La derrota del pensamiento, su obra más conocida.

Sobre dos de sus obras

“La derrota del pensamiento”

El apasionado alegato de Alain Finkielkraut, su manifiesto contra «la cultura zombi» a contracorriente de la moda intelectual, del conformismo posmoderno, ha despertado en Francia un apasionado interés. Finkielkraut se indigna por el estado moral de una sociedad a la que le da igual un cómic que una novela de Nabokov, un slogan publicitario que un poema de René Char, un partido de fútbol que un ballet, o un videoclip que una ópera de Verdi. El autor se interroga sobre las «razones» que conducen a bautizar como culturales aquellas actividades en las que el pensamiento está ausente y se remonta a la filosofía del Siglo de las Luces para mostrar cómo se ha producido el derrumbe de los ideales europeos. Finkielkraut afirma que los ideales de razón, de humanismo cosmopolita y de poesía sin fronteras están sucumbiendo ante la exaltación nacionalista y la concepción étnica de la sociedad (contra la concepción electiva), herederas del romanticismo alemán y de su Volkgeist. La filosofía de la descolonización, instrumento para la emancipación de los países del Tercer Mundo, acaba por desembocar en el nacionalismo más sectario: mientras, una «nueva derecha» cultiva el fantasma de una Europa asediada por famélicos inmigrantes…

“La memoria vana”

Contra el olvido de lo que fue siempre es posible hacer un llamamiento y despertar la memoria. Contra una memoria que en lugar de pagar nuestra deuta con respecto a los muertos, pone el pasado a disposición de los vivos, les sirve de suplemento del alma, halaga su buena conciencia, distrae a la época en su mezcla tan característica de cinismo y sentimentalismo, contra una memoria tal ya no queda ningún recurso.

Con el proceso de Klaus Barbie, la memoria de los supervivientes ha, desde luego, retrasado el momento en que las víctimas del nazismo pasarán de reales a históricas. Pero si era para librarlas a la actualidad fútil o para devolver vigor y legitimidad a una representación del Hombre que rechaza precisamente la vertiginosa noción de crimen de la humanidad, entonces ¿qué sentido tiene? La memoria ha triunfado sobre el olvido, pero es una memoria vana.

Tales eran las palabras con las que Alain Finkielkraut presentaba la ediciñon original de este libro en torno al juicio de Klaus Barbie, jefe de la Gestapo en Lyon durante la ocupación nazi, responsable de la deportación a campos de exterminio de miles de judíos y verdugo, entre otros, del héroe de la resistencia francesa Jean Moulin.


Juan Gelman: ¿y si Dios dejara de preguntar?, Carlos Monsiváis

JuanGelman

¿Así viaja el amor/ de ser a antes de ser?
Carta a mi madre
J.G.

La obra de Juan Gelman es un ir y venir entre las atmósferas de todos los días y la reflexión sobre la escritura poética. Gelman describe casi al principio la trayectoria de su oficio:

A este oficio me obligan los dolores ajenos, las lágrimas, los pañuelos saludadores, las promesas en medio del otoño o del fuego, los besos del encuentro, los besos del adiós, todo me obliga a trabajar con las palabras, la sangre.

Años más tarde, al inventario fundamental Gelman añade la pesadumbre de la patria perdida, de los seres amados destruidos por la dictadura, de la revolución que no llegó, del exilio que se compensa de un modo substancial por los nuevos arraigos, de la composición de circunstancias:

No era perfecto mi país antes del golpe militar. Pero era mi estar, las veces que temblé contra los muros del amor, las veces que fui niño, perro, hombre, las veces que quise, me quisieron. De “Bajo la lluvia ajena” (Notas al pie de una derrota).

Si los temas de Gelman no son tantos, son incontables sus métodos para describirlos, incorporarlos a otras multitudes de símbolos o de realidades que fueron o serán símbolos. Él siempre es sorprendente, en la medida en que sus soluciones literarias no vienen de la monotonía del hallazgo petrificado, ni de los fuegos de artificio de quien diseña sus maestrías para ya no molestarse en ejercerlas. Él va y viene de las metáforas que abandona sin arrepentimientos, de las versiones de los poemas de su tradición original, de las palabras que inventa con tal de esclarecer su sentido, de la autobiografía indirecta y la confesión directa, del amor al deseo y del sentido del dolor puro, del puro dolor:

Nota XX

no bajo a los infiernos/ subo
hasta mi hijo clausurado
en su bondad/ belleza/ vuelo/
y torturado/ concentrado/
asesinado/ dispersado
por los dolores del país/…

Continuar leyendo


«del autor al lector», La Torre de Babel Ediciones®

Delautorallector

Amigos lectores en Israel, la vida es como un círculo, que se retroalimenta permanentemente. El escritor plasma sobre unas hojas de papel una idea, un sueño,  vivencias, nostalgias, etc. Vuelca su imaginación y por sobre todo su trabajo.

Un día llega a mí su obra, es buena, tiene valor, me comprometo a convertirla en libro y una vez editada, a buscar los canales para que llegue a ustedes.

Somos la única editorial israelí en lengua castellana y aquí en nuestra tierra dos librerías abrieron sus puertas, para acoger a nuestros autores. Desde nuestro inicio nos propusimos ganar un espacio dentro del acervo cultural israelí, porque somos parte de esta riqueza multicultural que es Israel. Por ello, permite que el círculo siga girando e incrementándose con nuevos libros.

Les invitamos a visitar:
Librairie Vice-Versa en la calle Shimon Ben Shatah 1 en Jerusalén
y Librairie du Foyer en Kikar Masaryk 14 de Tel Aviv

Librairie Vice-VersaLibrairie du Foyer


27 de enero, Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto #WeRemember #NosotrosRecordamos #Shoá#Holocausto #Nuncamás

#WeRemember


«Pare/Padre», Joan Manuel Serrat

Pare,
digueu-me què
li han fet al riu
que ja no canta
rellisca com un barb
mort sota un pam
d’escuma blanca.
Pare,
el riu ja no és el riu
Pare,
abans que torni l’estiu
amagui tot el que és viu.

Pare,
digueu-me què
li han fet al bosc
que no hi ha arbres.
A l’hivern
no tindrem foc
ni a l’estiu lloc
on aturar-nos.
Pare,
el bosc ja no és el bosc.
Pare.
abans de que no es faci fosc
ompliu de vida el rebost.

Sense llenya I sense peixos, pare
ens caldrà cremar la barca
llaurar el blat per les enrunes, pare
i tancar amb tres panys la casa
i deia vostè

Pare,
si no hi ha pins
no es fan pinyons
ni cucs, ni ocells.
Pare,
on no hi ha flors
no es fan abelles
cera, ni mel.
Pare,
que el camp ja no és el camp.
Pare
demà del cel plourà sang
el vent ho canta plorant.

Pare,
ja són aquí
monstres de carn
amb cucs de ferro.
Pare,
no, no tingeu por
digueu que no
que jo us espero.
Pare,
que estan matant la terra.
Pare,
deixeu de plorar
que ens han declarat la guerra.

Padre,
decidme qué
le han hecho al río
que ya no canta
resbala como un barbo
muerto bajo un palmo
de espuma blanca.
Padre,
que el río ya no es el río.
Padre,
antes de que vuelva el verano
esconda todo lo que tiene vida.

Padre,
decidme qué
le han hecho al bosque
que no hay árboles.
En invierno
no tendremos fuego
ni en verano sitio
donde resguardarnos.
Padre,
que el bosque ya no es el bosque.
Padre,
antes de que oscurezca
llenad de vida la despensa.

Sin leña y sin peces, padre
tendremos que quemar la barca
labrar el trigo entre las ruinas, padre
y cerrar con tres cerraduras la casa
y decía usted.

Padre,
si no hay pinos
no se hacen piñones
ni gusanos, ni pájaros
Padre,
donde no hay flores
no hay abejas
ni cera, ni miel.
Padre,
que el campo ya no es el campo.
Padre,
mañana del cielo lloverá sangre
el viento lo canta llorando.

Padre,
ya están aquí
monstruos de carne
con gusanos de hierro.
Padre,
no tengáis miedo
decid que no
que yo os espero.
Padre,
que están matando la tierra.
Padre,
dejad de llorar
que nos han declarado la guerra.


«Morir por la Argentina», Gustavo D. Perednik

"Morir por la Argentina", Gustavo D. Perednik

Comprar ahora

DATOS DEL LIBRO
Título: «Morir por la Argentina»
Autor: Gustavo D. Perednik
Género: Non-fiction
Nº de páginas: 222 págs.
Encuadernación:
Tapa blanda con solapas.
Interior: Blanco y negro.
Papel blanco.
Tamaño: 152 x 230 mms.
Peso: 375 grs.
Lengua: Castellano
ISBN: 978-965-91073-8-4


«Los sueños de los niños inventando países», Raúl González Tuñón

niños-surrealistas

 

«Cuando paso frente de un local donde
exponen pinturas de niños, sigo de largo».
Batlle Planas

Porque el niño conserva todos los libres bríos
de la invención, baraja sus monstruos increíbles
y sus enloquecidos ángeles.
La bárbara inocencia sin prejuicios de la primera pureza
y el espléndido caos, el delirio de la razón, la fantasía.

El niño es el primer surrealista.

Y crece y es hombre, y sigue viviendo más no sabe
y quien lo lleva adentro así lo ignora.
A veces, de manera sutil, eso supongo,
en cada acto adulto la infancia nos vigila
-una voz, un suceso rotundo, familiar, una lámpara,
una paloma herida con mensaje-.

Todo hombre en el final minuto de su invierno
piensa en algo lejano cuando muere.
Y la muerte es el último país que el niño inventa.

Raúl González Tuñón©. Antología poética.
Buenos Aires: Losada, 1992


“La Torá de Komlós”, István Gábor Benedek

PromoLaTorá600

István Gábor BENEDEK

La Torá de Komlós

Traducción de Víctor Medina y Joaquín Sánchez

                 La historia de los años 50 que voy a narrar no se puede escribir con pluma ligera.

En la sinagoga de Tótkomlós un grupo de hombres abatidos y tristes está de pie. Inaugurada cuando Hungría celebraba el milenio de su reino, siempre fue muy venerada. Durante los años de la guerra y en tiempos de encontradas luchas políticas que siguieron, sufrió heridas incurables. El techo deja pasar el agua de la lluvia. Las paredes con humedad por el agua del subsuelo, están despojadas del estucado y de la cal que las cubría. Los marcos podridos de las ventanas tienen los vidrios rotos. El amud, la mesa de lectura de la Torá, que fue saqueado y quemado, de alguna manera ha sido reemplazado y cubierto con un manto de terciopelo, pero no se pudieron recuperar el ornamentado anterior, ni el podio rodeado de un apoyabrazos. Además todos los bancos han desaparecido para siempre, han sido remplazados con unas cuantas sillas que esperan a los judíos, que entran caminando sobre un suelo duro apisonado, porque en el 44 también el piso fue arrasado.

Pero hoy la situación es de pérdida extrema, el Arca está abierta y vacía, el único rollo santo de la comunidad, que durante el incendio mundial fue escondido por manos benditas y que hasta hace poco era leído en la sección semanal correspondiente, cada lunes, jueves y Shabat o días festivos, ahora está acostado, muerto sobre el amud, irreparable, insalvable. Ha sido destruido, sus heridas son mortales, no hay nada que hacer. Se tiene que decir la última palabra, hay que despedirse de la Torá. Hombres emocionados entonan sobre ella un kadish...


Sobre el autor:

István Gábor Benedek nació en 1937 en Tótkomlós, en el sureste de Hungría. En ese momento tenía una comunidad judía grande y trivial. Sin embargo, pronto Hungría entró en la guerra del lado de Alemania. Primero su padre fue llevado a trabajos forzados, luego el resto de la familia a un campamento en Bergen-Belsen.

En 1957 ingresó en el Seminario Rabínico Nacional en Budapest. Al mismo tiempo comenzó a escribir. Al sentir que esa era su verdadera vocación, ingresó al periodismo, donde logró un éxito profesional considerable, convirtiéndose en editor de economía de los principales diarios, Magyar Hírlap, Népszabadság, Magyarország  y luego se convirtió en editor jefe de la revista semanal Bank és Tozsde. En 1997 fundó el periódico Remény,  publicación que trata de la vida social y cultural de los judíos húngaros.

Durante su carrera periodística, también escribió cuentos, novelas, películas y obras para radio. Su primera historia «El invitado» apareció en 1986. En 1994 «La Torá de Komlós», seguida de «Brooklyn» en 1996 y «The Burned Photograph» en 1997.  La Torá de Komlós  tuvo cuatro ediciones en Hungría y se publicó en Eslovaquia y Alemania, la edición en inglés lleva el título «The Torah Scroll of Tótkomlós». La Universidad de Harvard ha seleccionado la historia del título para su antología «Escritura judía en el mundo contemporáneo», que se publicó en 2003. Otros títulos «La Tercera Guerra» 2005, «David»  2005 «Magia» 2007 ,«Artúr» 2010, «The Bergen Waltz» 2011. «Miskolc, Jewish Street’46» 2012,  «¿Quién se ocupará de las personas?»2013 y en 2014 la novela «Arena dorada». Miklós Jancsó compró los derechos de la película La Torá de Komlós y el director René Gainville al cuento El Mesías.

Benedek ha sido galardonado con el Golden Pen. Es ciudadano honorífico de su ciudad natal, Tótkomlós. También de la ciudad de Gerasdorf, en Viena, donde además una calle lleva el nombre de su madre Rózsa Braun donde fuera deportado junto con su familia antes de Bergen Belsen en 1944. Recibió el premio estadounidense «Mensch for all seasons», en el año 2016. El presidente de Hungría le adjudicó la Orden del Mérito de Hungría Cruz de Caballero en el año 2017.

LaTora3Dx256DATOS DEL LIBRO
Título: «La Torá de Komlós»
Autor: István Gábor Benedek
Género: Novela
Nº de páginas: 194 págs.
Encuadernación:
Tapa blanda con solapas.
Interior: Blanco y negro.
Papel 100% ecológico.
Tamaño: 150 x 210 mms.
Peso: 268,14 grs.
Lengua: Castellano
ISBN: 978-965-7751-01-5
Precio: En España 18 €
                En Israel ₪ 75PaypalCertificado
El precio incluye gastos de envío.


:«Los judíos tuvieron poco que ver con la muerte de Jesús», Antonio Piñero

  Nazareth

Antonio Piñero (Chipiona, 1941) es uno de los mayores expertos en la figura de Jesús de Nazaret y el Nuevo Testamento a nivel mundial en su aspecto estrictamente histórico. Este catedrático emérito de filología griega de la Universidad Complutense de Madrid, que cuenta en su trayectoria más de una veintena de libros sobre el Israel del siglo I. Su obra «Aproximación al Jesús histórico» (Editorial Trotta). Una respuesta técnica, sencilla, clara y ordenada a los que se siguen preguntando si existió un carpintero del siglo I llamado Jesús de Nazaret.

 

¿Cómo se puede definir a Jesús de Nazaret y su vida desde un punto de vista estrictamente histórico?

Jesús es un artesano de la clase media-baja de Galilea, maestro de la ley, exorcista, sanador, proclamador de la venida del Reino de Dios, profeta y, al final de su vida, probablemente él mismo se proclamó Mesías. Fue un maestro de la ley fracasado porque no consiguió convencer de su mensaje a sus contemporáneos, ni en Galilea ni en Jerusalén.

¿En qué se desvió de las doctrinas judías de la época?

No quería romper con el Judaísmo. Se desvía como lo hicieron los antiguos profetas de la sociedad de la época, porque Jesús era un elemento supercrítico con su sociedad. Pero no se desvía ni en lo religioso ni siquiera en lo político del pueblo judío, que aspiraba a que los romanos fueran derrotados por las legiones de ángeles encabezadas por Dios. Ellos sabían que estaban en inferioridad militar, pero esperaban que, si alguien iniciaba la lucha contra los romanos, Dios les apoyaría.

¿Era un nuevo Moisés?

Hasta cierto punto sí, pero algo más pequeño. La idea de Jesús como un nuevo Moisés es algo que luego predican los evangelistas. Y, puestos a hablar del Antiguo Testamento, yo trazaría un paralelismo con la figura del juez bíblico Gedeón, el cual significa «Guerrero poderoso», que encabezó una lucha armada contra amalecitas y madianitas con la ayuda de Dios. El Reino de Dios que debe traer el Mesías es el final de la opresión romana. Jesús estaba convencido de que este Reino de Dios no iba a venir por manos humanas, sino por la intervención divina.

También hay quien ha querido ver la importancia de la influencia clásica en la doctrina de Jesucristo. ¿Conocía el griego o estuvo expuesto a la cultura helenística?

Los propios judíos llamaban Galilea de los gentiles porque estaba llena de griegos. Él no era inmune a esta influencia, aunque su formación era profundamente judía. Como artesano de la madera que era, capaz de construir casas y no solamente muebles, es muy probable que aprendiera griego para expandir su negocio. En el Evangelio de San Juan, se insinúa dos ocasiones que Jesús sabía griego. Lo cual no significa que estuviera influenciado en su concepto religioso por la mentalidad helenística. Su religión era completamente judía, sin influencias externas.

Continuar leyendo


“Desmontando mitos sobre los adolescentes”, Daniel J. Siegel

Daniel J. Siegel es doctor en Medicina, profesor de Psiquiatría Clínica en la Facultad de Medicina de la Universidad de California en Los Angeles, codirector del UCLA Mindful Awareness Research Center y director ejecutivo del Mindsight Institute. Siegel es autor de bestsellers como ‘Ser padres conscientes’, ‘Mindsight’, la nueva ciencia de la transformación personal y de uno de los libros más aclamados internacionalmente ‘The Developing Mind’, cuyas propuestas se han aplicado a programas educativos de todo el mundo. En su obra ‘Tormenta Cerebral’, Daniel J. Siegel aporta las claves para acabar con algunos de los mitos y falsas creencias más extendidas sobre la adolescencia. Desde una visión positiva, Siegel afirma que la adolescencia es una etapa muy especial, una chispa emocional, un momento de conexión social, de búsqueda de lo nuevo y con esencia creativa: «Los adolescentes tienen pasión, un sentimiento de que todo importa. Tienen una capacidad profunda de colaboración entre ellos, y el valor de probar cosas nuevas», destaca.


TRANSCRIPCIÓN
00:08
Zuberoa Marcos: Dan, antes de nada, muchas gracias por estar hoy con nosotros.

00:13
Daniel J. Siegel: Gracias a vosotros por invitarme.

00:15
Zuberoa Marcos: Me gustaría empezar con uno de los temas que más preocupa a los padres, que es cómo establecer límites con sus hijos. Por ejemplo, cuando nuestros hijos van a casa de un amigo y hay que poner límites para establecer la hora de regresar a casa, ¿cómo deberían actuar los padres?

00:34
Daniel J. Siegel: Una de las cosas que necesitan entender los padres es que son los primeros profesores de los niños, y una de las cosas principales que un padre puede enseñar a su hijo es a entender que él es quien guía sus emociones, cuáles son sus sentimientos, cuáles son sus pensamientos, sus esperanzas y sus sueños. Todo esto es parte de lo que llamamos «la mente».

«Los padres son los primeros profesores de los niños»

01:00
Así que un padre, en vez de pensar que debe controlar solo el comportamiento, debería darse cuenta de que su tarea es enseñar a su hijo la habilidad que llamamos «Mindsight», que es observarse a uno mismo. Los estudios muestran que cuando los padres enseñan esto, los niños aprenden a regular su comportamiento. Los padres que no lo entienden acaban muy centrados en repetirle a sus hijos pequeños lo que deben hacer y controlar su comportamiento sin que el niño tenga la habilidad para regularse a sí mismo.

01:37
Así que, cuando tienen ocho o diez años y no han aprendido esas habilidades, estamos ante otro problema porque los niños están a punto de convertirse en adolescentes y esta es una época en la que se producen muchos cambios. Si no han aprendido estas habilidades para observarse a sí mismos la preparación para la etapa adolescente será muy diferente. Cuando el niño sea adolescente, se le debe explicar continuamente de qué manera está cambiando su mente en función del crecimiento de su cuerpo, basándose en los cambios de su cerebro y en la forma en la que también cambian sus relaciones.

02:12
Es parte natural de ser padres. Cuando los padres aprenden sobre esta habilidad como forma de educar a sus hijos, es relativamente fácil verlos coger a sus hijos pequeños y enseñarles a regular su comportamiento desde dentro hacia afuera. Y contestando a tu pregunta, por ejemplo, con un niño de ocho años, estarías desarrollando estas habilidades que le has enseñado. Así que la pregunta sería: «¿Qué han estado haciendo sus padres durante los últimos ocho años?» o «¿Qué le ofrece la escuela? ¿Qué añade a esta capacidad de aprender sobre la naturaleza de nuestra mente?». Es decir, el Mindsight es la base de la inteligencia social y emocional.

Continuar leyendo